Atención médica sin papeleos ni letra pequeña
  1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Fibrobroncoscopia

Fibrobroncoscopia

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

Definición

La fibrobroncoscopia es una prueba diagnóstica con la que se visualiza el árbol bronquial mediante la introducción por la nariz o la boca de un tubo flexible o rígido, que tiene en su extremo una cámara con luz. Además, permite realizar tratamientos y obtener muestras de tejido para su análisis.

La fibrobroncoscopia es una prueba diagnóstica con la que se visualiza el árbol bronquial mediante la introducción por la nariz o la boca de un tubo flexible o rígido, que tiene en su extremo una cámara con luz. Además, permite realizar tratamientos y obtener muestras de tejido para su análisis.

¿Cómo es la fibrobroncoscopia?

Antes del inicio de la prueba, se administra un anestésico local en las zonas por donde va a pasar el tubo (fibrobroncoscopio): faringe, laringe, tráquea y bronquios. A veces, según las características del paciente se administran fármacos sedantes por vía intravenosa. 

Cuando se realiza una fibrobroncoscopia rígida requiere la administración de anestesia general.

Se realiza un control de la oxigenación de la sangre con un pulsioxímetro, y a veces un control cardíaco con la monitorización electrocardiográfica.

El fibrobroncoscopio utilizado puede ser un tubo flexible (el más utilizado) de aproximadamente 5-6 milímetros de diámetro, que se introduce por la boca o la nariz, o un tubo rígido (metálico) que se introduce por la boca y suele ser más corto y con mayor diámetro.

De forma progresiva el fibrobroncoscopio se va introduciendo por el recorrido del tubo respiratorio, visualizando aquellas alteraciones que puedan existir como presencia de tumoraciones, sangrados, estrechamientos, etc. para realizar y confirmar un diagnóstico.

La fibrobroncoscopia se puede utilizar a la vez para la realización de tratamientos como extraer cuerpos extraños, tratar lesiones hemorrágicas, aplicar láser, colocar prótesis, etc.

Además, se pueden obtener pruebas de tejidos o secreciones mediante aspirado, raspado de la mucosa (revestimiento), extracción con pinzas de tejido o punción de la pared bronquial.

En ocasiones es necesaria la realización de la técnica con control de rayos X para la localización exacta de la lesión que se quiere observar o tratar.

¿Para quién está indicada?

Las indicaciones más habituales para la realización de una fibrobroncoscopia con fines diagnósticos o de tratamiento son:

  • Sangrado cuyo orígen se sospecha está producido en el aparato respiratorio (hemoptisis).
  • Presencia de imágenes sospechosas en una radiografía de tórax (tumores, etc.).
  • Parálisis del nervio frénico (nervio que lleva la información al diafragma) en un lado del tórax.
  • Parálisis de una cuerda vocal.
  • Síndrome de la vena cava superior.
  • Para realizar la estadificación de un tumor de pulmón ya diagnosticado.
  • Cuando existen alteraciones en una citología de esputo (análisis de la células presentes en el esputo).
  • Tumores en el cuello.
  • Sospecha de cuerpo extraño.
  • Neumonía con lenta resolución.

¿Por qué se realiza?

La fibrobroncoscopia se realiza con fines diagnósticos o de tratamiento de diferentes patologías que afectan a los pulmones o el tórax

Riesgos de la fibrobroncoscopia

Son riesgos frecuentes de la fibrobroncoscopia la ronquera transitoria, tos, náuseas, fiebre y eliminación de esputo con una pequeña cantidad de sangre.

Son riesgos muy poco frecuentes pero que suponen complicaciones mayores, hemorragia, hipotensión, hipertensión, neumotórax (entrada de aire al tórax fuera del pulmón) y, de manera excepcional, arritmias graves y paro cardiaco, insuficiencia cardiaca con edema pulmonar, depresión o paro respiratorio, isquemia cerebral aguda (disminución del riego sanguíneo en el cerebro) y shock por alergia a anestésicos locales.

Puede haber riesgos relacionados con las circunstancias personales de cada paciente (enfermedades que padezca, uso de prótesis dentales, etc.)

