1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Tratamiento Cáncer de Piel

Tratamiento Cáncer de Piel

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

Definición

El tratamiento del cáncer de piel se basa en la aplicación de una serie de técnicas quirúrgicas y no quirúrgicas, de manera que, pudiendo utilizar una técnica o ambas, podamos conseguir la curación, disminuir el crecimiento del tumor y aumentar  la calidad de vida y supervivencia del paciente.

Tras el tratamiento del cáncer de piel el dermatólogo pactará las revisiones precisas dependiendo de las características del tumor y la localización, pudiendo variar entre trimestrales o anuales y bianuales.

Los especialistas médicos que pueden intervenir en el seguimiento de estos tratamientos dirigidos al paciente son el dermatólogo, el oncólogo y el médico de familia.

¿Cómo es el tratamiento para el cáncer de piel?

Los tipos de tratamiento que se pueden utilizar en las distintas variantes  del cáncer de piel son: 

  • Cirugía: consiste en la extirpación de la lesión tumoral incluyendo los márgenes de tejido que rodea al tumor y que a simple vista aparentan estar libres de enfermedad. Las técnicas quirúrgicas que se pueden utilizar son varias: excisión simple, cirugía micrográfica de Mohs (cirugía controlada por microscopio, con resección progresiva de las capas de piel afectadas por el tumor), escisión mediante rasurado, dermoabrasión (mediante aplicación de calor), criocirugía (mediante aplicación de frío con nitrógeno líquido), cirugía con láser, o electrodisecación (aplicando corriente de alta frecuencia).

Si se sospecha la posible de afectación ganglionar (nódulos del sistema inmune), por medio del estudio del ganglio centinela (estudio del primer ganglio de la región afectada), se extirpará también toda la cadena ganglionar correspondiente a la región donde esté el tumor. 

  • Radioterapia: aplicación de distintos tipos de radiación, sobre todo rayos X, para destruir las células tumorales. Se utiliza en ocasiones antes de la cirugía para reducir el tamaño del tumor o como terapia paliativa (no curativa), en los casos de enfermedad avanzada.
  • Quimioterapia: utilizada en el tipo de cáncer de piel llamado melanoma, habitualmente de forma paliativa. En los tumores no melanomas se utiliza un fármaco (5-fluorouracilo) de aplicación tópica (en forma de crema o loción), y por vía endovenosa en aquellos casos en los que haya afectación de otros órganos.
  • Terapia fotodinámica: se aplica una crema que contiene un fármaco que es captado por las células tumorales y que, tras la aplicación de la luz de una lámpara especial, elimina esas células tumorales. Se puede utilizar para el tratamiento de los tipos de cáncer de piel no melanoma.
  • Terapia biológica o inmunoterapia:  se activa al sistema inmunológico para que actúe contra las células cancerígenas y así tratar el tumor. En los tipos de cáncer no melanoma se utiliza la aplicación tópica con un fármaco específico. En el melanoma también se utiliza esta terapia, habitualmente en los casos de enfermedad evolucionada.
  • Terapias dirigidas: son tratamientos farmacológicos destinados de forma específica a actuar directamente en determinadas moléculas que intervienen en el crecimiento tumoral. En el melanoma, este tipo de terapias se utiliza sobre todo en estadios avanzados de la enfermedad.

¿Para quién está indicados?

Los tratamientos del cáncer de piel están indicados para aquellos pacientes con lesiones cancerígenas en la piel. Según el tipo de tumor, afectación que tenga  y la evolución o estadio en que se encuentre ese tumor, será el dermatólogo y/u oncólogo el que tome la decisión sobre qué tipo de tratamiento aplicar.

Generalmente, se puede dividir el cáncer de piel en melanoma y no melanoma. Existen otros tipos de tumores que pueden afectar a la piel y que pueden ser enfermedades tumorales que afecten a la vez a otros órganos.

En todas las lesiones la primera indicación de tratamiento es la cirugía, siempre que la extensión del tumor lo permita.

El los melanomas, habitualmente la utilización de otro tipo de terapias como la inmunoterapia, las terapias dirigidas, la radioterapia o la quimioterapia, se utilizan en estadios avanzados.

¿Por qué se realiza?

El objetivo del tratamiento para el cáncer de piel es curativo y/o paliativo según la repercusión y extensión del tumor en el organismo.

Riesgos del tratamiento para el cáncer de piel

Los riesgos de los procedimientos varían según el tipo de tratamiento empleado

  • La mayoría de los riesgos quirúrgicos son infección, sangrado, presencia de una cicatriz...etc. Si se realiza la extracción de los ganglios linfáticos puede aparecer linfedema en la zona (acúmulo de líquidos en los tejidos).
  • La radioterapia puede producir irritaciones en las zonas próximas a su aplicación con aparición de enrojecimiento en la piel como “quemaduras” y/o irritación de las mucosas (revestimiento de las cavidades del cuerpo como la boca... etc.).
  • Dentro de los riesgos de la quimioterapia están las náuseas y vómitos, la pérdida de pelo, los dolores musculares y articulares, la falta de apetito, las alteraciones de las células de la sangre...etc.

