Azitromicina

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

¿Qué es la azitromicina?

La azitromicina es un antibiótico que pertenece al grupo de los antibióticos macrólidos, inhibiendo la síntesis de las proteínas bacterianas, por lo que impide que las bacterias puedan crecer.

¿Para qué enfermedades se usa?

La azitromicina se usa en enfermedades infecciosas de diversa índole; en amigdalitis aguda por estreptococo, faringitis agudas, reagudizaciones de bronquitis crónicas o bronquitis agudas, en neumonías adquiridas en la comunidad, infecciones en los oídos como otitis medias, enfermedades de la piel como abscesos, foliculitis, celulitis y erisipela, enfermedades de transmisión sexual como uretritis y cervicitis producida por la clamidia y en la enfermedad de Lyme cuando no se pueden usar antibióticos de primera elección.

Efectos secundarios de la azitromicina

Los efectos secundarios más frecuentes de la azitromicina son:

  • A nivel gastrointestinal, pueden dar lugar a náuseas, vómitos, diarrea y dolor de estómago.
  • A nivel neurológico, pueden producir mareo y dolor de cabeza.

Entre los efectos secundarios más graves, pero menos frecuentes están: 

  • A nivel neurológico, lipotimia y alteraciones a nivel cardiaco como  ritmo cardiaco rápido, irregular o lento.
  • A nivel dermatológico, sarpullido con o sin fiebre, ampollas o descamación de la piel, heridas, urticaria, ictericia en piel u ojos, enrojecimiento de la piel. 
  • A nivel pulmonar, dificultad para respirar o tragar.
  • Inflamación del rostro, garganta, lengua, labios, ojos, manos, pies, tobillos o parte inferior de las piernas.
  • A nivel de garganta, ronquera.
  • Malestar general con cansancio extremo, falta de energía, pérdida de apetito, síntomas similares a una gripe, debilidad muscular inusual o dificultad para controlar los músculos.
  • A nivel ótico, puede dar lugar a tinnitus, o sordera, ambos efectos suelen desaparecer tras abandonar el medicamento, aunque pueden mantenerse hasta cuatro semanas tras su uso.

    No se debe usar la azitromicina durante la lactancia, ya que pasa a la leche materna y se desconoce si puede dar lugar a lesiones en el desarrollo del niño o si puede producirle diarrea. Se puede suprimir la lactancia durante su uso y luego continuar con la misma.
    En el embarazo no se han visto lesiones en los estudios hechos en animales, pero se desconoce si pudieran causar daños en el feto. Es por ello que es un fármaco que en principio no se prescribe durante el embarazo, salvo que no haya ningún otro antibiótico que se pueda usar.

    La azitromicina no debe usarse en personas con alergia al fármaco ni en personas que padecen alergia a los macrólidos.

Interacción con otros fármacos

  • La azitromicina puede interferir con el uso de anticoagulantes, dando un mayor riesgo de hemorragias al aumentar la acción de los mismos.
  • No se debe dar junto a antiarrítmicos del tipo amiodarona, ya que puede dar lugar a cierto tipo de arritmias cardiacas.
  • Su uso junto con las estatinas (fármacos para el control del colesterol), puede ocasionar daños musculares graves.
  • Puede aumentar el nivel plasmático de fármacos como la digoxina y la colchicina, por lo que se deben ajustar las dosis de estos fármacos si es imprescindible usar la azitromicina.
  • Si se toman antiácidos, se disminuye la absorción de azitromicina, en estos casos se deben tomar una hora antes del antiácido o bien dos horas después.
  • Tampoco se debe usar con fármacos que lleven ergotamínicos (medicamentos para la cefalea).

Formas de uso de la azitromicina

  • La azitromicina se puede usar a nivel oral en forma de comprimidos o en formas de sobres, también existen soluciones en jarabe para niños.
  • Las cápsulas se deben separar una hora antes de las comidas o dos horas después de estas. Las formas en solución, comprimidos dispersables o sobres, se pueden administrar con las comidas.
  • En el hospital existen soluciones para poder usar de forma intravenosa, diluida en suero fisiológico, nunca directamente en forma de bolos.
  • Lo más usual es el uso oral en dosis de 1 vez cada 24 horas.
  • La azitromicina solo sirve para enfermedades de tipo bacteriano, no se debe usar en enfermedades de tipo vírico, ya que no se logra la mejoría del proceso y puede dar lugar a resistencias bacterianas que hagan más difícil tratar infecciones futuras.

Preguntas frecuentes

¿Se puede usar la azitromicina en niños?

La azitromicinase puede usar en niños, pero se debe calcular la dosis por kilo de peso del niño. En niños menores de 15 kg se deben usar dosis de 15mg/kg de peso en 24 horas. Niños de 15 a 25 kg pueden usar dosis de 200 mg/24 horas, los de 25 a 35 kg 300 mg/24 horas, los de 35 a 45 kg pueden usar dosis de 400mg/24 horas.
Los niños por encima de 45 kg toman dosis de adulto, 500 mg/24 horas.
No se debe dar antibióticos a niños sin la prescripción de un médico.

¿Con qué fármacos no debo tomar azitromicina?

La azitromicina no se debe tomar con fármacos como digoxina, amiodarona y colchicina, por el riesgo aumentado de arritmias cardiacas que pueden llegar a ser graves.
Se deben usar con precaución en pacientes que usan fármacos contra el colesterol, por poder causar dolor muscular, en este caso, se debe acudir al médico rápidamente para que retire y sustituya el fármaco por otro.