Diarrea

Atención presencial cuando la necesites
Videoconsulta para resolver tus dudas
Un médico te llama en menos de una hora
Chat médico 24 horas los 365 días del año
Regístrate

¿En qué consiste la diarrea ?

La diarrea es un síntoma común de alteración en el ritmo intestinal que consiste en un aumento del número de deposiciones (más de 3 veces) al día y con una consistencia blanda o acuosa, que a veces va acompañada de sangre, mucosidad o alimentos no digeridos. La diarrea provoca, generalmente, una necesidad urgente de ir al baño y dolor abdominal tipo cólico. Puede durar de uno a tres días y luego desaparecer, o alargarse en el tiempo, lo que indicaría alguna enfermedad.

La diarrea provoca, generalmente, una necesidad urgente de ir al baño y dolor abdominal tipo cólico.

Tipos de diarrea

  • Diarrea vírica: causada por el virus como el rotavirus.
  • Diarrea por intoxicación alimentaria: debido al consumo de alimentos en mal estado.
  • Diarrea del viajero: provocada fundamentalmente por consumo de agua y comida contaminadas cuando se viaja a países en vías de desarrollo.
  • Diarrea aguda: la que se produce cuando el proceso dura entre 1 y 3 días.
  • Diarrea crónica: la que se produce cuando el proceso dura semanas con periodos de normalidad entre medias.

Posibles causas de la diarrea  

Las causas pueden ser múltiples, podemos destacar:

  • Virus: como en la gastroenteritis o la gripe por adenovirus y el rotavirus.
  • Bacterias: como salmonella, escherichia coli, shigella, clostridium difficile...etc.
  • Parásitos: como el Criptosporidio
  • Tomar alimentos y agua contaminados o en mal estado.
  • Medicaciones: como algunos antibióticos, quimioterápicos o laxantes.
  • Ansiedad o situaciones de estrés.
  • Enfermedades inflamatorias del intestino: como en la colitis ulcerosa, la enfermedad de Crohn, o el colon irritable.
  • Deshidratación.
  • Síndrome de malabsorción de algún alimento, como en los celíacos o intolerantes a la lactosa.
  • Alergias a alimentos: como el marisco, huevo, leche.
  • Después de una cirugía abdominal.

Diagnóstico de la diarrea ¿Qué puede ser?

  • Hacer una entrevista al paciente sobre los alimentos o la medicación que toma habitualmente, e información como si ha viajado a países en desarrollo, si padece alguna enfermedad o  infección, cómo es el aspecto de las heces (color y consistencia) y con qué frecuencia va al baño.
  • Realizar una exploración física del abdomen para ver si está blando o inflamado, o tiene dolor a la palpación. Escuchará por el fonendoscopio si hay ruidos abdominales.
  • Tacto rectal para ver si hay sangre o alguna alteración rectal.
  • Cultivo de heces para ver si hay virus, bacterias o parásitos.
  • Análisis de heces para ver si hay sangre, moco o alguna enfermedad.
  • Radiografía de abdomen.
  • Ecografía y TAC.
  • Endoscopias y colonoscopias y, si es necesario, toma de biopsias.
  • Pruebas de intolerancia a alimentos como por ejemplo a la lactosa.

Tratamiento de la diarrea ¿Qué hacer?

  • Lo primero es reponer los electrolitos y el líquido que se ha pedido bebiendo mucho agua, bebidas para deportistas, sin cafeína y caldos desgrasados o limonada alcalina.
  • También se recomienda hacer una dieta blanda sin alimentos que contengan residuos.
  • En casos más graves se necesitará ingreso hospitalario para poner tratamiento por vía intravenosa.
  • No se recomienda tomar medicación para cortar la diarrea, salvo en casos específicos que indique el médico.
  • La toma de antibióticos será necesaria en los casos de diarrea por infección, pero siempre bajo prescripción médica.
  • Si la diarrea se da por una enfermedad inflamatoria, se debe tratar dicha enfermedad para corregirla.  
  • En las alergias o intolerancias bastará con eliminar de la dieta esos alimentos.

Una vez resuelta la diarrea el paciente puede volver a su alimentación habitual, salvo en las intolerancias o alergias, casos en los que hay que evitar esos alimentos de la dieta.

Preguntas frecuentes

¿Qué alimentos son buenos para cortar la diarrea?

Los alimentos buenos para cortar la diarrea son los que no contengan residuos, como las patatas, los líquidos desgrasados, el pescado y el pollo hervido, arroz blanco cocido, jamón york, manzana asada, beber mucho agua, té y manzanilla. Es decir, una dieta blanda que sea bien digerida.

¿Qué alimentos provocan diarrea?

Los alimentos que provocan diarrea son aquellos que están contaminados o en mal estado. Sobre todo cuando viajamos a países subdesarrollados donde no hay control de tratamiento de aguas. También podemos tener diarrea si tomamos alimentos que no toleramos o a los que somos alérgicos.

¿Qué remedios caseros hay para la diarrea?

Beber abundantes líquidos (agua, agua con limón, gelatinas, té y/o manzanilla). Hacer una dieta blanda y sin grasa a base de arroz blanco cocido, puré de patata, manzana asada, pescado, pollo hervido y yogur.

¿Cuánto tiempo puede durar la diarrea?

La diarrea puede durar entre uno y tres días y luego desaparecer. Hay casos en los que puede durar semanas, normalmente debido a alguna enfermedad o intolerancia alimentaria.

¿Cómo se prepara el suero para diarrea?

El suero para la diarrea se puede adquirir en farmacias ya preparados. En casa podemos hacer una limonada alcalina que se prepara con:

  • 1 litro de agua hervida.
  • El zumo de 2 limones.
  • 1 cucharadita de sal.
  • 1 cucharadita de bicarbonato.
  • 2 cucharadas de azúcar o sacarina.
Artículos relacionados Ver todos
Enfermedad de hemocromatosis
Contenido de salud

