Electroshok

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

Definición

El electroshock o terapia electroconvulsiva es un tratamiento médico en el que se aplican corrientes eléctricas en el cerebro, que producen pequeñas convulsiones. Son utilizadas en el tratamiento de enfermedades psiquiátricas con una afectación grave del paciente.

El electroshock o terapia electroconvulsiva es un tratamiento médico en el que se aplican corrientes eléctricas en el cerebro, que producen pequeñas convulsiones. Son utilizadas en el tratamiento de enfermedades psiquiátricas con una afectación grave del paciente.

¿Cómo es el electroshock?

El tratamiento del electroshock se realiza habitualmente estando el paciente ingresado en el hospital, aunque también se puede realizar de forma ambulatoria.

El tratamiento se realiza en un quirófano. Inicialmente se procede a la administración de anestesia general por parte del médico anestesista.

Una vez anestesiado el paciente, se le colocan sobre la piel de la cabeza (cuero cabelludo) dos electrodos, se le aplica a través de ellos un estímulo eléctrico mediante un aparato diseñado a tal efecto, durante un breve espacio de tiempo, con una frecuencia y en un número de veces determinado en función de la patología y las peculiaridades clínicas de cada paciente. Así, una pequeña corriente eléctrica se envía al cerebro, lo que produce una convulsión, incluyendo los centros cerebrales que controlan el pensamiento, el ánimo, el apetito y el sueño. 

Una vez realizado el tratamiento, el paciente pasa a una sala de recuperación de la anestesia.

La terapia se aplica habitualmente entre dos o tres veces a la semana.

¿Para quién está indicado?

Los trastornos afectivos son la principal indicación del electroshock, pero también otras patologías. En el siguiente listado se especifican las enfermedades que se pueden beneficiar de este tratamiento cuando otros no son efectivos, o cuando se requiere de forma urgente mejorar la situación clínica del paciente:

  • Episodio depresivo mayor (unipolar o bipolar)  
  • Episodio maníaco  
  • Esquizofrenia y trastornos psicóticos relacionados  
  • Catatonía (diferentes orígenes)  
  • Síndrome neuroléptico maligno  
  • Otros trastornos neurológicos (enfermedad de Parkinson, epilepsia refractaria)

¿Por qué se realiza?

Con la aplicación del electroshock se busca que de forma progresiva, con la repetición del tratamiento, se alteren determinados mensajes químicos en el cerebro volviéndose a la normalidad y mejora de la patología grave psíquica que padece el paciente.

Riesgos del electroshock

Los efectos secundarios y riesgos del electroshock dependen especialmente de las condiciones previas del paciente, su edad y su susceptibilidad personal, de la técnica utilizada y tanto del número de tratamientos empleados como de la frecuencia de administración. Aunque la técnica de electroshock es un tratamiento seguro pueden existir complicaciones graves, fundamentalmente cardiológicas.

Puede haber riesgo también derivados de la anestesia como reacciones alérgica, etc.

Algunos pacientes pueden sentirse confusos nada más despertarse del tratamiento, desapareciendo esa sensación aproximadamente en una hora. 

La memoria reciente del paciente puede alterarse y fechas, nombres, direcciones o números de teléfono se pueden olvidar temporalmente. Esta pérdida de memoria suele desaparecer en días/semanas. En algunos pacientes se prolonga hasta meses. 

También puede presentarse dolores musculares o de cabeza y alteración del ritmo cardíaco

Preparación

El paciente debe ser valorado antes de la realización del tratamiento por un médico anestesista, con un estudio preanestésico con analítica de sangre, electrocardiograma y radiografía de tórax

Según la valoración del médico, en ocasiones es necesario la realización de pruebas de imagen neurológicas antes de realizar el tratamiento.

Debe firmar un consentimiento informado donde se explica el procedimiento, sus riesgos y alternativas. Si el paciente no tiene capacidad decisoria, y es imprescindible aplicar el tratamiento electroconvulsivo, se obtiene el consentimiento informado por representación, tal y como indica la Ley de Autonomía del Paciente. 

El paciente debe informar previamente al psiquiatra si padece algún tipo de enfermedad, es alérgico a alguna medicación o toma algún tratamiento de forma diaria.

Debe estar en ayunas de 8 horas mínimo. En caso de que el paciente deba tomar alguna medicación, lo hará con la menor cantidad de agua posible y al menos 1 hora antes del procedimiento

Se aconseja una higiene habitual con ducha la noche anterior al tratamiento y no aplicarse ningún tipo de crema, loción o maquillaje sobre la piel. El paciente debe tener el pelo seco durante el procedimiento. 

El paciente debe retirarse si tiene la dentadura postiza, lentes, lentillas, audífonos y otras prótesis. No debe portar ningún objeto metálico (anillos, pendientes, etc).

Cómo es la recuperación del electroshock

El paciente pasa del quirófano a la sala de recuperación de la anestesia. Si está ingresado, de  la sala de recuperación pasa a la habitación de ingreso de la unidad de psiquiatría. En caso de que el electroshock se haga de manera ambulatoria, el paciente pasa a otra sala de recuperación hasta que después de unas horas remiten los efectos de la anestesia, tolera bien la alimentación, orina sin problemas, etc., entonces puede ser dado de alta,

Es habitual que el paciente al despertar se sienta confuso, por lo que el personal de enfermería es el encargado de ayudar en el proceso de recuperación inicial del tratamiento. Es frecuente que el paciente tenga dolor de cabeza o dolores musculares debido a la contracción de la musculatura que producen las convulsiones.

Resultados

Los resultados vienen determinados por el número de sesiones establecidas por el médico. El número de sesiones se determina según la respuesta y evolución de cada paciente, lo que es evaluado por el equipo de salud mental en las sucesivas consultas. En ocasiones se establece que terminadas las sesiones pautas del tratamiento agudo, se realicen otras más distanciadas en el tiempo como tratamiento de mantenimiento. 

En la actualidad, el electroshock se considera el tratamiento más eficaz para la depresión severa.

Preguntas frecuentes

¿Qué hace el electroshock en el cerebro?

Con la realización del tratamiento mediante electroshock se produce la estimulación generalizada del cerebro, que se traduce en una crisis convulsiva controlada. Esto afecta de forma progresiva a determinadas áreas cerebrales que interfieren en funciones básicas para la recuperación de la patología que padece el paciente.

¿Cuántos voltios se dan en electroshock?

La cantidad de electricidad necesaria se ajusta a cada paciente. Habitualmente con el electroshock pueden administrarse corrientes de 85 a 110 voltios.

¿Es muy doloroso el electroshock?

El paciente está bajo los efectos de la anestesia general por lo que no nota ningún tipo de dolor cuando se efectúa la terapia.

¿Cuánto dura una sesión de electroshock?

El procedimiento dura aproximadamente 1 minuto, se realiza 3 veces por semana y entre 6 a 12 veces según el caso clínico de cada paciente.