1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Cistectomía Radical

Cistectomía Radical

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

Definición

Es una intervención que consiste en la extirpación de la vejiga. Se realiza para tratar un tumor maligno, y se hace principalmente con la intención de curar el cáncer. Este procedimiento también crea una nueva vía para que la orina salga del cuerpo.

La cistectomía se realiza para tratar el cáncer de vejiga invasivo o no invasivo. También se puede realizar para tratar otros tumores pélvicos, como cáncer de colon, de próstata o de endometrio avanzado, y algunas afecciones no cancerosas o benignas, como anomalías congénitas o cistitis intersticial.

¿Cómo es la cistectomía radical?

En la cistectomía radical el cirujano realiza una extracción completa de la vejiga. En el caso del hombre también extirpa la próstata y las vesículas seminales. En la mujer implica extirpar junto con la vejiga el útero, los ovarios y parte de la vagina.

El especialista le puede recomendar al paciente los siguientes tipos de cirugía:

  • Cirugía abierta: este procedimiento requiere una sola incisión en el abdomen para acceder a la pelvis y la vejiga.
  • Cirugía laparoscópica: es una cirugía mínimamente invasiva, donde el cirujano realiza varias incisiones pequeñas en el abdomen por las que se insertan herramientas para entrar a la cavidad abdominal y realizar la cirugía.
  • Cirugía robótica: este tipo de cirugía es también mínimamente invasiva, el cirujano se sienta frente a una consola y opera las herramientas quirúrgicas en forma remota.

El procedimiento de la cistectomía radical se realiza bajo anestesia general, por lo que el paciente estará completamente dormido. El cirujano hace una incisión en el abdomen, más grande para la cirugía abierta, o varias incisiones pequeñas para la cirugía robótica o mínimamente invasiva.

Después se procede a extraer la vejiga junto con los ganglios linfáticos cercanos. Es posible que se deba extraer también otros órganos ubicados cerca de la vejiga, como la uretra, la próstata y las vesículas seminales en los hombres; y la uretra, el útero, los ovarios y parte de la vagina en las mujeres.

Después de extraer la vejiga, se deben reconstruir las vías urinarias con el fin de permitir que se libere la orina del cuerpo. Existen varias opciones:

  • El Conducto ileal: el cirujano utiliza un parte del intestino delgado para crear un tubo que se une a los uréteres, y conecta a los riñones dando salida a la pared abdominal (estoma).
  • Reconstrucción de neovejiga:  el cirujano utiliza una porción más larga del intestino delgado para crear un reservorio con forma de esfera que se convierte en la nueva vejiga.
  • Depósito urinario continente: el cirujano utiliza una parte del intestino para crear un pequeño depósito dentro de la pared abdominal. A medida que el paciente produce orina, el depósito se llena y se utiliza una sonda para vaciar el reservorio varias veces al dia.

El objetivo de una derivación urinaria es facilitar el almacenamiento seguro y la eliminación oportuna de orina después de una extracción de vejiga.

¿Para quién está indicada?

La cistectomía radical está indicada para:

  • Pacientes con un cáncer que comienza en la vejiga, o lesiones circundantes, y crece hasta afectar a la misma.
  • Pacientes con defectos de nacimiento que afectan al sistema urinario.
  • Pacientes con trastornos neurológicos o inflamatorios que afectan el sistema urinario.

¿Por qué se realiza?

La cistectomía se realiza para tratar el cáncer de vejiga invasivo o no invasivo. También se puede realizar para tratar otros tumores pélvicos, como cáncer de colon, de próstata o de endometrio avanzado, y algunas afecciones no cancerosas o benignas, como anomalías congénitas o cistitis intersticial.

Riesgos de la cistectomía radical

Entre los riesgos de la cistectomía radical están:

  • Infección.
  • Apertura de los puntos de sutura.
  • Fístulas temporales o permanentes.
  • Defectos estéticos derivados de algunas de las complicaciones anteriores o procesos cicatriciales anormales.
  • Intolerancia a los materiales de sutura, que puede precisar reintervención para su extracción.
  • No conseguir la extirpación de la vejiga o que persistan los síntomas previos total o parcialmente.
  • Hemorragia, tanto durante el acto quirúrgico como en el postoperatorio, de intensidad y gravedad variables.
  • Parálisis intestinal pasajera o persistente.
  • Obstrucción y fístulas intestinales que pueden precisar una nueva intervención.

