1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Fisioterapia Respiratoria

Fisioterapia Respiratoria

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

Definición

La fisioterapia respiratoria engloba un conjunto de técnicas usadas en fisioterapia para el tratamiento de los procesos y patologías respiratorias, que  pretenden aumentar la capacidad respiratoria funcional del paciente y prevenir el avance de las mismas, buscando mejorar su calidad de vida.

El tratamiento consta de un conjunto de técnicas de terapia físicas personalizadas según las necesidades de cada paciente, en función de su enfermedad, estado clínico, edad y capacidad de colaboración, en las que el fisioterapeuta emplea diferentes movimientos con sus manos, cuerpo o mediante los aparatos necesarios, para eliminar las secreciones de las vías respiratorias y  aumentar la ventilación pulmonar del paciente.

¿En qué consiste la fisioterapia respiratoria?

El tratamiento consta de un conjunto de técnicas de terapia físicas personalizadas según las necesidades de cada paciente, en función de su enfermedad, estado clínico, edad y capacidad de colaboración, en las que el fisioterapeuta emplea diferentes movimientos con sus manos, cuerpo o mediante los aparatos necesarios, para eliminar las secreciones de las vías respiratorias y  aumentar la ventilación pulmonar del paciente.

¿Para quién está indicada?

Está indicada a personas de todas las edades que presenten cualquier tipo de disfunción respiratoria.

Se centra sobretodo en pacientes que sufren alguna patología respiratoria en diferentes fases, como:

  • Fibrosis Quística
  • EPOC
  • Enfisema Pulmonar
  • Atelectasias
  • Bronquitis
  • Bronquiolitis
  • Neumonía
  • Asma

Aunque no solo resulta útil para personas con enfermedades respiratorias, sino que la pueden emplear personas mayores para aumentar su capacidad pulmonar, ser parte de la rehabilitación en una cirugía toracoabdominal, para enfermos neurológicos y neuromusculares, o en personas sanas y/o deportistas.

¿Por qué se realiza?

La fisioterapia respiratoria busca prevenir y reducir el riesgo de infecciones en las vías respiratorias con la eliminación de las secreciones, así como mejorar los síntomas de la enfermedad aumentando la capacidad de ventilación pulmonar y respiratoria.

Por lo que el uso de estas técnicas como tratamiento supone una mejoría en el paciente, tanto en su estado de salud como en su calidad de vida.

Además de poder ser empleada, como método de entrenamiento para deportistas o de prevención para pacientes sanos.

Riesgos de la fisioterapia respiratoria

La fisioterapia respiratoria se basa en un conjunto de técnicas físicas leves, por lo que generalmente no suponen ningún riesgo para el paciente si sigue las técnicas y procedimientos indicados por su médico.

Existen situaciones específicas en los que es mejor no emplear la fisioterapia respiratoria ante la posible complicación de la enfermedad, al establecer contacto físico en las áreas afectadas. Este riesgo puede aparecer ante:

  • Infecciones agudas.
  • Traumatismos torácicos o de órganos internos.
  • Cuando se presenta sangrado en las vías respiratorias.

Por ello, siempre hay que consultar con el especialista antes de practicar cualquier técnica.

Preparación

El proceso de la fisioterapia respiratoria es sencillo y con una metodología clara.

Ya sea como medida de prevención o de tratamiento, primero se evaluará al paciente a partir de su historia clínica y/o una exploración íntegra; tras las pruebas necesarias y una vez establecido el diagnóstico de la enfermedad se le planificarán las técnicas apropiadas a su cuadro clínico.

Para un correcto seguimiento del tratamiento, se deberá abandonar el tabaquismo y/o sustancias similares, así como no realizarlo hasta pasadas dos horas desde la última comida, ya que podría provocar vómitos o reflujo.

Cómo es la recuperación con fisioterapia respiratoria

Las técnicas aplicadas requieren un proceso continuado para la mejora de la sintomatología, siendo diferente en cada paciente.