Preparación

El paciente debe firmar un documento de consentimiento informado donde se le explica el procedimiento, sus riesgos y las alternativas que existen.

Siempre se debe informar al médico de si se padece alguna enfermedad, alergia a algún fármaco o si se toma de forma habitual algún tratamiento, sobre todo si interfiere en la coagulación de la sangre (sintrom, antiagregantes como adiro, iscover...etc..), ya que en estos casos el médico modificará la pauta de esos tratamientos antes de la realización de la prueba.

Normalmente se realiza al paciente una anlítica de sangre para valorar la coagulación y el hemograma antes de la prueba. Además, en el caso de requerir la aplicación de anestesia general, se realizará un electrocardiograma y una radiografía de tórax si previamente no se las habían realizado al paciente.

Si el paciente padece alguna alteración de las válvulas del corazón (cardiopatía valvular congénita o reumática) es necesaria la profilaxis antibiótica, que consiste en la toma previa de un antibiótico para prevenir posibles infecciones.

El paciente debe permanecer en ayunas 6 horas antes de la realización de la fibrobroncoscopia, pudiendo beber sólo un poco de agua para tomar la medicación crónica que precise (para la diabetes, hipertensión, epilepsia, etc..).

Cómo es la recuperación de la fibrobroncoscopia

Tras la realización de la fibrobroncoscopia el paciente permanece en una sala en observación para comprobar que no existe ninguna complicación inmediata, que requiera de la actuación urgente de los médicos. Además, de forma progresiva el paciente se va recuperando de los efectos de la anestesia local y de la sedación posiblemente administrada. Durante ese tiempo el paciente no puede ingerir ningún alimento o líquido. 

Durante las siguientes 24 horas es conveniente que el paciente no realice ningún esfuerzo importante

Resultados

Los resultados de lo que el médico neumólogo ha objetivado durante la realización de la prueba, serán transcritos en un informe que se le entregará al paciente en la consulta de revisión pasados unos días tras la fibrobroncoscopia. En ocasiones de manera oral al finalizar la prueba el mismo día, el médico puede comentarle de forma general lo que ha visualizado.

Si se han obtenido muestras de tejidos o secreciones para su análisis, estos resultados pueden tardar algunas semanas. Igualmente el neumólogo le informará al paciente de su resultado cuando estén listos.

Según el objetivo de la realización de la fibrobroncoscopia, el médico puede explicar posteriormente al paciente las medidas o tratamientos que se deben realizar tras la realización de la prueba.

Preguntas frecuentes

¿Qué es la fibrobroncoscopia pulmonar?

La fibrobroncoscopia pulmonar es una técnica realizada por un médico neumólogo, mediante la cual se realiza la visualización de las vías aéreas bajas usando un broncoscopio flexible o rígido (pequeño tubo) que tiene una cámara en su extremo distal y una luz, que puede ser utilizada con fines diagnósticos o terapeúticos.

¿Qué anestesia se usa para una fibrobroncoscopia?

Si se va a realizar una fibrobroncoscopia rígida, la anestesia que se usa es anestesia general.

Si se realiza una fibrobroncoscopia flexible, habitualmente se aplica anestesia local con un spray en las zonas por donde va a pasar el fibrobroncoscopio. Además, a veces, se asocia a la administración de un fármaco sedante.

¿Cuánto dura una fibrobroncoscopia?

La fibrobroncoscopia suele durar en torno a media hora, aunque este tiempo puede variar según los hallazgos encontrados en la exploración, si existe alguna complicación o si se realiza algún tratamiento o toma de muestras para su análisis.

¿Qué es la broncoscopia?

La broncoscopia es otra forma de denominación de la fibrobroncoscopia.

¿Qué es la broncoscopia con biopsia?

La broncoscopia con biopsia es la introducción de un tubo habitualmente flexible, de pequeño diámetro por la boca o la nariz, que tiene una cámara en su extremo para obtener imágenes del interior del árbol bronquial. Además, tiene un canal por donde se puede introducir instrumental para poder obtener muestras de tejido (biopsias), que son posteriormente analizadas en el laboratorio de anatomía patológica.