1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Vendaje Neuromuscular

Vendaje Neuromuscular

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

Definición 

El vendaje neuromuscular está basado en la utilización de una serie de cintas de algodón de colores o tapes, usadas como método de apoyo o complemento de otros tratamientos fisioterapéuticos o médicos. 

Es un método de vendaje especial, que a diferencia de los clásicos vendajes utilizados en rehabilitación, permite el movimiento de la zona vendada.
El vendaje neuromuscular se realiza para ayudar a reducir la inflamación y mejora la circulación.

¿Cómo es un vendaje neuromuscular? 

El vendaje neuromuscular se puede aplicar siguiendo tres técnicas principales diferentes, dependiendo de la zona que se vaya a tratar. Están son: 

  • Vendaje I  para zonas pequeñas o lineales.
  • Vendaje X para músculos más grandes.
  • Vendaje Y para músculos grandes y largos. 

Antes de aplicar el vendaje el médico debe asegurarse de que la piel del paciente esté limpia y libre de grasa, pasando un algodón con alcohol para quitar algún residuo y que la zona esté libre de pelos, por lo cual se recomienda afeitar la zona. Esto mejorará la acción del vendaje como así también su duración y evitará la molestia al momento de quitar el vendaje. 

¿Para quién está indicado? 

El vendaje neuromuscular está indicado para:

  • Disminución de la inflamación.
  • Alivio del dolor.
  • Disminución de hematomas.
  • Mejorar la propiocepción.
  • Protección de la articulación.
  • Corregir la postura.
  • Esguinces.
  • Tratar sindrome del tunel carpiano y puntos de gatillo.
  • Problemas de ciáticas y escoliosis.
  • Corrección de la fascia.
  • Problemas articulares: bloqueos, artritis, artrosis.
  • Enfermedades neurológicas: ayuda del control motor y postural.

¿Por qué se realiza? 

El vendaje neuromuscular se realiza para ayudar a reducir la inflamación y mejora la circulación. 

Al adherirse a la piel, ésta se levanta con el movimiento y permite la aparición de un espacio por debajo de ella para que pase mejor, tanto el flujo de la sangre como el de los fluidos linfáticos, algo que, a su vez, ayuda a eliminar las sustancias de desecho del organismo. 

Este procedimiento contribuye también a aliviar el dolor, debido a que reduce la presión sobre los receptores, que son terminaciones nerviosas encargadas de detectar el dolor. Además, ayuda a corregir los problemas articulares, mejorando su rango de amplitud y normalizando el tono muscular.

Riesgos del vendaje neuromuscular 

El vendaje neuromuscular es un procedimiento relativamente sencillo que no presenta riesgos mayores para los pacientes. Para evitar riesgos o consecuencias mayores, se debe evitar aplicar este tratamiento en lo siguientes casos:

  • Evitar colocar el vendaje encima de heridas abiertas.
  • Personas con trombosis o riesgo de padecerlas, pues la venda estimula la circulación y podría provocar el desprendimiento de algún trombo.
  • Después de traumatismos severos sin exploración y diagnóstico médico previo.
  • Pacientes alérgicos a materiales adhesivos o que han creado una resistencia por parte de su piel a este tipo de materiales.
  • Pacientes con metástasis o dudas de padecerlas.
  • Regiones de piel donde ya haya sido colocado algún otro vendaje previamente y la zona esté todavía irritada.

Preparación 

La preparación para un vendaje neuromuscular requiere que antes del procedimiento sea necesario que:

  • El paciente tenga un diagnóstico correcto de parte de su médico, para saber que tipo de vendaje utilizar.
  • Que la zona esté totalmente limpia de aceites o cremas.
  • El paciente debe ir cómodamente vestido para evitar molestias durante la aplicación del vendaje neuromuscular.
  • Aunque la cinta es antialérgica, antes de aplicar el vendaje neuromuscular es necesario realizar una prueba para ver si el paciente es alérgico a este tipo de material.

Cómo es la recuperación de un vendaje neuromuscular 

En la recuperación de un vendaje neuromuscular, hay que tener en cuenta que debe cambiarse cada 3 o 4 días. Aunque puede durar hasta 3 semanas sin despegarse no es recomendable dejarlo tanto tiempo. Para retirarlo se despegará en la dirección donde crecen los vellos, los cuales deben ser quitados antes de aplicar el vendaje, para evitar irritaciones. Si tras 2 o 3 aplicaciones no hay resultados, el paciente debe  buscar otras alternativas de tratamiento.

Resultados 

El vendaje neuromuscular es un buen complemento del que se puede valer el fisioterapeuta para intensificar el efecto positivo de un tratamiento más complejo. Es en definitiva, una técnica cada día más extendida y valorada, así como beneficiosa y cómoda para el paciente.

Preguntas frecuentes

¿Qué es la kinesiotape? 

 Las kinesiotape son herramientas de la kinesiología, el estudio científico del movimiento humano. Estas cintas fueron diseñadas como un método para facilitar la recuperación natural del cuerpo. Tiene una textura y una elasticidad muy semejante a la piel humana, de forma que se adapta a la perfección a la práctica de cualquier deporte.

¿Tengo que dejar que las bandas del vendaje se caigan solas? 

No, el paciente debe ir cambiandolas según su médico se lo indique.

¿Me puedo duchar con un vendaje neuromuscular? 

Sí, el vendaje neuromuscular es totalmente a prueba de agua.

¿Cuánto tiempo tengo que llevar el vendaje neuromuscular? 

El vendaje neuromuscular puede durar hasta 3 semanas sin despegarse, pero es recomendable que se cambie cada 3 o 4 días.