Enfermedad de hemocromatosis

¿Qué es la enfermedad de hemocromatosis? La enfermedad de hemocromatosis es una patología que se produce por alteraciones en el metabolismo del hierro , de forma que, el organismo almacena esta sustancia en exceso, lo que provoca un daño hepático. Además de en el hígado, se acumula en el corazón y páncreas y, por lo que también pueden ser dañados estos órganos. Causas de la hemocromatosis La hemocromatosis primaria es la más frecuente, es una enfermedad genética, es decir, se hereda. Existen cuatro tipos diferentes de hemocromatosis, estas se inician a edades diferentes; el tipo 1 (es la más común) y el tipo 4 se presentan en hombres a partir de los 40 años , en las mujeres suelen darse síntomas tras la menopausia. La hemocromatosis tipo 2 es una enfermedad que se inicia en la edad juvenil, el acúmulo de hierro comienza en la infancia y es evidente con 20 años. En el caso de la hemocromatosis tipo 3, la edad de inicio es intermedia entre la tipo 1 y tipo 2, en general, los síntomas son evidentes a los 30 años. La hemocromatosis tipo 1, 2 y 3 , se heredan con carácter autosómico recesivo, es decir, ambos genes. El heredado por parte del padre y el heredado por parte de la madre deben estar alterados para sufrir la enfermedad. El tipo 4 se hereda con carácter autosómico dominante, esto hace que un solo gen alterado exprese la enfermedad. Hay casos raros de hemocromatosis secundaria, esta se produce en los casos de numerosas transfusiones de sangre y de aportes de hierro en mayor cantidad de la necesaria para el paciente, pero es poco habitual esta presentación hoy en día. Síntomas de la enfermedad de hemocromatosis Los síntomas, en inicio, son similares a otras enfermedades, es normal sentir cansancio, dolor articular, las mujeres pueden tener períodos irregulares y ambos sexos pueden sufrir alteración de la libido. En los casos de enfermedad tipo 2, puede aparecer falta del desarrollo sexual por alteración en la producción de hormonas sexuales, la piel puede presentar un color alterado de aspecto grisáceo o bronceado y, por último, puede haber alteraciones cardiacas, cirrosis hepáticas y diabetes. En las analíticas se observa un aumento de la ferritina de forma importante, esta marca los depósitos de hierro en el organismo, de ahí que se encuentre alterada en esta enfermedad. Tratamiento de la enfermedad de hemocromatosis El tratamiento de la hemocromatosis se realiza mediante flebotomías (sangrías terapéuticas) con extracción de sangre, que da lugar a una disminución de los glóbulos rojos y, a su vez, en una disminución de los acúmulos de hierro en el organismo. La periodicidad de la extracción de sangre es regulada por el hematólogo; en un inicio puede ser hasta 2 veces a la semana, consiguiendo un nivel normal de hierro y, tras ello, cada quince días o un mes, después, suele ser suficiente para regular el nivel de hierro. Pruebas complementarias de la enfermedad de hemocromatosis La prueba complementaria para diagnosticar la hemocromatosis se inicia con una analítica de sangre, en ella, se analizan parámetros como la ferritina y el hierro. Si estos niveles están elevados, nos darán la sospecha de un hemocromatosis. Para dar un diagnóstico de certeza, es necesario un análisis genético que permite conocer si el paciente es portador del gen de hemocromatosis o si padece esa enfermedad. Las personas con familiares de primer grado con enfermedad de hemocromatosis, deben comunicar esta circunstancia a su médico , quien pedirá las pruebas diagnósticas necesarias. Factores desencadenantes de la enfermedad de hemocromatosis La hemocromatosis es una enfermedad genética, su desencadenante es la herencia de un gen anómalo. Puede ser un gen recesivo, en cuyo caso será necesario que tanto el padre como la madre del individuo sean portadores de este gen, o bien, puede ser dominante y, en este caso, con un gen anómalo del padre o de la madre será suficiente para presentar la enfermedad. Factores de riesgo de la enfermedad de hemocromatosis Las personas que presentan el gen de la hemocromatosis tienen como factores favorecedores de la enfermedad el consumo de exceso de hierro, de alcohol, de carnes rojas y de vitamina C. Estos factores favorecen el acúmulo de hierro por un exceso de aporte del mismo al organismo. Complicaciones de la enfermedad de hemocromatosis Las complicaciones de la hemocromatosis son producidas por el acúmulo de hierro en ciertos órganos. Los depósitos hepáticos pueden evolucionar hacia una cirrosis, pueden producir artritis por acúmulo de hierro articular, en el páncreas favorece la diabetes, en la piel hace que esta cambie su coloración, en el corazón puede dar lugar a insuficiencia cardiaca, se puede alterar el ciclo menstrual en la mujer y producir un descenso de libido en el hombre al acumularse en los órganos sexuales y, en el tiroides, puede causar hipotiroidismo. Prevención de la enfermedad de hemocromatosis La prevención de la hemocromatosis, al ser una enfermedad hereditaria, se basa en el estudio genético de los portadores, pudiendo de esta forma conocer la probabilidad de tener un hijo con dicha enfermedad. Para tratar de disminuir su gravedad en las personas que genéticamente presenten la enfermedad, se puede realizar un mínimo aporte de hierro, no dando suplementos de este, disminuyendo el consumo de alcohol y carnes rojas y evitando la ingesta de vitamina C, ya que favorece la absorción de hierro en el intestino. Concepción Sebastián Fernández Licenciada en medicina y cirugía. Especialista en medicina familiar y comunitaria
Intoxicación
Síntoma

Intoxicación

¿Qué es una intoxicación? La intoxicación o envenenamiento, es un conjunto de signos y síntomas causados por la exposición a sustancias químicas nocivas para el organismo como las picaduras de animales venenosos, productos químicos, metales como plomo o mercurio, etc . Generalmente ocurre por accidente en cualquier situación tanto laboral como doméstica. Es una situación grave y una urgencia médica que requiere un tratamiento inmediato , dependiendo de la causa, de la cantidad de veneno y de las características de la persona (niños o adultos). Puede poner en riesgo la vida de la persona pudiendo ocasionar la muerte. Tipos de intoxicaciones Intoxicación endógena: Causadas por las sustancias tóxicas que el propio organismo produce, y que suelen ser eliminadas por el hígado y riñones, pero que por algún problema en el funcionamiento de estos órganos se acumulan en ellos provocando una intoxicación. La urea es un ejemplo de intoxicación endógena. Intoxicación exógena. Cuando la sustancia tóxica se encuentra en el medio ambiente pudiendo distinguirse por la vía de entrada al organismo: Vía digestiva: cuando está provocada por la ingesta de medicamentos, alimentos en mal estado o tóxicos, alcohol, compuestos químicos, mercurio o pilas de botón tragadas. Vía inhalatoria: se produce cuando se inhalan gases tóxicos como el monóxido de carbono, sustancias volátiles como los aerosoles, o las drogas inhaladas. Vía endovenosa: causada cuando el tóxico entra directamente en el torrente sanguíneo como la sobredosis de droga o medicamentos. Por la piel: a través de la absorción cutánea como las picaduras de insectos, mordeduras de animales, manipulación de plantas venenosas, mal uso de pesticidas e insecticidas, manejo de metales como plomo. También algunas drogas que se absorben a través de las mucosas como la cocaína. Según el grado de intoxicación pueden ser : Agudas: cuando la exposición o consumo, ha sido a dosis altas y los efectos inmediatos. Pueden aparecer en las primeras 24 horas tras la exposición. Una vez eliminadas del organismo no suelen dejar secuelas. Es el caso de los alimentos en mal estado o un medicamento tomado de manera casual. Crónicas: cuando la exposición es periódica y las dosis de tóxico son bajas. Este tipo de intoxicación se produce más lentamente y los efectos son tardíos por lo que suelen dejar secuelas. Un ejemplo serían los trabajadores expuestos a sustancias como pinturas, plomo, pesticidas, etc.  También la intoxicación a medicamentos tomados de manera continua en enfermedades crónicas. Causas de una intoxicación Las causas pueden ser muchas , por ejemplo: Alimentos contaminados, en mal estado de conservación o tóxicos. Picaduras de insectos o mordeduras de animales venenosos Inhalación de tóxicos Accidentes domésticos, sobre todo en niños y ancianos. Accidentes laborales. Toma prolongada de medicamentos. Mal uso de productos químicos o sustancias nocivas. Mal uso o falta de medios de protección laboral durante el manejo de tóxicos. Sobredosis de drogas. Síntomas de una intoxicación Los síntomas dependen del tóxico, la vía de entrada, la duración de exposición y la condición física de la persona , los niños y ancianos son más sensibles. En general los síntomas pueden ser: Neurológicos: dolor de cabeza, bajo nivel o pérdida de conciencia, mareos, convulsiones, estupor, confusión, alucinaciones, delirio. Respiratorios: sensación de ahogo, dificultad para respirar. Digestivos: náuseas, vómitos, diarrea, pérdida de apetito, halitosis (mal aliento), mal sabor de boca, quemaduras en boca y labios, dolor abdominal. Cutáneos: quemaduras, erupciones en la piel, hormigueos en las manos. Síntomas generales:  taquicardia, irritabilidad, visión doble o borrosa, aumento o disminución de las pupilas, sudoración, pérdida del control de esfínteres, dolores generalizados, lentitud y dificultad para realizar movimientos . Tratamiento de una intoxicación Ante la sospecha de un caso de intoxicación se debe acudir a un centro médico lo antes posible , para iniciar tratamiento antídoto cuanto antes, una vez identificada la causa. También existen teléfonos del centro de toxicología donde nos pueden orientar los pasos a seguir. En el tratamiento es importante: Mantener a la víctima cómoda, segura y en constante vigilancia. En el caso de picaduras de insectos o mordeduras de  animales se administra un antídoto. Si es posible, se llevará al animal para que su identificación sea más rápida. En intoxicaciones por medicamentos se deben aportar los envases para ver su composición, caducidad y si es posible la cantidad tomada por la persona y poder iniciar el tratamiento adecuado. Retirar a la persona del foco de intoxicación. Lavar la zona contaminada con abundante agua, en caso de contacto por la piel o salpicaduras. Retirar la ropa contaminada y airear el espacio contaminado. Reanimación cardiopulmonar en caso de que no respire. Lavado gástrico en el caso de ingerir el tóxico. Se hace introduciendo una sonda a través de la nariz al estómago y con una jeringa ir extrayendo el contenido gástrico. Carbono activo por vía digestiva para que neutralice el tóxico como en el caso de la intoxicación por setas. Administrar oxígeno en caso de compromiso respiratorio. Hidratación con sueros intravenosos. Pruebas complementarias de una intoxicación Exploración clínica: para poder identificar el causante tóxico. Es importante saber que ha comido, medicación que toma, lugar de trabajo, contacto con animales, adicciones a drogas, etc. Evaluación física: valorar el estado de consciencia, presión arterial, pulso, estado de las pupilas, coloración de la piel en la zona de contacto, dolor en alguna zona, etc.   Análisis de sangre y orina para identificar la causa. Radiografía de tórax para evaluar los pulmones. Electrocardiograma para ver la función cardiaca. Otras pruebas específicas como TAC, resonancia magnética, etc. Factores desencadenantes de una intoxicación Cualquier situación en la que se exponga a sustancias o elementos tóxicos . Factores de riesgo de una intoxicación Cualquier exposición a sustancias tóxicas. Edad de la persona, los ancianos y niños son más sensibles. Trabajar con sustancias o elementos tóxicos o contaminantes. Medicaciones para tratamientos de enfermedades crónicas. Adicciones a drogas u otras sustancias. Alcoholismo. Padecer enfermedades renales o hepáticas. Mal control y uso de la medicación. Falta de conocimientos en la manipulación de plantas tóxicas o trato con animales que pueden inocular veneno. Falta de información en el manejo de productos o sustancias tóxicas. Accidentes domésticos. Complicaciones de una intoxicación Cuando el tóxico es muy dañino o no se elimina bien del organismo pueden producir daños irreversibles como : Cáncer Alteración en la estructura genética alterando el ADN. Muerte. Abortos. Alteraciones en el feto. Prevención de una intoxicación Para evitar una intoxicación es importante entre otras precauciones : Zona y entorno de trabajo seguro y agradable para evitar errores. Control de los productos químicos y venenosos en zonas ventiladas, fuera del alcance de niños y ancianos, alejados de alimentos. Perfecta etiquetación de en los productos químicos para evitar errores. Empleo de mascarilla en el manejo de aerosoles. Guantes para manipular plantas, setas, animales, sustancias líquidas. No comer ninguna planta o seta que conozcamos. No tomar medicación caducada, mal identificada o no conozcamos la dosis recomendada. Desechar alimentos que huelan mal, estén caducados o mal conservados. Desechar latas perforadas o abombadas. Cuidado con las pilas y baterías pequeñas y alejarlas de los niños. Especialidades a las que pertenece La intoxicación abarca diferentes especialidades médicas dependiendo del grado de toxicidad . Pueden ser los médicos especialistas en medicina de familia, medicina interna, medicina intensiva en casos más graves que requieran UVI, médicos de diferentes especialidades según los órganos afectados. Preguntas frecuentes ¿Qué se puede tomar en caso de intoxicación? Ante la sospecha de una intoxicación no se debe toma nada. Lo primero es identificar la causa anotarlo y solicitar ayuda en los teléfonos del centro de toxicología y acudir a un centro médico . Permaneceremos acompañado todo el rato. Es importante no esperar a que aparezcan los síntomas, hay que actuar rápido para evitar que pueda haber complicaciones o que la evolución sea rápida y fatal para la persona afectada. ¿Cómo saber si estoy intoxicado por comida? Puedo saber si estoy intoxicado por comida si después de ingerir alimentos comienzo con náuseas, vómitos, dolor abdominal, pérdida de apetito . ¿Cuáles son los síntomas de una intoxicación? Los síntomas de la intoxicación son muchos, podemos destacar: mareo, taquicardia, palpitaciones, dolor de cabeza, visión borrosa, dolor abdominal, náuseas, vómitos, diarrea, somnolencia, convulsiones, pérdida de conciencia, mal sabor de boca, etc . ¿Es lo mismo una intoxicación que un envenenamiento? Si . La intoxicación es la ingestión, inhalación o contacto con un veneno. ¿Qué hacer en caso de envenenamiento? En caso de envenenamiento se debe pedir ayuda. Si la persona está sola, deberá acudir a un centro médico o llamar al teléfono del centro de toxicología que viene indicado en las etiquetas de los productos . Dependiendo de la causa, alejarse del foco de intoxicación, ventilar el espacio, lavarse la zona con abundante agua y quitarse la ropa contaminada. Es importante identificar la causa del envenenamiento.
Vómitos
Síntoma

