Úlcera

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

¿Qué es una úlcera?

La úlcera es una de las lesiones elementales del organismo, consistente en una pérdida de sustancia en la piel o mucosas que llega en profundidad (en la piel a epidermis y dermis). Si son debidas a un traumatismo constituyen lo que conocemos por heridas. Son lesiones comunes que pueden tener diferentes localizaciones en la piel y la mucosa producidas por distintas causas. Habitualmente no son alteraciones graves, aunque en todas sus manifestaciones producen mucha incomodidad y dolor al paciente y pueden presentar complicaciones.

La úlcera es una de las lesiones elementales del organismo, consistente en una pérdida de sustancia en la piel o mucosas que llega en profundidad.

Tipos de úlceras

Las úlceras pueden aparecer en piel, las cuales serán úlceras dérmicas, o en las mucosas (revestimiento de las cavidades del organismo), como en la mucosa genital, en la boca, en el estómago o duodeno y también en el epitelio corneal del ojo.

Causas de una úlcera

Las úlceras pueden ser producidas por traumatismos o roces repetidos directos, por infecciones, por enfermedades autoinmunes, por presencia de cuerpos extraños o acción de sustancias tóxicas, alteraciones vasculares debidas a presiones y pesos constantes en una zona y, en el caso de las úlceras digestivas, se añade además el efecto de la toma de fármacos antiinflamatorios y el estrés. Otro de los motivos por los que se pueden producir úlceras es la presencia de un tumor.

Síntomas de una úlcera

Las úlceras pueden producir dolor y sangrado, tanto en la piel como en las mucosas. En el caso de las úlceras digestivas de estómago o duodeno, además puede aparecer sensación de plenitud, náuseas, vómitos y pérdida de peso y de apetito. A nivel ocular, cuando existe una úlcera corneal el paciente además de presentar dolor, tiene sensación de cuerpo extraño en el ojo, lagrimeo, molestias con la luz (fotofobia) y, en ocasiones, edema en los párpados con enrojecimiento de la conjuntiva ocular.

Tratamiento para una úlcera

El tratamiento va encaminado a ayudar al organismo a restaurar los tejidos dañados. Se realiza en todo caso limpieza de la úlcera con suero fisiológico. En el caso de infecciones, se tratarán con antibióticos según la sospecha del agente causal o los resultados de los estudios microbiológicos. Es importante evitar los mecanismos desencadenantes si se producen por traumatismos o por presión de una región del organismo (región sacra, talón etc), con movilizaciones adecuadas de los pacientes para que no apoyen su cuerpo constantemente en la misma región. Se debe procurar evitar la humedad en la piel (producida por secreciones y/o sudoración) y, además, se debe tratar el dolor con analgésicos. En los casos necesarios (úlceras por presión de distintos grados de profundidad, por ejemplo), se colocan en la úlcera apósitos que ayudan a la cicatrización con distintas características según la evolución de la úlcera, así como teniendo en cuenta si existe sobreinfección o no (para ayudar a quitar piel muerta, para ayudar a mantener la úlcera seca, para ayudar a epitelizar...etc).

En caso de la úlcera corneal se administra una pomada epitelizante. En ocasiones, además, al inicio del tratamiento se pone de forma tópica una gota de un colirio que ayuda a dilatar la pupila para mejorar el dolor. Se suele tapar el ojo durante 24-48 horas, con la administración de la pomada cada 8 horas y un colirio antibiótico para evitar sobreinfecciones.

En la úlcera gástrica o duodenal el tratamiento se basa en la erradicación de la infección producida por la bacteria frecuentemente relacionada con este tipo de úlcera (Helicobacter Pylori), con antibióticos asociados a fármacos que disminuyen la secreción ácida del estómago (Omeprazol, Ranitidina...etc.). En casos resistentes al tratamiento o en aquellos en los que existe un sangrado activo importante de la úlcera se recurre a la cirugía.

Pruebas complementarias del tratamiento de una úlcera

En el caso de las úlceras dérmicas la exploración física determina la objetivación y diagnóstico de la úlcera. Se puede realizar la toma de muestras de las secreciones que puede haber en la úlcera para realizar un estudio microbiológico con un cultivo, para así determinar si hay infección sobreañadida.

En otras ocasiones se toman pequeñas muestras del tejido para su estudio anatomopatológico.

A veces, sobre todo en las úlceras producidas en la zona de los genitales, se solicitan analíticas de sangre para determinar la serología y estudio de posibles infecciones de transmisión sexual (determinación de la presencia de virus y bacterias relacionadas).

En el caso de las úlceras digestivas el diagnóstico se efectúa por medio de la realización de una endoscopia (introducción de un tubo flexible con una cámara y luz en su extremo distal), para visualizar y localizar la úlcera de forma directa.

Las úlceras corneales se pueden detectar realizando una tinción con un colirio local (tinción con fluoresceína), cuyo pigmento se deposita en la úlcera y es visible por el médico a la visión bajo una luz azul.

Las úlceras en la mucosa oral se suelen tratar con colutorios u otras sustancias con presentación en gel, spray...etc, que ayudan a la cicatrización. Tienen acción antiséptica, y antiinflamatoria. En ocasiones se deben hacer pequeñas intervenciones de cirugía menor para disminuir o tratar sangrados activos como cauterización (“quemar”) con nitrato de plata o láser.

Factores desencadenantes o de riesgo de una úlcera

  • Para las úlceras digestivas: padecer una infección por Helicobacter Pylori, tomar alcohol, fumar y tomar medicamentos como antiinflamatorios no esteroideos.
  • Para las úlceras en la piel por presión: la mala nutrición del paciente, la deshidratación de la piel, la presión constante del cuerpo sobre zonas con salientes óseos o la edad.
  • Para las úlceras genitales: no tener protección en las relaciones sexuales o tener múltiples parejas sexuales.
  • Para las úlceras bucales: las fricciones por aparatos externos como ortodoncias, traumatismo por mordidas, padecimiento de enfermedades autoinmunes, etc.

Complicaciones de una úlcera

  • Cicatrización anómala.
  • Sobreinfección que se extienda a otros tejidos circundantes.
  • Avance de la úlcera que se puede hacer profunda hasta llegar, sobre todo en el caso de las úlceras por presión, hasta tejidos tan profundos como el hueso.
  • Alteración de la visión en caso de cicatrices corneales por úlceras.
  • Sangrado activo de la úlcera.

Prevención de una úlcera

  • Evitar los traumatismos repetidos.
  • Evitar la presión continua en las zonas donde existen salientes óseos.
  • Cambios posturales frecuentes en las personas encamadas o que deben estar sentadas de forma continua.
  • Uso de parches y apósitos de espuma, colchones antiescaras...etc.
  • Hidratación adecuada de la piel con cremas hidratantes o aplicación de aloe vera o aceite de oliva, entre otras.
  • Protección ocular en trabajos con riesgo de lesiones por pequeñas partículas (soldadores, carpinteros...etc).
  • Usar preservativos como método de protección de las infecciones de transmisión sexual.
  • Evitar el consumo continuado de fármacos como el ibuprofeno (antiinflamatorios no esteroideos).
  • No fumar y reducir el consumo de alcohol.

Especialidades a las que pertenece una úlcera

  • En el caso de las úlceras digestivas el tratamiento es administrado por los especialistas en aparato digestivo.
  • Las úlceras corneales pueden ser tratadas por el médico de atención primaria o por los oftalmólogos.
  • Las úlceras dérmicas pueden ser tratadas desde atención primaria con la participación activa de los profesionales de enfermería, y, en caso de complicaciones, por el servicio de dermatología.
  • Las úlceras genitales pueden ser tratadas por el médico de atención primaria o el ginecólogo.
  • En el caso de las úlceras bucales pueden tratarse por el médico de atención primaria o por el otorrinolaringólogo.

Preguntas frecuentes

  • ¿Qué es una úlcera péptica activa?

La úlcera péptica es una lesión de la mucosa (revestimiento) del estómago o la primera parte del duodeno que produce sangrado, con la aparición de vómitos sanguinolentos o aparición de sangre en las heces.

  • ¿Qué causa una úlcera péptica?

La infección por una bacteria llamada Helicobacter pylori, o la acción de sustancias tóxicas para la mucosa del estómago o el duodeno como son el alcohol y el tabaco o la toma prolongada en el tiempo de fármacos antiinflamatorios no esteroideos como ibuprofeno o Aspirina (ácido acetilsalicílico). Las úlceras pépticas no son causadas por alimentos muy condimentados ni por estrés.

  • ¿Qué son las úlceras por presión?

Las úlceras por presión son lesiones localizadas en la piel en las que se produce una muerte celular (necrosis), producida por disminución del flujo sanguíneo de forma constante en zonas de los tejidos blandos sometidos a compresión entre las prominencias óseas de los pacientes y una zona externa, sobre todo en pacientes encamados.

  • ¿Qué es el esfacelo?

Un esfacelo es una masa de tejido gangrenado (muerto), producido en una úlcera o herida y que debe ser retirado para que los tejidos puedan cicatrizar.

  • ¿Qué es un apósito de plata?

Es un material de curación que se aplica sobre una lesión que está impregnado en plata, usado para aprovechar sus propiedades antisépticas y mantener las condiciones necesarias de humedad de las heridas para su curación y cicatrización.
Artículos relacionados Ver todos
Beneficios de la Atención Domiciliaria y nuevos servicios a domicilio en Savia.
Artículo especializado

Beneficios de la Atención Domiciliaria y nuevos servicios a domicilio en Savia.

