Atención médica sin papeleos ni letra pequeña
  1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Podología
  4. Artículos especializados
Artículos especializados
Enfermedades
Síntomas
Otros contenidos
Cómo Escoger el Mejor Centro Médico
Artículo especializado

Cómo Escoger el Mejor Centro Médico

Vamos a ser prácticos en nuestra exposición. Ante una patología que pueda requerir varias visitas médicas de control y la realización de pruebas diagnósticas frecuentes lo deseable es que te controles en un centro médico cercano a tu domicilio. Es un privilegio que puedas realizarte las pruebas diagnósticas en el mismo centro médico donde te visitará posteriormente el especialista pues podrá acceder a las pruebas en la siguiente visita sin arriesgarse a que no las haya recibido a tiempo. Sin embargo, ello no es posible en todas las localidades, y es entonces cuando tenemos que plantearnos elegir un centro médico que cumpla la mayoría de nuestras expectativas . Equipo sanitario y técnico Que cuente con un equipo sanitario y técnico excelente en todos los aspectos que podamos necesitar es uno de los principales motivos para la elección del centro médico. ¿Qué podemos exigir como usuarios? Podríamos renunciar a muchas de las cualidades que mencionaremos a continuación, pero no a la dotación técnica y profesional del centro sanitario que debe pasar por diferentes aprobaciones. Un hospital privado es mucho más que una habitación propia, luminosa, amplia y con buenas vistas y un menú a la carta (ambas situaciones exquisitas, por supuesto). Cuando debemos ingresar en un hospital por un problema de salud nos reconfortará saber que estamos en un centro médico con tecnología puntera (en el propio centro). Ello nos evitará desplazamientos en ambulancia para realizarnos pruebas en otros centros concertados) y un equipo médico especializado en nuestra patología y actualizado. Por supuesto, el resto de equipo sanitario: enfermería, auxiliares de clínica, celadores, técnicos, etc. debe mantener el mismo nivel de calidad, por así decirlo. Queremos recibir el mejor de los cuidados desde el punto de vista médico y humano . Queremos poner nuestro problema médico en manos de un equipo multidisciplinar que estudie nuestro caso y lo valore desde los diferentes enfoques terapéuticos ofreciéndonos el tratamiento personalizado más indicado.  Enfatizando la relevancia del tratamiento valoraremos que la clínica disponga de muchas especialidades médicas, quirófanos, uci y equipos de radiodiagnóstico de alta tecnología: gammacámaras, TAC, resonancia magnética, mamógrafo, ecografía… Qué más valoramos Desde el recepcionista o la administrativa a nuestra llegada al centro, ya que el trato sea impecable. En ese momento de tensión ante una visita médica anhelamos, como usuarios, recibir una atención exquisita (nos cuesta tolerar una falta de empatía, simpatía y cordialidad en ese momento). En la sala de espera necesitaremos confort con sofás cómodos, buena temperatura ambiental, poco ruido y un ambiente tranquilo. Por supuesto, esperamos que la espera no sea excesiva (aquí añadiremos que tampoco nos gusta que al programar la visita nos indiquen baja disponibilidad de horas). La apariencia externa es la primera impresión que recibimos como pacientes al acceder a un centro médico. No podemos negar que una superficie amplia y luminosa con correctas indicaciones, ascensores, parking en el mismo edificio y, obviamente, una limpieza absoluta ser nuestros principales requisitos para sentirnos confortables. Claro está, también valoraremos que disponga de muchas camas . La privacidad de una habitación individual será valorada y preciada entre los ítems de calidad. Una habitación amplia, luminosa, con vistas, cama para acompañante (normalmente es el sofá reconvertido), taquilla grande y con llave, baño impecable… Agradeceremos una limpieza frecuente y una asistencia relativamente rápida cuando lo solicitemos. Una variedad amplia en el menú sería lo deseable, aunque podemos encontrarnos con restricciones de salud que nos impedirían disfrutarlo. Aunque hemos expuesto todas las cualidades que valoramos como usuarios en un centro hospitalario tengo que confesarte que, en la mayoría de encuestas se da prioridad a la resolución y manejo de la patología médica frente a la propia instalación hospitalaria, si bien es justamente ese ítem el que marca la diferencia más acusada entre la sanidad pública y la privada. Debemos tener siempre presente que nuestros mejores expertos se han formado en nuestras universidades y han hecho la residencia en nuestros hospitales públicos, donde han tenido la oportunidad de formarse en su especialidad. Es cierto que, posteriormente, debemos imponernos una actualización frecuente para estar al día en los avances médicos. Quizás optemos, incluso, por acotar nuestra práctica clínica a una determinada parcela de nuestra especialidad, pero siempre pensando en nuestro paciente como principal beneficiario de nuestro saber. Con esa motivación abrimos la puerta de nuestra consulta cada día.
Consultas online

Telemedicina 24h.
Olvida los riesgos, las esperas y desplazamientos.

