Kinesioterapia

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

Definición

La kinesioterapia o cinesiterapia es la aplicación de una pauta de ejercicios físicos como método de tratamiento y promoción de la salud.


¿Cómo es el tratamiento con Kinesioterapia?

El tratamiento con kinesioterapia se puede aplicar de forma activa o pasiva:

  • Kinesioterapia pasiva: el paciente no colabora voluntariamente en la realización de ningún movimiento de la zona a tratar, sino que le es comunicado por una fuerza externa. Dentro de este tipo de kinesioterapia se distinguen dos subtipos de movimientos aplicados al paciente:
    • Kinesioterapia pasiva relajada: se realizan estiramientos musculares y de articulaciones libres siguiendo el principio del “no dolor”: sin forzar los recorridos fisiológicos de la articulación. Se pueden aplicar los ejercicios por parte del profesional de forma manual o ayudados por la gravedad.
    • Kinesioterapia pasiva forzada: los ejercicios y estiramientos que se aplican en las articulaciones producen un movimiento “forzado” más allá de las limitaciones que tenga la articulación (por ejemplo cuando hay importantes retracciones cápsulo-ligamentosas articulares). Estos movimientos se pueden realizar de forma momentánea, con maniobras manuales rápidas y enérgicas, o mantenidos aplicados con la ayuda de pesos, aparataje y de la gravedad de forma continua o intermitente.
  • Kinesioterapia Activa: en la que el paciente participa de forma voluntaria o autorrefleja en la realización de los movimientos con sus propias fuerzas. Se divide en tres subtipos:
    • Kinesioterapia activa asistida o antigravitacional: el paciente no es capaz de realizar el movimiento en contra de la gravedad por lo que es ayudado en todo o parte el recorrido del movimiento de la articulación. Todos los movimientos deben ser rítmicos y lentos. La ayuda al movimiento se aplicará de forma manual o instrumental (con poleas, en inmersión acuática, etc.). La contracción de los músculos debe ir seguida de un descanso.
    • Kinesioterapia activa libre o gravitacional: el paciente es capaz de realizar los movimientos pautados sin ninguna ayuda, y sólo salvando la resistencia de la gravedad. Los músculos que intervienen en los movimientos son agonistas (se contraen para producir el movimiento), antagonistas (realizan el movimiento opuesto con su estiramiento o relajación) y sinergistas (los que ayudan a los antagonistas a realizar el movimiento). Así mismo las contracciones musculares que se realizan podrán ser isotónicas (durante las cuales existe variación de la longitud del músculo), o contracciones isométricas (durante las cuales no hay movimiento de miembros ni de articulaciones).
    • Kinesioterapia activa resistida: durante la ejecución de los movimientos se aplican resistencias progresivas buscando así el máximo desarrollo y potencia muscular. Estas resistencias se aplican de forma manual por el fisioterapeuta que es el que controla y marca la resistencia al movimiento, o de forma instrumental (con poleas, muelles, movimientos dentro del agua, etc.).

Otra forma de clasificación de la Kinesioterapia Activa es la que se diferencia en una forma Analítica (donde se actúa sobre una determinada parte del cuerpo), o una forma Global (con la que se influye en general sobre todo el organismo o una parte importante de éste).

¿Para quién está indicada?

Indicaciones de la Kinesioterapia activa:

  • Alteraciones articulares: anquilosis y rigideces, artropatías reumáticas o periartritis.
  • Alteraciones musculares: atrofia, retracciones e hipotonía.
  • Alteraciones del sistema nervioso: trastornos sensitivos, motores o sensoriales.
  • Procesos el aparato cardio-respiratorio: Infarto Agudo de Miocardio, EPOC, etc.

Indicaciones de la Kinesioterapia pasiva:

  • Parálisis flácidas.
  • Relajación de contracturas musculares.
  • Conservación del movimiento completo de una articulación.
  • Preparación para otros tipos de tratamientos físicos.
  • Cuando exista contraindicación de la kinesioterapia activa.
  • Pacientes comatosos en general.

¿Por qué se realiza?

Su fin es el de  tratar una patología, aliviar un síntoma, prevenir enfermedades o promover la salud mediante la ejecución de movimientos.

