Urticaria

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

¿Qué es la urticaria?

La urticaria es un proceso inflamatorio de la piel de carácter transitorio, caracterizado por la presencia de una erupción pruriginosa (que produce picor).

La urticaria es un proceso inflamatorio de la piel de carácter transitorio, caracterizado por la presencia de una erupción pruriginosa (que produce picor).

La urticaria puede aparecer en el 10-20% de la población general y hasta un 30% de los casos puede evolucionar a cronicidad. La urticaria aguda es más frecuente en los jóvenes y niños, y la crónica en adultos, apareciendo más comúnmente en mujeres.

La urticaria en sí misma es un proceso de gravedad leve-moderada, pero su evolución a expresiones sintomáticas de mayor afectación en el organismo, puede llevar a desarrollar un proceso grave en determinadas circunstancias.

Tipos de urticaria y causas

Según su evolución se clasifica en:

  • Urticaria aguda: Episodio aislado de menos de 6 semanas de duración.
  • Urticaria aguda recidivante: Episodios intermitentes de duración variable en un periodo mayor a 6 semanas.
  • Urticaria crónica: Brotes que aparecen a diario o casi a diario durante más de 6 semanas.

Según su causa:

  • Inmunológica (alérgica):
    • Infecciosas: Producidas por infecciones víricas (virus de Epstein Barr, citomegalovirus, etc.), bacterias (estreptococo), parásito, etc.
    • Alimentarias: Alergia al huevo, la leche, el pescado, frutos secos, mariscos, legumbres, etc.
    • Desencadenadas por la toma de fármacos: Penicilina y sus derivados, antiinflamatorios no esteroideos, contrastes radiológicos, etc.
    • Desencadenadas tras la picadura de un insecto, por hipersensibilidad a esa picadura.
    • Producidas por la inhalación de sustancias como polvo, polen, etc.
    • Por contacto con plantas, orugas, cosméticos, pelo de animales etc.
  • De causa no inmunológica:
    • Físicas: Por frío, calor, sol, roce o frotamiento (dermografismo), etc.
    • Colinérgicas: Por calor durante la realización de ejercicio físico, emoción, etc.
    • Hereditarias: Edema angioneurótico familiar, etc.
    • Secundarias a enfermedades sistémicas: Tumores, enfermedades del sistema endocrino, vasculitis, etc.
  • Idiopáticas o de causa desconocida.

Síntomas de la urticaria

La lesión que aparece en la piel típicamente es el llamado habón o roncha. Se trata de una lesión roja, sobreelevada, circunscrita, con la región central blanquecina. Habitualmente produce picor y si se aprieta con el dedo, la lesión blanquea. Característicamente las lesiones aparecen y desaparecen, pudiendo durar el proceso durante horas o semanas.

Tratamiento para la urticaria

Es fundamental la eliminación de los posibles factores desencadenantes, bien los que causan directamente la urticaria o las que puedan aumentarla. Además, se debe hidratar la piel y evitar el rascado. A nivel farmacológico, se inicia el tratamiento con la indicación de antihistamínicos.

Si es preciso, se pueden asociar varios fármacos de este tipo. Para lesiones más intensas y extendidas, se añaden además corticoides. En ocasiones se asocia un  fármaco como la ranitidina.

Cuando existe una de las complicaciones por evolución de la urticaria como el angioedema o una anafilaxia, se administra a los pacientes adrenalina. Además, actualmente existen estudios sobre el tratamiento de la urticaria con fármacos como Ciclosporina A, Ketotifeno, anti Ig-E (Omalizumab), tiroxina o bloqueantes de los canales de calcio, con resultados moderados.

Pruebas complementarias del tratamiento de la urticaria

El diagnóstico principal de la urticaria es clínico, por el interrogatorio médico y la exploración física. Además, para el estudio de la urticaria crónica o cuando haya alguna sospecha de la causa de la reacción, se puede realizar una analítica de sangre  con determinación de hormonas tiroideas, hemograma, bioquímica básica, serología vírica (detección de anticuerpos contra determinados virus), PCR, proteinograma y otra serie de determinaciones analíticas específicas según la sospecha que se tenga de la posible causa (crioglobulinas, triptasa sérica, estudio de autoinmunidad, etc.)

Se puede añadir al estudio un análisis de orina, determinación de parásitos en heces, estudio específico de alérgenos, radiografía de tórax o biopsia de la piel.

Hay que decir que sólo en un 30% de los casos es posible identificar el factor que produce la urticaria.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                         

Factores desencadenantes de la urticaria

Existen distintos agentes que pueden desencadenar en una persona una urticaria como medicamentos (antiinflamatorios, algunos antibióticos, analgésicos, contrastes radiológicos, etc), alimentos (fresas, clara de huevo, cacahuete, etc), sustancias que se inhalan (pólenes, escamas de animales, polvo doméstico, proteínas del látex, etc), infecciones producidas por virus (virus de la hepatitis B, etc) o bacterias (helicobacter pylori o estreptococos) y hongos (candida albicans). La picadura de  un insecto también puede desencadenar una urticaria.

Factores de riesgo de la urticaria

El factor de riesgo para padecer una urticaria es la exposición a los agentes que pueden desencadenar la reacción.

Existen enfermedades y síndromes que se asocian con la posible aparición de urticaria como urticaria pigmentosa, crioglobulinemia, urticaria-vasculitis, lupus eritematoso sistémico, enfermedades autoinmunes del tiroides, etc.

Complicaciones de la urticaria

  • Evolución de la urticaria a angioedema (afectación de las capas más profundas de la piel) en tejidos laxos con aparición de edema e hinchazón en regiones faciales como párpados y labios, que persiste más tiempo y se acompaña de sensación de quemazón.
  • Shock anafiláctico: Es una reacción grave y generalizada del organismo producida por una hipersensibilidad sistémica con una activación inflamatoria que puede poner en riesgo la vida del paciente.

Prevención de la urticaria

  • La única prevención que se puede realizar es, en caso de ser conocedores del agente que desencadena la reacción, no tener ningún contacto con él.
  • En aquellos pacientes con urticaria crónica, a fin de disminuir y prevenir la aparición de los brotes se puede pautar un tratamiento antihistamínico de forma crónica.

Especialidades a las que pertenece la urticaria

Inicialmente una urticaria puede ser diagnosticada y tratada por un médico de atención primaria o en el servicio de urgencias hospitalarias, según el sitio donde se atienda al paciente. Si existen dudas diagnósticas, el paciente puede ser valorado por el dermatólogo y, para completar el estudio de la posible causa que produce la urticaria, también interviene la atención del especialista en alergología.

Preguntas frecuentes

¿Qué es la urticaria crónica?

La urticaria crónica es aquella que aparece a brotes a diario o casi todos los días, durante más de 6 semanas.

¿Qué es la urticaria colinérgica?

Es una forma de urticaria que afecta sobre todo a adolescentes y adultos jóvenes desencadenada por un aumento de la temperatura corporal. En ella aparecen múltiples y pequeñas ronchas en el cuello y tronco cuando se inicia la sudoración  haciendo ejercicio físico intenso, por exposición al calor, a estímulos gustativos o por tensión emocional. Las lesiones duran minutos y producen picor intenso. En ocasiones se asocian síntomas como dolor de cabeza, mareo, dolor abdominal, náuseas, vómitos o diarrea.

¿Existe la urticaria por frío o calor?

Sí, dentro de las urticarias desencadenadas por un agente físico se describen los cambios de temperatura como posible causas: al beber agua fría, tener contacto con aire u objetos fríos, etc. O al aumentar la temperatura corporal con el ejercicio físico, por el calentamiento corporal en la ducha, etc.

¿Qué es el rash cutáneo?

Un rash cutáneo es una erupción con enrojecimiento y picor en la piel.

¿Es lo mismo urticaria que sarpullido?

No, un sarpullido es una forma coloquial de denominar a cualquier tipo de reacción de la piel en la que se produzca un enrojecimiento y aparición de lesiones más o menos sobreelevadas y grandes, o “granitos”. Una urticaria es el término médico que describe una lesión característica llamada habón, que aparece como una placa con bordes rojizos y algo más elevados y centro más blanquecino que es evanescente, es decir, aparece y desaparece en el transcurso de 24 horas

Artículos relacionados Ver todos
Alergia tras volver a la calle
Artículo especializado