La Atención Domiciliaria es un conjunto de intervenciones sanitarias que pueden aportan un gran valor en la prevención de enfermedades, la promoción de la salud o el tratamiento de muchas patologías. Clásicamente la Atención Domiciliaria se ha definido como el tipo de asistencia o cuidados que se prestan en el domicilio de pacientes que, debido a su estado de salud o a su dificultad de movilidad , no se pueden desplazar a un centro sanitario. Sin embargo, la pandemia por coronavirus está cambiando y en gran medida ampliando la definición de Atención Domiciliaria . En la actualidad las autoridades sanitarias recomiendan no acudir a los centros sanitarios a menos que sea estrictamente necesario. Esto está fomentando el desarrollo de la telemedicina , pues hay numerosas consultas que se pueden hacer de forma telemática. Sin embargo, la mayoría de las intervenciones diagnósticas o terapéuticas requieren el contacto directo con la persona, por ello la Atención Domiciliaria está tomando mucho protagonismo y es una opción muy valiosa para disminuir el riesgo de contacto con el coronavirus en los centros sanitarios. Además, con la suspensión masiva de la actividad habitual de los centros sanitarios para centrarse en la atención de pacientes con COVID-19, y el aumento consiguiente de las listas de espera , muchos pacientes tienen necesidades que no se están cubriendo de manera conveniente .  En este contexto, la Atención Domiciliaria se está adaptando a la situación de pandemia y, en la actualidad, cuenta con tecnología avanzada y profesionales muy experimentados que pueden ayudar a resolver numerosas necesidades que pueden llegar a estar no cubiertas en estos momentos. Una de las opciones de Atención Domiciliaria más novedosa e interesante es el diagnóstico de coronavirus en casa , ya que la toma de muestras tanto de las  pruebas rápidas de detección del virus como los test serológicos de detección de anticuerpos , o las pruebas PCR se pueden realizar en el propio domicilio. El diagnóstico domiciliario de coronavirus permite que no se corra el riesgo de infectarse o, especialmente, de exponer a otras personas a una posible infección en los centros sanitarios. También puede elegirse esta opción simplemente por la comodidad de no tener que desplazarse del domicilio. El diagnóstico en casa también puede ser una solución para personas que disponen de poco tiempo y necesitan tener los resultados disponibles de manera rápida para poder viajar o ejercer cualquier actividad. Por otra parte, hay personas que pueden necesitar cuidados de enfermería que habitualmente se prestan en los centros  de salud pero que se pueden prestar sin dificultad en el propio domicilio del paciente. Estas intervenciones incluyen sondajes nasogástricos y vesicales , administración de medicamentos inyectables vía intravenosa , intramuscular o subdérmica , o la realización de curas de todo tipo de heridas y úlceras. También pueden ser necesarios servicios de auxiliar de enfermería para la movilización o la atención de personas con algún grado de dependencia. Igualmente, numerosas técnicas, ejercicios o tratamientos especializados de fisioterapia se pueden prestar a domicilio. La podología es otra especialidad que ofrece la posibilidad realizar el diagnóstico y el tratamientos de afecciones dermatológicas del pie o de sus uñas, con la máxima calidad, y sin necesidad de desplazarse. Además, en ocasiones puede ser necesaria una consulta con un médico en el que la exploración física sea imprescindible . En este caso se puede contar con médicos de medicina general o incluso con cardiólogos que pueden realizar una historia clínica y una exploración física completa. Con estos elementos muchas veces se puede obtener una orientación diagnóstica, ajustar un tratamiento , solicitar pruebas complementarias , prescribir una receta , derivar al paciente en caso necesario, y sobre todo tranquilizar al enfermo y a la familia con una opinión médica experta. Una población de especial riesgo en esta época son las mujeres embarazadas . En este caso, también existen servicio de matronas a domicilio que pueden proporcionar apoyo y atención a la mujer durante el embarazo, el parto o el puerperio , además de asesorar sobre pruebas diagnósticas , proporcionar educación maternal como la preparación al parto, o aconsejar sobre el cuidad del recién nacido . Savia ofrece la posibilidad de contar con cualquiera de estos servicios, y muchos más, de una manera rápida y sencilla. Dependiendo de la provincia, Savia ofrece los siguientes servicios a domicilio: Test PCR Covid a domicilio Test serológico Covid a domicilio Test rápido de anticuerpos Covid a domicilio Enfermería a domicilio Auxiliar de enfermería a domicilio Fisioterapia a domicilio Podología a domicilio Medicina general Cardiología a domicilio Matrona a domicilio Savia además ofrece la ventaja de que si compras uno de estos servicios y eres nuevo usuario tendrás gratis servicios digitales ilimitados como un chat con especialistas médicos , videoconsulta inmediata 24h con emisión de receta , etc. En resumen, en esta pandemia la Atención Domiciliaria es una posibilidad cada vez más demandada. Este modelo de atención ofrece la posibilidad de realizar numerosas intervenciones en el propio domicilio de forma cómoda y rápida, y sin los riesgos y la molestia de desplazarse a un centro sanitario.
Problemas en la piel relacionados con el nuevo coronavirus
Artículo especializado

Problemas en la piel relacionados con el nuevo coronavirus

Problemas en la piel relacionados con el nuevo coronavirus   Como tantos otros virus, el nuevo coronavirus conocido como SARS-CoV-2 puede tener distintas manifestaciones en la piel . Además, el confinamiento prolongado, y el uso de medidas de protección, como los geles desinfectantes o las mascarillas, también pueden ser el origen de problemas cutáneos.  A continuación repasamos algunos problemas asociados directa o indirectamente al coronavirus, algunos de los cuales pueden requerir la consulta con un dermatólogo . Probablemente, el problema más acuciante al que se están enfrentando los dermatólogos tras el confinamiento es el retraso en el diagnóstico de lesiones cutáneas potencialmente graves, ya que muchos pacientes no han acudido al médico por temor a infectarse por coronavirus. Tras la primera oleada de infecciones por coronavirus, en las consultas de dermatología se están empezando a recibir pacientes con lesiones con un tamaño superior al que veían antes de la pandemia, lo que conlleva un peor pronóstico para el paciente. Esto es especialmente grave en casos del melanoma , probablemente el tumor cutáneo mas agresivo. ialmente grave en casos del melanoma, probablemente el tumor cuttás agresivo. En este tipo de tumor de la piel, se sabe que el retraso de solamente de un mes en el diagnóstico supone una disminución de la supervivencia a los 5 años del 85% al 79%. Por ello, los dermatólogos recomiendan fomentar la autoexploración y consultar al dermatólogo en caso de duda. Estas consultas pueden ser presenciales o pueden ser más seguras para los pacientes si se hacen a distancia a través de servicios de teleconsulta . ¿Necesitas una consulta presencial con un dermatólogo? Encuentra un dermatólogo cerca de ti. Si tienes dudas también puedes hablar gratis por Chat con uno de nuestros dermatólogos. Otras patologías cutáneas relacionadas indirectamente con el coronavirus y que están generando preocupación son los problemas derivados del uso de geles desinfectantes y las mascarillas . Los geles desinfectantes son soluciones hidroalcohólicas con un contenido en alcohol del 60 al 85%. El uso frecuente de estos geles puede llevar a irritaciones de la piel. Algunas personas con problemas previos como psoriasis o dermatitis atópica pueden ser especialmente propensas a presentar esta irritación cutánea. Desde la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) recomiendan que después del lavado, se asegure un correcto secado de las manos y de los espacios entre los dedos, y se utilicen con frecuencia cremas emolientes (cremas hidratantes que permitan reparar la función barrera de la piel) para prevenir la aparición o el agravamiento de problemas cutáneos. Es especialmente importante el uso de estas cremas durante el descanso nocturno . Si además se va a estar expuesto a la luz solar, puede ser necesario el uso de protectores solares libres de alcohol. En cualquier caso, es fundamental un tratamiento correcto de los problemas cutáneos previos por parte del dermatólogo. En el caso de las mascarillas , su uso prolongado, especialmente en días con altas temperaturas, puede causar dermatitis en las zonas de más fricción como la nariz, orejas o mejillas. También es frecuente que el uso prolongado de la mascarilla empeore problemas dermatológicos previos como el acné , la dermatitis atópica , la dermatitis seborreica , la rosácea , etc. Para minimizar estos problemas los dermatólogos recomiendan: evitar el uso de maquillaje, lavar la cara con agua templada y limpiadores suaves no jabonosos y sin fragancias, usar cremas hidratantes adecuadas para cada tipo de piel y según la edad del paciente, y usar por el tipo de mascarilla mas adecuado para cada entorno y circunstancia. ¿Necesitas una consulta presencial con un dermatólogo? Encuentra un dermatólogo cerca de ti.   Si tienes dudas también puedes hablar gratis por Chat con uno de nuestros dermatólogos. Por otra parte, tras el confinamiento es necesario y saludable una exposición adecuada al sol. Los dermatólogos recuerdan la importancia de establecer unos hábitos adecuados frente a la radiación solar para poder aprovechar los beneficios del sol minimizando los posibles riesgos. Gracias a la radiación solar el cuerpo humano sintetiza la vitamina D , la cual es una sustancia esencial para numerosas funciones del organismo, incluyendo la lucha contra las infecciones . Sin embargo, la radiación ultravioleta del sol puede causar no solo un envejecimiento prematuro de la piel sino que puede asociarse al desarrollo de cáncer de piel. Por ello, se recomienda llevar a cabo una exposición progresiva a la luz solar, de menos a más. Se puede empezar por 5 minutos e ir incrementando el tiempo progresivamente. La exposición no debería ser superior a los 15-20 minutos sobre todo en la franja horaria de más riesgo que es entre las 12 y las 16 horas . Además hay que utilizar cremas fotoprotectoras u otras vías de protección para prevenir las quemaduras, y consumir líquidos suficientes para mantenerse siempre bien hidratado. Además, conviene revisar la piel cada mes durante unos minutos y consultar al dermatólogo sin demora en caso de que se vean lesiones que despierten alguna sospecha. Finalmente, aunque el coronavirus es un patógeno eminentemente respiratorio la infección se puede asociar a manifestaciones cutáneas muy diversas . En los pacientes con infección por coronavirus pueden aparecer erupciones con pápulas o pequeñas manchas rojas por el cuerpo; en ocasiones se dan lesiones cutáneas como habones o ronchas, similares a los que se dan en las urticarias; hay casos en los que aparecen vesículas con cierto parecido a las lesiones de la varicela; también pueden aparecer lesiones violácea, con vesículas y pústulas , especialmente en los dedos de las manos y los pies, parecido a los sabañones; y en casos más graves se han descrito lesiones violáceas e incluso necrosis asociadas a obstrucciones vasculares. En definitiva, la COVID-19 causada por el coronavirus, además de los síntomas característicos que conocemos, como fiebre, tos, o falta de aire, puede manifestarse con una amplia variedad de síntomas cutáneos que los dermatólogos están empezando a reconocer, y que en algunos casos se relacionan con la gravedad de la infección. En resumen, como tantos otros virus, el nuevo coronavirus puede asociarse a numerosas manifestaciones cutáneas . Además, el coronavirus también puede causar problema cutáneos de manera indirecta. El confinamiento y los nuevos hábitos higiénicos que estamos adquiriendo puede producir problemas relacionados con la piel como el retraso en el diagnóstico de lesiones cutáneas , problemas por el uso excesivo de geles desinfectantes y mascarillas , o riesgos por la exposición prolongada al sol . Muchas de las dudas que pueden surgir en estos tiempos de coronavirus se pueden solucionar fácilmente a través de una teleconsulta o una consulta presencial con un dermatólogo de confianza . ¿Necesitas una consulta presencial con un dermatólogo?  Encuentra un dermatólogo cerca de ti.   Si tienes dudas también puedes hablar gratis por Chat con uno de nuestros dermatólogos. Para más información Fundación Piel Sana de la Academia Española de Dermatología y Venereología. El efecto del confinamiento por COVID-19 en el tamaño y pronóstico de los tumores cutáneos: https://aedv.es/wp-content/uploads/2020/05/NP-Efectos-del-confinamiento-en-desarrollo-del-c%C3%A1ncer-de-piel.pdf Grupo Español de Investigación en Dermatitis de Contacto y Alergia Cutánea (GEIDAC), AEVD. recomendaciones para minimizar el daño cutáneo derivado del uso de equipos de protección individual frente el SARS-CoV-2: https://aedv.es/el-geidac-ofrece-recomendaciones-para-minimizar-el-dano-cutaneo-derivado-del-uso-de-equipos-de-proteccion-individual-frente-el-sars-cov-2/ Fundación Piel Sana de la Academia Española de Dermatología y Venereología. Piel sana sin quemaduras: https://aedv.es/wp-content/uploads/2020/05/NP-Exponte-al-sol-con-sensatez.pdf Fundación Piel Sana de la Academia Española de Dermatología y Venereología. Los cinco patrones cutáneos de la COVID-19: https://aedv.es/wp-content/uploads/2020/05/NP-Los-Cinco-Patrones-Cut%C3%A1neos-de-la-COVID-19.pdf
Hemartrosis
Artículo especializado

