Papanicolau

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

Definición

La prueba o test de Papanicolau, citología cervical o triple toma de Witt, es una prueba diagnóstica realizada a las mujeres,  utilizada para detección precoz de cáncer de cuello uterino, y para identificar lesiones precancerosas. También se puede utilizar en el diagnóstico de infecciones genitales.

Para la realización del Papanicolau, se obtiene una muestra de células en un hisopo (especie de bastoncillo alargado) pasándolo por la superficie del cuello del útero (parte inferior de este que conecta con la vagina).

Para su realización, se obtiene una muestra de células en un hisopo (especie de bastoncillo alargado) pasándolo por la superficie del cuello del útero (parte inferior de este que conecta con la vagina).

Tipos de pruebas para detectar el papiloma humano

La detección y diagnóstico de la presencia del virus del papiloma humano se realiza siempre mediante el análisis del ADN (material genético) del virus presente en las muestras, que son analizadas en el laboratorio de microbiología. Estas muestras se pueden recoger de varias formas según se realicen como técnicas de prevención, diagnóstico o tratamiento: en la citología cervical, en una colposcopia (visualización del cuello uterino y la vagina con un aparato óptico que amplifica las imágenes), en la toma de una biopsia (muestra de tejido) del cuello uterino, el análisis de una lesión verrucosa a nivel de la vulva, etc… 

Preparación

Antes de la realización de la prueba la paciente debe saber una serie de consideraciones: 

  • Debe hacer abstención de relaciones sexuales durante las 48 horas antes del procedimiento.
  • No debe presentar la regla o menstruación en ese momento. Además, deben haber pasado 4-5 días desde su finalización.
  • La paciente debe lavarse los genitales externos con agua y jabón, pero no se deben hacer lavados internos, duchas vaginales ni aplicación de desodorantes vaginales.
  • No debe haber utilizado tratamientos tópicos (como óvulos, cremas vaginales, espermicidas, etc…),  en los 5-7 días antes de la prueba.
  • La paciente debe ir tranquila, con ropa cómoda, y fácil de quitar y poner.

Cómo se realiza la prueba de Papanicolau

La citología se realiza de modo ambulatorio, en la consulta del ginecólogo o de la matrona.

La paciente se sitúa en la camilla de exploración ginecológica, boca arriba, con los pies apoyados en los estribos de la misma, y lo más arrimada al extremo de la camilla con los glúteos bien apoyados. La paciente debe estar lo más relajada posible.

El ginecólogo o la matrona que realice la prueba, separa los labios vulvares e introduce de forma progresiva por la vagina un espéculo (especie de pinza con forma de pico de pato). El espéculo se abre y con ello el profesional puede ver así, con la ayuda de una luz externa, el cuello del útero (parte baja del útero donde este se une a la vagina).

Con una espátula pequeña y un utensilio en forma de cepillo, el profesional tomará tres muestras de diferentes zonas del cuello uterino, pasándolo por encima de la mucosa (revestimiento interno de los órganos), y ese material lo extenderá en una pequeña placa transparente llamada porta. Tras ello, fijará la muestra en el porta aplicando un spray, que será enviado al laboratorio de anatomía patológica para el estudio de las células observadas en la muestra.

Complicaciones de la prueba de Papanicolau

La citología cervical es una técnica que no presenta complicaciones importantes. La paciente puede sentir una ligera molestia al introducir el especulo, sobre todo si se encuentra tensa y no relaja la musculatura de la vagina. En algunos casos se puede producir un pequeño sangrado tras su realización. El riesgo de posibles infecciones es prácticamente inexistente.

Resultados

Si el resultado del test de Papanicolaou es normal, se debe repetir según protocolo establecido, cada 1 - 5 años.

En ocasiones, el objetivo último de la realización de esta prueba no es detectar infecciones por hongos o bacterias, sino las alteraciones celulares premalignas o malignas, sí se puede determinar que existe una infección vaginal, con lo que el médico pautará el tratamiento preciso según el caso. En estos casos tras haber tratado la infección se debe repetir la citología.

Otras veces la muestra obtenida no es válida para su análisis y el resultado no es válido, con lo que se debe repetir.

Otros resultados se expresan con acrónimos de las alteraciones celulares:

  • ASCUS. Son las iniciales en inglés de atipias celulares de significado indeterminado, que obliga a que el ginecólogo tenga que seguir este proceso durante algún tiempo, en muchos casos este proceso se normalizará sin tener que hacer nada.
  • SIL de bajo grado. Es el acrónimo de lesión intraepitelial de bajo grado. Son lesiones que están en la zona intraepitelial del cuello uterino, esto es, en la capa más superficial del cuello del útero. Es una infección por el virus del papiloma humano y en la mayoría de las ocasiones desaparece sin dejar lesiones, pero precisará de un seguimiento especial al ser una lesión premaligna.
  • SIL de alto grado. Indica que las anormalidades celulares son más profundas y no desaparecerán de forma espontánea, si no que van a necesitar un tratamiento adecuado.
  • Carcinoma de células escamosas. Es una lesión maligna que necesitará de estudios y pruebas complementarias, y que llevará a un tratamiento en principio más agresivo.

Otro tipo de alteraciones que se pueden detectar son las que afectan a tipos celulares que también se pueden encontrar dentro del útero: 

  • Atipias de células glandulares (AGC). 
  • Adenocarcinoma in situ.
  • Adenocarcinoma endocervical, endometrial, extrauterino, sin especificar (NOS).

La citología o test de Papanicolau informa de la existencia de células anómalas, pero el diagnóstico definitivo debe hacerse mediante colposcopia con biopsia y estudio histológico (de anatomía patológica) de las lesiones sospechosas.

Preguntas frecuentes

¿Cuándo se debe hacer el Papanicolau?

Los protocolos de indicación de la realización pautada de una test de Papanicolau o citología cervical pueden variar discretamente, según se evalúan las indicaciones de las distintas sociedades científicas (Programa de Actividades Preventivas y de Promoción de la Salud de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria, Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, American Cancer Society, National Cancer Institute, etc.). En general podemos decir que se recomienda:

Iniciar citología a los 25 años o a los 3 años del inicio de relaciones sexuales, repetir cada 3-5 años hasta los 65 años. No se debe hacer cribado si no hay relaciones sexuales, o a la paciente se le ha realizado una histerectomía total (extirpación del útero).

¿Qué es un Papanicolaou positivo?

Si la prueba de Papanicolaou se informa como positiva, quiere decir que se sospecha de una alteración en el cuello uterino y son necesarios más estudios. La paciente debe acudir a su médico, quién le indicará los procedimientos a realizar.

¿Qué es la citología cervical?

La citología cervical es una prueba diagnóstica y de prevención, que se realiza en las mujeres para detectar posibles alteraciones malignas o premalignas, así como presencia de infecciones como la del virus del papiloma humano, mediante la toma de una muestra de células del cuello uterino, por medio de una raspado con un hisopo (bastoncillo) para su análisis en el laboratorio de anatomía patológica.

¿En qué se diferencian una citología de Papanicolau?

La citología cervical y el test de Papanicolau son dos formas distintas de denominar una misma prueba.

¿Qué otro nombre recibe el Papanicolau?

La prueba o test de Papanicolau también se denomina citología cervical o triple toma de Witt.