Vómitos

¿En qué consisten los vómitos ? El vómito o emesis es una contracción forzada del estómago que impulsa el contenido gástrico al exterior, pasando por el esófago y la boca. El vómito puede estar precedido de náuseas, que es una sensación incómoda que a veces nos alivia del malestar gástrico. El vómito, generalmente, es un síntoma leve .ç Tipos de vómitos Los vómitos pueden ser: Agudos : asociados a infecciones, fármacos e  intoxicaciones Crónicos : los asociados a enfermedades y a trastornos psíquicos. En escopetazo : es un vómito intenso y brusco que puede alcanzar metros de distancia. Hematemesis : cuando se vomita sangre por úlceras gástricas, cáncer de estómago, rotura de venas esofágicas… Es una situación grave que requiere de atención urgente. En posos de café : es un vómito oscuro con sustancias que recuerda a los posos de café (jugo gástrico mezclado con sangre coagulada), y que indican hemorragia digestiva. Situación que requiere atención urgente. Fecaloideo : el contenido es fecal e indica obstrucción intestinal. No digerido : indica una obstrucción de esófago o intoxicación alimenticia. Bilioso : aparece en los vómitos prolongados. Alimenticio : los alimentos están parcialmente digeridos. (*) El vómito también puede aparecer de manera intencionada , nosotros lo provocamos cuando nos metemos los dedos en la boca para tal fin, como en los trastornos de anorexia y bulimia . Posibles causas de los vómitos   Las causas de los vómitos son múltiples, podríamos distinguir : Alteración del sistema nervioso central : como en la meningitis. Efectos secundarios de algunos fármacos . Infecciones digestivas : como la gastroenteritis. Intoxicaciones alimenticias y alergias : a alimentos o alimentos en mal estado. Consumo excesivo de alcohol y drogas . Esofagitis y úlceras gástricas . Enfermedades : de hígado, páncreas y renales. Cólico nefrítico . Obstrucción intestinal . Mareos del viajero: por ejemplo cuando nos mareamos en el coche o barco. Problemas de oído : como el vértigo. Asco o repugnancia : aparecen cuando una situación, una visión, un olor o una sensación nos produce la necesidad de vomitar. Dolor de cabeza .   Tumores cerebrales. Embarazo . Menstruación . Insolación o golpe de calor . Causas psicológicas : por estrés , ansiedad y/o llamadas de atención (típico en niños). Diagnóstico de vómitos ¿Qué puede ser? Es importante conocer las características del vómito para hacer un buen diagnóstico y determinar el origen que lo causa. Historia clínica : preguntar a la persona características, cuándo apareció, si son vómitos de repetición o provocados, si contienen alimentos o restos de sangre, si hay posibilidad de embarazo...etc. Exploración física : principalmente del abdomen para ver si está blando, inflamado o se presenta dolor. Análisis de sangre: para valorar la pérdida de sangre en caso de hemorragia o si hay alguna enfermedad metabólica, infecciosa. Prueba de embarazo : en caso de sospecha. Valorar la medicación que toma el paciente habitualmente . Estudio de posibles intolerancias y alergias a alimentos . Colonoscopia, gastroscopia o ecografía : cuando se sospecha de causa digestiva. Radiografía de abdomen para descartar obstrucción intestinal. TAC y resonancia magnética : si se sospecha de origen tumoral. Valoración psicológica a la persona y familiares : en caso de trastorno de la alimentación o trastorno psíquico. Tratamiento para los vómitos ¿Qué hacer? El tratamiento estará dirigido a la causa que provoca este síntoma . Es importante evitar la deshidratación, para ello, se mantendrá al paciente bien hidratado por boca en pequeños sorbos, o por vena en un centro hospitalario. Se deben reponer todos los electrolitos y sales minerales perdidos en los vómitos. Dieta blanda y fácil de digerir en caso de trastorno gastrointestinal. Infusiones de hinojo o manzanilla y líquidos sin gas. Antieméticos para eliminar las náuseas y vómitos, por ejemplo, a la hora de viajar. Lavado gástrico con sonda desde la nariz al estómago para vaciar contenido estomacal en caso de retención alimentaria, vómitos fecaloideos y vómitos hemáticos. Seguimiento psicológico para las alteraciones psicológicas como anorexia y bulimia. Los medicamentos que se suelen emplear pueden ser, entre otros, antihistamínicos o neurolépticos. Preguntas frecuentes ¿Qué es lo que provoca el vómito? El vómito es un síntoma provocado por una alteración del sistema nervioso central , por la ingesta de alimentos en mal estado, por alergias o intolerancias a alimentos. También son causados por alguna patología digestiva, patología psíquica o enfermedades del oído. Otras causas son los vómitos que se producen cuando nos mareamos en los viajes. A veces las causas son intencionadas, como en las “llamadas de atención” muy comunes en niños y ancianos. ¿Qué son las náuseas? Las náuseas son una sensación de asco y malestar de estómago y no siempre preceden a los vómitos. Suelen ir acompañadas de dolor de cabeza, sudoración y mareo. ¿Qué es el vómito en poso de café? El vómito en posos de café es indicativo de hemorragia digestiva . Se caracteriza por ser un vómito marrón oscuro con trazas de sangre  que recuerdan a los posos de café en una taza. Debe ser valorado y tratado con urgencia. ¿Qué es una úlcera sangrante en el estómago? La úlcera sangrante en el estómago es la erosión o herida que aparece en la mucosa gástrica , lesionando los vasos sanguíneos y haciendo que sangren. La causa puede ser un déficit en la producción de mucosa gástrica (protectora del estómago), o por un aumento en la acidez de los jugos gástricos que corroe las paredes del estómago abriendo heridas. Es un urgencia médica que puede poner en riesgo la vida del paciente si el sangrado es importante.
Causas y Tratamiento del Dolor de Estómago
Artículo especializado