Hemartrosis

¿Qué es la hemartrosis? La hemartrosis o hemartros hace referencia a la presencia de sangre dentro de una cavidad articular producida por una hemorragia o derrame, que suele aparecer en grandes articulaciones como la rodilla. Síntomas de hemartrosis La hemartrosis produce un aumento de líquido dentro de la articulación y, con ello, un aumento de la presión intraarticular, lo que conlleva la aparición de dolor, inflamación, enrojecimiento, deformidad y disminución de la movilidad de la articulación afectada. Esta movilidad reducida, si persiste a largo plazo, puede desencadenar alteraciones musculares de aquellos músculos que movilizan la articulación. Causas de hemartrosis Una de las causas más frecuentes de la aparición de una hemartrosis es el padecimiento de hemofilia, ya que, debido a las alteraciones en la coagulación de la sangre que sufren estos pacientes, tienen mayor predisposición a alteraciones con sangrado espontáneo. Igualmente, puede aparecer en otras alteraciones o déficit de la coagulación de la sangre, así como en aquellos pacientes que deben tomar anticoagulantes orales.  Otra de las posibles causas es que el paciente deba ser sometido a un tratamiento trombolítico , por ejemplo, tras padecer un infarto, que precipite una hemorragia intraarticular. Enfermedades graves como neoplasias del aparato locomotor que puedan afectar a estructuras articulares (condrosarcomas, osteosarcomas, etc) u otro tipo de enfermedades que pueden producir hemartros son la sinovitis vellonodular pigmentada. Traumatismos que afecten a las estructura de la articulación también pueden producir una hemartrosis, por ejemplo, aquellos que puedan producir lesiones de algunos ligamentos, fracturas óseas, lesión de la membrana sinovial o de los meniscos en la articulación de la rodilla, etc. También pueden desencadenarlo aquellas enfermedades que producen inflamación articular ya sea por infecciones como la artritis séptica o por afecciones reumáticas o vasculares, como la osteocondritis disecante. Además, se puede producir una hemartrosis en aquellos procesos quirúrgicos o exploratorios de cualquier articulación como en las artroscopias o tras cirugías abiertas. Tratamiento de la hemartrosis Como tratamiento no farmacológico inicial para la disminución de la inflamación se puede aplicar frío local, además de la inmovilización transitoria de la articulación para que permanezca en reposo con vendaje compresivo. Además, debe controlarse el dolor con fármacos analgésicos y antiinflamatorios. En pacientes hemofílicos también suele ser preciso la administración de factores de la coagulación.  Si el derrame es severo, puede ser necesaria la evacuación del líquido acumulado en la articulación mediante una artrocentesis. En pacientes que padecen hemofilia, en ocasiones se precisa un tratamiento diferente para eliminar el sangrado de la membrana sinovia l de la articulación mediante la acción de una sustancia radioactiva , técnica llamada sinoviortesis, con lo que se consigue su destrucción. Otra alternativa es proceder a la eliminación quirúrgica de la membrana sinovial mediante una sinovectomía. En el proceso de recuperación tardía, la fisioterapia y rehabilitación es una terapia fundamental para poder recuperar de forma progresiva la movilidad de la articulación con la estimulación de la función muscular que moviliza la misma. Pruebas complementarias realizadas en caso de hemartrosis Para el diagnóstico de la hemartrosis, el médico realiza un interrogatorio al paciente sobre sus antecedentes personales, si padece una patología de la sangre, si toma algún medicamento que interfiere en la coagulación sanguínea, si ha tenido algún traumatismo, etc. Tras ello, procede a la exploración física de la articulación para objetivar los signos inflamatorios y la disminución de la capacidad funcional de la articulación. Después, se pueden realizar pruebas de imagen como una radiografía o una resonancia magnética nuclear. Pero, habitualmente, lo que determina el diagnóstico es la punción con aspiración intrarticular del líquido que ha derivado en la tumefacción de la articulación. Con ello, se analiza en el laboratorio el líquido extraído corroborando el diagnóstico con la detección de sangre dentro del líquido intraarticular, algo que puede observarse en la mayoría de las ocasiones a nivel macroscópico cuando se realiza la extracción del líquido. Factores desencadenantes de la hemartrosis El factor desencadenante es la rotura de un vaso sanguíneo con producción de una hemorragia a nivel intraarticular, provocado por un traumatismo, enfermedad inflamatoria o hematológica, o por una técnica diagnóstica o quirúrgica en la articulación. Complicaciones de la hemartrosis Dependiendo de la evolución de la hemartrosis y el tiempo de inmovilización de la articulación, así como de si los episodios se repiten o son causados por enfermedades graves de base, pueden aparecer complicaciones como la pérdida de masa muscular y fuerza de la musculatura que moviliza esa articulación, alteraciones de la estructura de la articulación (cartílago articular, etc.), deformidad de la articulación y dolor crónico de la misma, entre las complicaciones más frecuentes.  Prevención de la hemartrosis La prevención puede basarse, sobre todo, en los pacientes que padecen hemofilia, en evitar el estrés de actividades deportivas que impliquen impactos de alta energía como la carrera, fútbol, etc. Así como evitar situaciones en las que sea más fácil poder sufrir un accidente espontáneo (tropiezos, resbalones, caídas en escaleras, etc.). Además, estos pacientes, por las características de su patología, deben evitar determinados fármacos que favorecen el sangrado como el ácido acetilsalicílico, por ejemplo. Igualmente, deben tener precauciones de estas características aquellos pacientes que tomen fármacos anticoagulantes.  Preguntas frecuentes ¿Qué es la hemartrosis post artroscopia? Se trata de la presencia de una hemorragia intraarticular producida tras la realización de una artroscopia (técnica utilizada para la realización de un diagnóstico o un tratamiento en una articulación mediante la cual se introduce una cámara pequeña dentro de la articulación por medio de pequeñas punciones). Puede ser uno de los riesgos que se produzcan al realizar la técnica debido a la lesión de alguna estructura que sangre hacia la articulación. ¿Qué relación existe entre la hemartrosis y la hidrartrosis? Ambos términos determinan un aumento de líquido dentro de la articulación. En el caso de la hemartrosis, el aumento de líquido viene provocado mayoritariamente por un sagrado y, en la hidrartrosis, se establece un aumento de líquido sinovial, el líquido que encontramos de forma fisiológica en las articulaciones.
Verrugas: qué son y cómo tratarlas
Artículo especializado