Riesgos o contraindicaciones de la Kinesioterapia

Dentro de la aplicación de los distintos tipos de kinesioterapia el médico rehabilitador y el fisioterapeuta deben hacer una correcta evaluación de la patología y limitación del paciente con el fin de que los ejercicios pautados y la manera de ejecutarlos no produzcan efectos indeseables como dolor, mayor retracción y contracturas musculares por efecto reflejo, fracturas o luxaciones articulares.

Hay que tener en cuenta que este tipo de terapia presenta determinadas contraindicaciones que en el caso de la kinesioterapia pasiva pueden ser relativas, como son su aplicación en artritis agudas o con presencia de derrame articular, lesiones recientes de partes blandas, existencia de dolor importante y en casos de hiperlaxitud articular.  En cuanto a la kinesioterapia activa estaría contraindicada su aplicación en presencia de fracturas recientes no inmovilizadas, algunos procesos inflamatorios agudos, anquilosis con importante dolor, alteración importante del estado cardio-respiratorio o falta de colaboración del paciente.

Preparación

Se debe realizar el estudio previo del paciente por parte del médico rehabilitador y el fisioterapeuta con el fin de establecer según su dolencia, la mejor técnica (pasiva o activa) y tipos de ejercicios para el tratamiento del paciente.

Se debe realizar en un ambiente e instalaciones agradables, amplios, luminosos y con temperatura adecuada. Se establecerán posturas cómodas y según la indicación del tipo de terapia, se preparan cuando sea preciso los medio mecánicos para llevar a cabo cada movimiento pautado.

Resultados

Con la realización de la kinesioterapia se consigue distender estructuras retraídas, potenciar la musculatura, combatir el dolor, conseguir un cierto grado de relajación muscular. Se persigue así mismo, una adaptación cardio-respiratoria al ejercicio y ayuda al realizar presiones y tracciones en los tendones sobre los huesos, lo que mejora el balance mineral óseo.

Preguntas frecuentes

¿Cómo es la Kinesioterapia para el tendón de Aquiles?

Son ejercicios de estiramiento y movimiento del tobillo activos y pasivos (flexión plantar, flexión dorsal, inversión y eversión), estiramiento y fortalecimiento de musculatura (como el músculo gemelo, el sóleo o el tríceps sural), y movilización de las articulaciones del tobillo,  para disminuir el dolor y devolver al tendón su fuerza y flexibilidad. Se aplica en patologías como la Tendinitis aquílea o, tras la cirugía de la Rotura del tendón de Aquiles (en este caso después de un periodo de inmovilización aproximado de 8 semanas).

¿Cómo es la Kinesioterapia para hernia lumbar?

Los ejercicios de kinesioterapia pautados para aliviar los síntomas como el dolor y la limitación funcional que se producen cuando se tiene hernia lumbar, van dirigidos a fortalecer la musculatura del tronco y la faja abdominal, disminuir la presión sobre las raíces nerviosas y la estabilización del centro de gravedad postural, con movimientos y estiramientos específicos.

¿Cómo es la kinesioterapia para embarazadas?

La kinesioterpia en embarazadas se utiliza como método de tratamiento y prevención para aliviar las molestias propias del estado de gestación, como son el aumento de peso y presión intraabdominal que produce una modificación en la estática y dinámica de la columna vertebral, lo que puede llevar a procesos dolorosos como lumbalgias o lumbociatalgias, pubalgias etc. Es fundamental prevenir y tratar las posibles complicaciones del aumento de peso en la zona perineal, tratando con ejercicios específicos el suelo pélvico para prevenir complicaciones tanto en el embarazo como en el postparto. Así mismo se puede utilizar en otras patología que pueden aparecer de forma frecuente en los periodos de gestación como es el Síndrome del túnel del carpo.

¿Cómo es la Kinesioterapia para la escoliosis?

Los ejercicios de Kinesioterapia para la escoliosis, que es una alteración estructural de la columna vertebral en la que se produce una desviación tridimensional,  se basan en reforzar la potenciación de la musculatura específica, reforzando la estática del tronco y rectificando la curvatura anómala que se produce en esta alteración, asociados a la  reeducación postural y de los movimientos respiratorios. Como tratamiento rehabilitador tiene muy buenos resultados.

¿Qué es la cinesiterapia activa y pasiva?

Se trata de los dos tipos de tratamiento de Kinesioterapia o cinesiterapia que pueden ser aplicados al paciente, según si él participa en la ejecución de los movimientos (cinesiterapia activa) o por el contrario, no interviene en la ejecución de los ejercicios de forma voluntaria (cinesiterapia pasiva).