Causas y Tratamiento del Dolor de Estómago

El dolor de estómago es uno de los motivos principales de consulta en la práctica clínica diaria , tanto en atención primaria como en las urgencias de los centros hospitalarios. Se trata de un síntoma inespecífico, dado que existen multitud de procesos que pueden producirlo, desde formas leves y autolimitadas hasta otras que pueden ser causa de gravedad. Para llegar a un diagnóstico del síntoma “dolor de estómago”, es importante llevar a cabo una buena entrevista clínica por parte el médico y tener en cuenta una serie de factores como: La edad y sexo del paciente. Los antecedentes patológicos y otros episodios previos de dolor abdominal.   El tratamiento farmacológico que realiza. Además, es necesario conocer las características de este dolor , por lo que siempre deberemos de tener en cuenta los siguientes datos para cuando el médico nos pregunte: En qué momento se inició y de qué manera: brusca o progresiva. La localización dentro de los diferentes cuadrantes abdominales; localizado o difuso. La intensidad. El tipo de dolor: continuo o fluctuante. La irradiación, es decir, si el dolor se desvía hacia alguna otra parte. Otros síntomas acompañantes como: Náuseas o vómitos. Diarreas o estreñimiento. Fiebre. Distensión o rigidez abdominal. Molestias a nivel urinario. Mareos, sudoración, escalofríos y tiritonas. La dispepsia o sensación de incomodidad a nivel estomacal es el motivo de consulta más frecuente por dolor estomacal. Este síntoma se puede manifestar de diferentes maneras como: dolor a nivel central del abdomen alto (epigastralgia), ardor de estómago, náuseas o vómitos, hinchazón abdominal tras la ingesta, regurgitación de la comida, etc. Las causas más habituales asociadas a estos síntomas, que asimismo actúan como desencadenantes, son: Gastroenteritis aguda : es la inflamación de la mucosa gástrica e intestinal, generalmente producida por causas infecciosas (virus o bacterias). Los síntomas habituales, además de la epigastralgia, son las deposiciones líquidas acompañadas de náuseas y vómitos. También puede haber fiebre asociada. Hinchazón abdominal funcional: se trata de un aumento del gas dentro del intestino, lo cual genera distensión a nivel de las paredes intestinales. Esto provoca sensación de plenitud y presión a nivel gastrointestinal. Las causas son múltiples, siendo las más frecuentes las alteraciones en la microflora intestinal generadoras del gas y la ingesta de determinados alimentos flatulogénicos (productos lácteos, alubias, lentejas, brócoli, repollo, coliflor, ajo, cebolla, bebidas gaseosas y cerveza, entre otros). Helicobacter Pylori : bacteria gastrointestinal presente en más del 50% de la población en España, aunque sólo en una pequeña proporción da síntomas de dispepsia. En estos casos y sólo cuando exista sospecha diagnóstica tras un correcto abordaje clínico, se aconseja testar la presencia de esta bacteria y, en el caso de positividad, realizar el tratamiento para erradicarla. Antiinflamatorios no esteroideos (AINES): grupo de fármacos muy utilizados para el alivio del dolor y la inflamación (ibuprofeno, diclofenaco, dexketoprofeno…) En ocasiones, es necesario su empleo durante un tiempo prologando, lo que favorece la aparición de efectos secundarios a nivel gastrointestinal. Se aconseja suspender estos fármacos y añadir un fármaco protector estomacal, con posterior evaluación de la respuesta en unas semanas. Enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE): se trata de una entidad muy frecuente en nuestro medio, que afecta a un 10-20% de personas en el mundo occidental. Aparece cuando el reflujo del contenido del estómago produce dispepsia u otros síntomas y/o complicaciones. Ansiedad y estrés: está científicamente demostrado que el aparato gastrointestinal está comunicado directamente con nuestro cerebro a través de miles de conexiones neuronales. Es por esto que el estrés mental y la ansiedad puede generar alteraciones a nivel del ritmo deposicional (estreñimiento o diarreas), dolor de estómago, pérdida del apetito, náuseas o flatulencias. ¿Y la apendicitis aguda? Una mención especial merece la causa más frecuente de dolor abdominal quirúrgico; la apendicitis aguda . Se trata de una inflamación a nivel del apéndice cecal, localizado en el tramo inicial del intestino grueso. Inicialmente, produce un dolor a nivel alto del abdomen acompañado de náuseas y vómitos que, posteriormente, se termina focalizando en el lado derecho del bajo abdomen. Asimismo, se acompaña de fiebre y mal estado general importante. La edad habitual de presentación de esta enfermedad es en niños , adolescentes y ancianos. Buenos hábitos Cabe destacar que todo dolor estomacal o sintomatología gástrica se va a beneficiar de unos correctos hábitos dietéticos , evitando alimentos como los flatulogénicos (mencionados anteriormente), café, alcohol, temperaturas extremas de alimentos y bebidas, pimienta, mostaza, vinagre, embutidos, chocolate y bollería entre otros. Además, es importante fraccionar las tomas en cinco veces al día, comer lentamente y masticar bien los alimentos. Por último, e igual de importante que adquirir unos buenos hábitos dietéticos para el control de la sintomatología estomacal, es recomendable el abandono del consumo tabáquico y realizar ejercicio aeróbico constante cuatro o cinco días por semana.
Exceso de Ganas de Orinar
Artículo especializado

Exceso de Ganas de Orinar

La polaquiuria es el término médico que define el aumento en el número de micciones al día . Es decir, la necesidad de ir frecuentemente al lavabo, generalmente con diuresis (volumen de orina) normal o escasa. Hay que diferenciarla de la poliuria , que es un aumento en la cantidad de orina que se caracteriza por volúmenes de orina muy por encima de lo normal, pero sin mayor frecuencia en ir al baño.  Es importante esta diferencia pues las causas que provocan la poliuria pueden ser otras.  Si el exceso de ganas de orinar se da por la noche, obligando a levantarse, se denomina nicturia . ¿Causas? La polaquiuria no es una enfermedad, es un síntoma. En muchas ocasiones aparece con un conjunto de síntomas secundarios a la enfermedad que los produce. Por ejemplo, puede acompañarse de necesidad urgente para orinar, dolor pélvico, incontinencia , etc. Las causas de la polaquiuria son múltiples, en su mayoría, secundarias a enfermedades del tracto urinario, si bien pueden darse en otros tipos de enfermedades. Infecciones de las vías urinarias y aparato genital: cistitis, prostatitis. Tumores e hipertrofia benigna de próstata. Tumores y enfermedades de la vejiga (cistitis rádica, hiperactividad del músculo detrusor de la vejiga). Lesiones de la médula espinal que afectan a la inervación de la vejiga. Otras enfermedades urológicas como la estenosis de uretra (estrechez), el cistocele (caída de la vejiga) o litiasis (piedras). Situaciones fisiológicas: embarazo (por aumento de presión sobre la vejiga). Medicamentos y sustancias que aumentan la diuresis (café, alcohol). Secuelas de radioterapia o cirugía sobre la zona pélvica. Partos múltiples, generalmente se acompaña de incontinencia. Diabetes tipo I , se acompaña de sed intensa y de un aumento en el volumen de la diuresis: poliuria. ¿Cómo se diagnostica? El diagnóstico es relativamente sencillo. Se ha de realizar una entrevista detallada al paciente para ver si se trata de una polaquiuria real. Se indaga sobre los factores que la pueden favorecer (por ejemplo, consumo importante de cafeína o fármacos), si existen otros síntomas acompañantes que orienten hacia su origen (fiebre, sangre en la orina) y si el paciente tiene otras enfermedades o antecedentes que puedan estar relacionados. Las exploraciones básicas a realizar son: Exploración física. Analítica en sangre y en orina. Cultivo de orina. En función de la sospecha diagnóstica se puede ampliar el estudio con exploraciones más específicas y dirigidas: Pruebas para estudio del tracto urinario/genital : ecografía, TAC, uretrocistografía, cistoscopia, cistometría, etc Pruebas neurológicas (sospecha de lesión neurológica): TAC, RM, electromiograma. ¿Cómo se trata? El tratamiento depende de la causa, no se trata el síntoma sino la enfermedad que lo provoca. Así, el tipo de indicación terapéutica puede variar mucho. En los casos más sencillos, debidos a abuso de sustancias o fármacos , simplemente se elimina o restringe su consumo. Los antibióticos estarán indicados en los casos en los que haya sospecha de infección como cistitis o prostatitis. En relación a los problemas de próstata agrandada , pueden estar indicados fármacos para disminuir el tamaño. Casos más complejos (neurológicos, secuelas quirúrgicas, tumores) necesitarán tratamiento especializado que puede incluir cirugía, tratamiento oncológico, dispositivos de neuroestimulación, entre otros.
Diarrea del Viajero
Enfermedad

