Soplo Cardíaco

Atención presencial cuando la necesites
Videoconsulta para resolver tus dudas
Un médico te llama en menos de una hora
Chat médico 24 horas los 365 días del año
Regístrate

¿Qué es el soplo cardíaco?

El soplo cardíaco es el sonido que, a través del fonendoscopio, oye el médico al auscultar el corazón. No es una enfermedad, sino un signo clínico de la exploración cardíaca.

Las causas del soplo cardíaco son el ruido que produce la sangre al rozar con las diferentes estructuras cardíacas, ya sea por estenosis, cuando las válvulas son más estrechas de lo normal, o bien por insuficiencia, cuando las válvulas no cierran de modo adecuado.

Tipos de soplo cardíaco

Existen 3 tipos de soplos cardíacos:

  • Soplo inocente: típico de niños y adolescentes. Detrás de este sonido no hay una lesión cardíaca, sino que se produce por el roce de la sangre contra las paredes de un corazón joven. No es patológico.
  • Soplo sistólico: es el que se produce durante la sístole cardíaca (al contraerse el corazón), suele marcar lesiones en la válvula tricúspide o mitral. Este soplo puede ser mitral o tricúspide, según la válvula donde se escuche el sonido.
  • Soplo diastólico: se oye el soplo cuando se produce la dilatación del corazón, es el momento de llenado de sangre, suele indicar una insuficiencia de la válvula aórtica.   

Causas de soplo cardíaco

Las causas del soplo cardíaco son el ruido que produce la sangre al rozar con las diferentes estructuras cardíacas, ya sea por estenosis, cuando las válvulas son más estrechas de lo normal, o bien por insuficiencia, cuando las válvulas no cierran de modo adecuado. Por último, cuando existen intercomunicación entre las cavidades cardíacas, ya sean ventricular o auricular, por alteración a nivel del tabique que los separa.

Síntomas de soplo cardíaco

Los síntomas del soplo cardíaco son los originados por una sobrecarga cardíaca que puede dar lugar a insuficiencia cardíaca, disnea, fatiga, intolerancia al ejercicio, taquicardia, sobrecarga pulmonar, y cianosis, entre otros.

Tratamiento de soplo cardíaco

El tratamiento del soplo cardíaco es el de la enfermedad que lo produce, cuando hay comunicaciones por alteración de los tabiques auriculares o ventriculares, estas han de cerrarse mediante cirugía. En los casos de daños valvulares el tratamiento de elección es proceder al recambio valvular o a intervenciones sobre los anillos valvulares.

Pruebas complementarias de soplo cardíaco

Las pruebas complementarias son el electrocardiograma y holter para el control de la frecuencia cardíaca. También, como prueba de imagen, el ecocardiograma, que permite conocer el tamaño de las cavidades cardíacas, valorando si existe no solo afectación de las válvulas cardíacas si no de ventrículos y aurículas que pueden dilatarse por la sobrecarga cardíaca. Puede ser necesario en casos avanzados, el control con radiología de tórax y espirometría, para poder valorar la sobrecarga pulmonar que puede ser secundaria a la sobrecarga cardíaca.

Factores desencadenantes de soplo cardíaco

Los factores desencadenantes del soplo cardíaco, en los casos de comunicación interventriculares y auriculares, son defectos del desarrollo cardíaco por parte del feto, es decir, congénitos. En los casos de comunicación interauricular, puede cerrarse de forma espontánea transcurrido un tiempo desde el nacimiento.

En pacientes con alteraciones valvulares, se producen por el propio envejecimiento cardíaco, pero también por enfermedades conocidas como fiebre reumática, secundarias a las infecciones que por la bacteria estreptococo se producen en las válvulas cardíacas. Hoy en día son enfermedades raras en gente joven gracias al tratamiento antibiótico.

Factores de riesgo de soplo cardíaco

Los factores de riesgo son las infecciones endocárdicas y el envejecimiento, otros factores asociados a la edad como la hipertensión, pueden producir también lesiones valvulares.