Alergia tras volver a la calle

Después del confinamiento es probable que las personas que presentaban algún tipo de alergia la hayan experimentado de forma muy notable con la vuelta a la calle. Incluso, personas que no tenían alergia empiezan a notar síntomas. ¿Necesitas una consulta o prueba presencial con un alergólogo ? Encuentra un alergólogo cerca de ti . Si tienes dudas también puedes hablar gratis por Chat   con uno de nuestros alergólogos. Qué es la alergia La alergia es una respuesta exagerada del sistema inmune frente a ciertas sustancias inocuas con las que entramos en contacto y que el organismo identifica como dañinas. A estas sustancias se las denomina alérgenos . Es el caso del polen (de diferentes plantas), los ácaros del polvo, los epitelios de las mascotas, algunos componentes alimentarios, medicamentos, etc. Esta respuesta alérgica del sistema defensivo conlleva una serie de reacciones inflamatorias que afectan a la piel y a las mucosas del tracto respiratorio o gastrointestinal, dando lugar a los diferentes síntomas y signos de las enfermedades alérgicas. Según la Organización Mundial de la Salud, se estima que en torno a un 25% de la población presenta algún tipo de alergia. Formas de contacto con los alérgenos Los alérgenos pueden entrar en contacto con las personas: A través del aire al ser inhalados como, por ejemplo, el polen, ácaros del polvo, ciertos tipos de hongos, pelo de mascotas. Al ser ingeridos como, por ejemplo, los medicamentos o múltiples tipos de alimentos (leche, huevos, futas, frutos secos, mariscos…). Al entrar en contacto con la piel, como por ejemplo sustancias químicas o el látex. Al ser inoculados, como el veneno de las abejas y las avispas. Al ser inyectados, como los medicamentos de administración intravenosa o subcutánea. El alérgico, ¿nace o se hace? No se puede responder esta pregunta. Con el transcurso del tiempo y dependiendo de factores ambientales y genéticos (existe una mayor predisposición a ser alérgico si algún familiar lo es) puede aparecer la alergia a determinadas sustancias que se encuentran en el entorno y con las que se está en contacto. Sensibilización El proceso por el cual una persona se hace alérgica a determinadas sustancias se denomina sensibilización y puede tener lugar en cualquier momento de la vida. Una persona genéticamente proclive a sufrir una alergia no la desarrollará si no ha estado previamente en contacto con el alérgeno responsable. De este modo, en el primer contacto con un alérgeno nunca se produce ningún síntoma. Será en contactos posteriores cuando aparecerán los síntomas de la alergia.  En el proceso de sensibilización los alérgenos activan el sistema inmune haciendo que se produzca un tipo de anticuerpo, la inmunoglobulina E ( IgE ). Las inmunoglobulinas son proteínas que producen las células defensivas del organismo contra agentes externos. Existen cinco tipos de inmunoglobulinas (IgA, IgD, IgE, IgG, IgM). La IgE es una inmunoglobulina que en situaciones normales actúa, específicamente, contra las enfermedades parasitarias y en el caso de los alérgicos se sobreexpresa. ¿Están aumentando los casos de alergia en la actualidad? Se sabe que ahora hay un mayor número de casos de alergia que en el pasado, aunque todavía no está claro cuáles son las causas de este aumento. Se baraja la hipótesis de que los inviernos más suaves favorecen la aparición de pólenes que antes no se observaban. De igual modo, los cambios de vida relacionados con nuevas costumbres alimentarias, el tabaquismo y la contaminación ambiental pueden tener algo que ver. Por otro lado, la “hipótesis de la higiene” establece que, ante la ausencia de infecciones parasitarias en las sociedades occidentales, el sistema inmune se confunde y dirige su ataque mediado por la IgE contra sustancias originalmente inocuas. Además, los hábitos de higiene han cambiado desde hace muchos años. Este ataque mediado por las IgE es importante para el diagnóstico de la enfermedad, ya que altos niveles de IgE en sangre indican al médico que el paciente padece un posible proceso alérgico. ¿Necesitas una consulta o prueba presencial con un alergólogo ? Encuentra un alergólogo cerca de ti . Si tienes dudas también puedes hablar gratis por Chat   con uno de nuestros alergólogos. Diferentes tipos de alergia En función de los signos y síntomas tenemos distintos tipos de enfermedades alérgicas: La rinitis alérgica es la enfermedad alérgica más habitual (afecta a un 25-30% de la población de los países desarrollados). Los alérgenos responsables son los pólenes, los ácaros del polvo, los epitelios de animales y los hongos. Los síntomas con los que cursa son estornudos, secreción nasal mucosa, picor de nariz y congestión nasal. Puede ir acompañada de conjuntivitis alérgica cuyos signos y síntomas son enrojecimiento de la conjuntiva del ojo, lagrimeo y picor de ojos. Y también puede ir asociada con asma alérgico. El asma alérgico es el segundo tipo de enfermedad más frecuente y en España afecta a un 5% de la población adulta. Y en torno a un 10% de la población infantil. Los alergenos responsables son los mismos que antes. Los signos y síntomas característicos son tos, dificultad al respirar y ruidos torácicos al respirar (las llamadas sibilancias). La urticaria y/o angioedema es un tipo de reacción alérgica que afecta a la piel. En la urticaria aparecen ronchas de forma y tamaño variable que suelen picar. Cuando aparece hinchazón se habla de angioedema. Y pueden o no aparecer de forma simultánea. Los alergenos en este caso pueden ser alimentos, medicamentos o picaduras de insectos. Dermatitis atópica o eccema atópico. Es una enfermedad predominante en la población infantil, aunque se puede cronificar y existir en adultos. Se caracteriza por sequedad de la piel que produce un intenso picor. Al rascarse se producen las lesiones cutáneas propias de este tipo de alergia. Dermatitis alérgica de contacto. Ocurre cuando el alérgeno entra en contacto directo con la piel. Ejemplos de estos alérgenos son: los metales, el tinte para el pelo, productos cosméticos y el látex. Alergia alimentaria . En este caso los alérgenos son los alimentos ingeridos. Los signos y síntomas habituales son: picor y/o hinchazón de labios y boca (conocido como SAO o síndrome de alergia oral). A veces aparecen náuseas, vómitos y dolor abdominal o reacciones cutáneas como dermatitis atópica o urticaria. En casos extremos puede aparecer anafilaxia. Los alimentos más frecuentes relacionados con este tipo de alergia en los adultos son los frutos secos, las frutas y el marisco. Y en los niños la leche de vaca y el huevo. Anafilaxia . Es la manifestación más grave de una reacción alérgica. Suele ocurrir rápidamente y de forma generalizada. Deben existir signos y síntomas de 2 o más sistemas: cutáneo, digestivo, respiratorio, cardiovascular (hipotensión y arritmias cardiacas) y neurológico (mareo y pérdida de conocimiento). En los casos más graves, si el tratamiento con adrenalina no se administra a tiempo, se puede producir la muerte. Los alérgenos más habituales en estos casos son los alimentos, los medicamentos o las picaduras de insectos. Diagnóstico de la alergia Existen diferentes tipos de pruebas diagnósticas en función del tipo de alergia y en función de si la reacción alérgica aparece rápidamente o tarda en aparecer. La prueba cutánea ( prick test ) es la más utilizada y consiste en colocar una gota del preparado alergénico que se quiere testar en el brazo del paciente (en su cara anterior) y hacer una ligera punción en la capa más superficial de la piel. Si el paciente es alérgico a la sustancia se producirá una reacción inflamatoria, dando lugar a la aparición de una roncha en la piel. Para determinados alérgenos, y también cuando la sensibilización no es muy fuerte, es más conveniente inyectar el alérgeno directamente en la piel ( prueba intradérmica ). Para las alergias de tipo dérmico, lo que se suele hacer es aplicar en la piel del paciente un parche impregnado ( patch test ) en el preparado alergénico y dejarlo durante un periodo de 48 a 96 horas. Estas pruebas diagnósticas son un buen método para identificar las sustancias frente a las que se tiene alergia, pero no son infalibles debido a que tienen baja sensibilidad. Adicionalmente, existen también pruebas a las que el médico puede recurrir como ayuda para el diagnóstico, basadas en un análisis de sangre para detectar los niveles elevados de IgE específicos de un alérgeno en concreto. Sin embargo, en algunos tipos de alergia, como las alergias a medicamentos o a los alimentos, estas pruebas tampoco son suficientes para llegar al diagnóstico y se hace necesario recurrir a pruebas de provocación. Finalmente, las pruebas de provocación consisten en exponer o suministrar al paciente el medicamento o el alimento sospechoso de causar la reacción alérgica y esperar a la manifestación de la misma. Estas pruebas son más peligrosas para el paciente, por lo que siempre se realizan en consulta médica y bajo la supervisión de personal sanitario especializado. Además, dada su naturaleza, pueden durar varias horas. Predicción de una alergia No es posible predecir si una persona va a desarrollar una determinada alergia. El sistema inmune es cambiante y dado que la alergia es el resultado de un proceso de sensibilización, es imposible predecir si una persona va a ser alérgica o no a una determinada sustancia. Tratamiento de la alergia El tratamiento de las alergias se basa en tres estrategias: Medidas de control o evitación del alérgeno responsable, en la medida que sea posible. Tratamiento sintomático , es decir, para aliviar los síntomas con medicamentos de tipo spray nasal y antihistamínicos. Tratamiento con vacunas . Al tratamiento con vacunas, ya sean subcutáneas o sublinguales se le denomina inmunoterapia ( IT ) y es el único tratamiento capaz de modificar el proceso alérgico y, por tanto, de curarlo. ¿Necesitas una consulta o prueba presencial con un alergólogo ? Encuentra un alergólogo cerca de ti . Si tienes dudas también puedes hablar gratis por Chat   con uno de nuestros alergólogos. Descargar Infografía alergia
Problemas en la piel relacionados con el nuevo coronavirus
Artículo especializado