Verrugas: qué son y cómo tratarlas

Prácticamente todas las personas, en algún momento de nuestra vida, sufriremos una o más verrugas. Se trata de las verrugas vulgares o víricas, que crecen en la piel como resultado de la infección por un tipo de papilomavirus humano (HPV), un virus que afecta a los seres humanos y se transmite de persona a persona, o a través de superficies húmedas, como duchas, suelo de los vestuarios o gimnasios, o cuartos de baño. Es muy frecuente, y suele afectarnos a todos en algún momento, especialmente en los niños. ¿Cómo se producen las verrugas? El papilomavirus infecta la piel y provoca la aparición de las verrugas, que pueden ser de diferentes tipos: vulgares, planas, plantares, o en mosaico, principalmente. Si no se tratan es posible que vayan creciendo y extendiéndose por contacto a zonas vecinas. Por otra parte, si se dejan sin tratamiento, en la mayoría de los casos desaparecerán espontáneamente cuando el sistema inmunológico de la persona las elimina. Síntomas  En general, todos sabemos qué es una verruga, aunque las verdaderas verrugas víricas deben ser distinguidas de otros crecimientos de la piel, como otros tipos de verrugas que no son contagiosas , o incluso otras infecciones de la piel y tumores benignos o malignos. Por ello, es conveniente que cualquier crecimiento sobre la piel sea valorado por el dermatólogo, pues somos los especialista que podremos descartar otras posibilidades diagnósticas. Las verrugas vulgares se manifiestan como pequeñas protuberancias en la piel, de superficie rugosa o espiculada. Pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, aunque es más frecuente que lo hagan en las manos, sobre todo en los dedos y alrededor de las uñas, o en los pies. También en la cara o incluso en los labios o el interior de la boca o la nariz (en este caso los llamamos papilomas). Las verrugas plantares aparecen sobre la piel de las plantas de los pies. Como se trata de una zona con una piel muy gruesa, es común que crezcan hacia adentro presionando la fascia plantar, lo que ocasiona dolor y mal apoyo del pie al caminar. De hecho, las verrugas plantares son las más molestas por el dolor que producen, Las verrugas planas juveniles aparecen como pequeños crecimientos planos, muchas veces imperceptibles, ya que pueden tener el color de la piel normal. Son comunes en niños y adolescentes, en la frente o el dorso de las manos.  Diagnóstico  Habitualmente el diagnóstico es clínico, es decir, con la exploración visual el dermatólogo puede saber qué se trata de verrugas víricas. Sólo en casos de duda es posible que se tenga que hacer una biopsia para descartar otros crecimientos o tumores de la piel. El dermatólogo es el único especialista capaz de diagnosticar correctamente una verruga. En el caso de las verrugas plantares , es común su confusión con los helomas por presión, también llamados “ojos de gallo” o “clavos”, que se forman en la planta o en las superficies de contacto entre dos dedos del pie, por presión ocasionada por zapatos o por un pie con mala pisada. Habitualmente estos problemas los conoce el podólogo, que derivará al paciente a un dermatólogo si sospecha verrugas plantares. La forma más sencilla de diferenciar las dos cosas es que las verrugas plantares tienen “puntitos negros” en su interior, a diferencia de los helomas o clavos, que suelen ser más homogéneos, de color blanco amarillento. Tratamiento  No existe un tratamiento eficaz para eliminar el virus del papiloma, ya que estos virus no tienen “antivirales” eficaces todavía. En cuanto a las vacunas, existe una vacuna para papilomavirus pero no es eficaz para todos los tipos del virus, sólo para los que afectan a las zonas genitales (en este caso la verruga se llama condiloma o verruga genital), por lo que no es útil para prevenir las verrugas vulgares. Habitualmente, el tratamiento de las verrugas se basa en métodos destructivos, como diferentes preparados que las destruyen porque contienen diferentes ácidos o cáusticos: son los clásicos “líquidos antiverrugas” que suelen aplicarse en forma de una gota cada noche hasta la resolución de la verruga. Asimismo, un tratamiento muy habitual es la crioterapia con nitrógeno líquido, una forma de destruir las verrugas congelándolas con un aparato que debe manejar el dermatólogo. Los dispositivos de crioterapia que se venden en las farmacias para que se las aplique el propio paciente son poco eficaces, ya que no alcanzan la temperatura suficientemente fría para destruir las verrugas.  En algunas verrugas resistentes se requiere incluso tratamiento por destrucción con un electrobisturí o un láser, aunque no son más eficaces que la crioterapia. Sólo en algunos casos puede ser necesario el tratamiento intralesional , inyectando dentro de las verrugas sustancias más potentes como la bleomicina o el metotrexate.  Por último, en casos contados puede recurrirse a la cirugía, que es un método poco empleado, ya que requiere anestesia y se acompaña de cicatrices permanentes, que pueden resultar molestas y dolorosas en la planta del pie. En cualquier caso, el tratamiento de las verrugas no debe ser agresivo, y hay que valorar en cada caso la opción, recordando que en la mayoría de los casos el propio sistema inmunológico de la persona las eliminará de forma espontánea. Existen medicamentos que supuestamente “estimulan las defensas”, pero no hay estudios que avalen su eficacia. Medidas preventivas  Las medidas preventivas son sobre todo aplicables a las verrugas plantares, que se contraen por ducharse o caminar descalzo en lugares públicos, duchas, piscinas o vestuarios. En estos lugares debe de extremarse la precaución y utilizar chancletas o peúcos protectores.
Enfermedad de hemocromatosis
Contenido de salud

Enfermedad de hemocromatosis

¿Qué es la enfermedad de hemocromatosis? La enfermedad de hemocromatosis es una patología que se produce por alteraciones en el metabolismo del hierro , de forma que, el organismo almacena esta sustancia en exceso, lo que provoca un daño hepático. Además de en el hígado, se acumula en el corazón y páncreas y, por lo que también pueden ser dañados estos órganos. Causas de la hemocromatosis La hemocromatosis primaria es la más frecuente, es una enfermedad genética, es decir, se hereda. Existen cuatro tipos diferentes de hemocromatosis, estas se inician a edades diferentes; el tipo 1 (es la más común) y el tipo 4 se presentan en hombres a partir de los 40 años , en las mujeres suelen darse síntomas tras la menopausia. La hemocromatosis tipo 2 es una enfermedad que se inicia en la edad juvenil, el acúmulo de hierro comienza en la infancia y es evidente con 20 años. En el caso de la hemocromatosis tipo 3, la edad de inicio es intermedia entre la tipo 1 y tipo 2, en general, los síntomas son evidentes a los 30 años. La hemocromatosis tipo 1, 2 y 3 , se heredan con carácter autosómico recesivo, es decir, ambos genes. El heredado por parte del padre y el heredado por parte de la madre deben estar alterados para sufrir la enfermedad. El tipo 4 se hereda con carácter autosómico dominante, esto hace que un solo gen alterado exprese la enfermedad. Hay casos raros de hemocromatosis secundaria, esta se produce en los casos de numerosas transfusiones de sangre y de aportes de hierro en mayor cantidad de la necesaria para el paciente, pero es poco habitual esta presentación hoy en día. Síntomas de la enfermedad de hemocromatosis Los síntomas, en inicio, son similares a otras enfermedades, es normal sentir cansancio, dolor articular, las mujeres pueden tener períodos irregulares y ambos sexos pueden sufrir alteración de la libido. En los casos de enfermedad tipo 2, puede aparecer falta del desarrollo sexual por alteración en la producción de hormonas sexuales, la piel puede presentar un color alterado de aspecto grisáceo o bronceado y, por último, puede haber alteraciones cardiacas, cirrosis hepáticas y diabetes. En las analíticas se observa un aumento de la ferritina de forma importante, esta marca los depósitos de hierro en el organismo, de ahí que se encuentre alterada en esta enfermedad. Tratamiento de la enfermedad de hemocromatosis El tratamiento de la hemocromatosis se realiza mediante flebotomías (sangrías terapéuticas) con extracción de sangre, que da lugar a una disminución de los glóbulos rojos y, a su vez, en una disminución de los acúmulos de hierro en el organismo. La periodicidad de la extracción de sangre es regulada por el hematólogo; en un inicio puede ser hasta 2 veces a la semana, consiguiendo un nivel normal de hierro y, tras ello, cada quince días o un mes, después, suele ser suficiente para regular el nivel de hierro. Pruebas complementarias de la enfermedad de hemocromatosis La prueba complementaria para diagnosticar la hemocromatosis se inicia con una analítica de sangre, en ella, se analizan parámetros como la ferritina y el hierro. Si estos niveles están elevados, nos darán la sospecha de un hemocromatosis. Para dar un diagnóstico de certeza, es necesario un análisis genético que permite conocer si el paciente es portador del gen de hemocromatosis o si padece esa enfermedad. Las personas con familiares de primer grado con enfermedad de hemocromatosis, deben comunicar esta circunstancia a su médico , quien pedirá las pruebas diagnósticas necesarias. Factores desencadenantes de la enfermedad de hemocromatosis La hemocromatosis es una enfermedad genética, su desencadenante es la herencia de un gen anómalo. Puede ser un gen recesivo, en cuyo caso será necesario que tanto el padre como la madre del individuo sean portadores de este gen, o bien, puede ser dominante y, en este caso, con un gen anómalo del padre o de la madre será suficiente para presentar la enfermedad. Factores de riesgo de la enfermedad de hemocromatosis Las personas que presentan el gen de la hemocromatosis tienen como factores favorecedores de la enfermedad el consumo de exceso de hierro, de alcohol, de carnes rojas y de vitamina C. Estos factores favorecen el acúmulo de hierro por un exceso de aporte del mismo al organismo. Complicaciones de la enfermedad de hemocromatosis Las complicaciones de la hemocromatosis son producidas por el acúmulo de hierro en ciertos órganos. Los depósitos hepáticos pueden evolucionar hacia una cirrosis, pueden producir artritis por acúmulo de hierro articular, en el páncreas favorece la diabetes, en la piel hace que esta cambie su coloración, en el corazón puede dar lugar a insuficiencia cardiaca, se puede alterar el ciclo menstrual en la mujer y producir un descenso de libido en el hombre al acumularse en los órganos sexuales y, en el tiroides, puede causar hipotiroidismo. Prevención de la enfermedad de hemocromatosis La prevención de la hemocromatosis, al ser una enfermedad hereditaria, se basa en el estudio genético de los portadores, pudiendo de esta forma conocer la probabilidad de tener un hijo con dicha enfermedad. Para tratar de disminuir su gravedad en las personas que genéticamente presenten la enfermedad, se puede realizar un mínimo aporte de hierro, no dando suplementos de este, disminuyendo el consumo de alcohol y carnes rojas y evitando la ingesta de vitamina C, ya que favorece la absorción de hierro en el intestino. Concepción Sebastián Fernández Licenciada en medicina y cirugía. Especialista en medicina familiar y comunitaria
Técnica Fue
Contenido de salud