Complicaciones de soplo cardíaco

Las complicaciones de un soplo cardíaco son las retrógradas, pudiendo producir hipertensión pulmonar secundaria, así como edema de pulmón y edema en miembros inferiores y abdomen. Y, las complicaciones anterógradas, las derivadas de falta de flujo sanguíneo, como pueden ser disnea, fatiga y cianosis (coloración azulada de los labios y de los dedos de las manos).

Prevención de soplo cardíaco

La prevención del soplo cardíaco es mantener un control de la hipertensión, y tratamiento con antibiótico de las enfermedades infecciosas producidas por el estreptococo.

Especialidades a las que pertenece

Las especialidades a las que pertenece es el cardiólogo, para el control médico del proceso, y el cirujano cardíaco, si es necesaria la cirugía.

Preguntas frecuentes

¿Cuáles son las enfermedades más graves del corazón?

Es difícil elegir entre las enfermedades más graves del corazón, ya que todo lo que afecta a este órgano puede ser peligroso y grave para el paciente. No obstante, los infartos de miocardio, que pueden dar lugar a una muerte súbita, o las arritmias malignas, son algunas de las enfermedades cardíacas más graves.

¿Cuáles son los síntomas de una arritmia cardíaca?

Los síntomas de una arritmia cardíaca son palpitaciones, disnea, cansancio, fatiga y falta de tolerancia al ejercicio físico.

¿Cuántos tipos de arritmias hay?

Existen 3 tipos de arritmias:

  • Arritmias sinusales: son las que se originan en el nodo sinusal, desde aquí sale la conducción eléctrica del corazón que marca los latidos cardíacos. En la fibrilación auricular estos latidos no son rítmicos y da lugar a que unos latidos se produzcan antes que otros.
  • Arritmias auriculares: son las que aparecen por latidos que se producen en diferentes zonas de la aurícula, no todos se transmiten al ventrículo y esto genera la arritmia cardíaca, entre ellas, la fibrilación auricular.
  • Arritmias ventriculares: son las que se originan en los ventrículos, estas son las más graves y pueden dar lugar a la muerte del paciente, como en el caso de la fibrilación ventricular. Las extrasístoles ventriculares son las menos graves.

¿Cuántas pulsaciones por minuto es lo normal?

La frecuencia cardíaca normal oscila entre 60 y 90 latidos por minuto, por debajo de estos niveles se considera bradicardia, aunque se tolera bien hasta unos 50 latidos por minuto. Por encima de 60 y 90 se considera taquicardia, aunque se tolera bien hasta 110 latidos por minuto.

¿Qué es una frecuencia cardíaca alta?

La frecuencia cardíaca alta o taquicardia se produce cuando los latidos cardíacos suben de 90 latidos por minuto. Se considera que hay que tratarla cuando se eleva por encima de 110 latidos por minuto, siendo en estos casos necesario enlentecer el corazón.

Artículos relacionados Ver todos
Taquicardia Paroxística Supraventricular
Enfermedad