Problemas en la piel relacionados con el nuevo coronavirus

Problemas en la piel relacionados con el nuevo coronavirus   Como tantos otros virus, el nuevo coronavirus conocido como SARS-CoV-2 puede tener distintas manifestaciones en la piel . Además, el confinamiento prolongado, y el uso de medidas de protección, como los geles desinfectantes o las mascarillas, también pueden ser el origen de problemas cutáneos.  A continuación repasamos algunos problemas asociados directa o indirectamente al coronavirus, algunos de los cuales pueden requerir la consulta con un dermatólogo . Probablemente, el problema más acuciante al que se están enfrentando los dermatólogos tras el confinamiento es el retraso en el diagnóstico de lesiones cutáneas potencialmente graves, ya que muchos pacientes no han acudido al médico por temor a infectarse por coronavirus. Tras la primera oleada de infecciones por coronavirus, en las consultas de dermatología se están empezando a recibir pacientes con lesiones con un tamaño superior al que veían antes de la pandemia, lo que conlleva un peor pronóstico para el paciente. Esto es especialmente grave en casos del melanoma , probablemente el tumor cutáneo mas agresivo. ialmente grave en casos del melanoma, probablemente el tumor cuttás agresivo. En este tipo de tumor de la piel, se sabe que el retraso de solamente de un mes en el diagnóstico supone una disminución de la supervivencia a los 5 años del 85% al 79%. Por ello, los dermatólogos recomiendan fomentar la autoexploración y consultar al dermatólogo en caso de duda. Estas consultas pueden ser presenciales o pueden ser más seguras para los pacientes si se hacen a distancia a través de servicios de teleconsulta . ¿Necesitas una consulta presencial con un dermatólogo? Encuentra un dermatólogo cerca de ti. Si tienes dudas también puedes hablar gratis por Chat con uno de nuestros dermatólogos. Otras patologías cutáneas relacionadas indirectamente con el coronavirus y que están generando preocupación son los problemas derivados del uso de geles desinfectantes y las mascarillas . Los geles desinfectantes son soluciones hidroalcohólicas con un contenido en alcohol del 60 al 85%. El uso frecuente de estos geles puede llevar a irritaciones de la piel. Algunas personas con problemas previos como psoriasis o dermatitis atópica pueden ser especialmente propensas a presentar esta irritación cutánea. Desde la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) recomiendan que después del lavado, se asegure un correcto secado de las manos y de los espacios entre los dedos, y se utilicen con frecuencia cremas emolientes (cremas hidratantes que permitan reparar la función barrera de la piel) para prevenir la aparición o el agravamiento de problemas cutáneos. Es especialmente importante el uso de estas cremas durante el descanso nocturno . Si además se va a estar expuesto a la luz solar, puede ser necesario el uso de protectores solares libres de alcohol. En cualquier caso, es fundamental un tratamiento correcto de los problemas cutáneos previos por parte del dermatólogo. En el caso de las mascarillas , su uso prolongado, especialmente en días con altas temperaturas, puede causar dermatitis en las zonas de más fricción como la nariz, orejas o mejillas. También es frecuente que el uso prolongado de la mascarilla empeore problemas dermatológicos previos como el acné , la dermatitis atópica , la dermatitis seborreica , la rosácea , etc. Para minimizar estos problemas los dermatólogos recomiendan: evitar el uso de maquillaje, lavar la cara con agua templada y limpiadores suaves no jabonosos y sin fragancias, usar cremas hidratantes adecuadas para cada tipo de piel y según la edad del paciente, y usar por el tipo de mascarilla mas adecuado para cada entorno y circunstancia. ¿Necesitas una consulta presencial con un dermatólogo? Encuentra un dermatólogo cerca de ti.   Si tienes dudas también puedes hablar gratis por Chat con uno de nuestros dermatólogos. Por otra parte, tras el confinamiento es necesario y saludable una exposición adecuada al sol. Los dermatólogos recuerdan la importancia de establecer unos hábitos adecuados frente a la radiación solar para poder aprovechar los beneficios del sol minimizando los posibles riesgos. Gracias a la radiación solar el cuerpo humano sintetiza la vitamina D , la cual es una sustancia esencial para numerosas funciones del organismo, incluyendo la lucha contra las infecciones . Sin embargo, la radiación ultravioleta del sol puede causar no solo un envejecimiento prematuro de la piel sino que puede asociarse al desarrollo de cáncer de piel. Por ello, se recomienda llevar a cabo una exposición progresiva a la luz solar, de menos a más. Se puede empezar por 5 minutos e ir incrementando el tiempo progresivamente. La exposición no debería ser superior a los 15-20 minutos sobre todo en la franja horaria de más riesgo que es entre las 12 y las 16 horas . Además hay que utilizar cremas fotoprotectoras u otras vías de protección para prevenir las quemaduras, y consumir líquidos suficientes para mantenerse siempre bien hidratado. Además, conviene revisar la piel cada mes durante unos minutos y consultar al dermatólogo sin demora en caso de que se vean lesiones que despierten alguna sospecha. Finalmente, aunque el coronavirus es un patógeno eminentemente respiratorio la infección se puede asociar a manifestaciones cutáneas muy diversas . En los pacientes con infección por coronavirus pueden aparecer erupciones con pápulas o pequeñas manchas rojas por el cuerpo; en ocasiones se dan lesiones cutáneas como habones o ronchas, similares a los que se dan en las urticarias; hay casos en los que aparecen vesículas con cierto parecido a las lesiones de la varicela; también pueden aparecer lesiones violácea, con vesículas y pústulas , especialmente en los dedos de las manos y los pies, parecido a los sabañones; y en casos más graves se han descrito lesiones violáceas e incluso necrosis asociadas a obstrucciones vasculares. En definitiva, la COVID-19 causada por el coronavirus, además de los síntomas característicos que conocemos, como fiebre, tos, o falta de aire, puede manifestarse con una amplia variedad de síntomas cutáneos que los dermatólogos están empezando a reconocer, y que en algunos casos se relacionan con la gravedad de la infección. En resumen, como tantos otros virus, el nuevo coronavirus puede asociarse a numerosas manifestaciones cutáneas . Además, el coronavirus también puede causar problema cutáneos de manera indirecta. El confinamiento y los nuevos hábitos higiénicos que estamos adquiriendo puede producir problemas relacionados con la piel como el retraso en el diagnóstico de lesiones cutáneas , problemas por el uso excesivo de geles desinfectantes y mascarillas , o riesgos por la exposición prolongada al sol . Muchas de las dudas que pueden surgir en estos tiempos de coronavirus se pueden solucionar fácilmente a través de una teleconsulta o una consulta presencial con un dermatólogo de confianza . ¿Necesitas una consulta presencial con un dermatólogo?  Encuentra un dermatólogo cerca de ti.   Si tienes dudas también puedes hablar gratis por Chat con uno de nuestros dermatólogos. Para más información Fundación Piel Sana de la Academia Española de Dermatología y Venereología. El efecto del confinamiento por COVID-19 en el tamaño y pronóstico de los tumores cutáneos: https://aedv.es/wp-content/uploads/2020/05/NP-Efectos-del-confinamiento-en-desarrollo-del-c%C3%A1ncer-de-piel.pdf Grupo Español de Investigación en Dermatitis de Contacto y Alergia Cutánea (GEIDAC), AEVD. recomendaciones para minimizar el daño cutáneo derivado del uso de equipos de protección individual frente el SARS-CoV-2: https://aedv.es/el-geidac-ofrece-recomendaciones-para-minimizar-el-dano-cutaneo-derivado-del-uso-de-equipos-de-proteccion-individual-frente-el-sars-cov-2/ Fundación Piel Sana de la Academia Española de Dermatología y Venereología. Piel sana sin quemaduras: https://aedv.es/wp-content/uploads/2020/05/NP-Exponte-al-sol-con-sensatez.pdf Fundación Piel Sana de la Academia Española de Dermatología y Venereología. Los cinco patrones cutáneos de la COVID-19: https://aedv.es/wp-content/uploads/2020/05/NP-Los-Cinco-Patrones-Cut%C3%A1neos-de-la-COVID-19.pdf
Verrugas: qué son y cómo tratarlas
Artículo especializado