Diarrea del Viajero

¿Qué es la diarrea del viajero? La diarrea del viajero, diarrea del turista o gripe intestinal, es un trastorno digestivo infeccioso de carácter leve que se manifiesta con heces blandas o líquidas y calambres abdominales. Afecta entre a un 20 y 50% de las personas que viajan a países con mal control higiénico-sanitario como por ejemplo zonas tropicales y subtropicales de África, Iberoamérica y el sureste asiático. Puede aparecer durante o después de regresar del viaje. No es una afección grave pero sí muy molesta, que suele durar entre 2-3 días, hasta que el organismo se acostumbra al cambio de los microorganismos y el medio ambiente del lugar. Puede provocar alteraciones en nuestro viaje por la necesidad, a veces, de estar en cama. El número de deposiciones será más de cuatro en 24 horas y de aspecto líquido o blando. Causas de la diarrea del viajero Las causas de la diarrea del viajero son normalmente consumir a limentos y/o bebidas contaminadas con organismos provenientes de la materia fecal, sustancias tóxicas o comidas en mal estado. Generalmente se deben a bacterias, virus, o parásitos , siendo los más comunes Escherichia coli, Shigella, Salmonella, Campylobacter, y Giardia lamblia. La más común es la bacteria Escherichia coli , que se adhiere  a las paredes del intestino, liberando una toxina que provoca diarrea y calambres abdominales. Síntomas de la diarrea del viajero Los síntomas comienzan a los 2 ó 3 días de estancia: Heces sueltas más de 4 veces al dia. Necesidad urgente de defecar. Fiebre alta. Náuseas y vómitos, dolor abdominal tipo calambre. Sangre y moco en las heces. Signos de deshidratación como sequedad de piel, orina oscura y escasa, sed y llanto sin lágrimas. Somnolencia. Tratamiento de la diarrea del viajero La mayoría de veces se resuelve con tratamiento dietético en unos dias. Rehidratación : es importante hidratarse ante los primeros síntomas para evitar la deshidratación. Dieta : se deben tomar alimentos astringentes, evitando la leche y los derivados lácteos. Antidiarreicos : su efecto es el de disminuir la motilidad intestinal. Se toma un comprimido después de cada deposición, pudiéndose ingerir hasta 8 comprimidos al día. Antibióticos : solo se deben usar bajo prescripción médica. Los más usados son Ciprofloxacino , Rifaximina y Levofloxacina . Pruebas complementarias de la diarrea del viajero En un principio no es necesario realizar ninguna prueba para realizar un diagnóstico. Solo con la sintomatología es suficiente. Factores desencadenantes de la diarrea del viajero Comer y beber agua contaminada con microorganismos de materia fecal que ingresan en nuestro aparato digestivo y liberan una toxina que altera el sistema inmunológico, provocando diarrea y calambres abdominales. Los microorganismos se transmiten por contacto fecal-manos-boca, mala limpieza en cocinas y mala higiene de las manos de los manipuladores de alimentos. Factores de riesgo de la diarrea del viajero Viajar a zonas con menos control higiénico-sanitario. Personas jóvenes : uno de los motivos puede ser que al ser más aventureros, están  más despreocupados por los alimentos que ingieren o dónde se hospedan Niños y ancianos: por tener el sistema inmunológico debilitado. Personas con el sistema inmune alterado. Personas en tratamiento con antiácidos, porque disminuyen la capacidad de resistencia a los gérmenes. Personas con enfermedades como diabetes, enfermedades inflamatorias del intestino, o SIDA. Personas que estén con medicación que altere las defensas. Viajar en determinadas estaciones como en verano o en épocas de monzones. Complicaciones de la diarrea del viajero La complicación de la diarrea es la deshidratación , ya que debido a la pérdida de  líquido y sales minerales se suele producir. Esto puede desembocar en daño de algún órgano, coma, e incluso la muerte. Hay que tener especial cuidado con niños y personas mayores. Prevención de la diarrea del viajero No consumir alimentos vendidos en la calle. Beber agua embotellada y evitar las bebidas con hielo. Evitar beber leche y  productos lácteos sin pasteurizar, incluido el helado. Evitar la carne, el pescado y los mariscos crudos o poco cocidos. Mantenerse lejos de alimentos húmedos a temperatura ambiente, como salsas y cremas. Comer alimentos que estén bien cocidos y que requieran poca manipulación en su preparación. Comer frutas y vegetales que puedas pelar tú mismo, como plátanos, naranjas y aguacates. Evitar las ensaladas y las frutas que no se pelan, como uvas. No bañarse en aguas contaminadas. Enjuagarse y lavarse los dientes con agua embotellada y no abrir la boca bajo la ducha. Usar platos, cubiertos y utensilios de cocina limpios y secos antes de usarlos. Lavarse las manos con frecuencia y siempre antes de comer. Si no es posible lavarse las manos, usar algún gel sanitizante o desinfectante de manos a base de alcohol, que tenga por lo menos un 60% de dicha sustancia. Especialidades a las que pertenece El médico que atiende las diarreas del viajero es el medico de atencion primaria. Preguntas frecuentes: ¿Cuánto suele durar la diarrea del viajero? La diarrea del viajero suele durar entre 2 y 3 días. ¿En qué países será más alta la probabilidad de coger la diarrea del viajero? Hay más probabilidad de tener diarrea en los países con menor control higiénico-sanitario y en vías de desarrollo, como zonas de América Central y del Sur, México, África, Medio Oriente y la mayor parte de Asia. ¿Hay alguna vacuna contra la diarrea del viajero? Hay vacunas para prevenir las enfermedades que se transmiten por los alimentos o el agua contaminada, y se recomienda su vacunación para viajar a determinados países. Las vacunas son: hepatitis A, fiebre tifoidea, cólera y Escherichia coli enterotoxigénico. ¿Qué remedios caseros hay para la diarrea del viajero? Lo principal y más importante es evitar la deshidratación bebiendo agua con limón o con una cucharadita de bicarbonato de sodio, caldo de pollo, infusiones de cola de caballo, de tomillo o de semillas de lino. También es bueno consumir 3 bananas al día, puré de patata, pollo cocido, arroz...etc. ¿Cómo puedo prevenir la diarrea del viajero? Extremando las medidas de higiene: lavarnos las manos con frecuencia y antes de comer. Beber agua embotellada, comer solo alimentos envasados, cocinados y que no sean de venta ambulante, evitar los productos lácteos, las frutas sin piel y las verduras, procurar no chuparnos las manos...etc.  
Colon Irritable
Enfermedad