Preparación

El paciente deberá firmar un consentimiento informado en el que se le explique el tratamiento que se le va a aplicar, así como sus riesgos y alternativas.

Antes de iniciar la terapia indicada, el paciente deberá informar al médico de las posibles enfermedades que padezca, alergias a medicamentos o tratamientos crónicos que tome. También de si es portador de marcapasos o de alguna prótesis.

Antes de la cirugía, cuando sea precisa la administración de anestesia general, se le realizará un estudio preanestésico con radiografía de tórax, analítica de sangre y electrocardiograma, que será revisado por el  anestesista. Deberá mantener un ayuno de 8 horas antes de la intervención en el caso de utilizar anestesia general.

No deberá portar elementos metálicos para la realización de la cirugía o aplicación de radioterapia.

Antes de la administración de cada ciclo de quimioterapia, el médico evaluará cómo están las defensas del paciente y si tiene anemia (falta de glóbulos rojos). Determinará así si se le puede administrar la siguiente dosis.

Cómo es la recuperación del tratamiento para el cáncer de piel

A todos los pacientes se les recomienda tener  una adecuada higiene del área tratada. Evitar el sol y usar fotoprotector alto. 

Según la extensión de las lesiones de la piel y su localización, la recuperación tras la cirugía será más o menos rápida. En ocasiones, para el cierre de la herida quirúrgica se realizan injertos o colgajos, obteniéndose piel de otras zonas del organismo, lo que conlleva la ampliación de la cirugía y del periodo de recuperación tras esta.

Los pacientes deben cumplir un seguimiento, realizado por parte del dermatólogo o el equipo de atención primaria, para la realización de las curas de la herida quirúrgica y la extracción de los puntos de sutura pasados aproximadamente  10 días

La recuperación de los tratamientos con radioterapia es a más largo plazo, ya que sus efectos secundarios se presentan no solo en el momento del tratamiento, sino también a posteriori.

En general, salvo que la enfermedad esté más extendida, la recuperación de los tratamientos aplicados es buena, y habitualmente el paciente puede realizar sus actividades cotidianas en las primeras 4 - 6 semanas después del tratamiento. 

Resultados

Usualmente, tras la extirpación de la lesión mediante cirugía, se realiza un estudio del tejido extraído en el laboratorio de anatomía patológica para confirmar el diagnóstico. Además, se comprueba que se ha hecho una extracción con márgenes de seguridad, es decir, que el tejido próximo a la lesión que se ha extraído está libre de tumor.

Los resultados de ese análisis se le dan al paciente en las consultas sucesivas de revisión, donde, además, se evalúa la recuperación del paciente tras los tratamientos administrados.

El cáncer de piel no melanoma resulta curable en el 90% de los casos si se realiza un tratamiento temprano. La tasa de éxito del tratamiento del melanoma depende del estadio donde se encuentre el tumor en el momento del diagnóstico.

Tras el tratamiento, el dermatólogo pactará las revisiones precisas dependiendo de las características del tumor y la localización, pudiendo variar entre trimestrales o anuales y bianuales.

Preguntas frecuentes

¿Cómo se presenta el cáncer de piel?

El cáncer de piel se presenta con lesiones dérmicas que pueden ser diferentes según el tipo de cáncer. Así, puede existir un cáncer en una “mancha” de la piel que sea de bordes irregulares, crezca rápido, con distintos tonos en su coloración, en la que puedan aparecer ulceraciones… etc. A veces se presenta a modo de nódulos o elevaciones redondeadas, con aparición de descamación o costras y/o sangrados.

¿Cómo es un melanoma?

El melanoma es un tumor derivado de unas de las células de la piel llamadas melanocitos, que puede aparecer en cualquier región de la piel, más frecuentemente donde existen lesiones previas. Es el tumor cutáneo más agresivo por su capacidad de producir metástasis (crecimiento de tumor en otros sitios del organismo).

¿Cuáles son los factores de riesgo que pueden causar cáncer de piel?

Los principales factores de riesgo para padecer cáncer de piel son:

  • La exposición al luz ultravioleta a lo largo de la vida.
  • La exposición a radiaciones ionizantes (como las que se utilizan para hacer radiografías).
  • Padecer enfermedades que causan disminución de las defensas, como el SIDA,  el uso crónico de tratamientos con esteroides o el tratamiento inmunosupresor de los pacientes con trasplantes de órganos, que favorecen la supresión del sistema inmune (sistema de defensa).
  • Tener enfermedades inflamatorias crónicas de la piel. 
  • Las personas de raza blanca tienen 20 veces más riesgo de padecer melanoma que las de raza negra.
  • Tener antecedentes de melanoma en la familia. Aproximadamente el 10% de todas las personas con melanoma tienen antecedentes familiares.
  • Tener lesiones precursoras como lunares.