Verrugas: qué son y cómo tratarlas

Prácticamente todas las personas, en algún momento de nuestra vida, sufriremos una o más verrugas. Se trata de las verrugas vulgares o víricas, que crecen en la piel como resultado de la infección por un tipo de papilomavirus humano (HPV), un virus que afecta a los seres humanos y se transmite de persona a persona, o a través de superficies húmedas, como duchas, suelo de los vestuarios o gimnasios, o cuartos de baño. Es muy frecuente, y suele afectarnos a todos en algún momento, especialmente en los niños. ¿Cómo se producen las verrugas? El papilomavirus infecta la piel y provoca la aparición de las verrugas, que pueden ser de diferentes tipos: vulgares, planas, plantares, o en mosaico, principalmente. Si no se tratan es posible que vayan creciendo y extendiéndose por contacto a zonas vecinas. Por otra parte, si se dejan sin tratamiento, en la mayoría de los casos desaparecerán espontáneamente cuando el sistema inmunológico de la persona las elimina. Síntomas  En general, todos sabemos qué es una verruga, aunque las verdaderas verrugas víricas deben ser distinguidas de otros crecimientos de la piel, como otros tipos de verrugas que no son contagiosas , o incluso otras infecciones de la piel y tumores benignos o malignos. Por ello, es conveniente que cualquier crecimiento sobre la piel sea valorado por el dermatólogo, pues somos los especialista que podremos descartar otras posibilidades diagnósticas. Las verrugas vulgares se manifiestan como pequeñas protuberancias en la piel, de superficie rugosa o espiculada. Pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, aunque es más frecuente que lo hagan en las manos, sobre todo en los dedos y alrededor de las uñas, o en los pies. También en la cara o incluso en los labios o el interior de la boca o la nariz (en este caso los llamamos papilomas). Las verrugas plantares aparecen sobre la piel de las plantas de los pies. Como se trata de una zona con una piel muy gruesa, es común que crezcan hacia adentro presionando la fascia plantar, lo que ocasiona dolor y mal apoyo del pie al caminar. De hecho, las verrugas plantares son las más molestas por el dolor que producen, Las verrugas planas juveniles aparecen como pequeños crecimientos planos, muchas veces imperceptibles, ya que pueden tener el color de la piel normal. Son comunes en niños y adolescentes, en la frente o el dorso de las manos.  Diagnóstico  Habitualmente el diagnóstico es clínico, es decir, con la exploración visual el dermatólogo puede saber qué se trata de verrugas víricas. Sólo en casos de duda es posible que se tenga que hacer una biopsia para descartar otros crecimientos o tumores de la piel. El dermatólogo es el único especialista capaz de diagnosticar correctamente una verruga. En el caso de las verrugas plantares , es común su confusión con los helomas por presión, también llamados “ojos de gallo” o “clavos”, que se forman en la planta o en las superficies de contacto entre dos dedos del pie, por presión ocasionada por zapatos o por un pie con mala pisada. Habitualmente estos problemas los conoce el podólogo, que derivará al paciente a un dermatólogo si sospecha verrugas plantares. La forma más sencilla de diferenciar las dos cosas es que las verrugas plantares tienen “puntitos negros” en su interior, a diferencia de los helomas o clavos, que suelen ser más homogéneos, de color blanco amarillento. Tratamiento  No existe un tratamiento eficaz para eliminar el virus del papiloma, ya que estos virus no tienen “antivirales” eficaces todavía. En cuanto a las vacunas, existe una vacuna para papilomavirus pero no es eficaz para todos los tipos del virus, sólo para los que afectan a las zonas genitales (en este caso la verruga se llama condiloma o verruga genital), por lo que no es útil para prevenir las verrugas vulgares. Habitualmente, el tratamiento de las verrugas se basa en métodos destructivos, como diferentes preparados que las destruyen porque contienen diferentes ácidos o cáusticos: son los clásicos “líquidos antiverrugas” que suelen aplicarse en forma de una gota cada noche hasta la resolución de la verruga. Asimismo, un tratamiento muy habitual es la crioterapia con nitrógeno líquido, una forma de destruir las verrugas congelándolas con un aparato que debe manejar el dermatólogo. Los dispositivos de crioterapia que se venden en las farmacias para que se las aplique el propio paciente son poco eficaces, ya que no alcanzan la temperatura suficientemente fría para destruir las verrugas.  En algunas verrugas resistentes se requiere incluso tratamiento por destrucción con un electrobisturí o un láser, aunque no son más eficaces que la crioterapia. Sólo en algunos casos puede ser necesario el tratamiento intralesional , inyectando dentro de las verrugas sustancias más potentes como la bleomicina o el metotrexate.  Por último, en casos contados puede recurrirse a la cirugía, que es un método poco empleado, ya que requiere anestesia y se acompaña de cicatrices permanentes, que pueden resultar molestas y dolorosas en la planta del pie. En cualquier caso, el tratamiento de las verrugas no debe ser agresivo, y hay que valorar en cada caso la opción, recordando que en la mayoría de los casos el propio sistema inmunológico de la persona las eliminará de forma espontánea. Existen medicamentos que supuestamente “estimulan las defensas”, pero no hay estudios que avalen su eficacia. Medidas preventivas  Las medidas preventivas son sobre todo aplicables a las verrugas plantares, que se contraen por ducharse o caminar descalzo en lugares públicos, duchas, piscinas o vestuarios. En estos lugares debe de extremarse la precaución y utilizar chancletas o peúcos protectores.
Prometazina
Contenido de salud

Prometazina

¿Qué es la prometazina? La prometazina es un fármaco antihistamínico, actúa como antialérgico al frenar la acción de la histamina, produce una vasoconstricción y disminuye la permeabilidad vascular, reduciendo el enrojecimiento ocular, la congestión nasal y, ligeramente, el prurito de la piel. También tiene un ligero efecto broncodilatador . ¿Para qué enfermedades se usa? La prometazina se usa para enfermedades de origen alérgico como angioedema, conjuntivitis alérgica, rinitis alérgica estacional, rinitis alérgica perenne y urticaria. Por su acción a nivel central, se administra por náuseas, vómitos, mareos y en procesos de cinetosis (mareos en medios de transporte). Efectos secundarios de la prometazina Los efectos secundarios de la prometazina suelen ser leves y más frecuentes en los primeros días de tratamiento, y en niños y ancianos. Efectos secundarios digestivos: entre ellos, sequedad de boca, náuseas, vómitos diarrea, dolor epigástrico, anorexia y estreñimiento. A nivel hepático pueden producir ictericia que suele ser pasajera. En casos de tratamientos más largos puede dar lugar a ictericia colestásica. Efectos secundarios en el sistema nervioso central: el más común es la somnolencia, puede ocasionar vértigo, alteración en el equilibrio, cefalea, confusión, alteración en la concentración, ataxia y, como efectos raros, puede provocar insomnio, nerviosismo, excitabilidad e irritabilidad, estos últimos efectos son más frecuentes en niños. Efectos secundarios cardiovasculares: como taquicardia, palpitaciones, arritmias cardíacas, extrasístoles, bloqueo cardíaco y, más raramente, se producen alteraciones en la tensión arterial en forma de hipotensión o hipertensión. Efectos secundarios respiratorios: puede aumentar la viscosidad del moco pulmonar dando lugar a una cierta dificultad respiratoria. Efectos secundarios a nivel ocular, pueden dar lugar a glaucoma, visión borrosa y diplopía. Efectos secundarios hematológicos: anemia, leucopenia y trombocitopenia, en especial, cuando hay dosis altas. Efectos secundarios en la piel: puede producir una reacción de fotosensibilidad ante la exposición solar intensa, dermatitis y erupciones exantemáticas. La prometazina no debe usarse en el embarazo , salvo que no haya otra alternativa terapéutica. La prometazina no debe usarse durante la lactancia y se debe suspender la misma si no hay otra alternativa terapéutica. Está desaconsejado el uso de la prometazina si se va a conducir o se manejan máquinas peligrosas . Interacción de la prometazina con otros fármacos La prometazina no debe ingerirse con alcohol , ya que puede dar lugar a un aumento de los efectos sobre el sistema nervioso central, originando una descoordinación psicomotriz. No debe usarse junto con fármacos que produzcan una acción sobre el sistema nervioso central como el fentanilo o las benzodiazepinas, ya que pueden aumentar el riesgo de descoordinación y somnolencia, así como el efecto de depresión respiratoria de estas últimas. Formas de uso de la prometazina La forma de uso más frecuente es como componente de jarabes para tratar los síntomas alérgicos. En casos excepcionales pueden usarse de forma intramuscular, aunque esta forma clínica está prácticamente en desuso. Preguntas frecuentes ¿Es un fármaco que se puede usar en niños? La prometazina es un fármaco que se puede administrar en niños mayores de 2 años , nunca en menores de esta edad, por el riesgo mayor de efectos secundarios. Las dosis en niños son menores que en adultos y se calculan en función de la edad del paciente. En niños mayores de 16 años las dosis son similares a las de los adultos. ¿Tiene alguna precaución de uso especial la prometazina? La prometazina no debe usarse en niños menores de dos años, ni en ancianos. En estas personas, los efectos secundarios son más frecuentes, debe evitarse el consumo de alcohol junto con este fármaco, y hay que tener precaución en la conducción de vehículos a motor y máquinas peligrosas, ya que puede alterar la concentración y aumentar la somnolencia, alterando los reflejos en la conducción. Estoy tomando benzodiazepinas, ¿puedo tomar este fármaco? Si se está tomando cualquier benzodiazepina o fármacos ansiolíticos, no se debe tomar la prometazina al mismo tiempo. Su uso conjunto puede dar lugar a un aumento de los efectos sobre el sistema nervioso central , provocando alteraciones en la concentración y aumentando de somnolencia, incluso llegando a producir una depresión respiratoria. ¿Puede usar cualquier persona este fármaco? Es un fármaco que no debe usarse en personas con insuficiencia renal o insuficiencia hepática, ni en aquellas personas que presentan glaucoma, problemas de obstrucción de orina u obstrucción intestinal, arritmia cardiaca, miastenia grave o úlcera péptica, ya que, en estos casos, el efecto de este fármaco puede producir un agravamiento de los síntomas de estas enfermedades. Los pacientes que presentan asma tampoco deben usarlo, ya que puede originar un aumento de la viscosidad del moco pulmonar y producir un proceso de broncoespasmo .
Betametasona
Contenido de salud

