Benzocaína

¿Qué es la benzocaína?

La benzocaína es un anestésico local que actúa bloqueando los receptores sensoriales de las membranas mucosas, reduciendo la permeabilidad a los iones de sodio y suprimiendo, por tanto, el dolor en la zona aplicada. Está contenida en numerosos preparados tópicos con índice de absorción casi inmediato, persistiendo su efecto hasta una hora la mayoría de ellos.
 Es importante destacar que pacientes de edades avanzadas o en pacientes debilitados por enfermedades crónicas, son más sensibles a una toxicidad sistémica por benzocaína y se debe ajustar la dosis.

¿Para qué enfermedades se usa?

Las benzocaina está indicada para:

  • Alivio temporal de los síntomas dolorosos de encías producidas por el roce de prótesis dentales.
  • Anestesia en dolor dental y gingival.
  • Alivio local del dolor producido por heridas bucales, aftas y llagas.
  • Alivio temporal de las molestias en la encía en la fase primaria de la dentición, a partir de los 4 meses.
  • Anestesia de la mucosa local para controlar el dolor o suprimir en faringe y tráquea el reflejo nauseoso y facilitar el paso del gastroscopio, fibra óptica, laringoscopios y proctoscopios/sigmoidoscopios.
  • Alivio temporal del dolor en recto y escozor asociado con hemorroides.
  • Alivio del dolor en lesiones menores de piel, quemaduras solares, abrasiones y picaduras de insectos.

Efectos secundarios de la benzocaína

Los efectos secundarios o adversos de la benzocaína son:

  • Al utilizarse en piel, puede producir prurito (picazón), edema, dolor y lesiones de urticaria.
  • Su uso en vías respiratorias superiores puede causar angioedema, precisando atención médica inmediata.
  • Fotosensibilidad.
  • En pacientes con uso prolongado y niños menores de 2 años que puedan presentar defecto congénito de la enzima glucosa-6-fosfodiesterasa, tienen riesgo incrementado de desarrollar metahemoglobinemia con síntomas de dolor de cabeza, mareos, respiración superficial, náuseas, fatiga, taquicardia y cianosis. También puede agravar estos efectos en pacientes con asma, bronquitis y enfisema.
  • El contacto prolongado con mucosas puede producir deshidratación del epitelio y endurecimiento de las mucosas.
  • Dificultad para tragar.
  • Su aplicación en exceso o en mayores de 65 años puede incrementar el riesgo de aspiración pulmonar, al relajar el reflejo nauseoso, permitiendo que el contenido estomacal penetre en las vías aéreas.
  • Síntomas de toxicidad en Sistema Nervioso Central por altas concentraciones en suero: ansiedad, aprensión, inquietud, nerviosismo, desorientación, confusión, mareos, dolor de cabeza, visión borrosa, temblores y convulsiones.
  • Síntomas de toxicidad cardiovascular por altas concentraciones en suero: bradicardia o taquicardia, arritmias cardiacas, hipotensión, colapso cardiovascular y paro cardiaco.

La benzocaína es un medicamento de riesgo durante el embarazo, por lo cual, a pesar que su uso es tópico y que su absorción sistémica es mínima, no se recomienda su utilización durante el embarazo, así como en la lactancia, por mínima excreción en la leche materna. Si es indicado por el médico, debe ser bajo estricta vigilancia siempre y cuando los beneficios superen los riesgos del tratamiento.

Interacciones de la benzocaína con el uso de otros medicamentos

Las interacciones de la benzocaína son:

  • Disminuye el efecto antibacteriano de las sulfamidas.
  • Medicamentos con hialuronidasa potencian los efectos adversos de la benzocaína.
  • Medicamentos que contengan colinesterasa utilizados para tratar enfermedades como Alzheimer, miastenia gravis o glaucoma, ya que inhibe su metabolismo.
  • Reacciones cruzadas con otros anestésicos locales.

Sobredosificación de la benzocaína

Los signos de sobredosificación son coloración azulada de la piel, trastornos del habla, adormecimiento, marcha tambaleante, visión borrosa, mareos, sudoración, hipotensión, taquicardias y convulsiones.  Es importante destacar que pacientes de edades avanzadas o en pacientes debilitados por enfermedades crónicas, son más sensibles a una toxicidad sistémica por benzocaína y se debe ajustar la dosis.

Aunque la mayoría de los preparados tópicos pueden utilizarse en niños, se aconseja no utilizarlos en menores de 2 años, a menos que sea indicado por su médico tratante, ya que puede enmascarar síntomas de infección como la óptica y producir perforación de membrana timpánica si la infección no es tratada a tiempo. En lesiones gingivales, su uso prolongado puede traer como consecuencia alteraciones sistemas graves con riesgo de toxicidad.

Preguntas frecuentes 

¿Se puede ingerir la benzocaína?

La benzocaína es un compuesto que no se puede ingerir, si por alguna causa se ingiere accidentalmente, debe acudir a urgencias inmediatamente.

¿Puedo comer o ingerir líquido inmediatamente después de haberse aplicado benzocaína para un estudio de vías aéreas?

No, la aplicación bucal de benzocaína puede originar problemas de deglución y riesgo de aspiración de contenido estomacal, por lo que no se debe comer en la hora siguiente de su aplicación, ni ingerir líquidos o masticar chicles mientras persista el entumecimiento. Además, existe el riesgo de morderse la lengua y la mucosa oral. Este hecho se intensifica en pacientes mayores de 65 años o crónicamente enfermos.

¿Puede aplicarse benzocaína en spray en heridas profundas de piel?

No debería aplicarse en heridas profundas, punzantes o quemaduras grandes, así como en áreas que sospechemos infección, ya que puede enmascarar otros síntomas.

¿Tienes dudas sobre el tratamiento que necesitas?

Cuéntanos lo que necesitas e intentaremos ayudarte lo más rápido posible

¿Tienes dudas?