Videoconsulta, Chat médico, consultas telefónicas... Tú decides.

Ver consultas online
1

Regístrate ahora y prueba un mes GRATIS de Savia Premium

Acceso ilimitado a nuestros servicios para que pruebes la experiencia Savia al completo.

Registrarte gratis
2

Después sigue con tu cuenta gratis o hazte Premium

Al acabar el mes, puedes disfruta Savia con la cuenta gratis o hacerte Premium por 59€ al año (o 10€ al mes) para tener consultas online inlimitadas.

Comparar todos los planes
Contenidos sobre enfermedades
Somos conscientes de que los conceptos médicos pueden resultar confusos si no te los explican con claridad. Para evitar esto, le hemos pedido a nuestros profesionales que preparen estas fichas en donde podrás acceder a información relevante sobre enfermedades que te ayudará a entender de una manera sencilla por qué se producen y por qué es necesario su tratamiento.
Ver todas las enfemedades
Pie de Atleta
Enfermedad

Pie de Atleta

¿Qué es el pie de atleta? El conocido como pie de atleta o tinea pedis , es una infección de la piel denominada dermatofitosis producida por un hongo . Es frecuente en personas deportistas y niños, siendo la dermatsis (infección por un hongo) más frecuente del mundo.  No es una enfermedad grave, pero sí puede producir muchas molestias al paciente. Tipos y síntomas del pie de atleta Según la forma de presentación, esta infección por hongos se puede presentar como: Interdigital o intertriginosa : Es la más frecuente. Aparece en los espacios entre los dedos, sobre todo entre el tercero, cuarto y quinto, y en la parte inferior de éstos. Habitualmente aparece en ambos pies, pudiéndose extender hacia la planta y la zona del empeine del pie más cercanas. Aparece inicialmente una descamación, seguida de enrojecimiento y maceración de la piel (aspecto de la piel blanquecina y “blanda”), en ocasiones aparece una fisura en el fondo del pliegue y picor. Es el pie de atleta propiamente dicho. Vesiculoampollar o dishidrosiforme : Aparece una erupción en forma de vesículas y pequeñas ampollas en toda la planta del pie que se rompen y erosionan, pudiéndose  sobreinfectar por bacterias. Produce un picor intenso. Hiperqueratósica crónica : Aparece una fina descamación que afecta a toda la planta del pie y se propaga por los laterales sin llegar al dorso del pie. Es el llamado pie en mocasín. Causas del pie de atleta El pie de atleta se produce por la infección de la piel producida por un hongo del grupo de los denominados dermatofitos, caracterizados porque tienen la capacidad de colonizar o invadir los tejidos que tienen queratina (sustancia que es componente principal de las capas más externas de la piel, el pelo, y las uñas). Los hongos que habitualmente producen la infección son, sobretodo la tinea rubrum y, con menor frecuencia tinea mentagrophytes interdigitale o Epidermophyton floccosum . Tratamiento para el pie de atleta Inicialmente se utilizan tratamientos tópicos en forma de pomadas con fármacos antifúngicos como clotrimazol, miconazol, ketoconazol, terbinafina, etc., aplicados 1 - 2 veces al día durante 2 - 6 semanas. Si existe maceración de la piel, el médico le puede pautar al paciente formulaciones con sulfato de zinc , permanganato de potasio o acetato de aluminio, aplicadas con compresas húmedas varias veces al día para favorecer la sequedad y curación de la lesión. En formas extensas, resistentes al tratamiento local, o formas muy  inflamatorias se puede utilizar tratamiento oral con antifúngicos como itraconazol o fluconazol durante 2 - 4 semanas . En las formas hiperqueratósicas se pueden usar cremas queratolíticas con urea o ácido salicílico (“arrastran” la piel muerta que contiene más queratina). Pruebas complementarias del tratamiento del pie de atleta El diagnóstico principal se basa en la exploración física y los síntomas que presenta el paciente . Se pueden obtener muestras del exudado que presenta la lesión para la identificación del hongo causante de la