Colon Irritable

¿Qué es el colon irritable? El colon irritable también se conoce como colon espástico o síndrome del colon irritable, es una enfermedad intestinal que da lugar a períodos alternos de estreñimiento seguidos de diarrea El síndrome de intestino irritable es una enfermedad común que se relaciona con el estrés, y está demostrado que las mujeres lo sufren el doble que los hombres. Es una enfermedad que no presenta complicaciones y que es considerada como leve. Tipos de colon irritable No existen diferentes tipos de colon irritable, es un única enfermedad con dos posibles manifestaciones, la diarrea y el estreñimiento. Causas del colon irritable La principal causa del colon irritable es el estrés. Síntomas del colon irritable Los síntomas del colon irritable son: dolor abdominal difuso, sensación de gases abdominales, estreñimiento y diarrea, repentina necesidad de vaciamiento intestinal y presencia de moco en las deposiciones. Tratamiento para el colon irritable El tratamiento del síndrome de colon irritable a nivel farmacológico será variado y dependerá en gran medida de los síntomas presentes, pueden ser necesarios espasmolíticos para evitar el dolor, o estimulantes de la motilidad como los procinéticos, antidiarreicos, o por el contrario, laxantes. Además algunos pacientes se pueden beneficiar del uso de fármacos antidepresivos y ansiolíticos. Deberá hacerse una dieta pobre en grasas , evitando picantes, alimentos excitantes como el té y el café, así como las bebidas gaseosas. Se aconseja seguir la dieta FODMAP, es una dieta en la cual se tratan de retirar algunos tipos de alimentos que contienen determinados azúcares,esto se debe a que este tipo de alimentos pueden fermentar en el intestino y dar lugar a un aumento de las bacterias. En el momento actual es una dieta que aunque es recomendable, no podemos asegurar que sea absolutamente beneficiosa , ya que los estudios sobre el resultado de la misma son controvertidos. Pruebas complementarias del tratamiento del colon irritable Las pruebas complementarias del colon irritable son pruebas cuya finalidad es descartar otras patologías que expliquen el cuadro abdominal. Se realizarán analíticas de sangre , en las cuales se puede estudiar la posibilidad de un celiaquía, también se pueden estudiar las intolerancias a la lactosa. En cuanto a pruebas de imagen se realizan   ecografías, y como pruebas de estudio directo se hará una colonoscopia.  Factores desencadenantes del colon irritable Se desconoce el factor desencadenante del colon irritable, aunque el principal motivo es el estrés. Factores de riesgo del colon irritable Estrés : la mayoría de las personas que presentan colon irritable tienen empeoramiento de sus síntomas cuando tienen más estrés. Alimentación : aunque no se tiene un claro alimento relacionado, sí hay personas cuyos síntomas empeoran con determinados elementos, como trigo, productos lácteos, cítricos, judías, coles y bebidas gaseosas. Sexo : las mujeres tienen mayor riesgo de colon irritable que los hombres y este parece empeorar durante la menstruación. Complicaciones del colon irritable Es una enfermedad que no presenta complicaciones. Prevención del colon irritable Los ejercicios de relajación. Terapias de atención plena. Biorretroalimentación. Asesoramiento psicologico. Especialidades a las que pertenece el colon irritable El síndrome de intestino irritable se deberá de tratar por el especialista en digestivo, por nutricionistas, y psicólogos y psiquiatras en aquellos casos donde haya un nivel de ansiedad que precise medicación. Preguntas frecuentes: ¿Qué es el colon espástico? El colon espástico y el colon irritable son denominaciones de una misma enfermedad en la que se alteran las reacciones normales del intestino grueso. ¿Cuál es la diferencia entre colon e intestino? El colon es una parte del intestino grueso , también existe un intestino delgado. El intestino delgado está formado por duodeno, el yeyuno y el íleon. El intestino grueso está formado por el colon, el sigma y el recto. ¿Cuáles son las partes del colon? Las partes del colon son: colon ascendente en la parte derecha del abdomen, colon transverso desde la parte derecha hasta la parte izquierda, y colon descendente que va por el lado izquierdo del abdomen. ¿Qué es el ciego y cuál es su función? El ciego es la primera parte del intestino grueso . Se llama así porque termina en un fondo de saco. En esta zona el intestino delgado se conecta con el intestino grueso. El ciego es la parte del intestino grueso donde se depositan los líquidos, en esa zona se van a absorber ciertas sustancias como los electrolitos, así como se va a realizar la lubricación de las sustancias sólidas a través del moco. ¿Qué es el recto? El recto es la parte que une el sigma con el ano, esto es, la última parte del intestino grueso. La ampolla rectal es el lugar donde se van a situar las heces antes de ser expulsadas al exterior.  
Qué debes Saber sobre el Colon Irritable
Artículo especializado

Qué debes Saber sobre el Colon Irritable

Dolor abdominal acompañado de episodios de diarrea y/o estreñimiento. Estos son los síntomas principales que presentan quienes sufren el Síndrome del intestino irritable (SII) o colon irritable. Se trata de un trastorno gastrointestinal funcional, que describe un grupo de síntomas que afectan al intestino grueso sin ninguna causa conocida. La naturaleza crónica y la dificultad de controlar los síntomas pueden llegar a frustrar tanto a los pacientes que lo padecen como a los médicos que lo tratan. Más común de lo que pensamos Es el trastorno gastrointestinal más comúnmente diagnosticado y la segunda causa de absentismo laboral. Entre un 10-20% de la población experimenta a lo largo de su vida síntomas de SII, aunque solo un 15% de ellos solicitan valoración médica. Existen numerosos tratamientos y terapias disponibles para aliviar los síntomas del SII , aunque ninguno de estos métodos consigue la curación. ¿SII o EII? El SII no es lo mismo que la enfermedad inflamatoria intestinal (EII). La enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa , principales tipos de EII, empeoran con el tiempo y pueden causar daño intestinal, mientras que el síndrome del intestino irritable no. ¿Cuáles son los síntomas? Ya hemos apuntado al inicio que el síntoma principal es el dolor abdominal acompañado de cambios en la frecuencia y/o consistencia de las deposiciones, presentando bien sea episodios de diarrea y/o estreñimiento. Es un trastorno crónico, que se caracteriza por períodos de exacerbación que alternan con períodos de remisión de los síntomas. El dolor abdominal puede ser difuso o localizado en el hemiabdomen inferior , de tipo cólico, en general leve o de moderada intensidad ; que respeta el sueño y cuyo inicio suele relacionarse con la ingesta de algún alimento. Otros síntomas son : Dolor abdominal y calambres (por lo general, aparece y desaparece y el alivio se produce después de una deposición). Hinchazón y gases. Estreñimiento y/o diarrea. Una repentina necesidad de tener una evacuación intestinal. Una sensación constante de la necesidad de tener una evacuación intestinal, incluso si ya se ha tenido una. Moco en las deposiciones. Los síntomas del SII varían según cada persona . Es posible que se tengan algunos o todos los síntomas mencionados anteriormente. La mayoría de las personas tienen síntomas leves, pero algunos síntomas pueden ser lo suficientemente graves como para afectar a su vida diaria. ¿Qué causa el síndrome del intestino irritable? El mayor problema es que a día de hoy no se conoce con precisión su causa , ni ningún mecanismo único que explique por qué los pacientes con SII sufren estos síntomas de forma crónica y recidivante. Desde un punto de vista general, lo más aceptado y demostrado es que existen alteraciones de la motilidad (del movimiento) y/o de la sensibilidad digestiva, influenciadas o no por factores psicológicos. Además, se han propuesto otras diferentes alteraciones que también podrían influir en esta enfermedad: gastroenteritis, intolerancias alimentarias, alteraciones hormonales y factores genéticos. ¿Cómo se diagnostica? El diagnóstico (determinado por un médico especialista en aparato digestivo) se establece por una serie de criterios clínicos , ya que en estos pacientes los estudios endoscópicos , analíticos y radiológicos son normales (éstos se hacen para descartar la existencia de una patología orgánica). Los criterios clínicos son la presencia de dolor abdominal recurrente al menos tres días al mes en los últimos tres meses, asociado a uno o más de los siguientes: El dolor abdominal mejora con la deposición. Inicio del dolor coincidiendo con cambios en la frecuencia deposicional. Inicio del dolor coincidiendo con cambios en la consistencia de las heces. Además de estos criterios, existen otros síntomas que sugieren la presencia de un SII , como son: Alteración del ritmo intestinal con más de tres deposiciones al día o menos de tres deposiciones a la semana. Alteración de la consistencia de las heces. Urgencia deposicional. Sensación de evacuación incompleta. Meteorismo. Tratamiento del síndrome del intestino irritable El colon irritable no es hereditario , aunque se ha visto que hay familias que parecen tener una cierta propensión y en las que varios miembros pueden estar afectados. No hay cura para el SII, el síndrome cursa con periodos con síntomas (brotes) y otros con menos sintomatología o sin ella. La mejor manera de tratarlo es hacer cambios de estilo de vida, y/o hacer un abordaje farmacológico. Actuación en hábitos de vida: Las personas que padezcan esta enfermedad, deben tener claro que es un trastorno molesto , que puede afectar a su calidad de vida, pero no deriva en tumores ni en otras enfermedades graves. Es muy importante confiar en el gastroenterólogo, quien va a ayudarle en todo lo posible para llegar al diagnóstico, indicando las pruebas que precise y el tratamiento adecuado para paliar los síntomas. No existen productos ni terapias milagrosas que eliminen este padecimiento. Se debe evitar el consumo de tabaco y alcohol. No existen alimentos prohibidos o malos. Cada persona debe identificar que alimentos le sientan peor y eliminarlos . Como normas generales hay alimentos como las especias, la cafeína, los picantes, las grasas o comidas muy condimentadas que deben evitarse. Es recomendable beber agua y tomar frutas y verduras. No se deben realizar dietas de exclusión, es decir, eliminar alimentos como la lactosa, el gluten, etc. sin un diagnóstico certero. El médico contemplará esta posibilidad durante el proceso diagnostico y, si lo considera oportuno, realizará los test apropiados para llegar a confirmarlo o descartarlo . Es importante realizar cinco comidas al día y tomarse tiempo para realizarlas, al menos 30 minutos. Del mismo modo es importante tomarse tiempo para ir al baño . Acudir siempre que se tenga deseo, no reprimirlo; de forma tranquila, tomarse tiempo, aunque no en exceso. Es aconsejable realizar 30 minutos de actividad física adecuada a la condición física de cada persona. Este hecho ya es conocido para patologías que afectan al aparato cardiovascular, pues es igual de beneficioso para nuestro aparato digestivo, no sólo porque mejora su motilidad, sino también por los beneficios del ejercicio a nivel del sistema nerviosos central y la neurotransmisión. Es beneficioso evitar las situaciones estresantes o, si no es posible, cambiar la forma de enfrentarse a ellas para minimizar su impacto en la salud. Algunas formas de lidiar con el estrés pueden ser la meditación o la terapia psicológica. ¿Qué dieta seguir si se padece SII? La dieta de la persona con el síndrome del intestino irritable deber ser personalizada y elaborada por un dietista-nutricionista. Como pautas genéricas se destacan: Moderar el consumo de fibra insoluble (procedente de alimentos integrales) de la alimentación para no contribuir más a los desequilibrios en el tránsito intestinal (favorece la fermentación bacteriana y esto supone la formación de gases). Potenciar el consumo de fibra soluble (en forma de gomas, pectinas y mucílagos) en la dieta, ya que ésta aumenta el volumen de las heces, la peristalsis del colon y disminuye el tiempo de tránsito. Elegir las frutas más pobres en azúcar y más ricas en pectina como por ejemplo la manzana con piel o el membrillo al horno. No es adecuado tomar zumos de fruta ni néctares (naturales ni envasados) debido a su escaso contenido en fibra. Se recomienda cocer bien las legumbres , verduras y hortalizas. Prolongar su cocción todo lo que sea posible. Una buena opción es pasar las legumbres por un pasapuré para que no dé lugar a molestias digestivas. Evitar los alimentos ricos en grasas , las frutas cítricas (sobre todo la naranja) y las espinacas para menguar y neutralizar el efecto laxante producido por las sales biliares (bilis) en el colon. Eliminar el consumo de alimentos o especias picantes, el café y el té , ya que generalmente pueden provocar molestias, porque irritan la mucosa gástrica. Prescindir de edulcorantes como la fructosa o los polialcoholes o azúcares alcohólicos como el sorbitol , porque pueden aumentar la producción de gas en el colon y generar más flatulencias. Beber dos litros de agua al día . Es muy importante garantizar la hidratación cuando hay diarreas. Además, un aporte suficiente de líquidos también ayudará a combatir el estreñimiento. ¿SABÍAS QUE…? Se está investigando el posible beneficio de la dieta pobre en fructo-oligo-disacáridos y monosacáridos y azúcares polialcoholes fermentables (FODMAP) . Ésta limita aquellos alimentos que contienen fructosa, lactosa, oligosacáridos con fructosa y galactosa, y azúcares alcohólicos (sorbitol, manitol, xilitol, y maltitol); y ha demostrado que reduce los síntomas gastrointestinales, aunque no está bien definido qué cantidades de FODMAP son aceptables y probablemente sea específico para cada paciente (diferentes tolerancias según la persona).
Dispepsia
Enfermedad