Técnica Fue

Definición Un trasplante de cabello se realiza para tratar casos de calvicie y alopecia, habitualmente de origen hereditario. La calvicie es una de las principales preocupaciones estéticas de los varones. La técnica FUE es una de las técnicas más avanzadas y de las más utilizadas en España. Generalmente, un trasplante capilar se lleva a cabo a partir de los 25 años, antes puedes no ser aconsejado ya que la caída del pelo aún no se ha detenido. En estos casos es preferible utilizar algún método más conservador. ¿Qué es la técnica FUE de implante capilar? La técnica FUE es un procedimiento de microinjerto capilar que consiste en extraer, con un microbisturí y bajo anestesia local, los folículos de la zona donante (parte posterior y lateral de la cabeza), uno a uno, para introducirlos en zonas receptoras alopécicas . Se realiza mediante microincisiones que no dejan cicatrices visibles. El trasplante de pelo puede realizarse, por ejemplo, de la cabeza a las cejas, a la barba, etc. ¿Para quién está indicado? Puede realizarse este tratamiento cualquier persona que sufra caída de cabello limitada y controlada, es decir, alopecia leve, o, también, quien desee disimular cicatrices de otros trasplantes anteriores . Esta técnica está especialmente indicada para personas que tengan zonas a repoblar pequeñas y con una buena densidad capilar en la zona donante.   ¿Por qué se realiza? La técnica FUE de implante capilar se realiza, principalmente, porque se obtienen muy buenos resultados con una recuperación corta y sin dejar cicatrices apreciables. Riesgos de la intervención Los riesgos de un injerto capilar son mínimos , estos pueden ser: Edema frontal, ocasionada por la anestesia Prurito en las costras Pérdida de sensibilidad, por la lesión de algún nervio en la zona intervenida Dolor, aunque es poco frecuente Foliculitis (infección de un folículo) Caída del cabello de las zonas circundantes Hemorragia Reacción alérgica a la anestesia No se presentan riesgos de rechazo debido a que el pelo trasplantado es del propio paciente. Preparación Antes de la intervención, se realiza un estudio completo del caso. Conviene examinar el grosor del pelo (cuanto más fino, más complejo es), su tipología (es más difícil si es rizado), si está próximo a tejidos con cicatrices, etc. Tras ello, se planifica la intervención; se prevé la cantidad de folículos a trasplantar, el número de sesiones, se diseña un mapa con la distribución, etc. Y, se realizan diferentes fotografías de la cabeza para poder comparar con el resultado final. Posteriormente, se afeita el cuero cabelludo en el área donante y en la receptora, anestesiando de forma local al paciente, y se procede con la técnica.   Resultados Los resultados del trasplante son naturales y definitivos. Si no hay complicaciones, el paciente puede regresar a su domicilio el mismo día del injerto. La recuperación es rápida, pudiendo aparecer dolor en la zona donante, esta puede ser tratada con analgésicos habituales. Tras 24 h, puede aparecer un edema de la frente por la bajada de la anestesia, cederá en 1 o 2 días. En las zonas receptoras, los microinjertos se perciben al principio como pequeñas costras enrojecidas que irán desprendiéndose con el paso de los días. A partir del 5º día, el paciente puede reincorporarse a su actividad sociolaboral. El paciente debe seguir en su casa algunos cuidados como tomar antinflamatorios, seguir unas recomendaciones específicas de lavado del cabello, procurar no rascarse en exceso, hacer reposo relativo durante 24h y evitar el ejercicio físico al menos durante los siguientes 15 días. Tras 15 días, el paciente puede volver a la completa normalidad. Preguntas frecuentes ¿Qué otras técnicas de injerto capilar existen? Las técnicas de injerto capilar más utilizadas son: La técnica FUE ( Follicular Unit Extraction ), en ella se extraen los folículos y sus estructuras de forma individual y se trasplantan sin dejar cicatrices visibles. Se utiliza anestesia local y la recuperación es rápida. Esta técnica es más laboriosa que la FUSS, por lo que el tiempo de ejecución es mayor. El problema que presenta para algunas personas, es que requiere raparse el pelo, tanto de la zona donante como de la receptora. La técnica FUSS ( Follicular Unit Strip Surgery ), también conocida como la técnica de la tira, en ella se extrae una banda fina de piel con cabello, de unos 15 cm de longitud, y después se sutura, dejando una cicatriz casi invisible, siempre que el pelo de alrededor tenga al menos 0,5 cm. Puede requerir utilizar anestesia local y sedación, y la recuperación es más lenta que con la técnica FUE. En esta técnica solo se rasura el pelo de la parte de la tira que se extrae. ¿Cuánto dura la técnica FUE? La duración de la técnica FUE depende del tamaño de la zona a tratar, generalmente suele durar entre 4 y 8 horas . ¿Qué especialista puede realizar esta intervención? Esta intervención la debe realizar un cirujano estético y, debido a la complicación de esta técnica, resulta conveniente que sea realizada por un especialista en injerto capilar con una amplia y reconocida experiencia en la técnica FUE.
Psoriasis Tratamiento
Contenido de salud