infección. El estudio de la muestra puede realizarse mediante visión al microscopio, cultivo para crecimiento e identificación del hongo, etc. Actualmente se están investigando técnicas moleculares para el estudio de material genético en las muestras obtenidas de las lesiones y la identificación del germen . Factores desencadenantes del pie de atleta Utilizar calzado oclusivo, que no transpire. Sudoración del pie excesiva. Aumento de la temperatura. Utilizar el mismo calzado usado cuando una persona ha estado con la infección en los pies. Uso de baños, duchas y piscinas comunitarias. Factores de riesgo del pie de atleta Padecer onicomicosis (hongos en las uñas) en los pies. Tener eccema marginado de hebra (infección por hongos en la ingle). Padecer una causa de inmunodepresión (defensas bajas). Caminar descalzo en zonas comunes de sitios públicos como piscinas, saunas, etc. No realizar una adecuada higiene. Complicaciones del pie de atleta Sobreinfección bacteriana de las lesiones producidas por el pie de atleta. Aparición de una fisura dolorosa en el pliegue interdigital (entre los dedos). Propagación de la infección a otros sitios del cuerpo (uñas, pliegues entre los dedos de las manos, ingles, etc.) Prevención del pie de atleta Es importante una higiene de los pies y limpieza de la ropa y calzado adecuadas. Evitar la humedad. Evitar las altas temperaturas. No utilizar calzado oclusivo (de plástico, etc.). Mantener el pie lo más seco posible. No acudir a baños y piscinas públicas si se tiene la infección para evitar el contagio a otras personas. No compartir toallas, esponjas, zapatos, etc. Renovar a diario los calcetines y variar frecuentemente de zapatos. Cuando se usan instalaciones públicas que puedan tener humedad (piscinas, saunas, etc), utilizar calzado de agua adecuado (chanclas o sandalias) para deambular por ellas. Se pueden usar polvos antifúngicos tópicos para la aplicación en el pie, el calzado y los calcetines como medida preventiva. Especialidades a las que pertenece el pie de atleta El pie de atleta puede ser tratado y diagnosticado por el médico de atención primaria y el dermatólogo . Preguntas frecuentes Si lo ignoro… ¿El pie de atleta va a desaparecer por sí solo? En la mayoría de las ocasiones, el cuerpo no puede curar la infección por sí mismo y precisa del tratamiento farmacológico para eliminar el hongo. ¿Puedo seguir haciendo ejercicio si tengo pie de atleta?  Aunque se puede seguir realizando ejercicio, éste produce un medio propicio para que el hongo se reproduzca , ya que con el ejercicio, aumenta la temperatura y la sudoración del pie, por lo que es aconsejable que mientras exista la infección, el paciente procure no realizar actividades que provoquen esta situación. Se debe mantener la piel lo más seca posible y aireada. ¿Cómo puedo prevenir el pie de atleta en el futuro?   Si se ha padecido la enfermedad, es preferible no volver a utilizar el calzado y los calcetines que se han estado usando mientras se ha presentado la infección , ya que el hongo permanece en ellos aunque la infección se resuelva. Se debe evitar siempre todas aquellas condiciones que favorezcan que el pie esté  húmedo y con calor, porque es el medio más propicio para que los hongos se multipliquen y produzcan la infección. Usar tejidos transpirables en calcetines y zapatos. Se debe tener precaución en aquellos sitios públicos como piscinas, baños, colegios, etc. ¿Dónde puedo haber contraído el pie de atleta? Es tipo el contagio por contacto en duchas, piscinas, gimnasios, colegios, saunas, hoteles, etc., En aquellas superficies húmedas donde el hongo persiste y puede tomar contacto con la piel de las personas que usan esas instalaciones. ¿Es contagioso el pie de atleta?    Sí, como todas las infecciones por microorganismos (en este caso por un  hongo), es una infección que se puede transmitir de persona a persona. El reservorio fundamental de este tipo de hongos es el hombre.
Juanete o Hallux Valgus
Enfermedad