Dispepsia

¿Qué es la dispepsia? El término dispepsia hacer referencia a un conjunto de síntomas y signos complejos y heterogéneos originados en el tracto gastrointestinal superior. Una de las definiciones aceptadas puede ser la presencia de dolor o molestia abdominal persistente o recurrente, localizada en la parte superior del abdomen de al menos 3 meses de duración. Es una alteración frecuente que puede afectar al 25-40% de la población general , más frecuentemente en mujeres. Habitualmente no supone una patología grave, pero depende la causa de la producción de los síntomas, su gravedad será más o menos relevante. Tipos de dispepsia Una de las clasificaciones más aceptadas de la dispepsia es aquella que las divide en: Dispepsia orgánica: las que producen síntomas dispépticos originados por diferentes enfermedades orgánicas (digestivas o no). Dispepsia funcional: se trata de un trastorno funcional gastrointestinal en el que no existe influencia de toma de medicamentos, alcohol, tabaco...por parte del paciente, y en el que los estudios bioquímicos, endoscópicos y ecográficos no aportan evidencia de enfermedad orgánica que justifique los síntomas. Causas de la dispepsia Existen diversas patologías que se han relacionado con la producción de dispepsia orgánica, siendo las patologías más relevantes el reflujo gastroesofágico, cáncer de esófago, cáncer gástrico, enfermedad ulcerosa péptica, duodenitis erosiva, la esofagitis y la litiasis biliar . Dentro de las causas que se han relacionado con la dispepsia funcional están las gastroenteritis agudas, la infección por Helicobacter Pylori, la irritación química de la mucosa gastrointestinal por la ingesta de tabaco, alcohol, antiinflamatorios no esteroideos, reflujo gastroesofágico. También se ha relacionado con trastornos psicológicos y alteraciones de la motilidad gastrointestinal. Síntomas de la dispepsia Dentro de los síntomas que se describen en la dispepsia están epigastralgia (dolor en la parte superior central del abdomen, “en la boca del estómago”), ardor de estómago, hinchazón abdominal después de las comidas, saciedad precoz, sensación nauseosa y vómitos, eructos. Algunos autores incluyen síntomas de quemazón o pirosis y regurgitación de la comida, aunque estos síntomas son más típicos de el reflujo gastroesofágico. Son síntomas y signos de alarma de un posible origen orgánico grave de la dispepsia la pérdida de peso significativa no intencionada, presentar vómitos persistentes, disfagia (dificultad para tragar), hematemesis (vómitos de sangre), melenas (presencia de sangre en las heces), tener anemia con falta de hierro o presentar una masa abdominal palpable. Tratamiento para la dispepsia En el caso de la dispepsia funcional, el tratamiento se basará en aquel específico de la patología que origina los síntomas dispépticos. El tratamiento se basa en establecer una serie de medidas generales como disminuir el grado de estrés, normalizar el ritmo sueño-vigilia, seguir horarios fijos de comidas, eliminar determinados alimentos de la dieta como las bebidas gaseosas, alimentos flatulentos o grasas, el alcohol, tabaco, cafeína, fármacos antiinflamatorios, etc. Realizar ejercicio físico, perder peso e instaurar medidas antirreflujo gastroesofágico (no irse a dormir justo después de comer, no comer comidas muy picantes, etc.) En caso de detección de infección por Helicobacter pylori se aconseja su tratamiento con antibióticos e inhibidores de la bomba de protones (omeprazol). En pacientes que no presentan signos de alarma o cuando se ha descartado una causa de dispepsia orgánica mediante pruebas diagnósticas, se instaura inicialmente un tratamiento de prueba durante unas 4 semanas con antisecretores como el omeprazol o la ranitidina. Si hay mejoría se retira la medicación y si existen recaídas se pauta una dosis los más baja posible que logre controlar los síntomas. Otros de los fármacos utilizados en ocasiones son los procinéticos como la domperidona ( Motilium ) Pruebas complementarias del tratamiento de la dispepsia La evaluación inicial para el diagnóstico de la dispepsia es una adecuada anamnesis (interrogatorio que realiza el médico para evaluar lo que le pasa al enfermo) y una adecuada exploración física. Se le podrá realizar al paciente una analítica de sangre para descartar alteraciones como anemia o disfunciones del hígado o el páncreas. En muchos de los pacientes que presentan estos síntomas se les indicará la realización de una endoscopia digestiva alta (visión del interior del esófago, estómago y duodeno con la introducción de un tubo flexible que se introduce por la boca que tiene una cámara con luz). Otra de las pruebas que se pueden realizar es la prueba del aliento o test de detección del Helicobacter Pylori , para descartar la infección por esta bacteria como posible causa de la dispepsia. Factores de riesgo de la dispepsia Tomas frecuentes de fármacos antiinflamatorios no esteroideos como ibuprofeno, (ácido acetilsalicílico (aspirina), etc. Consumo de alcohol, tabaco, café, etc. Infección por Helicobacter Pylori. Padecer enfermedades gastrointestinales como úlcera gástrica, pancreatitis, esofagitis, hernia de hiato, etc. Complicaciones de la dispepsia  En el caso de las dispepsias orgánicas las complicaciones vendrán derivadas de las patologías que originan la dispepsia, y derivan en trastornos más o menos graves (complicaciones de un tumor esofágico o pancreático, una úlcera péptica, etc.). En el caso de las dispepsias funcionales no hay una complicación propiamente dicha salvo la incomodidad de presentar la sintomatología de forma intermitente y los efectos secundarios que se puedan dar de los tratamientos pautados o las pruebas diagnósticas iniciales realizadas. Hacer un diagnóstico temprano puede retrasar en el futuro un posible diagnóstico de otra patología en la que se solapen los síntomas debido a que se lo “achaquen” a la dispepsia funcional diagnosticada previamente. Prevención de la dispepsia  Evitar comidas con alto contenido graso, picantes, etc. Eliminar las bebidas gaseosas. No tomar café ni alcohol, así como tabaco o cualquier otra droga. Realizar comidas con adecuada masticación e intentar llevar unos ritmos de comida habituales establecidos, con 5 comidas al día. Evitar el consumo continuado de antiinflamatorios no esteroideos. Especialidades a las que pertenece la dispepsia La dispepsia será evaluada y tratada inicialmente por el médico de atención primaria. Si el paciente no responde al tratamiento o detectan alteraciones importantes en las pruebas diagnóstica o sospecha de la posible gravedad de la enfermedad remitirá al paciente a consultas del especialista en gastroenterología o digestivo. Preguntas frecuentes ¿Qué es la dispepsia gastrointestinal? Se puede definir la dispepsia gastrointestinal como la presencia en la zona superior del abdomen de dolor o molestias, sensación de ardor, náuseas, o vómitos o cualquier otro síntoma que se considere originado en el tracto gastrointestinal superior. ¿Qué es la dispepsia flatulenta? No hay una entidad en sí misma denominada dispepsia flatulenta. Dentro de los síntomas que definen la dispepsia se recoge la sensación de hinchazón abdominal y en ocasiones el aumento de la expulsión de gases, mediante eructos o flatulencias. ¿Es lo mismo dispepsia que indigestión estomacal? Dentro de las posibles causas de la dispepsia funcional se ha descrito la gastroenteritis aguda. El término indigestión estomacal es una definición popular que puede hacer referencia al padecimiento de la gastroenteritis, por lo que se puede decir que pueden tener relación. ¿Por qué se produce la acidez de estómago? La acidez de estómago se produce por el paso de contenido gástrico de forma ascendente hacia el esófago por incompetencia o relajación inadecuada del esfínter esofágico inferior (“puerta de entrada al estómago”), lo que supone un ascenso de los jugos gástricos ácidos del estómago que provocan la sensación de quemazón en el esófago. ¿Qué comer para evitar la acidez de estómago? Los alimentos recomendados para disminuir la acidez son las cocciones sencillas con uso de la plancha, grill, el horno, alimentos hervidos etc. Comer pasta, arroz, patata, pan blanco. Introducción de abundantes verduras cocidas y sin piel, frutas cocidas, en compota y en conserva. Consumo de carnes magras , pescados, clara de huevo, quesos y lácteos desnatados. Beber agua y bebidas sin cafeína ni gas.  
Diarrea
Síntoma

