1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Análisis de Sangre

Análisis de Sangre

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

¿Qué es la sangre?

La sangre es un líquido conectivo que circula por las venas, las arterias y los vasos capilares de cualquier ser vivo vertebrado. Como función conectora, la sangre se encarga de la defensa del organismo ante infecciones, de los intercambios gaseosos del cuerpo y de la distribución de nutrientes.


El perfil profesional sanitario encargado de la extracción es el enfermero/a, que obtendrá una pequeña muestra para enviarla al laboratorio de análisis clínicos. La figura del médico es quien lo solicita e interpreta los resultados.

La sangre está compuesta de células y de plasma. Las células son: glóbulos rojos (hematíes), realizan la distribución del oxígeno a las distintas partes del cuerpo, glóbulos blancos (leucocitos), encargados de la defensa del cuerpo ante infecciones, y las plaquetas (trombocitos) que llevan a cabo la función de coagulación.  El plasma cumple a su vez con la función nutritiva: reparte los nutrientes (glucosa, ácidos grasos, aminoácidos, vitaminas y minerales), y excretora: a través de él se transportan las sustancias de deshecho del organismo. Estos dos compuestos, al ser analizados, aportan información muy útil para el diagnóstico de enfermedades, seguimiento de tratamientos o control general del estado de salud.  

¿Qué es un análisis de sangre?

Los análisis de sangre son una de las principales herramientas que tienen los médicos para alcanzar un diagnóstico. Normalmente, es la primera de las exploraciones que se solicitan.

El perfil profesional sanitario encargado de la extracción es el enfermero/a, que obtendrá una pequeña muestra para enviarla al laboratorio de análisis clínicos.  La figura del médico es quien lo solicita e interpreta los resultados.

¿Qué pruebas analíticas de sangre se pueden solicitar?

Entre algunos de los parámetros que se suelen solicitar dentro de un análisis de sangre están:

  • Hemograma: Permite al médico/a conocer la cantidad de los diferentes tipos de células presentes en la sangre (ver punto 1). La cantidad total de células puede dar información muy útil sobre posibles problemas de salud relacionados con las infecciones, inflamaciones, anemia u otras afecciones.

El hemograma puede ser parte de una revisión ordinaria o porque la persona refiere no encontrarse bien.

  • Bioquímica sanguínea: Los parámetros que se estudian en este tipo de análisis, también conocido como rutina bioquímica, son aquellos relacionados con las sustancias químicas del organismo como: sodio, potasio, cloruro, glucosa, proteínas, grasas y enzimas. Una cantidad anormal de una de estas sustancias puede ser síntoma de una enfermedad o de algún efecto secundario de un tratamiento.

Además, este tipo de análisis aporta información sobre los órganos vitales como los riñones, el hígado, el páncreas o cualquier otro órgano y su buen o mal funcionamiento.  

  • Coagulación: Este análisis ayuda al médico/a a evaluar la presencia de una proteína muy importante en el proceso de coagulación de la sangre, los factores coagulantes, que se generan en el hígado. En el proceso de coagulación de la sangre también intervienen las plaquetas. Estas células se generan en la médula ósea.

El funcionamiento de la coagulación es: Cuando existe una lesión en un vaso sanguíneo, las plaquetas son las primeras en acudir a sellar el área de la lesión y reducir el sangrado. Sin embargo, son necesarios los factores coagulantes para que el coágulo sea firme y estable.

Este análisis sirve para observar y controlar el tratamiento de enfermedades como la hemofilia u otras afectaciones hematológicas y para evaluar posibles disfunciones sanguíneas, efectos de algún tratamiento relacionado con otras enfermedades o antes de realizar cualquier prueba quirúrgica o invasiva.

Se solicitan determinaciones específicas para estudiar diferentes tipos de enfermedades o lesiones de órganos como antígenos, anticuerpos y estudios hormonales ante la sospecha de patologías concretas.

¿Cómo me preparo para un análisis de sangre?

La preparación no es muy compleja. Se solicita a la persona que permanezcan en ayunas entre 8 y 10 horas antes de la extracción para que el consumo de alimentos no altere los resultados. En muchas ocasiones, y siempre dependiendo de cada caso concreto, se indicará que evite tomar un determinado medicamento.

En el momento de realización de la prueba, el paciente deberá indicar al sanitario si está tomando algún tipo de medicación (es importante sobre todo en el caso de personas que se encuentren en tratamiento con anticoagulantes) o si ha tenido síntomas de alguna infección durante los días previos.  

La realización del análisis de sangre lleva unos 5 minutos.

¿Cómo hacer un análisis de sangre?

El profesional de enfermería solicitará al paciente que se siente o se tumbe para realizar la extracción.

La mayoría de los análisis de sangre se hacen por vía venosa, esto es, por las venas más cercanas al codo (vena basílica, cefálica y mediana cubital). El enfermero/a coloca una banda elástica alrededor del brazo para facilitar la extracción, después desinfecta con antiséptico la zona donde se va a introducir la aguja y, por último, procede a la punción venosa.

En el caso de las extracciones por vía arterial, se suelen realizar en la muñeca (arteria radial). El paciente debe ser consciente de que en esta zona existen muchas terminaciones nerviosas que pueden ocasionar molestia o dolor.

Cuando el profesional termine, colocará un algodón en la zona y pedirá al paciente que apriete con fuerza durante unos 5 minutos para evitar la aparición de hematomas, ya sea en el brazo o la muñeca.

¿Qué complicaciones puede tener la extracción de sangre?

Las complicaciones son mínimas:  

  • Los pacientes se pueden marear durante o después de la extracción. Este mareo puede ser consecuencia de las horas de ayuno, o del temor ante la realización de la prueba.
  • Leve dolor en la zona del pinchazo.
  • Aparición de hematomas en la zona donde se ha realizado la extracción.

Resultados de un análisis de sangre

Como ya hemos comentado, el personal sanitario médico/a y/o enfermero/a es el encargado de interpretar los resultados de los análisis. Normalmente, éstos suelen estar disponibles a las 24 horas de su realización, siempre dependiendo del tipo de análisis solicitado.

Preguntas frecuentes

¿Qué análisis de sangre diagnostica la anemia?

Para el diagnóstico de la anemia bastaría con un análisis de sangre (hemograma), donde se determina el nivel de hemoglobina. La hemoglobina es una proteína rica en hierro que se encuentra dentro de los glóbulos rojos. También se observa el hematocrito que es el porcentaje de glóbulos rojos de la sangre. Un número bajo de uno de los dos o los dos, es signo de anemia.

También se determina la cantidad de glóbulos rojos, blancos, plaquetas y, el tamaño de los glóbulos rojos. Si son más pequeños de lo normal, indica anemia.

¿Qué análisis de sangre diagnostica la diabetes?

Para diagnosticar la diabetes se observa el parámetro de bioquímica sanguínea. Los niveles de azúcar o glucosa en sangre son más altos de lo normal, mayor o igual que 126 mg/dl.

¿Qué análisis de sangre diagnostica la celiaquía? 

Para el diagnóstico de la celiaquía, entre otras pruebas, se solicita un análisis de sangre para estudiar los anticuerpos relacionados.

Sin embargo, la prueba del análisis de sangre para el diagnóstico de la celiaquía no es concluyente y se deberán realizar otras pruebas clínicas como biopsias del tubo digestivo, pruebas genéticas, etc…

Ante cualquier duda relacionada con la prueba del análisis de sangre, siempre consulte con su médico/a.