Psoriasis Tratamiento

Definición El tratamiento de la Psoriasis son un conjunto de técnicas y medicamentos indicados en los pacientes que padecen esta patología, de forma individualizada en función de la edad, la forma de expresión de la enfermedad en el paciente, los tratamientos realizados previamente, etc. La psoriasis es una enfermedad inflamatoria crónica, con gran variabilidad en presentación en el organismo, cuya causa es incierta, aunque se sabe que la predisposición genética, combinada con otros factores desencadenantes (agentes físicos, infecciones, fármacos, factores psíquicos,etc.) ejercen un papel fundamental en su aparición. Habitualmente afecta a la piel en mayor o menor extensión, aunque también puede alterar las uñas y las articulaciones.  La lesión típica en la piel es una placa de coloración roja bien delimitada, sobre la que aparece una descamación blanquecina, con tamaño variable.  ¿Cómo es el tratamiento para la psoriasis? La batería de fármacos y técnicas que se pueden utilizar en el tratamiento de la psoriasis son: Tratamientos tópicos:   aplicados de forma directa sobre la piel. Cremas hidratantes y queratolíticos (sustancias que ayudan a regular la descamación de la piel). Como tratamiento complementario para aumentar la hidratación y la elasticidad de la piel Corticoides tópicos: en crema, pomada o loción dependiendo de la localización de la lesión. Son fármacos que tienen actividad antiinflamatoria. El uso de corticoides más o menos potentes varía dependiendo del tipo de lesión y su localización. No deben aplicarse de forma continuada. Los alquitranes, breas, antralina son fármacos efectivos que no se usan mucho por intolerancia de los pacientes (coloración de la ropa, irritación de la piel,etc.). Se presentan en forma de champús, cremas, lociones y ungüentos.  Fármacos análogos de la vitamina D (calcipotriol, clcitriol, tacalcitol): actuan inhibiendo la proliferación de los queratinocitos (células superficiales de la piel que producen la descamación). Si se usan asociados a corticoides, aumentan su actividad. Retinoides tópicos (Taratozeno), considerados análogos de la vitamina A. Fármacos con amplio espectro de acción (modulan el sistema de defensa, el crecimiento y la diferenciación de las células, etc.), que se emplean en forma de gel aplicado a las placas de psoriasis leve-moderada, cuya acción se incrementa si se asocia al tratamiento con corticoides tópicos. Fototerapia: la exposición a las radiaciones ultravioletas (UV) en cabinas cerradas o la exposición en baños de sol, mejoran las lesiones. En la actualidad la terapia más utilizada es el llamado PUVA, aplicación de fármacos de forma tópica o por vía oral llamados psoralenos, que hacen que la piel sea más receptiva a la acción de las rayos UV aplicados posteriormente. Es una terapia utilizada en lesiones psoriásicas extensas, aplicada en el hospital. Tratamiento sistémico: administración de fármacos por vía oral. Se utilizan en pacientes con más del 10% de la superficie corporal afectada o con enfermedad grave, independientemente del porcentaje de afectación. Habitualmente indicados por el dermatólogo: Retinoides como la Acitretina. Son moléculas derivadas de la vitamina A. Se toma de forma diaria durante 3-4 meses. Es eficaz en todas las formas de psoriasis. Fármacos inmunosupresores como el Metrotexato y la Ciclosporina A, con acción en el sistema inmune del paciente, están indicados en casos de psoriasis moderada a severa. Otros tratamientos biológicos: igualmente regulan la respuesta inmune (de defensa) del paciente (anticuerpos monoclonales como adalimumab, etanercept, infliximab; Inhibidores de la interleuquina, etc.) Todos ellos son fármacos de uso exclusivamente hospitalario y su acción y uso se basa en los nuevos conocimientos sobre los mecanismos del organismo que generan la aparición de las lesiones. ¿Por qué se realiza? El tratamiento de la Psoriasis se realiza con el fin de aliviar los síntomas que presenta el paciente, para disminuir las lesiones e incluso hacerlas desaparecer, prevenir el empeoramiento y vigilar la aparición de nuevas lesiones a los largo del tiempo. La psoriasis es una enfermedad crónica que no tiene un tratamiento curativo para eliminar esta patología de forma definitiva. Se puede presentar de forma fluctuante, con épocas de mejoría y otras épocas en los que las manifestaciones y molestias sean más evidentes .   Riesgos del tratamiento de la psoriasis Los riesgos del tratamiento para la Psoriasis van asociados a los posibles efectos secundarios que pueden derivar de la utilización de los fármacos utilizados según el caso. Por ejemplo, en el caso de los corticoides tópicos su uso prolongado puede desencadenar aparición de estrías en la piel, alteración de su pigmentación, infecciones, atrofia (desectructuración) de la piel, etc . En el uso de la fototerapia hay que hacer una vigilancia estrecha y control para evitar efectos indeseables producidos por la radiación ultravioleta como aparición de tumores cutáneos (melanomas, etc). En el caso de los fármacos administrados por vía oral, se debe llevar habitualmente un control analítico para valorar posibles alteraciones en la sangre, la función renal o la hepática. Además, son fármacos teratogénicos, es decir, pueden producir malformaciones en el feto si la paciente está embarazada, con lo que es habitual asociarlos a la toma de anticonceptivos orales para prevenir situaciones de embarazo durante el tratamiento. Preparación Habitualmente no es necesario ningún tipo de preparación, salvo la realización de alguna analítica de sangre para verificar el adecuado funcionamiento de los riñones, el hígado, etc, antes de tomar los fármacos por vía oral . En general, se recomienda a los pacientes seguir normas básicas de higiene personal: no usar agentes agresivos (cepillos, guantes, jabones,etc), usar jabones de ph ácido (bajo), realizar baños con agua caliente y productos emolientes (que ablandan), lociones y cremas hidratantes tras el baño. Cómo es la recuperación del tratamiento de la psoriasis Habitualmente, la aplicación de los distintos tratamientos para la Psoriasis no requiere de una recuperación importante o específica, más allá de la recuperación propia del organismo ante la agresividad de la enfermedad con la ayuda de los tratamientos. Sí que puede repercutir en la recuperación global del paciente , la aparición de efectos secundarios tras la aplicación de los tratamientos, que son específicos dependiendo de los fármacos o técnicas utilizadas. Resultados La psoriasis es una enfermedad crónica y recidivante , es decir, no se cura y a lo largo de la vida desde el diagnóstico, pueden aparecer lesiones de forma intermitente, por brotes. La efectividad del tratamiento depende mucho de cómo se manifieste la enfermedad, de su extensión y la intensidad de las lesiones. El resultado del tratamiento puede variar de ser exitoso en la mayoría de los brotes de la enfermedad leve. Con aplicación, por ejemplo, de un sólo tratamiento tópico de corticoides o derivados de la vitamina D, que hacen remitir la lesión. A la dificultad de la desaparición de las lesiones que se mantienen casi de por vida, aun aplicando distintas estrategias terapéuticas y asociaciones de fármacos ( fototerapia con ultravioleta, fármacos inmunosupresores clásicos o fármacos biológicos , etc.).  Igualmente, dependiendo de la severidad de la expresión de la psoriasis, el seguimiento del paciente ha de hacerse por el dermatólogo,  o cuando hay manifestaciones más leves, el médico de familia puede hacer el tratamiento y seguimiento de la enfermedad. Preguntas frecuentes ¿Cuál es la principal causa de la psoriasis? La causa última de la psoriasis es desconocida. Se sabe que hay distintos factores que influyen en su aparición: un factor muy importante es la herencia familiar (hasta un tercio de los pacientes tienen antecedentes familiares), asociados a la acción de otros factores desencadenantes: factores físicos (traumatismo repetidos en la piel,  etc.), infecciones, algunos fármacos, el clima, el estrés, factores hormonales, el alcohol o el tabaco, factores inmunológicos, etc. Todos ellos pueden favorecer la aparición de la enfermedad. ¿Cuántos tipos hay de psoriasis? Existen distintas formas clínicas de psoriasis: Psoriasis vulgar o psoriasis en placas: forma más frecuente (90%). Aparecen placas rojizas con descamación blanquecina de tamaño variable y simétricas, más frecuentemente en extremidades, codos, rodillas, cuero cabelludo y región lumbosacra, que no producen habitualmente ningún síntoma. Psoriasis en gotas: pequeñas lesiones parecidas a gotas, rojizas con algo de descamación, que aparecen por todo el tronco y extremidades. Psoriasis invertida: aparecen lesiones de color rojo vivo, brillantes, que no se descaman y que aparecen sobre todo en grandes pliegues (región inframamaria, axilas, ingles, región genital).  Psoriasis pustulosa: aparición de pústulas (pequeñas lesiones en la piel parecidas a ampollas rellenas de material blanquecino) que pueden presentarse de forma localizada o de forma generalizada por todo el cuerpo. La forma generalizada, es la variante más severa y puede acompañarse de afectación de todo el organismo con fiebre, malestar, diarrea, aumento de glóbulos blancos (células de defensa) y disminución del calcio en la sangre. Psoriasis palmoplantar: se caracteriza por la aparición de enrojecimiento, descamación  en palmas de las manos y plantas de los pies, que pueden tener fisuras (heridas lineales superficiales), que aparece en combinación con la afectación de otras zonas del cuerpo o de forma aislada. Psoriasis ungueal: en una o varias uñas aparecen lesiones como pequeños puntitos deprimidos y surcos, despegamiento de la uña en la parte distal con aparición de una coloración pardo-amarillenta y uñas quebradizas. Psoriasis eritrodérmica: es una variante poco frecuente. Se presenta como un enrojecimiento generalizado, con descamación, que afecta a todo el cuerpo, habitualmente acompañado de infecciones, hipotermia (disminución de la temperatura corporal) y deshidratación secundaria. Artropatía psoriásica: en un 5-30% de los casos de psoriasis puede aparecer una afectación de las articulaciones, habitualmente de los dedos de las manos o pies, con aparición de deformidad y dolor, aunque pueden surgir otras formas que afectan también a la columna, sobre todo a nivel lumbosacro.  ¿Cuáles son los síntomas de la psoriasis? La lesión típica en la piel es la aparición de una o varias placas de color rojo o rosado, con bordes bien definidos, habitualmente ovaladas o redondeadas y en ocasiones algo elevadas, que están recubiertas por escamas secas de color blanco nacarado y cuyo tamaño es variable. Otros tipos de lesiones de la piel producidas en las distintas variedades de psoriasis, pueden asociarse a la aparición de pequeñas heridas (fisuras), dolor, sobreinfección por bacterias de la piel, o picor. Si afecta a las uñas, a parte de la alteración de su estructura, en ocasiones se puede desencadenar la pérdida de la uña.  Cuando hay afectación de las articulaciones, sobre todo de las manos, hay inflamación, dolor y deformidad de las mismas. ¿Es muy dolorosa la psoriasis? La forma de manifestación más frecuente de la psoriasis, la psoriasis vulgar, no produce habitualmente dolor. En otras formas de manifestación puede haber dolor según la afectación de la piel (si aparecen fisuras, etc.). ¿Qué es la psoriasis del cuero cabelludo? La psoriasis del cuero cabelludo es la manifestación de esta enfermedad en esa localización, pudiendo aparecer una afectación difusa en forma de descamación generalizada de la piel del cuero cabelludo, o manifestarse como placas redondeadas rojizas cubiertas de una descamación blanquecina. Estas placas a veces confluyen y se unen pudiendo formar una especie de caparazón más extenso. No producen pérdida del pelo (alopecia), pudiendo atravesar éste las lesiones. Es más frecuente que produzca picor.
Embolización
Contenido de salud

