Mesa Basculante

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

Definición

La mesa basculante es una prueba médica que se emplea para estudiar la sintomatología de un paciente que sufre desvanecimientos, síncopes y/o desmayos, de forma que estudia la respuesta del corazón ante los cambios de tensión y gravedad, para poder determinar el origen de los síntomas.

Esta prueba está contraindicada en pacientes con enfermedades de corazón graves, y aunque no esté contraindicada, no se suele realizar a mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, ya que los resultados se pueden presentar alterados.

Es una especie de camilla sobre la cual el paciente debe recostarse, y es asegurado con el uso de cinturones, ya que la camilla oscila de hasta los 60 grados.

Tipos de pruebas realizadas sobre la mesa basculante

A la hora de someter al paciente a la prueba de la mesa basculante, se le realizan otras pruebas complementarias, y a la vez se mantiene controlado en todo momento su salud:

  • Esfigmomanómetro, utensilio para medir la presión arterial.
  • Electrocardiograma, mediante el cual se realiza el estudio cardíaco y la conducción eléctrica.
  • Vía intravenosa, se le pone al paciente por si es necesario realizar una analítica durante la prueba o ante la necesidad de suministrarle algún fármaco.

Mediante estos tres elementos, el médico tiene controlado al paciente durante la prueba, y a la vez le permite evaluar la sintomatología para determinar o descartar una enfermedad cardiovascular.

Preparación

La prueba de la mesa basculante se suele realizar en la unidad cardíaca del centro médico, de manera ambulatoria y sin necesidad de ingreso.

Es una prueba que tiene una duración larga, entre una y dos horas, por lo que el paciente debe planificarse.

A su vez, el paciente debe llevar toda la documentación médica necesaria así como el volante para la prueba. No puede comer ni beber durante las 4 horas previas a la prueba, y, en caso de tomar medicación, debe comunicárselo al médico por si es necesario suspender  para realizar la prueba.

Cómo se realiza una prueba sobre mesa basculante

El paciente recibirá una bata hospitalaria y tendrá que tumbarse sobre una especie de camilla, la mesa basculante, de forma horizontal y boca arriba.

Colocarán en sus brazos, piernas y tórax diferentes sensores para el electrocardiograma, una vía intravenosa en uno de los brazos, y en el otro el esfigmomanómetro, para la medición de la presión arterial.

Para evitar que el  paciente sufra una posible caída de la mesa basculante, se le asegurará con cinturones, de forma que no se mueva cuando la camilla se incline.

La prueba consta de dos partes:

  • En primer lugar se colocará la camilla a 30 grados, con la cabeza más elevada que los pies; tras 5 minutos se aumentará la inclinación a 60 grados, teniendo que permanecer en esta posición 45 minutos. Si aparecen síntomas de mareo, náuseas u otros, deberá comunicarlo. En caso de que se observen alteraciones cardiacas, la segunda parte de la prueba no se realizará.
  • En la segunda parte de la prueba, en caso de que se realice, se inyecta vía intravenosa adrenalina, similar a la que fabrica de forma natural el cuerpo humano. La mesa se inclinará de nuevo 60 grados teniendo que permanecer 15 minutos. Si aparecen síntomas debe comunicarlo, y en caso de alteración cardiaca, la prueba finalizará.

Complicaciones de la prueba de la mesa basculante

Al realizar la prueba sobre la mesa basculante se busca recrear situaciones en las que el paciente tiene un sintomatología maligna, por tanto las principales complicaciones que suelen aparecer son:

  • Mareo.
  • Taquicardia.
  • Hipertensión.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Bradicardia.

No obstante, la prueba se realiza bajo supervisión médica y en un centro hospitalario, donde se cuenta con el material necesario para dar solución si se presenta alguna complicación.

Esta prueba está contraindicada en pacientes con enfermedades de corazón graves, y aunque no esté contraindicada, no se suele realizar a mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, ya que los resultados se pueden presentar alterados.

Resultados

El personal médico encargado de hacer la prueba y por tanto de interpretar los resultados ha de estar especializado, ya que es una prueba bastante difícil de interpretar.

Los resultados se pueden ir observando a medida que va avanzado la prueba, pero requiere de más tiempo para observar con detenimiento y dar un diagnóstico completo.

Una vez que el especialista haya analizado todos los datos, pondrá el tratamiento adecuado al paciente. Los resultados más comunes de la mesa basculante suelen ser:

  • Bajada de tensión arterial tras alteraciones en el electrocardiograma: el problema por tanto se origina por una alteración cardíaca y suele ser la causa de los desmayos.
  • Bajada de tensión arterial tras unos minutos sin haber alteraciones en el electrocardiograma: suele estar ocasionada por un síncope vasovagal (pequeño desmayo provocado por una frecuencia cardíaca lenta y vasos sanguíneos dilatados, ya que llega menos flujo de sangre al cerebro), al tener una postura sostenida durante mucho tiempo.
  • Baja de tensión momentánea: suele ser originada por la hipotensión ortostática (descenso excesivo de la tensión arterial cuando una persona se pone de pie), provocada por la posición mantenida más que por el efecto cardíaco.

Tras analizar los resultados, el médico fijará un tratamiento al paciente.

Preguntas frecuentes

¿Cuánto dura la prueba de la mesa basculante?

La prueba de la mesa basculante consta de dos partes, la primera con una duración media de 1 hora y la segunda de media hora (hora y media en total).

En función del paciente y de los síntomas que presente a lo largo de la prueba, así será su duración, variando   entre media hora y dos horas.

¿Es dolorosa la prueba de la mesa basculante?

Es una prueba médica no dolorosa, pero puede provocar efectos secundarios como náuseas, vómitos y desmayos, entre otros síntomas;  y dolor local a la hora de poner la vía intravenosa al paciente.

¿Qué es el tilt-test?

Tilt-test, es el nombre que recibe en inglés la prueba médica de la mesa basculante.