Taquicardia Paroxística Supraventricular

¿Qué es la taquicardia paroxística supraventricular? La taquicardia supraventricular o taquicardia de reentrada o taquicardia por vía accesoria es un ritmo rápido, que se inicia por encima de los ventrículos , es un ritmo regular. La taquicardia paroxística supraventricular es la más frecuentes de las taquicardias supraventriculares de las cuales supone el 75 por ciento, se da a cualquier edad pero la más frecuente está entre los 30 y 50 años, el ritmo suele ser de entre 140 y 220 lat/min. Es una enfermedad con pronóstico leve, puede presentar con urgencia el paso de latido hacia el ventrículo a nivel de 150 lat/min que hace necesario el acudir a un centro hospitalario. Tipos de taquicardias Los tipos de taquicardia se clasifican según la zona donde se producen en Taquicardia supraventricular se producen por encima de los ventrículos y dentro de estas están, las taquicardias sinusales se producen en el nodo sinusal que es donde empieza siempre el impulso cardiaco. La taquicardia de reentrada nodal en que el impulso cardíaco vuelve a entrar en el nodo y desde aquí vuelve a salir, la taquicardia por vía accesoria, en esta hay una segunda vía que conduce además de la vía anatómica normal. La taquicardia ventricular es la que se produce a nivel del ventrículo. Causas de la taquicardia paroxística supraventricular Las causas de la taquicardias supraventriculares serán la sobredosis de digital y las vías anómalas. Síntomas de la taquicardia paroxística supraventricular Los síntomas de la taquicardia paroxística supraventricular aparecen y desaparecen de forma brusca, los más comunes son palpitaciones, opresión torácica, pulso rápido, dificultad para respirar sensación de ansiedad, puede llegar a producir mareos y desmayos si la frecuencia rápida se mantiene . Tratamiento de la taquicardia paroxística supraventricular La taquicardia paroxística supraventricular que aparece en pocas ocasiones no tiene por qué ser tratada, pero la maniobra de Valsalva (aumentar la presión intraabdominal), el echarse agua fría en la cara o el toser puede llevarle a un ritmo normal. En los casos en que la taquicardia paroxística se mantiene en el servicio de urgencias pueden intentar revertirla, mediante fármacos como el verapamilo intravenoso o por cardioversión eléctrica. En los casos más complejos en que la taquicardia paroxística se mantiene, se puede realizar una ablación de la vía accesoria, en este tipo de intervención se introduce un catéter a través de una vena llegando al corazón, cuando se llega a la zona desde la que parte la descarga eléctrica, se procede a quemar la zona a través de radiofrecuencia emitida por la punta del catéter, evitando así que se produzca el latido anómalo. Pruebas complementarias de la taquicardia paroxística supraventricular Las pruebas complementarias para una taquicardia paroxística supraventricular serán un electrocardiograma basal, si en eses momento no existe la taquicardia paroxística no se va a poder ver nada, cuando esto ocurre puede que el cardiólogo considere oportuno realizar un holter que permite registrar la información electrocardiográfica durante 24 horas, permitiendo ver la