Embolización

Definición La embolización es un procedimiento mínimamente invasivo, mediante el cual se produce una interrupción por oclusión del flujo de sangre por un vaso sanguíneo, arteria o vena, por la acción de fármacos o de materiales sintéticos introducidos en el organismo .   Se utiliza habitualmente para la prevención de roturas de aneurismas (dilataciones anormales de la pared de una arteria) o el tratamiento de otras malformaciones u  otras alteraciones vasculares arteriales o venosas. Tipos de embolización  Los tipos de embolización dependen de: Vaso sanguíneo que se ocluye : si se trata de embolización arterial (más frecuente) o venosa. La patología de base que se quiere tratar con ella : una malformación vascular, una hemorragia, un tumor... etc. El tipo de material que su usa para producir el taponamiento del vaso sanguíneo :   partículas hechas de esponja o perlas de gelatina minúsculas , coágulos autólogos (coágulos de sangre propios), colis (pequeñas espirales), sustancias esclerosantes (producen trombos en los vasos y esclerosis o endurecimiento de la pared de los vasos sanguíneos), o cianoacrilatos (pegamentos). El tiempo que van a permanecer en el organismo : por lo que se dividen en temporales o definitivas. Preparación Antes de la intervención, el paciente se realizará una analítica de sangre . Si va a precisar la aplicación de anestesia general se complementará con la realización de una radiografía de tórax y un electrocardiograma, más una valoración por parte del médico anestesista. El paciente debe firmar un documento de consentimiento informado en el que se recoge la explicación del procedimiento que se le va a realizar, sus riesgos y alternativas. El paciente debe informar al médico de las posibles enfermedades que pueda padecer, así como de los tratamientos habituales que haga. Además debe comunicarle si es alérgico a algún fármaco. El médico puede indicarle que no tome algún tipo de fármaco que altere la coagulación de la sangre como Aspirina , Ibuprofeno , Sintrom … etc. Le dará indicaciones precisas al paciente al respecto. Además, antes del procedimiento, se suelen realizar pruebas de imagen como TAC o angio-TAC para la localización y valoración precisa de la lesión vascular que se quiere embolizar. Cómo se realiza una embolización La embolización puede realizarse bajo los efectos de la anestesia general o mediante sedación. Habitualmente el método de introducción de los materiales de embolización es mediante la realización de una incisión (corte) a nivel de la ingle, para acceder a la arteria femoral. Se introduce en dicha arteria posteriormente, un catéter (pequeño tubo flexible) y se administra un contraste (colorante) para que sea visible el vaso sanguíneo mediante imágenes obtenidas con rayos X. De forma progresiva se va introduciendo el catéter por los vasos sanguíneos hasta llegar a la zona donde se debe realizar el taponamiento de la luz del vaso.  En ese momento, a través del catéter, se realiza la introducción de la arteria o vena del material embolizador (colis, espuma, microperlas, pegamento... etc.) Tras ello y comprobando mediante las imágenes de rayos X que el flujo se ha quedado interrumpido en ese vaso sanguíneo, se extrae el catéter y se sutura la herida a nivel de la ingle. Complicaciones de una embolización Las posibles complicaciones que pueden aparecer por una embolización comprenden: Sangrado por el sitio de la punción (hematoma).  Reacción alérgica al medio de contraste utilizado. Nefropatía por el medio de contraste (alteración del riñón), sobre todo en pacientes que tengan alguna patología de base (diabetes mellitus... etc.) Trombosis. Hemorragia. Pseudoaneurisma (hematoma pulsátil repermeabilizado y encapsulado, en comunicación con la luz de un vaso dañado ). Síndrome postembolización (reacción del organismo al procedimiento donde se produce fiebre, dolor y aumento de las defensas). Embolización de zonas no deseadas. Infecciones o abscesos ( infecciones e inflamaciones del tejido del organismo ) que requieren tratamiento antibiótico. Pueden existir riesgos específicos dependiendo de la indicación o motivo por el que se realiza la embolización, así como la localización del vaso sanguíneo embolizado. Resultados En la mayoría de los casos y siempre que no existan complicaciones, la embolización es un procedimiento efectivo, aunque los resultados y la recuperación dependenmucho de la patología que se quiera tratar con ello y del daño que haya producido antes del tratamiento. Preguntas frecuentes ¿Qué es una embolización arterial? La embolización arterial es la oclusión de su luz con introducción de un material o medicamento a través de su interior utilizando un pequeño catéter (tubito flexible), que se dirige hasta el punto exacto donde se debe producir ese taponamiento con la ayuda de imágenes obtenidas por rayos X. ¿Qué es una embolización cerebral? La embolización cerebral es un tratamiento endovascular en el que se ocluyen de forma total o parcial malformaciones de vasos sanguíneos a nivel del cerebro (como aneurismas cerebrales), mediante  introducción de materiales o fármacos de forma externa, a través de los vasos sanguíneos localizados en la ingle, guiándose por imágenes obtenidas por rayos X. Con ello se intenta prevenir la ruptura de la malformación y sus consecuencias secundarias. ¿Qué es un coli? Un coli es un utensilio utilizado por los médicos neuro-radiólogos intervencionistas para realizar una embolización de aneurismas u otras malformaciones vasculares en el cerebro. Tiene forma de muelle blando con un espesor menor a un cabello y puede estar hecho de tres materiales diferentes: platino, otros revestidos de platino y los llamados biológicos. Los colis se introducen por medio de un catéter por una arteria de la pierna hasta que se colocan dentro del aneurisma. Sobre ellos se produce una coagulación de la sangre que hace la pared del aneurisma se refuerce y no tenga peligro de ruptura. ¿Qué es una embolización de varices pélvicas? La embolización de las varices pélvicas es un procedimiento mediante el cual, por medio de la introducción de un catéter y una guía con una punción en una vena del brazo o de la ingle, se llega hasta las venas de la pelvis (el suelo del abdomen), localizando dónde existen dilataciones de estas venas o varices mediante la administración de un contraste y la visualización de las venas por imágenes producidas por rayos X. Cuando estas varices están localizadas se procede a la introducción de colis (espirales) o fármacos (microespuma esclerosante) en esos vasos sanguíneos dilatados que obstruyen el paso de retorno de la sangre a través de ellos. La sangre circulará entonces por vasos venosos no dilatados alternativos.  Con este procedimiento se trata  el llamado síndrome de congestión pélvica, producido por la aparición de esas dilataciones o varices en las venas de esa región, sobre todo en mujeres jóvenes tras haber tenido uno o más embarazos, lo que puede provocar síntomas como dolor, sensación de pesadez en la zona pélvica o en las piernas, edema o hinchazón, aparición de varices en las piernas… etc. ¿Cuál es la causa de los aneurismas? Los aneurismas pueden ser congénitos (se nace con ellos), o adquiridos. La causa más frecuente de un aneurisma depende de su localización. Pueden ir asociados al padecimiento de otras enfermedades o circunstancias que actúan de factores de riesgo (por ejemplo, el Síndrome de Marfan, el embarazo, la hipertensión, la aterosclerosis, infecciones bacterianas, enfermedades autoinmunes o traumatismos).
Hemicolectomía
Contenido de salud

