Atención médica sin papeleos ni letra pequeña
  1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Dolor en las Articulaciones

Dolor en las Articulaciones

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

¿En qué consiste el dolor en las articulaciones?

El dolor en las articulaciones es también conocido como artralgia. Es un dolor que generalmente empeora con climas húmedos y puede afectar a una o varias partes del cuerpo a la vez. Frecuentemente se acompaña de inflamación articular.

Existen diferentes causas que pueden provocar dolor en las articulaciones.

Tipos de dolor en las articulaciones

El dolor en las articulaciones puede provocar dos tipos de dolor diferentes:

  • Dolor inflamatorio: es un dolor que no mejora manteniendo reposo y que produce inflamación y debilitamiento de las articulaciones. Suele ser un dolor característico de la artritis reumatoide.
  • Dolor mecánico: es un dolor que mejora permaneciendo en reposo y empeora realizando esfuerzos y movimientos. Ocurre así en el caso de la osteoporosis y los traumatismos.

El dolor se denomina monoarticular cuando sucede en una única articulación, oligoarticular cuando duelen varias articulaciones, o poliarticular en caso de que este aparezca en muchas articulaciones.

Posibles causas del dolor en las articulaciones

Existen diferentes causas que pueden provocar dolor en las articulaciones. Lo más habitual es que surja como consecuencia de enfermedades crónicas como la osteoporosis o la artritis, aunque hay otras causas que también lo pueden originar:

  • Lesión, como una distensión muscular, contusión o fractura.
  • Enfermedades autoinmunitarias como la artritis reumatoidea y el lupus.
  • Bursitis o inflamación de la bursa.
  • Osteomielitis o infección ósea.
  • Tendinitis o inflamación de los tendones.
  • Fibromialgia o dolor generalizado de músculos y articulaciones.
  • Gota o cristales en la articulación.
  • Cáncer o presencia de tumores.
  • Infección vírica.
  • Problemas de sobrepeso.
  • Los cambios bruscos de temperatura o los climas muy húmedos también pueden causar dolor de articulaciones, agravando los síntomas de enfermedades como la artritis.

Diagnóstico del dolor en las articulaciones ¿Qué puede ser?

El profesional facultativo revisa el historial del paciente y realiza una completa anamnesis (entrevista) y una exploración física con algunas comprobaciones de movilidad para constatar la gravedad de la patología y proceder así a recomendar el tratamiento adecuado.

Para el correcto diagnóstico puede necesitar además algunas pruebas complementarias como:

  • Radiografía de la articulación afectada.
  • Análisis de sangre para determinar trastornos autoinmunitarios y comprobar los niveles de proteína C reactiva.
  • Cultivo de laboratorio del líquido sinovial mediante aspiración articular.
  • Tomografía computarizada (TC).
  • Resonancia magnética nuclear (RMN).

Tratamiento del dolor en las articulaciones ¿Qué hacer?

El tratamiento generalizado para combatir el dolor en las articulaciones suele ser reposo acompañado de ejercicios de estiramiento junto con la toma de ciertos medicamentos para reducir el dolor y la inflamación. Aunque según la patología el tratamiento varía.

  • Prescripción de medicamentos analgésicos, antiinflamatorios o antibióticos.
  • Reposo o inmovilización de la articulación con férula o cabestrillo.
  • Inyección de cortisona o esteroides directos en la articulación.
  • Fisioterapia para la rehabilitación.
  • Estimulación eléctrica o TENS para aliviar el dolor.
  • Aplicación de tratamientos de frío y calor.
  • Actividad física no intensiva de forma regular, para evitar la rigidez articular y recuperar masa muscular y flexibilidad.
  • Dieta de adelgazamiento para evitar el sobrepeso.
  • Cambios en la alimentación aumentando la ingesta de calcio y vitamina D y suplementos alimenticios con colágeno y ácido hialurónico.
  • Drenaje quirúrgico si existe inflamación.
  • Cirugía en casos más extremos como un reemplazo articular.

Preguntas frecuentes

¿Qué remedios caseros hay para el dolor articular?

Algunos remedios caseros pueden ayudarnos a reducir el dolor y la inflamación de las articulaciones:

  • Alternar toallas de calor y frío para calmar el dolor.
  • Tomar, al menos dos veces al día, una infusión antiinflamatoria preparada con romero, laurel, eucalipto, cola de caballo, cúrcuma, miel, y jengibre o linaza.
  • Incorporar el ajo en la dieta por su alto contenido en selenio y sulfuro, y el consumo de alimentos ricos en omega 3 como el salmón, el atún o las sardinas.
  • Tomar un baño en sal de Epson para facilitar la absorción de magnesio.

¿Cuáles son las articulaciones más propensas a problemas?

Las articulaciones más propensas a sufrir daños son la rodilla (la articulación más propensa a presentar problemas al soportar el peso corporal), el sacro, la cadera y el hombro. Esto es debido a que son las principales articulaciones que permiten el movimiento del cuerpo humano y se encuentran constantemente soportando diferentes cargas y presiones.

¿Qué enfermedades causan dolor en los huesos?

Las enfermedades más comunes que pueden causar dolor en los huesos son la osteoporosis, la artrosis y la artritis. Otras enfermedades que también pueden ocasionar dolor óseo son la enfermedad de Paget, el cáncer de huesos, la osteogénesis imperfecta, la osteomielitis, la enfermedad de Perthes y el raquitismo en niños, entre otras.

¿Cuáles son los primeros síntomas del reumatismo?

Los primeros síntomas del reumatismo son dolor e inflamación de las articulaciones. A menudo suelen ir acompañados de rigidez articular y limitación del movimiento de las articulaciones afectadas.

¿Cuáles son los primeros síntomas de la fibromialgia?

La fibromialgia puede presentar unos síntomas muy variados al comienzo, lo que dificulta su diagnóstico. Algunos síntomas iniciales suelen ser la sensación de fatiga y cansancio constante, dolor muscular generalizado con anquilosamiento o pérdida de movilidad, trastorno del sueño o insomnio, dificultad de concentración y pérdida de memoria, irritabilidad, trastornos digestivos y el denominado dolor miofascial (puntos hipersensibles distribuidos por el cuerpo que son muy dolorosos).