Juanete o Hallux Valgus

¿Qué es el juanete o hallux valgus? El juanete, hallux valgus o bunión, es una deformidad consistente en una desviación lateral del primer dedo del pie hacia la región medial del mismo (hacia el resto de los dedos), lo que provoca una prominencia de la cabeza del primer metatarsiano (hueso que continúa las falanges del dedo gordo), provocando un ángulo entre ese hueso (el metatarsiano del primer dedo) con la primera falange del dedo gordo de más de 15 grados. Es una alteración frecuente , de afectación bilateral, sobre todo en mujeres, con edad avanzada, aunque en ocasiones hay una influencia familiar, que se sospecha sobre todo cuando aparecen en edades tempranas. Habitualmente no es una patología grave, aunque puede provocar dolores y molestias persistentes en el pie . Tipos de juanetes o hallux valgus Según el orígen se puede dividir en: Hallux valgus patológico: se describen como aquellos asociados con enfermedades inflamatorias, como artritis reumatoide o artritis gotosa. Hallux valgus congénito : anomalías congénitas en la articulación de la primera falange del dedo con el primer metatarsiano. Hallux valgus adquirido: es aquel juanete en el que en su aparición influyen factores extrínsecos e intrínsecos (genéticos). Según el ángulo que se produce por la desviación del dedo, se clasifica en: Leve : el ángulo de la articulación metacarpofalángica es menor a 20º. Moderado : el ángulo metacarpofalángico oscila entre 20 y 40º. Grave : el ángulo en la articulación de la falange primera del dedo gordo y el primer metacarpiano es mayor a 40º. Causas de los juanetes o hallux valgus La causa se considera multifactorial. Se ha descrito una predisposición familiar sobre la que inciden otros factores, relacionándose de forma estrecha con el uso de zapatos con puntas estrechas con excesivo tacón, además de otros factores anatómicos. Síntomas de los juanetes o hallux valgus Se caracteriza por la presencia de deformidad, dolor en región de la articulación metatarsofalángica del primer dedo (la unión entre el dedo y el resto del primer pie), a veces irradiado hacia el resto del metatarso (región medial anatómica del pie), contínuo, que empeora cuando se deambula, o con calzados que aprieten el pie. Aparece además asociado habitualmente deformidad en garra del resto de los dedos adyacentes. Además puede aparece una hiperqueratosis o callosidades con endurecimiento de la piel sobre todo en la zona de la planta Tratamiento para los juanetes o hallux valgus El tratamiento inicial es conservador con analgesia y medidas ortopédicas , como el uso de plantillas de descarga. Se pueden asociar medidas como fisioterapia , aplicación de frío local, la inmovilización de la articulación metatarsofalángica para reducir el dolor, tratamiento con infiltraciones en la articulación, uso de un adecuado calzado que no produzca fricción ni compresión de la zona, etc. Si la sintomatología no se controla y el hallux valgus está muy avanzado, se procede a realizar cirugía , para la que se plantean distintas técnicas o procedimientos según las deformidades asociadas al hallux valgus que haya que corregir. Actualmente la técnica denominada osteotomía metatarsiana distal en V invertida (Chevron, donde se realiza una sección de la cabeza del primer hueso metatarsiano) es la más utilizada. Pruebas complementarias del tratamiento de los juanetes o hallux valgus Para el diagnóstico del hallux valgus, además de la exploración física, la técnica complementaria básica que se realiza es una radiografía , sobre todo en aquellos casos evolucionados en donde se va a proponer un tratamiento quirúrgico. Factores desencadenantes de los juanetes o hallux valgus El factor que desencadena la aparición del juanete es una deformidad progresiva de la articulación metacarpofalángica del primer dedo del pie, con una incongruencia articular, y desviación del dedo, aparición de una proliferación ósea (buñón) en la cabeza del primer metatarsiano e inflamación de la articulación y de la bursa, bolsa próxima a esta articulación. Factores de riesgo de los juanetes o hallux valgus Uso de calzado de punta estrecha y tacón alto. Pie plano. Metatarso varo (deformidad congénita del pie). Padecimiento de artritis reumatoide. Traumatismos en el pie. Alteraciones neuromusculares con desequilibrios musculares asociados (por ejemplo parálisis espástica). Antecedentes familiares de juanetes. Alteraciones anatómicas o traumáticas del segundo dedo del pie. Complicaciones de los juanetes o hallux valgus Dolor e inflamación persistente en el pie. Rigidez del primer dedo del pie. Dedos en garra. Herida y úlceras en la piel que recubre la deformidad ósea saliente. Bursitis (inflamación de la bursa o bolsa que sirve de amortiguación próxima a la articulación). Impotencia funcional y dificultad para andar. Prevención de los juanetes o hallux valgus Uso de calzado amplio , evitando la compresión y roce de los dedos por él, con un tacón aconsejado de 2 cm. Fortalecer la musculatura y la flexibilidad del pie. Utilizar almohadillas especiales para las callosidades. Uso de plantillas personalizadas , que modifiquen la alineación del pie y cambien el reparto de cargas en el mismo. Utilizar una férula para juanete que mantiene la posición más anatómica de la articulación metacarpofalángica Especialidades a las que pertenecen los juanetes o hallux valgus Es hallux valgus es una alteración que puede ser diagnosticada y tratada inicialmente por el médico de familia, y en estados evolucionados, su tratamiento es responsabilidad del especialista en traumatología. Preguntas frecuentes: ¿Los juanetes siempre hay que operarlos? No, la cirugía está indicada cuando existe tal grado de dolor que limita la vida normal del paciente. ¿En qué dedos suelen salir más frecuentemente los juanetes? El juanete es una deformidad que aparece en el primer dedo o dedo gordo del pie. Si tengo juanetes… ¿Qué tipo de calzado se me aconseja? Es recomendable utilizar calzado de horma ancha que no roce en el juanete, preferiblemente de piel blanda sobre todo en la parte superior y lateral. ¿Salen juanetes también en los dedos de las manos? El juanete por definición afecta siempre al primer dedo del pie. ¿Por qué se hinchan los dedos? El edema o hinchazón de los dedos puede producirse por distintas alteraciones y patologías como por aumento de vasodilación por calor con la salida de líquido al espacio extracelular, por linfedema, por procesos infecciosos o inflamatorios...etc.  
Pie Diabético
Enfermedad