Betametasona

¿Qué es la betametasona ? La betametasona es un fármaco glucocorticoide sintético de acción prolongada que actúa como inmunosupresor y antiinflamatorio. ¿Para qué enfermedades se usa? La betametasona es un fármaco ampliamente usado para diferentes enfermedades: Enfermedades reumáticas como las artritis reumatoide, sinovitis, bursitis, miositis, artritis gotosa, artritis psoriásica, lumbalgias, ciatalgias, tortícolis y ganglion. Enfermedades del colágeno como lupus eritematoso sistémico, esclerosis sistémica, dermatomiositis. Enfermedades de origen alérgico como asma, rinitis alérgica estacional, rinitis perenne, dermatitis de contacto, dermatitis alérgicas y reacciones de hipersensibilidad a fármacos y picaduras de insectos. Enfermedades de la piel como erupciones liqueniformes, psoriasis, liquen plano, lupus eritematoso sistémico, alopecia areata, queloide. Enfermedades del pie como bursitis y espolón calcáneo, metatarsalgias.  En las amenazas de partos prematuros se usa para dar lugar a la maduración pulmonar del feto por si el parto se presenta sin poder pararlo antes de tiempo, previniendo el distrés respiratorio del recién nacido. Enfermedades neoplásicas como tratamiento paliativo y coadyuvantes a los quimioterápicos en casos de leucemias, linfomas en adultos y, en niños, en leucemia linfoide aguda y leucemia  mieloide aguda Efectos secundarios de la betametasona Los efectos secundarios de la betametasona están en relación, sobre todo, con el uso a largo plazo, siendo menos frecuentes cuando se usan por corto espacio de tiempo, aunque se usen a dosis más elevadas. Efectos cardiovasculares , se encuentran, entre ellos, la trombosis y tromboflebitis, arritmias cardiacas, hipertensión arterial o empeoramiento de la misma. Efectos dermatológicos, puede dar lugar a atrofia dermatológica, estrías, vitíligo, hiperpigmentación, infección en la piel, hirsutismo, eritema facial, cicatrización de las heridas. Puede producir paniculitis, necrolisis epidérmica y síndrome de Stevens Johnson , estos últimos con una susceptibilidad de la persona por causas no bien conocidas, erupciones, exantemas, dermatitis de contacto. Efectos endocrinológicos , son unos de los más importantes, la hiperglucemia que puede dar lugar a la aparición de una diabetes no conocida previamente o al mal control de la misma, síndrome de Cushing, aumento de peso, amenorrea y trastornos del ciclo menstrual y alteraciones en el desarrollo con disminución del crecimiento en  niños. Efectos secundarios en los electrolitos pudiendo producir disminución del potasio, del calcio y alcalosis metabólica. Efectos gastrointestinales frecuentes son náuseas, vómitos, aumento del apetito, dolor abdominal, pancreatitis, gastritis y esofagitis que pueden dar lugar a úlceras gástricas y hemorragias digestivas. Al bajar la inmunidad, puede ocasionar la aparición de infecciones y reactivación de infecciones como tuberculosis . Efectos osteomusculares , como osteoporosis, fracturas óseas, miopatías, miastenia, daños en los tendones como tenosinovitis y ruptura tendinosas, con mayor frecuencia del tendón de aquiles. Osteonecrosis, en especial, en cabeza de fémur y húmero. Efectos en el sistema nervioso central como euforia, cefalea, vértigo, insomnio, nerviosismo, parestesias, neuritis, alteración en el humor, psicosis e hipertensión intracraneal. En el embarazo no es recomendable su uso, salvo en el caso de amenaza de parto prematuro entre la 24 y 36 semanas de embarazo, que se usa para evitar el distress respiratorio del recién nacido prematuro, al estimular la maduración pulmonar del feto. La betametasona se excreta por la leche materna y puede afectar al lactante , se recomienda que se usen otros glucocorticoides que no se excreten por la leche. Interacción con otros fármacos de la betametasona El uso de betametasona conjuntamente con las vacunas de virus atenuados de sarampión, rubéola, de bacterias como la salmonella, produce una disminución de la inmunidad de las vacunas. No se debe usar junto con fármacos antiinflamatorios , ni aspirina, por el mayor riesgo de hemorragias gastrointestinales al usar ambos fármacos. El uso junto con adenosina puede potenciar la toxicidad cardiaca de esta última. El uso de betametasona junto con aldocumar puede dar lugar a alteración en el tiempo hemorrágico, causando un mayor riesgo de hemorragias. El uso concomitante con antibióticos como la eritromicina aumenta el efecto de los glucocorticoides. El uso con salbutamol puede dar lugar a un mayor número de arritmias cardiacas. Formas de uso de la betametasona La betametasona se encuentra en ampollas ya sea para su uso intramuscular como intravenoso, existe dentro del uso intramuscular una forma depot, esto quiere decir que permanece más tiempo, no siendo necesario su uso diario si no que se puede espaciar el tiempo permaneciendo hasta 72 horas en el organismo. Preguntas frecuentes ¿Cuánto tiempo se puede usar la betametasona seguida? Se puede decir que no hay un tiempo límite para el uso de la betametasona, pero este será el mínimo posible, y con la dosis mínima, que permita el control de los síntomas en enfermedades reumáticas. Cuando se consigue bajar la inflamación y, por tanto, el dolor, se procede a descender la dosis, de forma paulatina, hasta suspenderla totalmente. En situaciones como el asma , se darán dosis de duración corta para controlar los posibles efectos secundarios de la betametasona. La mayoría de los efectos secundarios de la betametasona se deben al uso continuado del fármaco durante largos periodos de tiempo. ¿Se puede usar la betametasona en niños? La betametasona puede usarse en niños, pero en ellos se usa principalmente como parte del tratamiento de leucemias y linfomas. El uso para otras enfermedades en niños es poco frecuente, ya que puede producir alteración del crecimiento. ¿Es más peligrosa la betametasona en niños o en adultos? La betametasona produce efectos secundarios tanto en niños como en adultos, pero en los primeros, además de efectos secundarios similares a los adultos, puede dar lugar a alteraciones en el crecimiento , es por ello que no suele usarse más que en circunstancias muy especiales como el tratamiento de las leucemias.
Dexclorfeniramina
Contenido de salud

Dexclorfeniramina

¿Qué es la dexclorfeniramina ? La dexclorfeniramina es un fármaco antialérgico de la familia de los antihistamínicos H1, funciona disminuyendo los efectos de la histamina, que es la sustancia que da lugar a la reacción alérgica. Es un potente antihistamínico, en especial, en reacciones alérgicas cutáneas, ya que produce una vasoconstricción que disminuye el enrojecimiento y la inflamación de la piel. ¿Para qué enfermedades se usa? La dexclorfeniramina se usa en enfermedades alérgicas como rinitis alérgica , conjuntivitis alérgica, pero tiene un campo de acción muy importante en la reacciones alérgicas generalizada, en la urticaria, en picaduras de insectos, en la dermatitis atópica, en las dermatitis de contacto y en los casos de angioedema . En la urticaria y el angioedema se usa porque su rapidez de acción hace revertir el proceso muy rápidamente descendiendo el picor de forma muy importante. Efectos secundarios de la dexclorfeniramina Los efectos secundarios de la dexclorfeniramina suelen ser leves y desaparecen cuando se abandona el fármaco . Es un fármaco que produce sedación por el paso de la barrera hematoencefálica, también produce en algunos pacientes un efecto paradójico de excitación. Los niños y los ancianos son más sensibles a los efectos secundarios de este fármaco. Los efectos secundarios gastrointestinales más frecuentes son náuseas, vómitos, diarrea, estreñimiento, sequedad de boca, dolor gástrico y anorexia, estos efectos disminuyen si el fármaco se ingiere con alimento. Efectos secundarios neurológicos , el más frecuente es la somnolencia, otros más graves son ataxia, desorientación, miastenia, vértigo, cefalea y excitabilidad. Efectos otológicos , puede producir tinnitus. Efectos genitourinarios , puede dar lugar a retención de orina e impotencia sexual. Efectos secundarios hematológicos, anemia hemolítica, pancitopenia y descenso de los glóbulos blancos. Efectos secundarios oculares, puede producir aumento de la tensión intra ocular, visión borrosa y diplopía. Efectos secundarios en la piel, puede haber reacciones de fototoxicidad si se produce una exposición intensa al sol.  La dexclorfeniramina no tiene estudios de su uso durante el embarazo, aunque se ha usado en cierto número de embarazos sin que se haya demostrado alteraciones sobre el feto. En niños prematuros puede originar lesiones oculares con mayor frecuencia si el fármaco se usa las dos semanas previas al parto prematuro, no es recomendable su uso si puede evitarse. La dexclorfeniramina no debe usarse durante la lactancia , por riesgo de secreción a través de la leche y de síndrome anticolinérgico, además de inhibir la secreción láctea, no debe, por tanto, usarse durante la lactancia. Interacción de la dexclorfeniramina con otros fármacos La dexclorfeniramina aumenta el efecto de la fenitoína , por lo que puede dar lugar a una mayor somnolencia, además de ataxia y nistagmus. En el uso concomitante con vacunas del polen aumenta la tolerancia a las mismas. La dexclorfeniramina no debe tomarse con consumo de alcohol, ya que el efecto de somnolencia puede ser muy intenso . Formas de uso de la dexclorfeniramina La dexclorfeniramina se usa en forma oral o inyectable . Los comprimidos orales son de 2 mg o de 6 mg. Siempre se debe usar la dosis menor para conseguir el efecto deseado . La forma inyectable se usa en reacciones muy importantes en las que no se puede usar la vía oral. Preguntas frecuentes ¿Se puede usar la dexclorfeniramina en niños? La dexclorfeniramina no debe usarse en niños menores de 12 años , esto se debe a la mayor frecuencia de efectos secundarios no deseados en ellos, en especial el efecto paradójico de irritabilidad y ataxia. En niños mayores de 12 años se pueden usar los comprimidos de 2 mg, no las dosis más altas. Es preferible usar otros antihistamínicos en niños siempre que sea posible. ¿Por qué es el fármaco que se inicia en las urticarias? La dexclorfeniramina es un fármaco que actúa de forma muy rápida, esto hace que calme muy rápidamente el picor, actúa bajando la vasodilatación y la inflamación asociada al proceso. ¿Produce mucho sueño la dexclorfeniramina? La dexclorfeniramina es un fármaco que pasa la barrera hematoencefálica , es decir, tiene una gran acción a nivel cerebral, dando lugar en muchos casos a una somnolencia bastante fuerte, siendo especialmente sensibles los niños y los ancianos a esta circunstancia. Hay pacientes que sufren un efecto paradójico dando lugar no a somnolencia si no a un efecto de irritabilidad muy importante. ¿Tengo que tener alguna precaución especial si conduzco y tomó dexclorfeniramina? Los pacientes que están en tratamiento con dexclorfeniramina deben abstenerse de conducir y de manejar maquinaria peligrosa. Si en el puesto de trabajo se realiza este tipo de actividades, es importante que se le indique al médico, quien deberá decidir si  mantener esta medicación o usar otra en su lugar.  ¿Todas las personas tienen los mismos efectos secundarios por la dexclorfeniramina? No, todos los efectos secundarios no se presentan en todos los pacientes. Son especialmente sensibles a sufrir efectos secundarios y estos son más severos en pacientes ancianos y niños.
¿Qué es la intolerancia a la histamina? Causas y síntomas
Artículo especializado

