1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Arritmia Tratamiento

Arritmia Tratamiento

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

Definición

El tratamiento de la arritmia es aquel que intenta o bien devolver el ritmo normal del corazón o bien, en caso de que esto no sea posible, mantenerlo en un ritmo que no produzca daño al paciente.
El tratamiento de la arritmia es aquel que intenta o bien devolver el ritmo normal del corazón

¿Cómo es el tratamiento de una arritmia?

La arritmia cardiaca tiene tres tipos de tratamientos:

  • Tratamiento farmacológico: es el uso de fármacos antiarrítmicos en los pacientes cuya arritmia es rápida, como la Amiodarona, el Diltiazem o Bisoprolol y la Digoxina. Algunos de estos fármacos, como la Amiodarona y la Digoxina tendrán que ser controlados por sus potenciales efectos secundarios.
  • Tratamientos intervencionistas cardiológicos: son los marcapasos que envían un impulso eléctrico al corazón cuando este se enlentece, o los desfibriladores conocido como los DAI (Desfibrilador Automático Implantable), que mandan un impulso eléctrico al corazón cuando se produce una fibrilación ventricular. Mediante estos procedimientos también se realiza la ablación por medio de catéter de una vía accesoria del corazón, por la que mediante  un catéter desde el brazo hacia el corazón a través de la arteria, se identifica qué zona produce la arritmia y se procede a quemarla mediante corriente eléctrica para que deje de funcionar.
  • Tratamientos quirúrgicos: consiste en realizar una cirugía valvular para quemar las vías accesorias que provocan la arritmia y están cercanas al lugar quirúrgico.

¿Para quién está indicado?

El tratamiento de la arritmia está indicado para las personas con esta dolencia, pero no todos los procedimientos sirven para el mismo paciente.

Las fibrilaciones auriculares se intentan tratar con fármacos, como Amiodarona, Atenolol o Diltiazem. Solo en pacientes de reciente inicio, con menos de un año de afectación, se puede intentar hacer ablación de vía, o realizar una cardioversión eléctrica. En pacientes ancianos se mantiene el tratamiento médico para evitar los riesgos más graves de la cirugía.

Los marcapasos son los más usados en tratamientos de bradicardias, (enlentecimiento del corazón). En estos pacientes el corazón late muy lentamente y es necesario estimularlo eléctricamente para que funcione de modo adecuado.

Los DAI (Desfibrilador Automático Implantable) se ponen en personas con arritmias ventriculares para que realice una descarga eléctrica que logre volver el corazón a un ritmo normal.

¿Por qué se realiza?

El tratamiento de la arritmia se realiza porque al latir mal el corazón, este no realiza bien su función de bomba, y se pueden producir diferentes alteraciones al no llegar suficiente sangre al resto del cuerpo.

Pueden producirse insuficiencia cardiaca, la sangre se acumula en pulmones, hígados y piernas , el paciente se encuentra cansado y no puede desarrollar las actividades normales de su vida.

Las bradicardias pueden dar lugar a falta de sangre a nivel cerebral dando lugar a que se produzca desmayos y pérdidas de conocimiento.

En los casos de taquicardia se pueden producir trombos que pueden ir a otras zonas del organismo produciendo trombosis arteriales. Igualmente se pierde la función de bomba del corazón y el paciente tiene síntomas de pérdida de fuerza, cansancio o fatiga.

Riesgos del tratamiento de una arritmia

Los riesgos del tratamiento de una arritmia vienen dadas por el potencial de los fármacos antiarrítmicos de producir otras arritmias o producir daño en otros órganos.

  • Así, la Amiodarona que es uno de los fármacos más usados en la arritmia, tiene posibilidades de dañar el tiroides y habrá de controlar el tiroides de forma regular para tratar este efecto si se produjera.
  • La Digoxina tiene un margen de uso muy pequeño, por encima de una dosis concreta puede producir efecto tóxico, por lo que se debe controlar su nivel en sangre para evitar posibles efectos secundarios.
  • El Verapamilo, Diltiazem y Atenolol son fármacos que producen enlentecimiento del ritmo cardíaco, pero pueden dar lugar a bajada de la tensión arterial, por lo que se deberá de controlar para evitar bajadas excesivas que puedan perjudicar al paciente.

Los marcapasos y DAI  pueden tener complicaciones al implantarse debido a que no queden los electrodos bien localizados o se muevan tras situarlos, siendo necesaria la recolocación de los mismos. También hay que tener en cuenta que a los dos o tres años será necesario cambiar las pilas a los sistemas para que sigan funcionando.

