Clorhexidina

¿Qué es la clorhexidina?

La clorhexidina es una sustancia esencial en el sistema sanitario, a nivel mundial, por ser una sustancia antiséptica, ampliamente utilizada en diferentes concentraciones y presentaciones, como colutorio, enjuague bucal, crema o gel con acción bactericida y fungicida.

La cloherxidina es un antiséptico de solución acuosa con principios activos terapéuticos utilizada principalmente para la prevención y tratamiento de afecciones bucales. Evita la reproducción de las bacterias, su uso suele tener varias concentraciones que cambia según lo que se necesite tratar y el tipo de producto que sea. Se pueden encontrar en concentraciones que oscilan desde el 0.2%, 0.12% y 0.10 %. 
La cloherxidina es un antiséptico de solución acuosa con principios activos terapéuticos

Mecanismo de acción de la clorhexidina

La clorhexidina actúa contra las bacterias gram positivas, gram negativas, aerobios y anaerobios e incluso hongos y levaduras, pero en concentraciones mayores, por lo cual, puede producir efectos secundarios.

Su mecanismo de acción se ejerce sobre la bacteria, impidiendo que la misma pueda adherirse a la superficie, desorganiza la estructura de la placa bacteriana existente, inhibe el crecimiento microbiano y a altas concentraciones destruye la membrana celular de la bacteria ocasionándole la muerte. Su acción antiviral incluye el Virus de la Inmunodeficiencia Humana, herpes simplex, citomegalovirus e influenza. No actúa sobre virus sin cubierta como Rotavirus o Poliovirus, tampoco acción sobre el bacilo tuberculoso y débil en hongos.

Se libera gradualmente en 8 a 12 horas de forma activa. La rapidez de su acción es intermedia y su duración es prolongada gracias a su gran adhesividad a la piel, por lo que sus efectos antimicrobianos pueden permanecer hasta 6 horas después de su uso. Presenta un importante efecto acumulativo, de modo que su acción antimicrobiana aumenta con su uso periódico.

¿Para qué enfermedades se usa?

Existen diferentes formulaciones y concentraciones de la clorhexidina, las más comúnmente usadas son:

  • Tópica 0,5% en solución acuosa: utilizada en desinfección de la piel, quemaduras, erosiones cutáneas.
  • Tópica al 1% en solución acuosa: utilizada en desinfección de la piel, heridas superficiales, quemaduras leves. Se puede utilizar un máximo de dos veces al día.
  • Tópica al 4% con base detergente: utilizado como desinfección preoperatoria y lavado antiséptico de las manos y, en general, cutáneo, así como antisepsia postoperatoria de la piel.
  • Tópica 5% con base detergente: utilizado para limpieza obstétrica, heridas y quemaduras, almacenamiento de material quirúrgico.
  • Film: desinfección de heridas superficiales, grietas y rozaduras.
  • Enjuague bucal: prevención y tratamiento de la gingivitis, periodontitis, mucositis periimplantaria y periimplantitis, reduce la posibilidad de complicaciones postquirúrgicas en el periodo de cicatrización y minimiza el riesgo de infecciones. Después de una exodoncia reduce el riesgo de alveolitis, controla infecciones y halitosis oral en pacientes con ortodoncia, portadores de prótesis removibles y ortodoncia.

Efectos secundarios de la clorhexidina

Puede producir reacciones cutáneas de hipersensibilidad y fotosensibilidad. En la boca se pueden producir alteraciones del gusto y pigmentación marrón en dientes y dorso de lengua por interacción entre las sales de la clorhexidina y los taninos presentes en café, vino y chocolate, entre otros. Por último, se han reportado casos de cálculo suprangingivales y descamaciones de la mucosa bucal.

Toxicidad prácticamente nula en animales durante el embarazo, no se ha demostrado evidencia científica en humanos. Se desconoce si se excreta en leche materna.

No debe utilizarse en ojos, oídos ni en el interior de la boca u otras mucosas por su toxicidad. Si es ingerida, no afecta el sistema digestivo. Las concentraciones del 4 y 5% no deben ser utilizadas en cerebro, meninges, lesiones raquídeas o perforación timpánica. No debe ser utilizado en menores de 3 años, así como tampoco en heridas profundas.

Interacciones de la Clorhexidina

La clorhexidina no debe usarse en combinación ni tras a la aplicación de ácidos, sales de metales pesados, jabones anionicos, yodo o cremas. Actividad parcialmente inhibida por productos orgánicos y fosfolípidos. Al utilizarse en enjuague bucal o colutorio, es importante indicar al paciente que el dentífrico no debe contener lauril sulfato sódico o esperar 30 minutos después del cepillado para la aplicación del enjuague con clorhexidina.

Forma de conservación

La clorhexidina debe almacenarse a temperatura ambiente, ya que temperaturas muy altas o muy bajas pueden inactivarla. La vida media de la misma, en envases adecuados, puede ser de hasta 2 años. Los envases requieren protegerse de la luz de sol, ya que tiende a descomponerse en cloroanilina, produciendo casos de urticaria y angioedema.

Preguntas frecuentes

¿Se puede utilizar la clorhexidina tópica en recién nacidos?

Aunque no existe contraindicación absoluta, existe mayor riesgo de absorción percutánea en recién nacido prematuro con peso menos a 1.5 Kg.

¿Cuánto dura un frasco de clorhexidina una vez abierto?

Si es monodosis, debe desecharse después de ser utilizado. Si es un frasco de jabón con clorhexidina, o alcohol con clorhexidina, dura hasta un mes después de abierto y guardado en condiciones óptimas, lejos de temperaturas extremas.

¿Cuánto tiempo debe actuar la clorhexidina?

El tiempo que se debe dejar actuar va a depender del modo de empleo:

  • Punción o inyección: 30 segundos
  • Campo operatorio: 3 minutos
  • Lavado quirúrgico de manos: 5 minutos

Sobre la piel sana, se debe utilizar preferiblemente antisépticos en solución alcohólica y se debe respetar el tiempo de secado para permitir su actuación.

Arlenys Batistas

Licenciada en medicina y cirugía. Especialista en medicina familiar y comunitaria

¿Tienes dudas sobre el tratamiento que necesitas?

Cuéntanos lo que necesitas e intentaremos ayudarte lo más rápido posible

¿Tienes dudas?