¿Qué es la intolerancia a la histamina? Causas y síntomas

¿Qué es la intolerancia a la histamina? La histamina es una sustancia natural que produce el organismo que se encuentra en los órganos y tejidos. También es ingerida a través de los alimentos. Su fabricación, liberación y control de la cantidad de histamina necesaria es fundamental para que el organismo funcione correctamente, por tener muchas funciones en el mismo. Cuando la histamina ingerida por los alimentos no se descompone de manera correcta, produce una serie de síntomas y consecuencias que afectan principalmente al tracto digestivo y que se conoce como intolerancia a la histamina y puede afectar al 2% de las personas. Causas de la intolerancia a la histamina La causa principal de intolerancia a la histamina es debido a un déficit en una enzima llamada Diaminooxidasa (DAO) que se encuentra en muchos tejidos, entre ellos, en el tubo digestivo (intestino delgado y colon ascendente). La DAO (diaminooxidasa) precisa la presencia de vitamina B6 y C y de cobre para que cumpla su función, es decir, se sintetiza y es secretada a la luz del intestino para que descomponga la histamina que hay en los alimentos ingeridos y, de esta manera, regular su nivel en sangre.  También puede haber una liberación excesiva de histamina en las células del sistema inflamatorio como mastocitos y basófilos ante diferentes estímulos. Otra de las causas de la intolerancia a la histamina puede ser la ingesta elevada de alimentos liberadores de histamina endógena. Síntomas de la intolerancia a la histamina Los síntomas no suelen darse de manera inmediata , sino que pueden aparecer a los pocos días. Nunca son síntomas aislados, sino que van asociados varios juntos. Estos afectan a diferentes órganos y partes del cuerpo y pueden ser, entre otros: Alteraciones intestinales: Dolor de estómago Colon irritable Diarrea Reflujo gástrico y pirosis Estreñimiento Flatulencias Náuseas  Sensación de saciedad Hinchazón de estómago Astenia (falta de apetito) Alteraciones respiratorias: Tos y estornudos Dificultad para respirar, asma Aumento de la mucosidad nasal  En casos más graves puede haber edema de lengua o de glotis Alteraciones en la piel: Piel seca Picor Dermatitis Edemas Psoriasis Urticaria Alteraciones generales: Dolor crónico, fibromialgia y dolor muscular Dolor de huesos, sobre todo, en espalda y columna Dolor en tejidos blandos Migraña Mareos Desajustes hormonales como amenorrea, síndrome premenstrual, ovarios poliquísticos e incluso infertilidad Cansancio injustificado Ansiedad Depresión  Alteraciones del sueño Diagnóstico de la intolerancia a la histamina No hay una prueba específica para hacer un diagnóstico de intolerancia a la histamina. Se puede hacer un análisis para detectar los niveles de actividad de la DAO (diaminooxidasa) en el organismo. También es importante asociarlo a la clínica que presenta la persona, para determinar el diagnóstico . Tratamiento y prevención de la intolerancia a la histamina El tratamiento y, especialmente, la prevención para la intolerancia a la histamina, está enfocado a la dieta y a un aporte añadido de vitaminas. La dieta debe consistir en: Alimentos frescos, por ser pobres en histamina Vigilar el estado de los alimentos, ya que cualquier pequeña alteración durante su almacenamiento o deterioro, puede producir un aumento de histamina, como es el caso del pescado y marisco Guardar correctamente los alimentos y mantener medidas higiénicas durante su preparación Aumentar la ingesta de Vitaminas, sobre todo vitamina B6, vitamina C y de ácido fólico, magnesio, cobre y zinc Tomar suplementos de DAO (diaminooxidasa) antes de las comidas  Evitar consumir bebidas alcohólicas Disminuir la ingesta de alimentos ricos en histamina como son chocolate, frutos secos, fresas, algunos colorantes, glutamato, clara de huevo, crustáceos, etc. Evitar la toma de medicamentos como antiinflamatorios, analgésicos, contrastes yodados, algunos antibióticos e, incluso, algunos antihistamínicos
Antihistamínico
Contenido de salud

Antihistamínico

¿Qué es un antihistamínico? Los antihistamínicos son un grupo de medicamentos que sirven para tratar y aliviar los síntomas de la alergia , que tienen en común la característica de inhibir los efectos de la histamina, uniéndose a los receptores H1 para no producir síntomas en la piel y la mucosa respiratoria como picor, ronchas, estornudos, lagrimeo y mucosidad. Los antihistamínicos se clasifican, desde el punto de vista clínico, en fármacos de primera generación o clásicos y de segunda generación o no sedantes . Los antihistamínicos de primera generación, penetran en el sistema nervioso central , siendo poco selectivos en sus acciones, causando somnolencia, sedación, aumento del apetito, visión borrosa, retención de orina, inhibición de vómito y mareos . Se transforman en el hígado rápidamente en metabolitos inactivos, por lo cual, es necesario ingerirlos varias veces al día. Los antihistamínicos de segunda generación actúan de forma más selectiva sobre los receptores H1, penetrando de menor manera en el sistema nervioso central, por lo cual, produce menos somnolencia y no afectan a la conducción, ni al rendimiento laboral. Además, también presenta menos interacciones medicamentosas. Presentan posología única diaria en fase aguda y crónica. ¿Para qué enfermedades se usa? Los antihistamínicos, en general, se usan en el tratamiento de todas las enfermedades causadas por el aumento de histamina , como pueden ser: Rinitis alérgica o estacional Conjuntivitis Enfermedades dermatológicas Angioedema Dermatitis atópica Asma bronquial Fiebre del heno Alergias medicamentosas y alimentarias Broncoespasmo producido por otras causas Efectos secundarios de un antihistamínico Los antihistamínicos de primera generación tienen mayores efectos secundarios a nivel del sistema nervioso central, como somnolencia, dificultad para la concentración, mareos, vértigo, alteraciones en la coordinación, reflejos y desplazamientos voluntarios. En general, los de primera y segunda generación, pueden producir taquicardias , alteración en el ritmo cardiaco, hipotensión ortostática, ansiedad, exacerbación glaucoma, retención urinaria, resequedad de la boca, visión borrosa y, en raras ocasiones, dolor torácico y convulsiones. Antihistamínicos de primera generación, como el dimenhidrinato, se han utilizado por su efecto antiemético en el primer trimestre del embarazo, sin un aumento significativo del riesgo fetal; igualmente, a partir del segundo trimestre, puede indicarse por cortos periodos, previa autorización por el médico de cabecera, antihistamínicos de segunda generación . Es importante, si se está embarazada, no auto medicarse y acudir al médico antes de tomar cualquier medicamento. La mayoría de los antihistamínicos de segunda generación se excretan el 1% de la dosis administrada a la madre por la leche materna, por lo que son medicamentos seguros en el periodo de lactancia, ya que no aumentan el riesgo de los efectos adversos sobre los lactantes. Igualmente, es importante antes de tomar cualquier medicamento, primero acudir al médico. ¿Con qué medicamentos pueden tener interacciones los antihistamínicos? Los antihistamínicos son metabolizados en el hígado , puede tener interacciones con gran cantidad de fármacos, como son: Antibióticos: eritromicina, claritromicina, azitromicina Antifúngicos: fluconazol Antihistamínicos H2 como cimetidina y ranitidina Antidepresivos como fluoxetina, sertralina y paroxetina Antirretrovirrales usados en el tratamiento para combatir el SIDA Es importante, dentro de las interacciones de los antihistamínicos, los efectos cardiacos que producen prolongación del intervalo QT en el electrocardiograma cuando son combinados con los siguientes medicamentos : Antiarrítmicos como la quinidina Antiparasitarios y antipalúdicos como la irvermectina Antieméticos como el primperam Neurolépticos y psicotrópicos Formas de administración de los antihistamínicos Los antihistamínicos se pueden administrar por vía oral en forma de comprimidos/cápsulas, tabletas masticables y jarabes. Los antihistamínicos de primera generación, también se encuentran en ampollas que se pueden colocar por vía endovenosa o intramuscular. Preguntas frecuentes ¿Los antihistamínicos son tratamiento agudo o crónico? En general, los antihistamínicos son tratamientos que persiguen contrarrestar los síntomas de enfermedades agudas como enrojecimiento de la piel, broncoespasmo y lagrimeo, entre otros; no curan la enfermedad. Sin embargo, existen muchas enfermedades alérgicas de carácter estacional, las cuales son persistentes, que se benefician del uso continuo de estos medicamentos por sus propiedades antiinflamatorias. ¿Todos los antihistamínicos me hacen aumentar de peso? Los antihistamínicos de primera generación, por su acción sobre el sistema nervioso central en los receptores H1, así como a través de la inhibición de otros receptores como serotonina, aumentan el apetito . Este efecto secundario desapareció con los de segunda generación. ¿Cuáles son los antihistamínicos más usados? Primera generación : difenhidramina, dimenhidrinato, clorfeniramina, dexclorfeniramina, ketotifeno, azatadina y ciproheptadina. Segunda generación : bilastina, cetirizina, desloratadina, ebastina, loratadina, levocetirizina, fexofenadina, y mizolastina. ¿Es igual la dosis de niños y adultos? La dosis pediátrica debe calcularse según los kilogramos de peso del paciente , en cambio, la dosis de adulto no. Aunque comparten la similitud en relación a los intervalos de horarios en la toma de medicamentos. Si usted o alguien de su familia necesita estos medicamentos, debe acudir al médico de cabecera, quien indicará el antihistamínico que más le conviene en la dosis exacta.
Técnica Fue
Contenido de salud