Pie Diabético

¿Qué es el pie diabético? El pie diabético es una complicación frecuente de la diabetes , producida por la afectación de los nervios y las arterias de los pies de la persona que la padece, que provoca pérdida de sensibilidad y una mala circulación de la sangre en los mismos. Estas dos circunstancias hacen más probable que se produzcan cortes, erosiones y heridas en los pies que, de no tratarse de forma rápida y adecuada, pueden evolucionar hacia la formación de úlceras, que pueden llegar a necesitar la amputación progresiva del miembro afectado. Dependiendo de la edad, sexo y tipo de población, la incidencia en los países de nuestro entorno de pie diabético oscila entre el 4 y el 10% de los pacientes diabéticos y la de padecer una úlcera en los pies está en torno al 15%, estimándose que, de estos, aproximadamente la tercera parte provocarán la amputación. Por lo tanto es un proceso que si bien en fases iniciales puede parecer leve puede llegar a ser muy grave. Tipos de pie diabético Existen diferentes tipos de pie diabético según la causa que lo ha producido: Úlcera neuropática : producida en una zona de presión o deformidad del pie y caracterizada por no tener alteración en la circulación del mismo, pero sí en su sensibilidad. Úlcera neuroisquémica : tiene una causa mixta ya que existe afectación de la circulación sanguínea con una pérdida de sensibilidad previa y que se suele localizar en la zonas lateral de los dedos y el talón. Pie diabético infectado : se produce cuando una úlcera se sobreinfecta por algún germen patógeno y que puede presentarse de tres formas, como celulitis superficial (la más frecuente y leve), como infección necrotizante (provocando abscesos que se extienden por la planta del pie), o como osteomielitis (la infección alcanza al hueso y a la médula ósea) Artropatía neuropática : se inicia en una lesión ósea como luxaciones o fracturas que pasan casi desapercibidas y al cabo de poco tiempo se acompañan de lesión ulceral. Existen además diferentes sistemas para medir la gravedad de la afectación del pie diabético en función de varios criterios, siendo las más utilizadas la clasificación de Meggitt-Wagner y la clasificación de Gibbons. Causas del pie diabético Las causas que provocan el pie diabético es una afectación neuropática que afecta a las terminaciones nerviosas del pie, produciendo pérdida de sensibilidad y una afectación vascular, sobre todo de las arterias del pie, que dificulta la circulación sanguínea. Ambos factores inciden en la producción de diversos tipos de heridas que pueden llegar a ulcerarse. Síntomas del pie diabético Los síntomas del pie diabético van a depender de la causa principal que los produce. Asociado a la neuropatía diabética se pierde la percepción del dolor, se producen deformidades en determinadas zonas del pie por debilitamiento de la musculatura y sequedad de los pies. Asociado a la enfermedad vascular, se produce dolor al caminar que obliga a pararse y que se conoce como “síndrome del escaparate” o claudicación intermitente, dolor en reposo , cambios en la coloración del pie, edemas (acúmulo de líquidos) y trofismo de la piel (cambios en la configuración de la piel, que se vuelve seca y fina). Tratamiento para el pie diabético El tratamiento más importante para el pie diabético es la prevención de la formación de úlceras. Cuando estas ya han aparecido, se deben tratar mediante curas locales que favorezcan la cicatrización de las mismas. Para ello es necesario el desbridamiento cuando existe tejido necrótico (retirada del tejido muerto ennegrecido) ya sea mediante el uso de pomadas que realizan desbridamiento enzimático o de forma manual y la aplicación de hidrogeles y apósitos hidrocoloides que favorezcan el crecimiento del tejido de granulación. Cuando existen signos de infección se deben utilizar o bien pomadas antibióticas en las curas o bien tomar antibióticos por vía oral o endovenosa si se precisa. Si la afectación vascular es importante puede requerir la intervención de un cirujano vascular para una más completa valoración. En caso de presencia de dolor se tratará con analgésicos. Pruebas complementarias del tratamiento del pie diabético El diagnóstico del pie diabético se realiza mediante la exploración física del paciente. No obstante, puede ser necesaria la realización de alguna prueba complementaria para hacer más eficaz el tratamiento, como la