taquicardia paroxística supraventricular Puede ser necesario el estudio electrofisiológico cuando no se consigue un diagnóstico preciso del proceso. Factores desencadenantes de la taquicardia paroxística supraventricular Los factores desencadenantes suelen ser las vías anómalas de conducción eléctrica cardiaca. El estrés físico o emocional puede dar lugar a esta taquicardia. Factores de riesgo de la taquicardia paroxística supraventricular Los factores de riesgo para la taquicardia paroxística supraventricular serán el alcohol, el tabaco, las drogas ilegales como la cocaína y el consumo de grandes dosis de cafeína. La sobredosis de fármacos como la digoxina puede producir también la taquicardia paroxística supraventricular. Complicaciones de la taquicardia paroxística supraventricular Mareos Pérdida de conocimiento Insuficiencia cardiaca Angina de pecho. Prevención de la taquicardia paroxística supraventricular Disminución del estrés No fumar No consumir drogas No beber alcohol No consumir cafeína en grandes dosis. Especialidades a las que pertenece La especialidad a la que pertenece la taquicardia paroxística supraventricular es la cardiología, será tratada por un cardiólogo. Preguntas frecuentes ¿Qué es una arritmia? Los impulsos eléctricos del corazón son rítmicos, produciéndose aproximadamente uno por segundo, para dar lugar a 60 latidos al cabo de un minuto, cuando se produce una arritmia cardiaca se produce una alteración de este ritmo normal, de forma que algunos latidos se producen antes que otros en vez de guardar la misma distancia entre ellos ¿Qué es un soplo en el corazón? Cuando un médico ausculta un corazón oye el latido cardiaco, si la sangre por alguna causa roza contra alguna zona del corazón, produce un ruido como un soplido que se conoce como soplo cardiaco, puede ser por alteraciones en las válvulas cardiacas de forma que la sangre roza con ellas, en los niños se puede producir un soplo que se conoce como soplo inocente cuando no hay ninguna alteración cardiaca, y solo el hecho del paso de la sangre a las cavidades cardiacas produce el ruido. ¿Qué medicamentos provocan taquicardia? Los fármacos que provocan taquicardia pueden ser varios así la digital a grandes dosis,las hormonas tiroideas a dosis por encima de lo necesario, la adrenalina puede producir también taquicardia, los fármacos antihistamínicos, los antidepresivos tricíclicos son algunos de los fármacos que pueden producir arritmias cardiaca. ¿Cuánto tiempo puede durar una taquicardia? La taquicardia puede tener una duración muy variable , la taquicardia paroxística puede durar tan solo unos minutos, siendo recortada en el tiempo, otras taquicardias se mantienen horas, cuando esto ocurre es necesario acudir a un centro de urgencias, ya que el hecho de un latido cardíaco por encima de 150 lat/min puede dar lugar a un episodio de insuficiencia cardiaca, siendo necesario su tratamiento para evitarlo. ¿Cuál es la frecuencia cardíaca normal? La frecuencia cardíaca normal oscila entre 60 y 100 latidos por minutos , por debajo de 50 se considera una bradicardia y por encima de 120 se considera una taquicardia.  
Debut y Manejo de la Tensión Arterial
Artículo especializado

