1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Análisis del Estudio de Anemias

Análisis del Estudio de Anemias

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

Definición

El análisis del estudio de anemias es una prueba de laboratorio donde se realiza un examen de sangre llamado hemograma, para evaluar la cantidad de glóbulos rojos y hemoglobina en el cuerpo, que son los indicadores de que existe algún tipo de anemia cuando están por debajo de lo normal. La anemia es una afección que se caracteriza por la falta de suficientes glóbulos rojos sanos para transportar un nivel adecuado de oxígeno a los tejidos del cuerpo.
Los análisis del estudio de anemias tienen una recuperación inmediata, el paciente puede irse una vez haya terminado el procedimiento de extracción de la muestra de sangre.

¿Cómo son los análisis del estudio de anemias?

Para la realización de un hemograma, se deberá tomar una muestra de sangre venosa para medir los diferentes valores del examen. Estos son la hemoglobina, que es una proteína de los glóbulos rojos que lleva oxígeno de los pulmones al resto del cuerpo, el hematocrito que mide el porcentaje de glóbulos rojos en la sangre, y el recuento de células sanguíneas completo que mide el número y tipos de glóbulos de la sangre. Se desinfecta la piel y se coloca una goma (torniquete) alrededor del brazo para que las venas se llenen de más cantidad de sangre y se inserta una aguja en una vena (generalmente en el brazo, ya sea en la cara interna del codo, o bien en dorso de la mano) para obtener la muestra de sangre que se introduce en los frascos o tubos de ensayo. Se finaliza retirando la goma y la aguja de la vena, ejerciendo una ligera presión en el lugar donde se obtuvo la muestra. Este proceso, generalmente, dura menos de 5 minutos.

¿Para quién está indicado?

Los análisis del estudio de las anemias están indicados para:

  • Personas que tienen algún síntoma de anemia como debilidad, mareos, palidez o manos y pies fríos.
  • Si tiene antecedentes familiares de algunos trastornos hereditarios de la sangre, como talasemia o anemia falciforme.
  • Pérdida excesiva de sangre por una herida o un proceso quirúrgico.
  • Menstruación irregular con sangrado abundante.
  • Si se está realizando una dieta baja en hierro y minerales.

¿Por qué se realiza?

Los análisis del estudio de anemias se hacen para saber si el paciente tiene algún tipo de anemia y así empezar a buscar la causa que la provoca y empezar a tratarla lo más pronto posible.  También, para verificar si hay una concentración baja de glóbulos rojos en sangre. Se puede hacer como parte de una revisión médica general o de rutina, a modo de prueba diagnóstica si el paciente presenta síntomas y no se encuentra bien. Cuando la concentración de glóbulos rojos es baja, se dice que la persona tiene anemia.

Riesgos de los análisis del estudio de anemias

Los riesgos de los análisis para el estudio de anemia son mínimos y muy leves, ya que es un procedimiento seguro. Después de la prueba, algunas personas sienten ligeras molestias o dolor leve, mareos o se forma un hematoma (moretón) en el área donde se realizó la extracción.

Preparación

Un análisis para el estudio de anemia no necesita de ninguna preparación especial para realizar el examen. Si el médico ha indicado otros análisis con muestra de sangre, se le podría pedir que acuda en ayunas de varias horas antes de la prueba.

Cómo es la recuperación de los análisis del estudio de anemias

Los análisis del estudio de anemias tienen una recuperación inmediata, el paciente puede irse una vez haya terminado el procedimiento de extracción de la muestra de sangre. Algunos pueden sentir ligeros mareos que desaparecen muy rápidamente. No necesita reposo, por lo que puede continuar con sus actividades de la vida diaria.

Resultados

Los resultados del estudio para las anemias deberán ser interpretados por un médico para diagnosticar si el paciente tiene anemia. Cuando los niveles de hemoglobina están bajos, podría ser indicativo de diferentes tipos de anemia como por deficiencia de hierro, de vitamina B12 o de ácido fólico, por enfermedades hepáticas o cáncer. Dependiendo del laboratorio y del carácter con que se pida la prueba (urgente o normal) los resultados pueden tardar entre uno y varios días.

Preguntas frecuentes

¿Cuál es la causa de la anemia?  

Existen 3 causas fundamentales de la anemia:

  • Que no se produzcan suficientes glóbulos rojos: anemia por déficit de hierro, aplasia medular, tumores o ligada a enfermedades reumáticas y renales.
  • Que no maduren los glóbulos rojos: anemia por déficit de vitamina B12 o en enfermedades hematológicas.
  • Que se pierdan o destruyan los glóbulos rojos: hemorragias, hemólisis y enfermedades autoinmunes.

¿Cómo saber si una persona tiene anemia?

Para saber si una persona tiene anemia, hay que valorar los síntomas que presenta; como cansancio, fatiga, debilidad, piel pálida, latidos cardíacos irregulares, dificultad para respirar, mareos, manos y pies fríos, dolor de cabeza y confirmarlo con análisis de sangre.

¿Qué alimentos son buenos para la anemia?

Los alimentos que son buenos para la anemia son los ricos en proteínas, hierro, ácido fólico y vitaminas del complejo B como carnes, hígados, huevos, leches pescados, verduras verdes como espinacas, brócolis, legumbres como frijoles, lentejas, también remolachas, frutos secos, coles, germen de trigo, avenas, frutas como la manzana, naranjas, kiwi, fresa, tomates. Estos nutrientes estimulan la producción de glóbulos rojos en la sangre, que normalmente se encuentran bajos cuando hay anemia.

¿Cuál es la fruta que más hierro tiene?

Las frutas que más hierro contienen son la manzana, el tomate, el kiwi, la naranja, y la fresa, ya que aportan vitamina C que ayuda en la absorción del hierro.

¿Cómo se trata la anemia ferropénica?

La anemia ferropénica se trata tomando suplementos de hierro e ingiriendo alimentos ricos en hierro. Los suplementos de hierro casi siempre son sulfato ferroso, que aumenta la reserva de hierro en el organismo. Se pueden tomar vía oral y, si el paciente no lo tolera, se puede administrar por vía intramuscular y endovenosa. La cantidad de hierro y el tiempo de duración del tratamiento dependen de las causas de la anemia ferropénica.