realización de cultivos del exudado de la úlcera en busca del germen causante de la infección, o la realización de eco-doppler para valorar el estado de la circulación sanguínea en la pierna y radiografías para descartar la osteomielitis. Se completa con análisis de sangre para valorar niveles de azúcar, proteínas y coagulación. Factores desencadenantes del pie diabético Los factores desencadenantes del pie diabético son la presencia de heridas que evolucionan a úlceras en pacientes con neuropatía y enfermedad vascular periférica como complicación de la diabetes que padecen. Factores de riesgo del pie diabético Son factores de riesgo de padecer pie diabético aquellos pacientes con: Neuropatía periférica. Enfermedad vascular periférica. Retinopatía. Nefropatía. Que presenten deformidades óseas en los pies. Antecedentes de ulceración previa Consumo excesivo de alcohol. Aislamiento social. Complicaciones del pie diabético Las complicaciones del pie diabético son: Grandes úlceras que tardan en curar o que se infectan. Celulitis, infecciones de la piel del pie. Osteomielitis, infección de los huesos del pie. Gangrena: tejido muerto al no haber circulación sanguínea. Artropatía de Charcot. Amputación total o parcial del pie. Prevención del pie diabético La prevención del pie diabético requiere: Un buen control del nivel de azúcar en sangre. Control periódico de la tensión arterial y de los niveles de colesterol. No fumar ni beber alcohol. Realizar una dieta equilibrada con aporte de proteínas, vitaminas y minerales. Realizar ejercicio físico suave. Utilizar un calzado adecuado y cómodo que se adapte al pie. Cuidado diario de los pies para evitar heridas, ampollas, grietas, rozaduras y erosiones que incluye: Lavado diario con agua templada. Secado sin frotar con toallas suaves. Aplicar crema hidratante sin alcohol. Mantener uñas cortas y limadas usando tijeras de punta roma. Alejar los pies de fuentes de calor. No usar calcetines que presionen o con goma. Evitar andar descalzo. Especialidades a las que pertenece el pie diabético Los especialistas que intervienen en el cuidado del pie diabético son, las enfermeras, para la realización de las curas y educación sanitaria, el área de endocrinología para cuidados de la diabetes, y dermatólogos y cirujanos vasculares para úlceras con mala evolución. Preguntas frecuentes: ¿Qué es una úlcera isquémica? La úlcera isquémica es la herida que se produce por una insuficiencia de riego sanguíneo que provoca la muerte de las células y se manifiesta por placas negras en la piel. ¿Tiene algo que ver el pie diabético con la diabetes? El pie diabético es una complicación frecuente de la diabetes originada en la neuropatía y vasculopatía periférica que esta provoca, y que puede originar úlceras graves en los pies. ¿Qué es una úlcera diabética? La úlcera diabética es la herida que se produce como consecuencia de padecer una diabetes y sus complicaciones en las terminaciones nerviosas y en los vasos sanguíneos. El lugar más frecuente donde se manifiesta es en los pies. ¿Cómo cuidar los pies de los diabéticos? El cuidado de los pies en los pacientes diabéticos  tiene como objetivo evitar la aparición de heridas que puedan provocar una ulceración. Para ello hay que mantener una serie de cuidados generales y otros específicos de los pies como: Un buen control del nivel de azúcar en sangre. Control periódico de la tensión arterial y de los niveles de colesterol. No fumar ni beber alcohol. Realizar una dieta equilibrada con aporte de proteínas, vitaminas y minerales. Realizar ejercicio físico suave. Utilizar un calzado adecuado y cómodo que se adapte al pie. Cuidado diario de los pies  para evitar heridas, ampollas, grietas, rozaduras y erosiones que incluye: Lavado diario con agua templada. Secado sin frotar con toallas suaves. Aplicar crema hidratante sin alcohol. Mantener uñas cortas y limadas usando tijeras de punta roma. Alejar los pies de fuentes de calor. No usar calcetines que presionen o con goma. Evitar andar descalzo. ¿Qué es el mal perforante plantar? El mal perforante plantar también se le conoce como úlcera neuropática que es un tipo de lesión del pie diabético y se le considera la complicación más grave producida por la neuropatía diabética. Se localiza en las zonas que soportan más presión del pie y su inicio es indoloro por lo que suele detectarse ya en fases evolucionadas.
Neuroma de Morton
Enfermedad

