Qué hacer si me sangran las encías

Introducción

El sangrado de las encías no es tan extraño como nos puede parecer, la causa más frecuente es la inflamación de la misma o gingivitis, proceso que puede dañar los dientes al permitir que se muevan sobre su emplazamiento e, incluso, dar lugar a una pérdida de los mismos. También puede sangrar en personas que se someten a tratamiento anticoagulante, en estos casos, se debe acudir para valorar si las dosis son adecuadas o hay un exceso de las mismas. Y, por último, ciertas enfermedades generales como las leucemias o las plaquetopenias, pueden dar lugar a sangrado de las encías.
La causa de la gingivitis se encuentra en la mala higiene bucal.

Síntomas y causas de la gingivitis

Los síntomas de la gingivitis son el sangrado de la encía, dolor o molestias al masticar, retracción de la encía, movilidad de la dentición, enrojecimiento e irritación de la encía y mal aliento.

La causa de la gingivitis se encuentra en la mala higiene bucal, es importante cepillarse los dientes al menos tres veces al día, el uso de hilo dental y realizarse controles al menos una vez al año por parte de nuestro dentista para evitar el acúmulo de placa dental y sarro que favorece la gingivitis. El tabaco, la edad avanzada, la boca seca, prótesis dentales mal ajustadas y enfermedades por déficit de vitaminas o déficit inmunitarios pueden favorecer la gingivitis y el sangrado de la encía.

Ciertos fármacos como los antiepilépticos, tales como la fenitoína, o fármacos para la hipotensión y los problemas cardiacos, como los bloqueantes del calcio, pueden favorecer la gingivitis.

Posibles complicaciones

La complicación más frecuente de la gingivitis crónica es la evolución a lo que se conoce como enfermedad periodontal. En este tipo de enfermedad se produce una afectación no solo de las encías, sino más en profundidad, afectando al hueso. Esto provoca una movilidad de las piezas dentales que puede llegar a producir la pérdida de las mismas, por eso, si se presenta una gingivitis, se debe acudir al odontólogo, quien indicará el tratamiento a realizar.

Cuándo recurrir a un médico

El sangrado puede ser producido simplemente por un cepillado demasiado fuerte o por un cepillo demasiado duro, por ello, cuando el sangrado es único, en principio, no debemos preocuparnos, siempre y cuando acudamos a revisión al menos una vez al año a nuestro dentista.

Los pacientes que toman anticoagulantes y presentan sangrado en las encías, deben contactar con su médico, ya que, el exceso de estos fármacos pueden dar lugar a sangrado. El médico procederá a valorar si está tomando una dosis correcta o si, por el contrario, es necesario descender la misma.

Cuando nos encontramos con un sangrado que se mantiene en el tiempo o que dura mucho, debemos acudir al médico.

Es normal que el médico nos indique, en primer lugar, una analítica de sangre para poder descartar enfermedades que pueden producir como síntoma un sangrado de encías y que pueden ser importantes. Una vez que se descartan estas enfermedades, es bueno acudir al odontólogo, este nos indicará el tratamiento más eficaz, se procederá a indicar una limpieza dental o a tratar la enfermedad periodontal si esta ya ha aparecido.

Preguntas frecuentes

¿Es normal el sangrado puntual de las encías?

Un sangrado puntual de las encías puede ser normal. El uso de un cepillo muy duro o de un cepillado demasiado intenso, puede dar lugar a un sangrado escaso y siempre esporádico. Este tipo de sangrado cede de forma espontánea, dejando de sangrar al parar el cepillado, pero, si el sangrado se mantiene tras el cepillado de forma abundante, aunque sea un sangrado puntual, es mejor consultar con el médico.

¿Puede ayudarme mi cepillo de dientes a evitar el sangrado?

El cepillo de dientes es nuestro mejor aliado frente al sangrado de las encías, cuando la causa es la inflamación de las encías o gingivitis.

La mejor forma de evitar una gingivitis es una correcta higiene de la boca, ya que, esta enfermedad se produce, en primer lugar, por el acúmulo de la placa dental, que más tarde evoluciona al acúmulo de sarro en la misma, produciendo con posterioridad la enfermedad periodontal que puede hacer peligrar las piezas dentales.

El hilo dental también es un buen aliado de la higiene dental y, por ende, de la eliminación de la placa bacteriana. No obstante, al igual que el cepillado, puede ser causa del sangrado de encías si no realizamos un buen uso del mismo.

Concepción Sebastián Fernández
Licenciada en medicina y cirugía. Especialista en medicina familiar y comunitaria

¿Tienes dudas sobre el tratamiento que necesitas?

Cuéntanos lo que necesitas e intentaremos ayudarte lo más rápido posible

¿Tienes dudas?