En función de la gravedad de la enfermedad, la recuperación podrá prolongarse en mayor o menor medida, siendo en algunas situaciones una medida de mejora pero no de curación.

En caso de aplicarla tras una intervención quirúrgica como medida rehabilitadora, se empezará justo después y tendrá una duración mínima de dos meses.

Resultados

La efectividad de la fisioterapia respiratoria va a depender de los síntomas, de la finalidad que tenga y de la intensidad con la que se practique, por ello en cada caso los resultados serán distintos.

Sin embargo, aporta unos beneficios comunes para todo aquel que la realiza, siendo cuatro sus principales:

  • Incremento de la fuerza de la musculatura respiratoria.
  • Ayuda a controlar la tos.
  • Elimina las secreciones.
  • Enseña al paciente a mantenerse relajado.

Preguntas frecuentes

¿Qué son las técnicas de terapia respiratoria?

Son técnicas físicas, realizadas por el fisioterapeuta, para separar de las paredes del sistema respiratorio las secreciones y ayudar a que sean eliminadas del cuerpo mejorando la capacidad respiratoria global.

Estas técnicas se dividen en 4 grupos:

  • Drenaje postural: mediante diferentes posturas corporales eliminar las secreciones.
  • Vibraciones y percusiones: eliminación mecánica de las secreciones mediante el golpeo o presión leve en la caja torácica.
  • Dirigir la tos: enseñar a emplear la tos, entre la inspiración profunda y la espiración pausada,  para arrastrar las secreciones.
  • Ejercicios respiratorios: técnicas para dominar la respiración y potenciar la caja torácica.

¿Cuáles son los ejercicios respiratorios que se realizan?

Con la finalidad de tomar el control de la respiración, relajar los músculos respiratorios y potenciar su función, se realizan los ejercicios respiratorios. Los principales son:

  • Respiración diafragmática: proceso de respiración lenta, inspirando profundamente con la boca cerrada y espirando lentamente el aire por la boca, levemente abierta.
  • Expansión torácica: se logra mediante la práctica de inspiraciones largas mantenidas, con una breve apnea (contención del aire dentro de los pulmones)  y una espiración lenta.
  • Compresión torácica: mediante la aplicación de presión sobre el esternón o el tórax, se facilita la espiración al comprimir la caja torácica.
  • Espiración forzada: combinación de respiraciones diafragmáticas normales, con ejercicios de expansión torácica y espiraciones forzadas con la glotis abierta.

¿Qué es el drenaje postural?

Técnica física de la fisioterapia respiratoria, que consiste en que el paciente, con la ayuda del fisioterapeuta, adopte diferentes posturas, para que mediante la acción de la gravedad las secreciones se muevan y las acabe expulsando por la tos.

Es importante que el paciente tenga educada la tos y sepa realizar una respiración diafragmática correcta. Las posturas han de mantenerse entre 3 y 5 minutos y nunca se debe realizar después de una comida.

Este drenaje se favorece con técnicas de clapping (golpeo suave sobre los lóbulos pulmorantes) o vibración.

¿Es dolorosa la fisioterapia respiratoria?

No. La fisioterapia respiratoria no aporta ningún dolor al paciente, son técnicas físicas leves y no invasivas que en caso de aportar alguna molestia postural o cansancio se puede parar y continuar más tarde.

¿Con qué frecuencia es necesario realizar este tratamiento?

Ante enfermedades crónicas, el uso de la fisioterapia respiratoria ha de ser constante, aunque el ritmo lo marca el fisioterapeuta en función del cuadro clínico del paciente.   

Al igual que si se emplea el tratamiento como prevención, también será el fisioterapeuta quien marcará los ritmos.

En caso de padecer una enfermedad puntual, realizar el tratamiento fisioterápico cuando haya acumulación de secreciones y visitar al especialista para más indicaciones.