Debut y Manejo de la Tensión Arterial

¿Merece la pena dedicar la totalidad de un tema única y exclusivamente al control tensional? Ni lo dudes. La hipertensión arterial es una patología muy relevante y prevalente que afecta a un alto porcentaje de la población (afecta a un tercio de la población adulta y es el motivo estrella de consulta en los centros de atención primaria). Toda información fiable que podamos divulgar es bienvenida. Cifras tensionales alteradas Ante todo, debemos conocer con exactitud a qué nos referimos al hablar de unas cifras tensionales alteradas . Puede darse que los valores tensionales estén por encima o por debajo de las cifras establecidas como estándar. Asimismo, debemos comprender a qué hacen referencia los dos valores de tensión arterial que nos marca el tensiómetro. Hablaremos de TAS (tensión arterial sistólica) o máxima a la presión que la sangre ejerce sobre las paredes de los vasos cuando el corazón se contrae para impulsar o bombear sangre a las arterias. La TAD (tensión arterial diastólica) o mínima es la presión que la sangre ejerce cuando el corazón se relaja para volver a llenarse de sangre. Por tanto, al indicar los valores de la tensión arterial mencionaremos ambas cifras. Las unidades en las que se miden se llaman milímetros de mercurio (mm Hg). Añadiremos que puede ocurrir que una de las dos cifras esté alterada y la otra no. Nos centraremos en los valores tensionales elevados por su importancia en nuestro medio. ¿En qué caso hablaremos de hipertensión arterial? Cuando las cifras tensionales se mantienen de forma habitual por encima de los valores 140/90. En ancianos hipertensos es más frecuente encontrar valores elevados de TAS mientras que en adultos jóvenes es más frecuente la elevación de la TAD. Método AMPA y MAPA La confirmación diagnóstica de hipertensión arterial la tendremos ante unas cifras promedio de varias mediciones iguales o mayores a 140/90 mm Hg, respectivamente. Es decir, si uno de los dos valores está alterado ya podemos hablar de hipertensión arterial. No nos conformaremos con sólo un par de mediciones. Para establecer el diagnóstico nos ayudamos de unas técnicas complementarias como pueden ser la automedida por parte del paciente o familiares   en el domicilio (se llama AMPA o automedida de la presión arterial) y la monitorización ambulatoria de la presión arterial (MAPA) que consiste en la toma de la tensión arterial al paciente de forma programada durante sus actividades habituales (se realizan múltiples medidas durante un periodo de 24-48 horas, en las que el individuo realiza vida normal mientras es portador de un manguito conectado a un aparato que toma y registra los valores tensionales regularmente). En caso de emplear el método AMPA debemos recordar que, para que las mediciones aisladas sean representativas y fidedignas, deben considerarse algunas premisas como: evitar el ejercicio físico previamente, permanecer en reposo durante los cinco minutos previos a la medida o no consumir café o tabaco en los 15 minutos antes de la medición. Tras la medición registraremos el día, la hora y los valores de las determinaciones para que el médico realice una valoración global. Cuando se detectan valores muy dispares entre las diferentes mediciones entonces solicitaremos el llamado MAPA. Una vez confirmada la hipertensión arterial Entonces será el momento de realizar un estudio exhaustivo del paciente intentando buscar una posible causa de la hipertensión. Para ello: Le haremos un interrogatorio detallado de sus antecedentes personales y familiares, y de sus hábitos, una exploración física y alguna prueba complementaria, en función de los hallazgos encontrados (electrocardiograma, ecocardiograma, analítica de sangre y orina, radiografía de tórax, etc.). Si detectamos otras patologías como diabetes mellitus, dislipemia (alteración del metabolismo lipídico), tabaquismo u obesidad debemos calcular el riesgo cardiovascular del paciente. En caso de que la causa que origina la hipertensión sea desconocida, hablaremos de hipertensión primaria o esencial (es la más frecuente). Sin embargo, hablaremos de hipertensión secundaria cuando encontramos la causa que la provoca. Finalizado el estudio debemos abordar el tratamiento más indicado para el paciente. De entrada, instauraremos unas pautas importantísimas que recomendaremos a todos los pacientes hipertensos: Abandonar el hábito tabáquico. Pérdida de peso en caso de obesidad (si hablamos de obesidad mórbida derivaremos al paciente a la unidad de cirugía general para valorar la cirugía bariátrica). Análisis y corrección de la dieta : en cuanto al porcentaje de grasas saturadas, contenido de sal, consumo de alcohol. Disminución del nivel de estrés o ansiedad. Inicio de hábitos deportivos y/o saludables. Tras indicar una pauta correctiva mantendremos una conducta expectante durante unos meses (si los valores tensionales no son excesivamente elevados). En caso de que, a pesar de la corrección de hábitos, no consigamos controlar los valores, decidimos iniciar un tratamiento farmacológico. Permíteme una reflexión, ¿por qué tanta insistencia en controlar los valores tensionales por debajo de 140/90 mm Hg? La tensión arterial alta es un factor que contribuye a desarrollar enfermedades cardiovasculares, especialmente enfermedad cardíaca (infarto agudo de miocardio o insuficiencia cardíaca), derrame cerebral, embolia o insuficiencia renal). Con todo ello sólo he pretendido concienciarte, no asustarte. Así que si perteneces al colectivo de adultos mayores de 40 años no banalices este tema, porque está dedicado a ti.
Flutter Auricular
Artículo especializado

