Atención médica sin papeleos ni letra pequeña
  1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Descomprensión Axial

Descomprensión Axial

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

Definición

La descompresión axial es un sistema no invasivo de tratamiento tanto para las protrusiones discales (se entiende por protusión discal cuando la almohadilla o disco entre dos vértebras se desplaza sin tocar raices nerviosas) como para las hernias de disco (se entiende por hernia de disco cuando el disco intervertebral se desplaza y toca sobre la médula espinal o una raíz nerviosa).

La descomprensión axial se realiza en una camilla en la que se fija una parte de la espalda con un arnés y el resto se fija a un sistema que será el que produzca la tracción de las vértebras, de esta forma se procederá a producir la tracción vertebral sin producir un espasmo vertebral asociado.

Es pues, un tratamiento no quirúrgico en el que se trata de rehabilitar dicha zona de forma pasiva.

¿Cómo es el tratamiento de descompresión axial?

El tratamiento se realiza en una camilla en la que se fija una parte de la espalda con un arnés y el resto se fija a un sistema que será el que produzca la tracción de las vértebras, de esta forma se procederá a producir la tracción vertebral sin producir un espasmo vertebral asociado.

La descompresión que se alcanza es de unos -150 milímetros de mercurio muy superior a los - 40 que se produce con métodos tradicionales.

Esta tracción permite mejorar el aporte de fluidos y la hidratación del disco intervertebral mejorando la aportación de nutrientes y por tanto dando una mayor oportunidad a la recuperación del disco intervertebral.

¿Para quién está indicado?

Está indicado en pacientes cuyas hernias discales están produciendo mucho dolor y no sean subsidiarias de cirugía, o bien en aquellos pacientes que presenten dolor y quieren probar tratamientos que mejoren el mismo sin recurrir a cirugía.

También se pueden usar en casos de ciertas lesiones de las caras articulares de las vértebras como la estenosis foraminal o la artrosis facetaria.

¿Por qué se realiza?

Se realiza en especial por ser una alternativa no quirúrgica, con lo cual los riesgos se van a minimizar mejorando, generalmente, a los pacientes de sus procesos inflamatorios y del dolor.

Riesgos de la descompresión axIal

Los riesgos son mínimos si se realizan en pacientes bien elegidos; no se deberán someter a este tratamiento las mujeres embarazadas, los menores de quince años, ya que su crecimiento no está terminado y la osificación puede no estar completada, las personas con osteoporosis por el riesgo de fractura asociada, las personas con malformaciones congénitas de la columna como puede ser la espina bífida (La espina bífida es una malformación congénita que se produce cuando las vértebras no se fusionan de modo correcto) y en las espondilolistesis (la espondilolistesis es cuando una vértebra se adelanta sobre la inferior no guardando una correcta alineación).

En los casos bien elegidos no presenta complicaciones en el tratamiento.

Preparación

En los casos de hernias lumbares se le fijará a la camilla mediante un arnés en el tórax en su zona fija mientras que en la zona móvil se procederá a fijar la pelvis por medio de sujeciones; será esta zona la que se manipule por medio del programa determinado por el fisioterapeuta.

En el caso de las vértebras cervicales el paciente se tumbará igualmente en la camilla, pero esta vez se actúa sobre la zona del cuello de forma que esta será la parte móvil del sistema, la parte fija será la cabeza del paciente y las tracciones se ejercerán de forma controlada.

Cómo es la recuperación de la descompresión axial

La recuperación es buena, si bien el paciente durante el periodo de tratamiento debe de mantener una hidratación buena y realizar ciertos ejercicios y evitar posturas que hagan retroceder en los avances que ya se hayan logrado.

Los ejercicios consisten en la mejora de la musculatura y el posicionamiento. Deberán de mantenerse tras el tratamiento durante al menos un mes, pudiendo hacer sesiones posteriores para el mantenimiento del proceso.

Resultados

Los resultados serán buenos siempre y cuando el paciente cumpla los requisitos explicados en el apartado de recuperación.

Preguntas frecuentes

¿Cuánto dura la recuperación de la descompresión axial?

Al ser un proceso no quirúrgico sino rehabilitador, la recuperación es fácil y rápida. Las sesiones están pensadas de forma que el paciente no tenga agotamiento de la musculatura vertebral y se realizan durante unos treinta minutos. Tras ella el paciente puede seguir realizando su vida normal.

¿Cuánto cuesta la descompresión axial vertebral?

Las sesiones suelen costar unos 80 euros siendo importante realizarla en centros de rehabilitación, y controlada por fisioterapeutas y rehabilitadores expertos en esta técnica.

¿Qué es la descompresión axial vertebral lumbar?

La descompresión axial de columna vertebral lumbar es la tracción de la columna lumbar por medio de la camilla que permitirá mantener fija la zona dorsal y producir tracción sobre la pelvis con diferentes fuerzas que se irán cambiando a lo largo de las sesiones, que serán unas 20 en frecuencia de unas dos semanas cada una.

¿Qué es una hernia discal?

La hernia de disco es la degeneración del disco intervertebral que se encuentra entre dos vértebras, a medida que ese disco se degenera y se deshidrata el núcleo interno del mismo va a moverse; hablamos de hernia discal cuando el disco que protruye sobre una raíz nerviosa y da lugar a la irritación de ésta. También puede estrechar el canal medular y producir daño sobre la médula espinal a ese nivel.

¿Cómo es la cirugía de hernia discal?

La cirugía de hernia discales es una cirugía mayor que, por tanto, precisa de anestesia general. Aunque hay diferentes técnicas la mayoría tratan de extraer el disco intervertebral:

  • Discectomía: Se trata de la extracción del material discal sin dañar la vértebra, el abordaje se hace entre dos cuerpos vertebrales.
  • Microdiscectomía: Se trata de extraer el disco a través de una incisión mínima y con aparataje microscópico, es menos agresiva que la anterior.
  • Laminectomía: Se trata de retirar toda la lámina de una vértebra. Se agranda el espacio entre dos vértebras de forma que se produzca una menor compresión de la raíz nerviosa.