1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Dolor de Espalda

Dolor de Espalda

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

¿En qué consiste el dolor de espalda?

El dolor de espalda es una dolencia muy frecuente y se puede manifestarse de forma muy variada, padeciendo desde molestias musculares leves hasta dolores bastante intensos. Otros síntomas relacionados son dolor punzante, dolor que se irradia hacia la pierna o sensación de hormigueo, síntomas que a su vez pueden afectar a la movilidad.

Otros síntomas relacionados son dolor punzante, dolor que se irradia hacia la pierna o sensación de hormigueo, síntomas que a su vez pueden afectar a la movilidad.

Tipos de dolor de espalda

Existen diferentes clasificaciones de los tipos de dolor de espalda.

Según la causa que lo provoca:

  • Dolor de espalda mecánico: es el más común, es un dolor que mejora manteniendo reposo y suele ser producido por una contusión o un mal movimiento corporal.
  • Dolor de espalda inflamatorio: es un dolor intenso y recurrente que no mejora con el descanso pero realizando algunos ejercicios de estiramiento se puede atenuar.

Según el tipo de dolor:

  • Dolor de espalda agudo: es un dolor producido generalmente de modo repentino, que mejora con descanso y dura menos de tres meses.
  • Dolor de espalda crónico: es un dolor que no mejora con reposo y puede llegar a prolongarse durante más de tres meses.

Según la localización del dolor:

  • Ciática: es un dolor de la zona inferior de la espalda que se extiende hasta el muslo y el glúteo (el dolor recorre el nervio ciático).
  • Lumbalgia: es un dolor de la zona lumbar continuo provocado habitualmente por tensiones musculares.
  • Dorsalgia: es un dolor localizado sobre las vértebras dorsales provocado por contracturas musculares generalmente.
  • Cervicalgia: es un dolor localizado en las cervicales (parte posterior del cuello) provocado por la inflamación de la musculatura de esa región de la espalda.

Posibles causas del dolor de espalda

Entre las distintas posibles causas del dolor de espalda nos encontramos algunas causas mecánicas, como un espasmo o tensión muscular, una mala postura, discos vertebrales lesionados, una caída o accidente, un esguince o fractura, una hernia discal, pero por otro lado el dolor también puede ser causado por enfermedades como la artritis, piedras en los riñones, estenosis o fibromialgia, entre otras.

El dolor de espalda, pero en ocasiones muy inusuales, también puede ser originado por una infección o cáncer.

Diagnóstico del dolor de espalda ¿Qué puede ser?

Al acudir a consulta por un dolor de espalda, el médico revisará los antecedentes del paciente en su historial, realizará una exploración de la espalda y comprobará si hay limitaciones de movimiento para determinar la procedencia del dolor.

Así mismo, si el médico sospecha que pueda existir alguna patología específica, puede solicitar pruebas complementarias de estudios de imagen, como una radiografía o resonancia magnética, para examinar posibles problemas en huesos, músculos, nervios u otros tejidos.

Aunque es menos común, podría solicitar pruebas neurofisiológicas para recoger la actividad eléctrica de los músculos y comprobar que no haya algún nervio afectado o incluso pedir un análisis de sangre para descartar una infección u otra enfermedad.

Tratamiento del dolor de espalda ¿Qué hacer?

Existen distintos tratamientos para el dolor de espalda dependiendo del diagnóstico:

  • Tratamiento farmacológico: prescripción de analgésicos y antiinflamatorios para tratar de erradicar la inflamación y el dolor.
  • Terapias de frío y calor: la aplicación de calor o los infrarrojos permiten que fluya más la sangre a la zona dolorida para relajar la musculatura y aliviar la rigidez. Ambas terapias contribuyen a reducir la inflamación y el dolor.
  • Fisioterapia: mediante terapia manual de masajes, ejercicios de estiramientos y educación postural se pretende reducir las dolencias, recuperar la movilidad y corregir la postura con el objeto de prevenir futuras lesiones. Resulta conveniente realizar ejercicios de estiramiento excepto en los casos de dolor agudo durante los primeros cuatro días, en estos casos y durante este período, lo recomendable es permanecer en reposo.
  • Ultrasonidos: es un tratamiento que usa la vibración del sonido para proporcionar calor y energía favoreciendo la circulación sanguínea y disminuyendo las contracturas musculares, los calambres, la inflamación y el dolor.
  • Estimulación Eléctrica Nerviosa Transcutánea (TENS): tratamiento mediante corrientes eléctricas de poca intensidad para estimular los músculos y contribuir a reducir las dolencias.
  • Inyecciones vertebrales: un procedimiento más invasivo que permite también reducir la inflamación y el dolor.
  • Intervención quirúrgica: aunque la mayoría de personas con dolor de espalda crónico no lo necesitan, hay algunos casos en los que el resto de tratamientos han fracasado y en los que el médico podría requerir intervenir quirúrgicamente, como podrían ser algunos casos de hernia o enfermedad degenerativa de los discos, estenosis o fractura vertebral, entre otras.

Preguntas frecuentes

¿Cuál es la zona lumbar de la espalda?

Llamamos zona lumbar a la parte inferior de la espalda, área donde se localiza el músculo cuadrado lumbar.

¿Cuál es la zona cervical de la espalda?

La zona cervical de la espalda se corresponde con la parte posterior del cuello, se denomina así porque está junto a la base del cráneo, donde comienza la columna cervical.

¿Qué deportes son recomendables para aliviar el dolor de espalda?

Los deportes más recomendables para aliviar el dolor de espalda son los considerados de bajo impacto como la natación (conviene tener una buena técnica para no provocar lesiones), caminar (con un calzado adecuado), pilates, yoga y tai chi.

¿Qué remedios caseros hay para el dolor de espalda?

Hay diversos remedios caseros que ayudan a aliviar el dolor de espalda, la técnica del frío y calor es una de las más conocidas, consiste en aplicar en la zona dolorida hielo envuelto en una toalla durante al menos quince minutos y posteriormente durante otros quince minutos una toalla mojada en agua caliente. También suele ayudar a reducir el dolor aplicarse en la zona aceites caseros con una toalla, por ejemplo, se puede elaborar un aceite de romero y vinagre hirviendo un litro de agua con un cuarto de litro de vinagre y dos puñaditos de romero, o beber té de salvia hirviendo dos cucharadas de hoja de salvia en un litro de agua durante aproximadamente 8 minutos.

¿Cuáles son las enfermedades de la columna vertebral?

Existen diferentes enfermedades relacionadas con la columna vertebral, entre las más comunes destacan: escoliosis, hernia discal, ciática, lordosis, cifosis, estenosis vertebral, espondilosis, espondilitis, espina bífida, hipercifosis y artritis.