Flutter Auricular

El ritmo cardiaco normal se conoce como ritmo sinusal , y la frecuencia cardiaca normal es de 60-100 latidos por minuto (lpm). Las arritmias alteran tanto el ritmo como la frecuencia cardiaca. Hay diferentes tipos y una de ellas es el flutter auricular. Ahora te explicamos más. Tipos de arritmias Existen muchos tipos de arritmias y cada una de ellas requiere un tratamiento diferente, también los síntomas, su gravedad y la repercusión sobre la calidad de vida del paciente puede ser muy variable. Las arritmias pueden originarse en la aurícula o en el ventrículo . Las que se originan por encima del ventrículo se llaman supraventriculares y a esta categoría pertenece el flutter auricular . Es común la coexistencia en un mismo paciente de dos tipos de arritmias supraventriculares: el flutter y la fibrilación auricular y se da más en varones. ¿Cómo se produce? En condiciones normales el corazón se contrae de forma rítmica y sincrónica .  Esta contracción es el resultado de un impulso eléctrico que se genera en la aurícula, llega al ventrículo y se traduce en un latido cardiaco. Estos impulsos eléctricos ocurren a intervalos regulares. En una arritmia se produce una alteración de este mecanismo que conduce a que el corazón no se contraiga de manera regular generando un trastorno del ritmo. Las arritmias se producen por diversos mecanismos, básicamente existe una ausencia del impulso eléctrico , éste se inicia en un lugar diferente o sigue una ruta (vía de conducción) errónea.  En el flutter se produce una alteración en la conducción normal de los impulsos eléctricos del corazón, lo que se conoce como un circuito de reentrada.   Durante la actividad eléctrica normal, el ciclo cardiaco se inicia en el nódulo sinoauricular y continúa propagándose hasta activar todo el corazón, activando las fibras cardiacas y dejándolas refractarias hasta que se inicia un nuevo ciclo, lo que permite mantener el ritmo cardiaco.  Si un grupo aislado de fibras no se ha activado durante el impulso eléctrico inicial, pueden hacerlo antes de que éste finalice y activar además otras zonas que se han recuperado del inicio del ciclo dando lugar a un ritmo rápido y desorganizado.  Este tipo de proceso se denomina reentrada y es el mecanismo del flutter típico. Causas Problemas cardiacos: provocan una alteración de la estructura del corazón, como la hipertensión, la enfermedad coronaria, enfermedades de las válvulas cardiacas, miocardiopatías (inflamación del músculo cardiaco), etc. Se asocia además a la presencia de otras enfermedades no cardiacas como hipertiroidismo, anemia, enfermedades pulmonares (EPOC, embolia pulmonar) o hipertiroidismo entre otras. También hay que descartar consumo de determinados fármacos. También puede aparecer en personas con corazón sano , sin enfermedad aparente. Síntomas Los síntomas más comunes incluyen: Palpitaciones, el paciente “nota el latido cardiaco”. Hay que tener en cuenta, por otro lado, que las palpitaciones no siempre traducen una arritmia. Pueden aparecer como resultado de un estado de ansiedad y no tener ninguna relevancia. Mareos y pérdida de conocimiento (síncope). Sensación de falta de aire (disnea), dolor en el pecho. Cansancio. La aparición de esta arritmia puede ser paroxística (aparición aguda y de forma breve) o recurrente para acabar siendo persistente. Es común la coexistencia en un mismo paciente de dos tipos de arritmias supraventriculares: el flutter y la fibrilación auricular. Generalmente si la presencia de flutter es secundaria a una enfermedad aguda (por ejemplo, un infarto), una vez tratada la enfermedad de base no suele recidivar. Diagnóstico El diagnóstico del flutter, como el de cualquier arritmia, se basa en el estudio de la actividad eléctrica del corazón mediante una serie de pruebas. Además se ha de realizar un interrogatorio detallado al paciente para conocer los factores que pueden causar o desencadenar su arritmia. El electrocardiograma es la prueba más sencilla y eficaz para diagnosticar