Diarrea

¿En qué consiste la diarrea ? La diarrea es un síntoma común de alteración en el ritmo intestinal que consiste en un aumento del número de deposiciones (más de 3 veces) al día y con una consistencia blanda o acuosa , que a veces va acompañada de sangre, mucosidad o alimentos no digeridos. La diarrea provoca, generalmente, una necesidad urgente de ir al baño y dolor abdominal tipo cólico. Puede durar de uno a tres días y luego desaparecer, o alargarse en el tiempo, lo que indicaría alguna enfermedad. Tipos de diarrea Diarrea vírica: causada por el virus como el rotavirus. Diarrea por intoxicación alimentaria : debido al consumo de alimentos en mal estado. Diarrea del viajero : provocada fundamentalmente por consumo de agua y comida contaminadas cuando se viaja a países en vías de desarrollo. Diarrea aguda : la que se produce cuando el proceso dura entre 1 y 3 días. Diarrea crónica : la que se produce cuando el proceso dura semanas con periodos de normalidad entre medias. Posibles causas de la diarrea   Las causas pueden ser múltiples, podemos destacar: Virus: como en la gastroenteritis o la gripe por adenovirus y el rotavirus. Bacterias: como salmonella, escherichia coli, shigella, clostridium difficile... etc. Parásitos: como el Criptosporidio Tomar alimentos y agua contaminados o en mal estado. Medicaciones: como algunos antibióticos, quimioterápicos o laxantes. Ansiedad o situaciones de estrés. Enfermedades inflamatorias del intestino: como en la colitis ulcerosa, la enfermedad de Crohn, o el colon irritable. Deshidratación. Síndrome de malabsorción de algún alimento, como en los celíacos o intolerantes a la lactosa. Alergias a alimentos: como el marisco, huevo, leche. Después de una cirugía abdominal. Diagnóstico de la diarrea ¿Qué puede ser? Hacer una entrevista al paciente sobre los alimentos o la medicación que toma habitualmente, e información como si ha viajado a países en desarrollo, si padece alguna enfermedad o  infección, cómo es el aspecto de las heces (color y consistencia) y con qué frecuencia va al baño. Realizar una exploración física del abdomen para ver si está blando o inflamado, o tiene dolor a la palpación. Escuchará por el fonendoscopio si hay ruidos abdominales. Tacto rectal para ver si hay sangre o alguna alteración rectal. Cultivo de heces para ver si hay virus, bacterias o parásitos. Análisis de heces para ver si hay sangre, moco o alguna enfermedad. Radiografía de abdomen. Ecografía y TAC. Endoscopias y colonoscopias y, si es necesario, toma de biopsias. Pruebas de intolerancia a alimentos como por ejemplo a la lactosa. Tratamiento de la diarrea ¿Qué hacer? Lo primero es reponer los electrolitos y el líquido que se ha pedido bebiendo mucho agua, bebidas para deportistas, sin cafeína y caldos desgrasados o limonada alcalina. También se recomienda hacer una dieta blanda sin alimentos que contengan residuos. En casos más graves se necesitará ingreso hospitalario para poner tratamiento por vía intravenosa. No se recomienda tomar medicación para cortar la diarrea, salvo en casos específicos que indique el médico. La toma de antibióticos será necesaria en los casos de diarrea por infección, pero siempre bajo prescripción médica. Si la diarrea se da por una enfermedad inflamatoria, se debe tratar dicha enfermedad para corregirla.   En las alergias o intolerancias bastará con eliminar de la dieta esos alimentos. Una vez resuelta la diarrea el paciente puede volver a su alimentación habitual, salvo en las intolerancias o alergias, casos en los que hay que evitar esos alimentos de la dieta. Preguntas frecuentes ¿Qué alimentos son buenos para cortar la diarrea? Los alimentos buenos para cortar la diarrea son los que no contengan residuos , como las patatas, los líquidos desgrasados, el pescado y el pollo hervido, arroz blanco cocido, jamón york, manzana asada, beber mucho agua, té y manzanilla. Es decir, una dieta blanda que sea bien digerida. ¿Qué alimentos provocan diarrea? Los alimentos que provocan diarrea son aquellos que están contaminados o en mal estado . Sobre todo cuando viajamos a países subdesarrollados donde no hay control de tratamiento de aguas. También podemos tener diarrea si tomamos alimentos que no toleramos o a los que somos alérgicos. ¿Qué remedios caseros hay para la diarrea? Beber abundantes líquidos (agua, agua con limón, gelatinas, té y/o manzanilla). Hacer una dieta blanda y sin grasa a base de arroz blanco cocido, puré de patata, manzana asada, pescado, pollo hervido y yogur. ¿Cuánto tiempo puede durar la diarrea? La diarrea puede durar entre uno y tres días y luego desaparecer . Hay casos en los que puede durar semanas, normalmente debido a alguna enfermedad o intolerancia alimentaria. ¿Cómo se prepara el suero para diarrea? El suero para la diarrea se puede adquirir en farmacias ya preparados. En casa podemos hacer una limonada alcalina que se prepara con: 1 litro de agua hervida. El zumo de 2 limones. 1 cucharadita de sal. 1 cucharadita de bicarbonato. 2 cucharadas de azúcar o sacarina.