Técnica Fue

Definición Un trasplante de cabello se realiza para tratar casos de calvicie y alopecia, habitualmente de origen hereditario. La calvicie es una de las principales preocupaciones estéticas de los varones. La técnica FUE es una de las técnicas más avanzadas y de las más utilizadas en España. Generalmente, un trasplante capilar se lleva a cabo a partir de los 25 años, antes puedes no ser aconsejado ya que la caída del pelo aún no se ha detenido. En estos casos es preferible utilizar algún método más conservador. ¿Qué es la técnica FUE de implante capilar? La técnica FUE es un procedimiento de microinjerto capilar que consiste en extraer, con un microbisturí y bajo anestesia local, los folículos de la zona donante (parte posterior y lateral de la cabeza), uno a uno, para introducirlos en zonas receptoras alopécicas . Se realiza mediante microincisiones que no dejan cicatrices visibles. El trasplante de pelo puede realizarse, por ejemplo, de la cabeza a las cejas, a la barba, etc. ¿Para quién está indicado? Puede realizarse este tratamiento cualquier persona que sufra caída de cabello limitada y controlada, es decir, alopecia leve, o, también, quien desee disimular cicatrices de otros trasplantes anteriores . Esta técnica está especialmente indicada para personas que tengan zonas a repoblar pequeñas y con una buena densidad capilar en la zona donante.   ¿Por qué se realiza? La técnica FUE de implante capilar se realiza, principalmente, porque se obtienen muy buenos resultados con una recuperación corta y sin dejar cicatrices apreciables. Riesgos de la intervención Los riesgos de un injerto capilar son mínimos , estos pueden ser: Edema frontal, ocasionada por la anestesia Prurito en las costras Pérdida de sensibilidad, por la lesión de algún nervio en la zona intervenida Dolor, aunque es poco frecuente Foliculitis (infección de un folículo) Caída del cabello de las zonas circundantes Hemorragia Reacción alérgica a la anestesia No se presentan riesgos de rechazo debido a que el pelo trasplantado es del propio paciente. Preparación Antes de la intervención, se realiza un estudio completo del caso. Conviene examinar el grosor del pelo (cuanto más fino, más complejo es), su tipología (es más difícil si es rizado), si está próximo a tejidos con cicatrices, etc. Tras ello, se planifica la intervención; se prevé la cantidad de folículos a trasplantar, el número de sesiones, se diseña un mapa con la distribución, etc. Y, se realizan diferentes fotografías de la cabeza para poder comparar con el resultado final. Posteriormente, se afeita el cuero cabelludo en el área donante y en la receptora, anestesiando de forma local al paciente, y se procede con la técnica.   Resultados Los resultados del trasplante son naturales y definitivos. Si no hay complicaciones, el paciente puede regresar a su domicilio el mismo día del injerto. La recuperación es rápida, pudiendo aparecer dolor en la zona donante, esta puede ser tratada con analgésicos habituales. Tras 24 h, puede aparecer un edema de la frente por la bajada de la anestesia, cederá en 1 o 2 días. En las zonas receptoras, los microinjertos se perciben al principio como pequeñas costras enrojecidas que irán desprendiéndose con el paso de los días. A partir del 5º día, el paciente puede reincorporarse a su actividad sociolaboral. El paciente debe seguir en su casa algunos cuidados como tomar antinflamatorios, seguir unas recomendaciones específicas de lavado del cabello, procurar no rascarse en exceso, hacer reposo relativo durante 24h y evitar el ejercicio físico al menos durante los siguientes 15 días. Tras 15 días, el paciente puede volver a la completa normalidad. Preguntas frecuentes ¿Qué otras técnicas de injerto capilar existen? Las técnicas de injerto capilar más utilizadas son: La técnica FUE ( Follicular Unit Extraction ), en ella se extraen los folículos y sus estructuras de forma individual y se trasplantan sin dejar cicatrices visibles. Se utiliza anestesia local y la recuperación es rápida. Esta técnica es más laboriosa que la FUSS, por lo que el tiempo de ejecución es mayor. El problema que presenta para algunas personas, es que requiere raparse el pelo, tanto de la zona donante como de la receptora. La técnica FUSS ( Follicular Unit Strip Surgery ), también conocida como la técnica de la tira, en ella se extrae una banda fina de piel con cabello, de unos 15 cm de longitud, y después se sutura, dejando una cicatriz casi invisible, siempre que el pelo de alrededor tenga al menos 0,5 cm. Puede requerir utilizar anestesia local y sedación, y la recuperación es más lenta que con la técnica FUE. En esta técnica solo se rasura el pelo de la parte de la tira que se extrae. ¿Cuánto dura la técnica FUE? La duración de la técnica FUE depende del tamaño de la zona a tratar, generalmente suele durar entre 4 y 8 horas . ¿Qué especialista puede realizar esta intervención? Esta intervención la debe realizar un cirujano estético y, debido a la complicación de esta técnica, resulta conveniente que sea realizada por un especialista en injerto capilar con una amplia y reconocida experiencia en la técnica FUE.
Psoriasis Tratamiento
Contenido de salud