Preparación

La preparación en caso de fármacos no es ninguna, una vez que se detecta la necesidad del paciente de su uso comienzan a tomarlos.

Los DAI y marcapasos llevan un estudio preoperatorio, con electrocardiograma, radiología de tórax, análisis de sangre y consulta con el anestesista.

En caso de realizarse terapia intervencionista no se deben consumir fármacos antiinflamatorios los cinco días previos al procedimiento. Si el paciente toma fármacos antiinflamatorios deberá ponerlo en comunicación del médico, que le indicará la pauta a seguir.

Cómo es la recuperación del tratamiento de una arritmia

La recuperación tras el tratamiento intervencionista de una arritmia va a ser satisfactoria. En la mayoría de los casos de ablaciones de vías alternativas esto se consigue con éxito.

En los casos en los que al paciente se le sitúe un DAI o un marcapasos, se indicará cómo debe cubrir la zona de la incisión, además, se indicará que durante al menos un mes el paciente procure no tumbarse sobre ese lado y que no realice esfuerzos para evitar que el emisor de estos aparatos se mueva de donde está colocado.

Resultados

Los resultados son satisfactorios con el control de la arritmia en la mayoría de los casos, pero el paciente deberá tomar en algunos casos fármacos para siempre.

Cuando se trata de quemar vías accesoria puede ocurrir que, pasado un tiempo, la arritmia vuelva a aparecer necesitando una nueva intervención o, en casos menos frecuentes, que esto no sea posible y el paciente necesite seguir con tratamiento  médico.

Preguntas frecuentes

¿Qué tipos de arritmias hay?

La arritmias son múltiples, dependen de dónde se inicien y de si pasan a ventrículos o no, y en qué condiciones:

  • Arritmias auriculares: parte de la aurícula (cavidad del corazón, situada sobre cada uno de los ventrículos, que recibe la sangre de las venas), y la más común es la fibrilación auricular. En ella, las aurículas laten muy rápidamente y los ventrículos laten más lentos. Si ambas zonas van muy rápido se considera una urgencia cardiológica.
  • Enfermedad del seno: en este caso el corazón va muy lento, por debajo de 40 latidos por minuto, y será necesario poner un marcapasos para normalizar el ritmo.
  • Arritmias ventriculares: son las que tienen lugar tras un infarto. Son muy graves y ponen en peligro la vida del paciente de forma inminente, se necesita realizar una cardioversión eléctrica con un desfibrilador para volver a ritmo normal.

Otra forma de clasificar la arritmia es dependiendo si son más rápidas o más lentas de los normal:

  • Bradicardia: el corazón va más lento de lo normal. Por debajo de 40 latidos por minuto va a producir sintomatología en el paciente, que se va a encontrar muy cansado y sin fuerzas, puede dar lugar a episodios de pérdida de conciencia.
  • Taquicardia: el corazón va más rápido de lo normal. Es preocupante cuando supera los 120 latidos por minuto, y puede poner en peligro de la vida del enfermo necesitando tratamiento farmacológico o desfibrilación de forma urgente.

¿Es lo mismo una arritmia que una taquicardia?

La taquicardia es un forma de arritmia en la que el corazón va más rápido de lo que debería, pero no es lo mismo, ya que arritmia es un término más amplio en el que también se incluyen otros procesos como fibrilación auricular, bradicardias... etc.

¿Qué es la arritmia sinusal?

La arritmia sinusal es aquella que se produce en el seno auriculoventricular. Esta es la zona del corazón entre las aurículas y los ventrículos, donde se genera el impulso eléctrico que da lugar al latido cardiaco. Se podría decir que la arritmia sinusal, es una arritmia que se genera en el nacimiento del impulso eléctrico.

¿Cuál es la arritmia más peligrosa?

Sin duda la arritmia más peligrosa es la fibrilación ventricular, que es la arritmia que se produce tras procesos de infartos cardíacos y que, de no revertirse rápidamente, da lugar a que el corazón se pare y deje de funcionar.

¿Puedo hacer una vida normal si tengo arritmias?

Con el tratamiento adecuado el paciente con arritmias puede realizar una vida normal. No obstante, si el paciente va a realizar un deporte de mucho esfuerzo físico, es conveniente que consulte con el cardiólogo, ya que algunas arritmias pueden desencadenarse por el esfuerzo y quizá le recomiende un ejercicio más suave. Con ciertas precauciones, el paciente podrá desarrollar una vida normal.