una arritmia. En el electrocardiograma tiene un patrón característico «en dientes de sierra» por su morfología. La frecuencia está generalmente entre 250 y 320/min. Existen otras pruebas más complejas que permiten conocer de forma más detallada el mecanismo de la arritmia que son los estudios electrofisiológicos. Los estudios electrofisiológicos permiten obtener un mapa del sistema de conducción eléctrica del corazón, para averiguar el tipo de arritmia y su posible origen. Se pueden administrar fármacos para eliminar la arritmia o destruir las vías de conducción anómalas mediante ondas electromagnéticas. Las pruebas de imagen como la ecocardiografía, el TAC, la RM o el cateterismo cardiaco permiten valorar si existen lesiones estructurales en el corazón. Tratamiento El flutter puede tratarse mediante cardioversión, técnicas de ablación con catéter o con fármacos . El objetivo del tratamiento es el control de la frecuencia cardiaca y restablecer el ritmo sinusal (ritmo cardiaco normal) evitando la repetición de episodios de flutter. Las indicaciones de tratamiento están marcadas por la escasa respuesta del flutter a los fármacos antiarrítmicos y la posibilidad de eliminar el circuito del corazón que provoca la arritmia mediante la ablación con catéter. La ablación con catéter es una técnica muy eficaz y con un alto porcentaje de éxito en el tratamiento del flutter. La ablación mediante catéter es un procedimiento en el que se utiliza un catéter y un dispositivo que permite obtener un mapa de las vías de conducción eléctrica del corazón. Utilizando ondas electromagnéticas de alta frecuencia (radiofrecuencia) o frío (crioablación), se pueden bloquear las vías de conducción responsables de la arritmia. La ablación es una opción de primera línea en el tratamiento del flutter típico recurrente, especialmente en casos de mala tolerancia clínica. La ablación puede ser difícil técnicamente cuando el miocardio es grueso y la anatomía irregular. Las aplicaciones de radiofrecuencia pueden ser dolorosas y requieren sedación, mientras que la crioablación es indolora. Las complicaciones de la ablación son infrecuentes. Generalmente problemas vasculares en las venas femorales (vía de acceso con el catéter), bloqueos cardiacos (<1%) y de manera excepcional perforación de la aurícula . Si ésta ha tenido éxito, tras la ablación se puede interrumpir la administración de fármacos antiarrítmicos y anticoagulantes (en la mayoría de los casos). La cardioversión eléctrica es un tratamiento que se utiliza para devolver el ritmo normal tras la aplicación de una descarga eléctrica sobre el tórax. La cardioversión suele reservarse en los casos de flutter de corta duración (<48 h) y especialmente en las situaciones en que existe mala tolerancia e inestabilidad del paciente a consecuencia de la arritmia. La cardioversión programada (flutter persistente) requiere anticoagulación previa. También se puede indicar tratamiento farmacológico (antiarrítmicos), si bien la eficacia es más baja que la de la ablación. Existen numerosos grupos de fármacos que actúan por mecanismos diferentes. Se pueden administrar por vía oral o por vía endovenosa y siempre bajo indicación y control médico. Finalmente existen tratamientos complementarios que reducen las complicaciones de algunas arritmias como fármacos anticoagulantes. No hay datos precisos sobre la incidencia de embolias cardiacas en pacientes con flutter, están indicados en pacientes con flutter crónico y en aquellos a los que se vaya a practicar una cardioversión. Pronóstico El tratamiento mediante ablación no garantiza la eliminación de la arritmia en el 100% de los casos, y puede volver a aparecer en un 5-10% de los casos, generalmente durante los tres meses siguientes. Se puede volver a repetir la ablación. Otra opción, en algunos casos, es añadir fármacos antiarrítmicos previamente ineficaces. La ablación puede hacer que estos fármacos sean eficaces en la prevención de las recidivas de flutter.
Fiebre Amarilla
Enfermedad

