Otros Contenidos Artroscopia

Definición

La artroscopia es una técnica quirúrgica mínimamente invasiva que permite la visualización de la articulación y, si fuera necesaria, la intervención sobre ella.
Los resultados de la artroscopia suelen ser satisfactorios, logrando en la mayoría de los casos una recuperación articular correcta y una disminución del dolor presentado con anterioridad.

Tipos de artroscopias

La artroscopia es una técnica quirúrgica única en la cual, por medio de un artroscopio, que es una sonda flexible que tiene una cámara en la punta, se pueden ver diferentes articulaciones. Así se puede hacer artroscopia de cadera, hombro, codo, muñeca o tobillo.

Preparación

La preparación para una artroscopia precisará de analitica de sangre, radiología de tórax, electrocardiograma y consulta con el anestesista.

Se ha de evitar la toma de antiinflamatorios como el Ibuprofeno al menos cuatro días antes de la cirugía y no se ha de fumar ni beber alcohol desde cuatro días antes.

Si el paciente toma anticoagulantes deberá poner esta información en conocimiento del médico, quien le indicará la pauta a seguir.

El paciente deberá permanecer en ayunas desde doce horas antes de la cirugía.

Cómo se realiza una artroscopia

La realización de una artroscopia comienza sometiendo al paciente a una anestesia general. Posteriormente se van a realizar tres incisiones en la articulación que van a permitir introducir a través de una de ellas el artroscopio (una sonda flexible que lleva una cámara en su punta), para obtener imágenes que van a ser vistas en una pantalla por parte del cirujano. Por el resto de incisiones se introducirá el material quirúrgico: bisturí, pinzas, tijeras o material de sutura si fuera necesario. También se puede realizar a través de las incisiones un lavado articular si fuera necesario. Tras realizar el procedimiento de sutura o limpieza articular se procede a retirar el material y el artroscopio, suturando las incisiones externas.

Complicaciones de una artroscopia

Las complicaciones de una artroscopia serán, además de las posibles reacciones a la anestesia por alergias desconocidas, riesgos de hemorragia o de infección en la articulación o en las incisiones realizadas. Respecto a las articulaciones, se pueden producir daños a nivel del cartílago y del ligamento, aunque son procesos muy raros en este tipo de intervenciones.

Resultados

Los resultados de la artroscopia suelen ser satisfactorios, logrando en la mayoría de los casos una recuperación articular correcta y una disminución del dolor presentado con anterioridad. En los primeros días tras la cirugía será normal que el paciente presente un dolor ligero a moderado, que irá disminuyendo con los días y que se calmará de forma adecuada con los analgésicos prescritos por su médico.

Preguntas frecuentes

¿Cuál es la artroscopia más común?

Las artroscopias más comunes serán la de rodilla y la de hombro. Se tratan de dos articulaciones fácilmente accesibles, en las cuales la cirugía artroscópica logra una gran mejoría con una mínima incisión y cuyos resultados quirúrgicos son muy satisfactorios, permitiendo una recuperación más rápida del paciente.

En la artroscopia de rodilla se podrán tratan lesiones meniscales con extirpación del menisco fracturado, así como se podrán realizar intervenciones sobre los ligamentos de y retirar cuerpos libres intraarticulares que se encuentran a nivel articular. La recuperación será variable dependiendo del motivo de la artroscopia. Si esta es solo diagnostica, a las 24 horas el paciente podrá comenzar a realizar movimientos.

En el caso de la articulación del hombro se puede proceder a reparar ligamentos como el supraespinoso o el manguito de los rotadores. Se eliminan los procesos de luxaciones repetidas de hombro, los signos de pinzamiento y los cuerpo libres intraarticulares.  

¿Es dolorosa una artroscopia?

Las artroscopias pueden tener dolor postoperatorio. Este dolor suele ser de leve a moderado y remitir con analgesia habitual. El cirujano puede recomendarle al paciente, no solo analgésicos, sino que en algunas ocasiones le prescribirá un fármaco antiinflamatorio que disminuya la inflamación de la articulación a la vez que actúe como analgésico.

En los casos en los que la artroscopia se realice para tratar tendones rotos, se puede producir un dolor algo mayor y con una desaparición más lenta del mismo.

¿Cuánto se tarda en realizar una artroscopia?

Las artroscopias tienen un tiempo variable en su duración, si se trata de una artroscopia diagnóstica, el tiempo puede ser de unos 30 minutos, que será el tiempo que tarde el cirujano en examinar la articulación. Cuando es necesario realizar algún procedimiento como actuar sobre los tendones, los cartílagos, o hacer extracción de un cuerpo libre articular, la cirugía puede ser algo más larga pero no suele superar la hora de quirófano.

¿Tienes dudas sobre el tratamiento que necesitas?

Cuéntanos lo que necesitas e intentaremos ayudarte lo más rápido posible

¿Tienes dudas?