Preparación

En la preparación de la cistectomía radical el paciente debe seguir las indicaciones de su médico antes de la cirugía.

  • El paciente será sometido a un examen físico completo para que así el médico se asegure de su estado de salud. El examen físico puede ir acompañado de analiticas de sangre, electrocardiogramas y algunas otras pruebas diagnósticas.
  • Es importante que el paciente informe al médico si está tomando alguna medicación y si es alérgico. Ya que en ocasiones puede que le indique que debe dejar de tomar algunos medicamentos antes de la cirugía.
  • El paciente no debe tomar medicación que pueda afectar la coagulación sanguínea como las aspirinas (medicamentos anticoagulantes), para evitar riesgos de sangrados excesivos.
  • Se recomienda que el paciente deje de fumar y tomar alcohol días antes de la cirugía.
  • El paciente debe estar en ayunas 8 horas antes del procedimiento.

Cómo es la recuperación de la cistectomía radical

En la recuperación de la cistectomía radical el postoperatorio normalmente es de tres semanas. Durante ese tiempo se irá retirando la alimentación por sueros,  las sondas o drenajes se retirarán cuando el médico considere oportuno.

En ocasiones hay que utilizar una sonda, que puede ser molesta, a través de la nariz para aspirar los gases y los jugos gástricos, con el fin de permitir la mejor cicatrización de las suturas en el intestino.

Los intestinos tienden a ser la última parte en volver a funcionar después de la cirugía, por lo que es posible que el paciente tenga que permanecer en el hospital hasta que los intestinos estén nuevamente listos para absorber líquidos y nutrientes. El tiempo estimado de esta recuperación es de cinco a seis días.

En las primeras seis a ocho semanas después de la cirugía, es posible que el paciente deba limitar sus actividades cotidianas, como levantar objetos pesados, conducir, bañarse, y regresar al trabajo. Además, durante algunas semanas posteriores a la cirugía, el paciente podría presentar algún dolor o molestias alrededor de las incisiones.

Resultados

Como resultado de la cistectomía radical se consigue controlar el cáncer de vejiga en un buen número de pacientes. La calidad de vida después de la operación depende de la técnica de reconstrucción empleada. Si se ha podido reconstruir la vejiga (neovejiga) el paciente puede llegar hacer una vida completamente normal. En ocasiones cuesta adaptarse a las nuevas formas de conducción de la orina. Los resultados pueden ser mejorados añadiendo otros tratamientos como la quimioterapia, si fuese necesario.

Preguntas frecuentes

¿Qué es una resección transuretral de vejiga?

La resección transuretral de vejiga es una operación que se realiza tanto para el diagnóstico como para el manejo del cáncer de vejiga. Durante la cirugía, el urólogo inserta en la vejiga, a través de la uretra, un tubo delgado con luz llamado cistoscopio, para examinar el revestimiento de la vejiga. Después el urólogo toma muestras del tejido, puede extirpar una parte, o la totalidad del cáncer de  vejiga a través de este tubo.

¿Qué es una urostomía?

Una urostomía es una abertura en la barriga o pared abdominal hecha mediante cirugía. Sirve para desviar la orina fuera de la vejiga que está enferma o que no funciona correctamente.

¿Qué es una bolsa de urostomía?

Una bolsa de urostomía es una bolsa especial que se utiliza para recoger la orina después de una cirugía de vejiga. La bolsa se fija a la piel alrededor del estoma (el agujero desde donde sale la orina.).

¿Qué es el Bricker?

El bricker es una de las técnicas para la derivación urinaria más comunes. Se logra mediante la conexión de los uréteres a un segmento aislado de intestino de aproximadamente 10 cm, en el cual uno de sus extremos se cierra y el otro se exterioriza a través de la piel para formar un estoma, el cual es conectado a un anillo de plástico que se adhiere a la piel mediante pegamento, y sobre el cual se inserta una bolsa de plástico que se cambia cada vez que se llena.

¿Qué es una ureterostomía?

La ureterostomía consiste en la derivación de la orina que producen los riñones, uniendo el uréter a la piel del abdomen. Esta derivación puede hacerse de manera permanente o de forma provisional, hasta que se recupere la normalidad de la vía.