1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Atención Domiciliaria

Atención Domiciliaria

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

Definición

La atención domiciliaria se define como el conjunto de todos los recursos dirigidos a prestar apoyo y cuidados que puede precisar una persona en su domicilio cuando, por cualquier circunstancia, han perdido la autonomía que tenían para realizar todas las actividades básicas de la vida diaria, independientemente de que sean personas de edad avanzada, discapacitados o con incapacidades puntuales (después de una cirugía, una enfermedad grave o crónica).

La atención domiciliaria ayuda a liberar la presión de las urgencias hospitalarias, permitiendo una mayor rotación de las camas y, por tanto, contribuye a reducir la estancia media de las personas ingresadas y, también, a que no precisen trasladarse a una residencia geriátrica.

La atención domiciliaria ayuda a liberar la presión de las urgencias hospitalarias, permitiendo una mayor rotación de las camas y, por tanto, contribuye a reducir la estancia media de las personas ingresadas y, también, a que no precisen trasladarse a una residencia geriátrica.

El desarrollo técnico permite disponer de dispositivos móviles para oxigenoterapia, dispositivos intravenosos o monitorizaciones, y extender la asistencia sanitaria  en el domicilio y dar atención el enfermo, fuera del ámbito hospitalario, de manera integral en los diferentes momentos de la enfermedad. De esta manera, también permite detectar situaciones de riesgo y mejorar la calidad de vida de las personas.

¿En qué consiste la atención domiciliaria?

La atención domiciliaria consiste en dar apoyo a la persona que necesita ayuda para cubrir sus necesidades básicas de la vida diaria e incluso promover, en la medida de lo posible, independencia para determinadas tareas, como comer solo, vestirse o asearse, entre otras.

También permite llevar una vigilancia de la evolución de la enfermedad y un control de la medicación que precisa.

La atención domiciliaria, además, cubre todos los aspectos relacionados con la limpieza del hogar, elaboración de comidas y, sobre todo, detecta las situaciones de riesgo que puedan presentarse.

Además, la atención domiciliaria atiende a las personas en las fases terminales, con los cuidados paliativos que precise y, sobre todo, dando apoyo a los familiares.  

El objetivo de la atención domiciliaria es que la persona no solo reciba ayuda sanitaria, sino que conserve la máxima independencia y la mejor calidad de vida posible, y esto se consigue proporcionando habilidades, conservando la autosuficiencia y preservando su dignidad.

¿Para quién están indicada?

La atención domiciliaria está indicada para todas aquellas personas que, independientemente de la edad que tengan, carezcan de autonomía suficiente para realizar las actividades básicas diarias, es decir, personas calificadas como dependientes, independientemente de su grado de dependencia, siempre que requieran la ayuda de otra persona para llevarlas a cabo.

Las principales indicaciones para la asistencia domiciliaria son para personas o pacientes que:

  • No pueden desplazarse a un centro sanitario si no es en una ambulancia
  • Padecen enfermedades terminales y desean fallecer en su domicilio
  • Sufren una incapacidad reciente como ICTUS o infarto
  • Existe sospecha de problemas psicosociales
  • Anciano frágil con riesgo de caídas por las barreras arquitectónicas, reducción o limitación de la movilidad, o personas ancianas que viven solas
  • Existencia de sobrecarga del cuidador
  • Sospecha en situación de riesgo

¿Qué pruebas me pueden realizar?

En la asistencia domiciliaria se pueden realizar pruebas complementarias como analíticas, controles de glucemia o control de coagulación (sintrom). También, la administración de medicación como inyectables, insulinas o la realización de curas por ulceraciones o quirúrgicas.

La atención domiciliaria requiere una valoración en caso de ser paciente crónico o de riesgo, para lo cual se necesita aportar informes médicos, además de una serie de evaluaciones como:

Evaluación básica:
  •    Valoración funcional para determinar el nivel de independencia
  •    Valoración cognitiva para determinar el deterioro de las funciones cognitivas
  •    Valoración de la situación socio-familiar valorando creencias, hábitos, apoyo de familiares o factores socioeconómicos, etc.
  •    Valoración de las necesidades de los cuidados básicos como la alimentación, higiene, situación económica, estado de la vivienda o necesidades de seguridad física y psicológica
  •    Valoración de apoyos técnicos que pueda necesitar como, por ejemplo, oxígeno
Evaluación complementaria para las personas con una evaluación básica de riesgo:
  •    Valoración del cuidador para poder detectar una sobrecarga excesiva que afecte a su estado de salud físico y psicológico
  •    Trastorno psicológico para determinar el estado de ansiedad o de depresión
  •    Riesgo de aparición de úlceras o heridas en caso de ser personas encamadas o de movilidad muy reducida
  •    Valoración de los pacientes en fase terminal para poder proporcionar el mayor confort y tranquilidad tanto a enfermos como a familiares
  •    Valoración del estado nutricional donde se podrán detectar síntomas y signos de desnutrición o de una mala alimentación

Preparación

En la primera visita a domicilio, la persona susceptible de atención, debe tener preparada toda la documentación médica y aportar toda la información que se le solicite. En caso de no ser posible una buena comunicación, necesitará la presencia de un familiar o cuidador. Una vez recopilada toda la información y completada la evaluación, entrará a formar parte del programa de atención domiciliaria que cuenta con una serie de protocolos dependiendo de la asistencia que precisen.

La atención domiciliaria requiere preparación por parte de la persona o cuidador que va a realizar el trabajo que, además de tener una buena formación y conocimientos, debe respetar el derecho de cada individuo a preservar su independencia y privacidad, habilidades de comunicación, comprensión y paciencia, estabilidad emocional, respeto a los diferentes modos de vida, y saber tratar a cada persona como individuo con sus necesidades físicas y emocionales.

¿Tengo que estar acompañado cuando me realizan la atención domiciliaria?

No es necesario estar acompañado en la atención domiciliaria si el paciente tiene cierto grado de  independencia y movilidad o, que su estado psicológico permita realizar la entrevista sin problemas y el acceso a su vivienda en las sucesivas visitas domiciliarias.

En la primera visita es recomendable la presencia de un familiar o cuidador para poder comprender mejor la situación y poder realizar las evaluaciones oportunas.