Hemicolectomía

Definición La hemicolectomía es la técnica quirúrgica por la cual se produce la exéresis (extirpación de una zona del colon). En la hemicolectomía se extirpa la mitad del colon, ya sea la zona derecha o la izquierda . ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. ¿Cómo es la hemicolectomía? La hemicolectomía es una cirugía que se realiza con anestesia general. Hemicolectomía derecha: tras hacer incisión en el abdomen se extirpa la parte derecha del colon, formado por colon ascendente, ángulo hepático del colon y colon transverso, y se procede a realizar una anastomosis (unión) entre el íleon y el final del colon transverso. Hemicolectomía izquierda: abierta se va a extirpar el colon izquierdo y el sigma y se procede a conectar el colon transverso con el recto . Este procedimiento también se puede hacer con cirugía laparoscópica, en ella en vez de una única incisión grande, se realizan cuatro o cinco pequeñas incisiones, a través de las cuales se introduce el laparoscopio (tubo flexible que presenta en su punta una cámara por la cual se visualiza el interior del abdomen), por el resto de incisiones se va a introducir el material quirúrgico necesario,  bisturí, tijeras, pinzas. A través de estas incisiones se extrae el colon y se produce la anastomosis, como en la cirugía abierta. ¿Para quién está indicada? La hemicolectomía está indicado en diferentes afecciones crónicas como son: Cáncer de colon Lesiones intestinales producidas por heridas incisas Enfermedades intestinales inflamatoria, con gravedad importante, que no remiten con tratamiento médico. Diverticulitis. Necrosis por falta de aporte sanguíneo. ¿Por qué se realiza? La hemicolectomía se realiza para intentar eliminar o mejorar la enfermedad del paciente. En el cáncer de colon, se retira el tumor, aunque tras ello el paciente en la mayoría de los casos se tendrá que someter a quimioterapia y radioterapia. En la enfermedad inflamatoria intestinal, puede que la enfermedad se extienda fuera de los márgenes quirúrgicos posteriormente. Las heridas incisas o diverticulitis son cirugías en principio curativas.  ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Riesgos de la hemicolectomía Los riesgos de la hemicolectomía son los riesgos de una cirugía mayor. Reacción alérgica a los anestésicos. Sangrado. Infecciones. Diarrea o estreñimiento que pueden mantenerse y precisar medicación. Raramente se puede producir un estrechamiento a nivel del tejido cicatricial del colon que puede dar lugar a una obstrucción intestinal, si tras la cirugía el paciente presenta mucho dolor deberá de acudir al médico para ser valorado.   Preparación La preparación de la hemicolectomía incluye:  Analtica de sangre , electrocardiograma, radiologia de torax y consulta con el anestesista. No debe de tomar antiinflamatorios al menos los cinco días previos a la cirugía. Se debe abstener de tomar alcohol y fumar al menos cinco días antes de la cirugía. Si el paciente toma fármacos anticoagulantes deberá ponerlo en conocimiento del médico, quien le indicará la pauta a seguir en estos casos. Siempre que la cirugía no sea de urgencia, es posible que le indiquen laxantes, para vaciar el intestino, y de esta forma que la cirugía tenga menos complicaciones.  Cómo es la recuperación de la hemicolectomía La recuperación de la hemicolectomía será progresiva, en las primeras 24 horas tras la cirugía comenzarán a darle líquidos claros e infusiones, para ver si los tolera bien, tras ello a las 48 horas procederán a darle una dieta blanda, y a partir de las 72 horas, procederán a pasarle a su alimentación normal . El paciente permanecerá en el hospital unos cinco días, que pueden acortarse a tres si se hace una laparoscopia en vez de cirugía abierta. En los siguientes 7-15 días el paciente notará una disminución de las molestias, si no es asi debería consultar con el médico. A partir de dos semanas podrá ir realizando las actividades de la vida normal, pero para incorporarse a su trabajo deberá esperar entre seis y ocho semanas, dependiendo de su actividad laboral. Resultados Los resultados de la hemicolectomía pueden variar dependiendo de la enfermedad de base que lo haya producido, pero en general son satisfactorios. Tras la cirugía lo más normal es que el paciente, pasadas unas dos tres semanas tenga una vida absolutamente normal . En algunos casos el paciente tras la cirugía puede tener estreñimiento, si es así debe de realizar una dieta rica en fibra. Preguntas frecuentes ¿Cómo es la hemicolectomía por laparoscopia? En la hemicolectomía por laparoscopia se procede a hacer cuatro o cinco incisiones en el abdomen de pequeño tamaño. A través de una de las incisiones se va a introducir el laparoscopio, que es un instrumento en forma de tubo flexible en cuya punta hay una cámara que permite visualizar el abdomen. Por las demás incisiones se introduce el resto del material quirúrgico, bisturí, pinzas y tijeras . Tras localizar el colon se procede a cortarlo y extraerlo realizando una anastomosis entre sus dos extremos.  Presenta la ventaja frente a una hemicolectomía abierta el tener mejor recuperación postoperatoria. ¿Qué es una anastomosis ileocólica? La anastomosis ileocólica es la que tiene lugar cuando se extirpa el colon derecho. En ella se une el íleon, que es la parte final del intestino delgado, con el colon transverso. Con ello  se permite una recuperación de la normalidad anatómica, y con ello un mejor funcionamiento del colon . ¿Qué es la hemicolectomía derecha ampliada? La hemicolectomía derecha ampliada, es la que se usa cuando se trata de extirpar un cáncer del ángulo hepático del colon. En ella se realiza la extirpación no solo del colon derecho, si no también de una parte del colon transverso o incluso la totalidad de este, para dejar márgenes libres de tumoración. También se extraen ganglios linfáticos para su estudio y valoración de presencia tumoral en los mismos .  ¿Cuáles son las consecuencias de una hemicolectomía derecha? La hemicolectomía derecha en principio tras la recuperación quirúrgica no tiene que dar síntomas, en todo caso es posible tener heces más compactas o por el contrario más sólidas, esto se puede regular mediante una dieta rica en fibra y en líquidos. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.
Vendaje Neuromuscular
Contenido de salud

Vendaje Neuromuscular

Definición  El vendaje neuromuscular está basado en la utilización de una serie de cintas de algodón de colores o tapes, usadas como método de apoyo o complemento de otros tratamientos fisioterapéuticos o médicos.  Es un método de vendaje especial, que a diferencia de los clásicos vendajes utilizados en rehabilitación, permite el movimiento de la zona vendada. ¿Cómo es un vendaje neuromuscular?   El vendaje neuromuscular se puede aplicar siguiendo tres técnicas principales diferentes , dependiendo de la zona que se vaya a tratar. Están son:   Vendaje I  para zonas pequeñas o lineales. Vendaje X para músculos más grandes. Vendaje Y para músculos grandes y largos.  Antes de aplicar el vendaje el médico debe asegurarse de que la piel del paciente esté limpia y libre de grasa , pasando un algodón con alcohol para quitar algún residuo y que la zona esté libre de pelos, por lo cual se recomienda afeitar la zona. Esto mejorará la acción del vendaje como así también su duración y evitará la molestia al momento de quitar el vendaje.  ¿Para quién está indicado?  El vendaje neuromuscular está indicado para: Disminución de la inflamación. Alivio del dolor. Disminución de hematomas. Mejorar la propiocepción. Protección de la articulación. Corregir la postura. Esguinces. Tratar sindrome del tunel carpiano y puntos de gatillo. Problemas de ciáticas y escoliosis. Corrección de la fascia. Problemas articulares: bloqueos, artritis, artrosis. Enfermedades neurológicas: ayuda del control motor y postural. ¿Por qué se realiza?  El vendaje neuromuscular se realiza para ayudar a reducir la inflamación y mejora la circulación.  Al adherirse a la piel, ésta se levanta con el movimiento y permite la aparición de un espacio por debajo de ella para que pase mejor, tanto el flujo de la sangre como el de los fluidos linfáticos, algo que, a su vez, ayuda a eliminar las sustancias de desecho del organismo.  Este procedimiento contribuye también a aliviar el dolor, debido a que reduce la presión sobre los receptores, que son terminaciones nerviosas encargadas de detectar el dolor . Además, ayuda a corregir los problemas articulares, mejorando su rango de amplitud y normalizando el tono muscular. Riesgos del vendaje neuromuscular  El vendaje neuromuscular es un procedimiento relativamente sencillo que no presenta riesgos mayores para los pacientes . Para evitar riesgos o consecuencias mayores, se debe evitar aplicar este tratamiento en lo siguientes casos: Evitar colocar el vendaje encima de heridas abiertas. Personas con trombosis o riesgo de padecerlas, pues la venda estimula la circulación y podría provocar el desprendimiento de algún trombo. Después de traumatismos severos sin exploración y diagnóstico médico previo. Pacientes alérgicos a materiales adhesivos o que han creado una resistencia por parte de su piel a este tipo de materiales. Pacientes con metástasis o dudas de padecerlas. Regiones de piel donde ya haya sido colocado algún otro vendaje previamente y la zona esté todavía irritada. Preparación  La preparación para un vendaje neuromuscular requiere que antes del procedimiento sea necesario que: El paciente tenga un diagnóstico correcto de parte de su médico, para saber que tipo de vendaje utilizar. Que la zona esté totalmente limpia de aceites o cremas. El paciente debe ir cómodamente vestido para evitar molestias durante la aplicación del vendaje neuromuscular. Aunque la cinta es antialérgica, antes de aplicar el vendaje neuromuscular es necesario realizar una prueba para ver si el paciente es alérgico a este tipo de material. Cómo es la recuperación de un vendaje neuromuscular  En la recuperación de un vendaje neuromuscular, hay que tener en cuenta que debe cambiarse cada 3 o 4 días . Aunque puede durar hasta 3 semanas sin despegarse no es recomendable dejarlo tanto tiempo. Para retirarlo se despegará en la dirección donde crecen los vellos, los cuales deben ser quitados antes de aplicar el vendaje, para evitar irritaciones. Si tras 2 o 3 aplicaciones no hay resultados, el paciente debe  buscar otras alternativas de tratamiento. Resultados  El vendaje neuromuscular es un buen complemento del que se puede valer el fisioterapeuta para intensificar el efecto positivo de un tratamiento más complejo . Es en definitiva, una técnica cada día más extendida y valorada, así como beneficiosa y cómoda para el paciente. Preguntas frecuentes ¿Qué es la kinesiotape?     Las kinesiotape son herramientas de la kinesiología, el estudio científico del movimiento humano . Estas cintas fueron diseñadas como un método para facilitar la recuperación natural del cuerpo. Tiene una textura y una elasticidad muy semejante a la piel humana, de forma que se adapta a la perfección a la práctica de cualquier deporte. ¿Tengo que dejar que las bandas del vendaje se caigan solas?  No, el paciente debe ir cambiandolas según su médico se lo indique. ¿Me puedo duchar con un vendaje neuromuscular?   Sí, el vendaje neuromuscular es totalmente a prueba de agua. ¿Cuánto tiempo tengo que llevar el vendaje neuromuscular?   El vendaje neuromuscular puede durar hasta 3 semanas sin despegarse, pero es recomendable que se cambie cada 3 o 4 días.