1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Reparación de Fracturas Óseas

Reparación de Fracturas Óseas

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

¿Qué es?

La reparación de una fractura ósea es el proceso por el cual los tejidos óseos del cuerpo humano tienden a regenerarse tras una fractura. De esta forma se sustituyen los tejidos que estaban dañados por unos nuevos y se crea hueso nuevo.

La reparación ósea es un proceso que sucede de manera natural en aquellos pacientes que han sufrido una fractura en algún hueso. No obstante, requiere la inmovilización de la zona, y si las fracturas presentan complicaciones puede ser necesario someter al paciente a una intervención quirúrgica.

¿Cómo es la reparación de fracturas óseas?

El proceso de reparación ósea ante una fractura recibe el nombre de consolidación ósea, y consta de cuatro fases sucesivas y dependientes, que requieren de la inmovilización de la zona fracturada. Las cuatro fases son:

  • Hematoma de fractura: cuando se produce la fractura desencadena una fuerte hemorragia, formando el llamado hematoma de fractura, acumulación de sangre coagulada en la zona de fractura, lo que genera la inflamación de la zona.
  • Callo blando: a los pocos días de la fractura aparece la primera red de hueso esponjoso que se encarga de unir los extremos del hueso fracturado, de esta forma se crea el callo interno y un callo cartilaginoso externo que estabiliza la fractura.
  • Callo duro: el callo blando constituido por cartílago pasa a ser de hueso. Además, los fragmentos de hueso muerto se han sustituido por otros de hueso nuevo. Todo ello, junto con la liberación de minerales, favorece la aparición del callo duro. 
  • Remodelación del hueso: cuando la fractura se ha unido completamente comienza la remodelación del hueso.  Es un proceso lento, durante el cual el hueso ya puede desarrollar sus funciones completamente de manera progresiva.

¿Para quién está indicado?

La reparación ósea es un proceso que sucede de manera natural en aquellos pacientes que han sufrido una fractura en algún hueso.

No obstante, requiere la inmovilización de la zona, y si las fracturas presentan complicaciones puede ser necesario someter al paciente a una intervención quirúrgica.

¿Por qué se realiza?

Gracias a este proceso natural de reparación del hueso fracturado, se permite al paciente recuperar la movilidad y regenerar los huesos y tejidos dañados en la fractura.

Riesgos de la reparación de fracturas óseas

Si se produce un retraso o interrupción en el proceso de la consolidación ósea, puede derivar en una pseudoartrosis al formarse un tejido fibroso denso en los extremos de la fractura, y que funcionan como una articulación falsa.

Puede ocasionarse por varios motivos, desde un exceso de movilidad de la zona fracturada hasta por un exceso de fármacos.

Preparación

Previamente al proceso de consolidación ósea y ante una fractura del hueso, se deben realizar pruebas médicas, desde la exploración física del paciente a una radiografía, y en caso necesario una analítica de sangre.

Si existiese alguna otra complicación, el médico indicaría qué otro tipo de pruebas serían necesarias.

Cómo es la recuperación de la reparación de fracturas óseas

La recuperación de una fractura ósea se determina cuando los fragmentos no se mueven ni hay dolor en la exploración física de la zona, y cuando los extremos de los fragmentos están unidos por la nueva capa de hueso, además de la comprobación del callo de la fractura mediante una radiografía.

Por tanto, tras determinar la recuperación de la fractura, el paciente deberá retomar las acciones con normalidad y de manera progresiva. En caso necesario e indicado por el médico el paciente deberá acudir a rehabilitación para fortalecer la zona fracturada y evitar riesgos.

Resultados

Si el proceso de recuperación de la fractura ósea no tiene ninguna complicación se conseguirá la remodelación del hueso fracturado, recuperando sus funciones anteriores.

Preguntas frecuentes

¿Qué es el callo de fractura?

El callo de fractura constituye el conjunto de tejidos de hueso blando que inician la unión de los extremos del hueso fracturado, y que evolucionado hacia un callo duro en el cual el tejido blando se sustituye por hueso nuevo, y tras la mineralización se consigue la unión total de los extremos soldandose entre sí y la renovación del hueso dañado por hueso nuevo.

Por tanto, el callo de fractura es el medio para unir los lados del hueso fracturado y conseguir la consolidación ósea.

¿Qué es una fractura no consolidada?

La fractura no consolidada recibe el nombre de pseudoartrosis, y consiste en la formación de una falsa articulación entre los extremos de la fractura, lo que no permite la recuperación del hueso.

Ante esta posibilidad el médico deberá identificar los motivos por los que se produce y abordarlos, bien sea alargando el tratamiento, con estimulación mecánica o eléctrica, o bien recurriendo a la cirugía.

¿Cómo se recupera el hueso después de una fractura?

El organismo humano regenera de manera constante los huesos del cuerpo, y ante una fractura sucede el proceso de consolidación ósea, por el cual el hueso se remodela, siendo necesaria la inmovilización de la zona, generalmente con escayola.

No obstante, si la fractura presenta complicaciones, el paciente tendrá que recibir otros tratamientos como la cirugía.

¿Cuáles son los tipos de fracturas que existen?

  • Oblicua, fractura inclinada.  
  • Transversa, perpendicular al eje del hueso.
  • Espiral, alrededor del eje del hueso.
  • Lineal, perpendicular al eje del hueso.
  • Conminuta, fractura con muchos fragmentos y pequeños.
  • Abierta, fractura que rasga la piel y sobresale.

¿Cuáles son las fracturas abiertas?

Las fracturas abiertas, son aquellas en las que los fragmentos del hueso rasgan la piel y sobresalen de esta, entrando en contacto con el exterior.

Esto implica un agravamiento de la fractura, ya que además produce lesiones en los músculos, tendones y ligamentos. Suelen ser ocasionadas por traumatismos de gran potencia.