Neuroma de Morton

¿Qué es el neuroma de Morton? El neuroma de morton también llamado neuroma interdigital o neuroma plantar, es una degeneración del nervio digital plantar, acompañado de un engrosamiento (fibrosis) del tejido que lo rodea , que se extiende a los dedos del pie y que comprime e irrita el nervio. No es canceroso, pero si una afección dolorosa que afecta al metatarso. Se localiza usualmente en la base del tercer y cuarto dedo del pie (metatarsiano), aunque en ocasiones puede aparecer en el segundo y tercer metatarsiano. Es más frecuente en mujeres que en hombres y puede producirse a cualquier edad. Es una patología muy común , no es grave, pero si no se trata puede producir daños permanentes en el nervio. Causas del neuroma de Morton Las causas del neuroma de Morton, es la irritación por compresión del nervio interdigital entre las cabezas metatarsianas, que puede producirse por una sobrecarga mecánica durante un largo periodo de tiempo. Una irritación en el pulpejo del pie, como cuando se corre, un traumatismo o presión excesiva como un aumento de carga en la zona externa del pie, que no está diseñada para soportar, lo que hace que el nervio que pasa por el espacio intermetatarsal se encuentre atrapado y se lesione. El uso del zapato de punta estrecha y tacón alto puede favorecer su aparición ya que ocasiona mayor dorsiflexión de los dedos y compresión de la zona metatarsal. Una pronación del pie muy brusca cuando se camina o se corre también puede tener un efecto directo en la generación del neuroma. Las deformidades digitales en garra o en martillo , estos dedos se encuentran en una posición en la que el nervio se encuentra en tensión continua lo que favorece su lesión. Síntomas del neuroma de Morton Dolor en el pie, con pinchazos asociados a una corriente eléctrica. Sensación anormal del pie, como de quemazón. Irradiación a los dedos de los pies. Entumecimiento o calambre. Hinchazón del pie alrededor del nervio afectado. Incapacidad para calzarse debido al dolor. Estos síntomas pueden agravarse conforme va creciendo el neuroma y la lesión del nervio se hace permanente. Tratamiento para el neuroma de Morton El tratamiento del neuroma de Morton puede consistir en dos formas, un tratamiento conservador o terapéutico y la cirugía. El tratamiento conservador terapéutico puede incluir: Cambio del calzado , usar calzado adecuado con buena capacidad para los dedos y con un tacón moderado. Que permita que los huesos se desplieguen y pueda reducir la presión en el nervio. Ortesis, aplicación de almohadillas y plantillas ortopédicas a medida, también ayuda a aliviar la irritación ya que levantan y separan los huesos, lo que reduce la presión sobre el nervio. Fisioterapia , como aplicación de ultrasonidos, masajes profundos del tejido, ejercicios de estiramiento y de fortalecimiento del pie, con el propósito de desinflamar la zona, disminuir los síntomas y dar mayor flexibilidad en el pie. Analgésicos y antiinflamatorios no esteroideos como paracetamol e ibuprofeno, pueden ayudar a reducir el dolor y la inflamación. Infiltraciones con anestésicos y corticoides , pueden reducir el dolor, la hinchazón e inflamación del nervio. Tratamiento quirúrgico: Si el tratamiento conservador no funciona, puede ser necesario acudir a la cirugía, donde se puede extirpar (eliminar) una pequeña porción del nervio o liberar el tejido que cubre el nervio afectado. El periodo de recuperación es leve. Pruebas complementarias del tratamiento del neuroma de Morton Las pruebas diagnósticas del tratamiento del neuroma de morton, se debe iniciar con una historia clínica y un examen físico , donde el médico va a palpar un chasquido en la zona de los huesos de los pies y ejerce presión para