Psoriasis Tratamiento

Definición El tratamiento de la Psoriasis son un conjunto de técnicas y medicamentos indicados en los pacientes que padecen esta patología, de forma individualizada en función de la edad, la forma de expresión de la enfermedad en el paciente, los tratamientos realizados previamente, etc. La psoriasis es una enfermedad inflamatoria crónica, con gran variabilidad en presentación en el organismo, cuya causa es incierta, aunque se sabe que la predisposición genética, combinada con otros factores desencadenantes (agentes físicos, infecciones, fármacos, factores psíquicos,etc.) ejercen un papel fundamental en su aparición. Habitualmente afecta a la piel en mayor o menor extensión, aunque también puede alterar las uñas y las articulaciones.  La lesión típica en la piel es una placa de coloración roja bien delimitada, sobre la que aparece una descamación blanquecina, con tamaño variable.  ¿Cómo es el tratamiento para la psoriasis? La batería de fármacos y técnicas que se pueden utilizar en el tratamiento de la psoriasis son: Tratamientos tópicos:   aplicados de forma directa sobre la piel. Cremas hidratantes y queratolíticos (sustancias que ayudan a regular la descamación de la piel). Como tratamiento complementario para aumentar la hidratación y la elasticidad de la piel Corticoides tópicos: en crema, pomada o loción dependiendo de la localización de la lesión. Son fármacos que tienen actividad antiinflamatoria. El uso de corticoides más o menos potentes varía dependiendo del tipo de lesión y su localización. No deben aplicarse de forma continuada. Los alquitranes, breas, antralina son fármacos efectivos que no se usan mucho por intolerancia de los pacientes (coloración de la ropa, irritación de la piel,etc.). Se presentan en forma de champús, cremas, lociones y ungüentos.  Fármacos análogos de la vitamina D (calcipotriol, clcitriol, tacalcitol): actuan inhibiendo la proliferación de los queratinocitos (células superficiales de la piel que producen la descamación). Si se usan asociados a corticoides, aumentan su actividad. Retinoides tópicos (Taratozeno), considerados análogos de la vitamina A. Fármacos con amplio espectro de acción (modulan el sistema de defensa, el crecimiento y la diferenciación de las células, etc.), que se emplean en forma de gel aplicado a las placas de psoriasis leve-moderada, cuya acción se incrementa si se asocia al tratamiento con corticoides tópicos. Fototerapia: la exposición a las radiaciones ultravioletas (UV) en cabinas cerradas o la exposición en baños de sol, mejoran las lesiones. En la actualidad la terapia más utilizada es el llamado PUVA, aplicación de fármacos de forma tópica o por vía oral llamados psoralenos, que hacen que la piel sea más receptiva a la acción de las rayos UV aplicados posteriormente. Es una terapia utilizada en lesiones psoriásicas extensas, aplicada en el hospital. Tratamiento sistémico: administración de fármacos por vía oral. Se utilizan en pacientes con más del 10% de la superficie corporal afectada o con enfermedad grave, independientemente del porcentaje de afectación. Habitualmente indicados por el dermatólogo: Retinoides como la Acitretina. Son moléculas derivadas de la vitamina A. Se toma de forma diaria durante 3-4 meses. Es eficaz en todas las formas de psoriasis. Fármacos inmunosupresores como el Metrotexato y la Ciclosporina A, con acción en el sistema inmune del paciente, están indicados en casos de psoriasis moderada a severa. Otros tratamientos biológicos: igualmente regulan la respuesta inmune (de defensa) del paciente (anticuerpos monoclonales como adalimumab, etanercept, infliximab; Inhibidores de la interleuquina, etc.) Todos ellos son fármacos de uso exclusivamente hospitalario y su acción y uso se basa en los nuevos conocimientos sobre los mecanismos del organismo que generan la aparición de las lesiones. ¿Por qué se realiza? El tratamiento de la Psoriasis se realiza con el fin de aliviar los síntomas que presenta el paciente, para disminuir las lesiones e incluso hacerlas desaparecer, prevenir el empeoramiento y vigilar la aparición de nuevas lesiones a los largo del tiempo. La psoriasis es una enfermedad crónica que no tiene un tratamiento curativo para eliminar esta patología de forma definitiva. Se puede presentar de forma fluctuante, con épocas de mejoría y otras épocas en los que las manifestaciones y molestias sean más evidentes .   Riesgos del tratamiento de la psoriasis Los riesgos del tratamiento para la Psoriasis van asociados a los posibles efectos secundarios que pueden derivar de la utilización de los fármacos utilizados según el caso. Por ejemplo, en el caso de los corticoides tópicos su uso prolongado puede desencadenar aparición de estrías en la piel, alteración de su pigmentación, infecciones, atrofia (desectructuración) de la piel, etc . En el uso de la fototerapia hay que hacer una vigilancia estrecha y control para evitar efectos indeseables producidos por la radiación ultravioleta como aparición de tumores cutáneos (melanomas, etc). En el caso de los fármacos administrados por vía oral, se debe llevar habitualmente un control analítico para valorar posibles alteraciones en la sangre, la función renal o la hepática. Además, son fármacos teratogénicos, es decir, pueden producir malformaciones en el feto si la paciente está embarazada, con lo que es habitual asociarlos a la toma de anticonceptivos orales para prevenir situaciones de embarazo durante el tratamiento. Preparación Habitualmente no es necesario ningún tipo de preparación, salvo la realización de alguna analítica de sangre para verificar el adecuado funcionamiento de los riñones, el hígado, etc, antes de tomar los fármacos por vía oral . En general, se recomienda a los pacientes seguir normas básicas de higiene personal: no usar agentes agresivos (cepillos, guantes, jabones,etc), usar jabones de ph ácido (bajo), realizar baños con agua caliente y productos emolientes (que ablandan), lociones y cremas hidratantes tras el baño. Cómo es la recuperación del tratamiento de la psoriasis Habitualmente, la aplicación de los distintos tratamientos para la Psoriasis no requiere de una recuperación importante o específica, más allá de la recuperación propia del organismo ante la agresividad de la enfermedad con la ayuda de los tratamientos. Sí que puede repercutir en la recuperación global del paciente , la aparición de efectos secundarios tras la aplicación de los tratamientos, que son específicos dependiendo de los fármacos o técnicas utilizadas. Resultados La psoriasis es una enfermedad crónica y recidivante , es decir, no se cura y a lo largo de la vida desde el diagnóstico, pueden aparecer lesiones de forma intermitente, por brotes. La efectividad del tratamiento depende mucho de cómo se manifieste la enfermedad, de su extensión y la intensidad de las lesiones. El resultado del tratamiento puede variar de ser exitoso en la mayoría de los brotes de la enfermedad leve. Con aplicación, por ejemplo, de un sólo tratamiento tópico de corticoides o derivados de la vitamina D, que hacen remitir la lesión. A la dificultad de la desaparición de las lesiones que se mantienen casi de por vida, aun aplicando distintas estrategias terapéuticas y asociaciones de fármacos ( fototerapia con ultravioleta, fármacos inmunosupresores clásicos o fármacos biológicos , etc.).  Igualmente, dependiendo de la severidad de la expresión de la psoriasis, el seguimiento del paciente ha de hacerse por el dermatólogo,  o cuando hay manifestaciones más leves, el médico de familia puede hacer el tratamiento y seguimiento de la enfermedad. Preguntas frecuentes ¿Cuál es la principal causa de la psoriasis? La causa última de la psoriasis es desconocida. Se sabe que hay distintos factores que influyen en su aparición: un factor muy importante es la herencia familiar (hasta un tercio de los pacientes tienen antecedentes familiares), asociados a la acción de otros factores desencadenantes: factores físicos (traumatismo repetidos en la piel,  etc.), infecciones, algunos fármacos, el clima, el estrés, factores hormonales, el alcohol o el tabaco, factores inmunológicos, etc. Todos ellos pueden favorecer la aparición de la enfermedad. ¿Cuántos tipos hay de psoriasis? Existen distintas formas clínicas de psoriasis: Psoriasis vulgar o psoriasis en placas: forma más frecuente (90%). Aparecen placas rojizas con descamación blanquecina de tamaño variable y simétricas, más frecuentemente en extremidades, codos, rodillas, cuero cabelludo y región lumbosacra, que no producen habitualmente ningún síntoma. Psoriasis en gotas: pequeñas lesiones parecidas a gotas, rojizas con algo de descamación, que aparecen por todo el tronco y extremidades. Psoriasis invertida: aparecen lesiones de color rojo vivo, brillantes, que no se descaman y que aparecen sobre todo en grandes pliegues (región inframamaria, axilas, ingles, región genital).  Psoriasis pustulosa: aparición de pústulas (pequeñas lesiones en la piel parecidas a ampollas rellenas de material blanquecino) que pueden presentarse de forma localizada o de forma generalizada por todo el cuerpo. La forma generalizada, es la variante más severa y puede acompañarse de afectación de todo el organismo con fiebre, malestar, diarrea, aumento de glóbulos blancos (células de defensa) y disminución del calcio en la sangre. Psoriasis palmoplantar: se caracteriza por la aparición de enrojecimiento, descamación  en palmas de las manos y plantas de los pies, que pueden tener fisuras (heridas lineales superficiales), que aparece en combinación con la afectación de otras zonas del cuerpo o de forma aislada. Psoriasis ungueal: en una o varias uñas aparecen lesiones como pequeños puntitos deprimidos y surcos, despegamiento de la uña en la parte distal con aparición de una coloración pardo-amarillenta y uñas quebradizas. Psoriasis eritrodérmica: es una variante poco frecuente. Se presenta como un enrojecimiento generalizado, con descamación, que afecta a todo el cuerpo, habitualmente acompañado de infecciones, hipotermia (disminución de la temperatura corporal) y deshidratación secundaria. Artropatía psoriásica: en un 5-30% de los casos de psoriasis puede aparecer una afectación de las articulaciones, habitualmente de los dedos de las manos o pies, con aparición de deformidad y dolor, aunque pueden surgir otras formas que afectan también a la columna, sobre todo a nivel lumbosacro.  ¿Cuáles son los síntomas de la psoriasis? La lesión típica en la piel es la aparición de una o varias placas de color rojo o rosado, con bordes bien definidos, habitualmente ovaladas o redondeadas y en ocasiones algo elevadas, que están recubiertas por escamas secas de color blanco nacarado y cuyo tamaño es variable. Otros tipos de lesiones de la piel producidas en las distintas variedades de psoriasis, pueden asociarse a la aparición de pequeñas heridas (fisuras), dolor, sobreinfección por bacterias de la piel, o picor. Si afecta a las uñas, a parte de la alteración de su estructura, en ocasiones se puede desencadenar la pérdida de la uña.  Cuando hay afectación de las articulaciones, sobre todo de las manos, hay inflamación, dolor y deformidad de las mismas. ¿Es muy dolorosa la psoriasis? La forma de manifestación más frecuente de la psoriasis, la psoriasis vulgar, no produce habitualmente dolor. En otras formas de manifestación puede haber dolor según la afectación de la piel (si aparecen fisuras, etc.). ¿Qué es la psoriasis del cuero cabelludo? La psoriasis del cuero cabelludo es la manifestación de esta enfermedad en esa localización, pudiendo aparecer una afectación difusa en forma de descamación generalizada de la piel del cuero cabelludo, o manifestarse como placas redondeadas rojizas cubiertas de una descamación blanquecina. Estas placas a veces confluyen y se unen pudiendo formar una especie de caparazón más extenso. No producen pérdida del pelo (alopecia), pudiendo atravesar éste las lesiones. Es más frecuente que produzca picor.