tratar de localizar el punto doloroso. Las pruebas complementarias que se utilizan son, la radiografía que se hace para descartar fracturas o fisuras de un hueso y artritis en las articulaciones que unen los dedos con el pie. Ya que le neuroma no suele ser visible en esta prueba. Resonancia magnética : es el método diagnóstico por imagen más específico para identificar estos neuromas, permite observar la lesión y confirmar el diagnóstico de forma más precisa. También la ecografía es otro método por imagen, menos invasivo que la resonancia magnética (RM), aunque la imagen no se observa tan nítida como en la RM. Factores desencadenantes del neuroma de Morton No existen factores desencadenantes del neuroma de Morton. Factores de riesgo del neuroma de Morton Los factores de riesgo del neuroma de Morton son: El sexo , es más frecuente en mujeres que en hombre. Calzado inadecuado , de punta estrecha o tacón alto, ya que favorece a la compresión de los dedos. Deformidades digitales en garra o en martillo , que produce que el nervio se encuentre en tensión continua. La obesidad , el sobrepeso ejerce una sobrecarga en los metatarsianos. Los microtraumatismos que se hacer a repetición cuando se camina o se corre va lesionando el nervio. Realizar deportes de alto impacto como el salto, baloncesto, volibol y futbol. Ser fumador , ingerir bebidas alcohólicas y una mala dieta, también puede ser factores que causan el neuroma de Morton. Complicaciones del neuroma de Morton Las complicaciones del neuroma de Morton son: Daño permanente en el nervio digital plantar. Dolor crónico. Problemas para realizar alguna actividad que ejerza presión en esa parte del pie Prevención del neuroma de Morton  La prevención del neuroma de Morton consiste en: Utilizar un calzado adecuado y con un tacón moderado. No superior a 4 cm de altura. Consulte a su médico, podólogo y fisioterapeuta en cuanto note algún síntoma. Mantener un peso adecuado. Evitar los deportes de alto impacto. Evitar el consumo de bebidas alcohólicas y el tabaco. Consumir una dieta adecuada y equilibrada. Especialidades a las que pertenece el neuroma de Morton Las especiales que tratan el neuroma de Morton son la podología, que estudia el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades y las alteraciones que afectan los pies. Y la traumatología y ortopedia, se dedica al estudio del aparato locomotor. Preguntas frecuentes: ¿Qué es la metatarsalgia? Es una afección que produce dolor e inflamación en la bola de los pies (metatarso), la región del antepié situada entre el tarso y las falanges de pies, es decir, del inicio de los dedos, que se acentúa más al caminar, correr o usar zapatos. ¿Qué es la bursitis? Es la inflamación de la bursa, una especie de saco o bolsa lleno de líquido, que proporciona amortiguación , que permite disminuir la fricción del hueso con los tejidos blandos (músculo, tendones y piel) y alrededor de las articulaciones. Se produce cuando se usa demasiado una articulación o por una lesión. ¿Qué es la bursitis trocantérea? Es la inflamación dolorosa de la bursa que cubre la parte exterior o lateral de la cadera y que se conoce como la bursa del trocánter mayor. ¿Qué es el trocánter? Son cada una de las dos proyecciones óseas del extremo del fémur que se articula con la cadera y que sirven como punto de inserción de varios músculos y que se llaman trocánter mayor y trocánter menor. ¿Qué es la cadera en resorte? La cadera en resorte o coxa saltans, es una afección que se caracteriza por la existencia de un chasquido que ocurre en la articulación de la cadera o alrededor de la misma. Causada por el resalte producido al deslizarse un músculo o tendón sobre un saliente óseo a nivel de la articulación de la cadera.