Fiebre Amarilla

¿Qué es la fiebre amarilla? También conocida como fiebre hemorrágica tropical, es una enfermedad vírica que se transmite por la picadura de mosquitos en las zonas tropicales. Es propia de países tropicales de África y Latinoamérica, con una incidencia anual de hasta 200000 casos y 60000 muertes. De carácter grave. Tipos de fiebre Se pueden clasificar los tipos de fiebre amarilla según la zona en la que se produce el contagio: Selvática: en las zonas de selva los monos son los principales portadores de la enfermedad y esta se transmite a las personas por las picaduras de los mosquitos que han estado en contacto con ellos. Por tanto si los pacientes han estado en el hábitat de estos monos pueden ser infectados por las picaduras del mosquito portador. Intermedia: es el brote más común en África. Se da en los poblados que se encuentran cerca de la selva, por lo que los mosquitos transmiten la enfermedad de monos a personas mediante su picadura y viceversa. Urbana: en este caso la fiebre amarilla se transmite porque una persona infectada acude a una zona urbana y mediante la picadura de los mosquitos se transmite a los habitantes del núcleo urbano, que generalmente no tiene medios preventivos aplicados contra la enfermedad. Causas de la fiebre amarilla La fiebre amarilla es producida por un arbovirus del género Flavivirus que se transmite por la picadura del mosquito de la familia Aedes. Este tipo de mosquito solo pica cuando la temperatura es superior a los 23ºC, y habita en las zonas tropicales de Sudamérica y en África. Por tanto, la única causa por la que se puede padecer fiebre amarilla es mediante la picadura de estos mosquitos en zonas tropicales. Síntomas de la fiebre amarilla Los síntomas son variables según la gravedad de la infección de la fiebre amarilla. Se distinguen los síntomas en dos fases: Fase aguda: Fiebre. Dolores de cabeza y musculares. Mareos. Rojeces en la cara. Ausencia de apetito, náuseas y/o vómitos. En una segunda fase, denominada como fase tóxica , los síntomas son más graves y la enfermedad está más desarrollada: Sangrado nasal, por la boca y los ojos. Reducción de la micción. Color amarillento en la piel. Insuficiencia renal y hepática. Delirios. Convulsiones. Vómitos con sangre y dolor de tripa. Coma. Tratamiento para la fiebre amarilla Es muy importante iniciar un tratamiento con rapidez para aumentar el índice de supervivencia del paciente. Al ser una enfermedad vírica no se puede tratar con antibióticos , por lo que lo más importante es conseguir hacer frente a la deshidratación y la insuficiencia renal y hepática para que la recuperación sea efectiva. En algunos casos también se emplean antibióticos pero por infecciones bacterianas que surgen asociadas a la fiebre amarilla. Pruebas complementarias del tratamiento de fiebre amarilla Los síntomas de la fiebre amarilla se pueden confundir con otras enfermedades víricas, sobre todo en su fase agudas. Por tanto para concluir el diagnóstico se debe realizar una analítica de sangre , de forma que si no se detecta aún el virus si que se pueden identificar los anticuerpos que está generando el organismo del paciente, determinando unos muy concretos para la fiebre amarilla. Factores desencadenantes de la fiebre amarilla El principal factor desencadenante de la fiebre amarilla es la picadura del mosquito Aedes Aegypti, ya que es la única forma en la que el virus se transmite. Factores de riesgo de la fiebre amarilla Al ser una enfermedad que se transmite en zonas de África y en la zona tropical de Sudamérica, el mayor factor de riesgo lo tendrán aquellas personas que viajen a estas zonas, sobre todo si no toman medidas preventivas como la vacunación y el uso de repelentes. Complicaciones de la fiebre amarilla Insuficiencia renal. Delirios. Coma. Insuficiencia hepática. Ictericia. Muerte. Prevención de la fiebre amarilla Vacunación previa. Usar repelentes. Emplear mosquiteras para dormir. Intentar llevar la mayor parte del cuerpo cubierto de ropa. Especialidades a las que pertenece la fiebre amarilla La especialidad de la infectología es la encargada de tratar a pacientes con fiebre amarilla. Preguntas frecuentes: ¿Cómo se contagia la fiebre amarilla? Se contagia mediante la picadura de un mosquito de la familia Aedes , de forma que no se puede transmitir de persona a persona, solo por la picadura del mosquito. ¿En qué países puedo contraer fiebre amarilla? En los países tropicales de Sudamérica y en la zona subsahariana de África. ¿Cuál es el virus de la fiebre amarilla? Es un tipo de virus denominado arbovirus del género Flavivirus. ¿Cuál es la diferencia entre malaria y fiebre amarilla? Ambas enfermedades se transmiten mediante la picadura de mosquitos y sus síntomas son parecidos. Sin embargo para la fiebre amarilla si hay vacuna preventiva y para la malaria no. Otra diferencia es que en la fiebre amarilla se tratan los síntomas y en la malaria la enfermedad. ¿Cuánto cuesta la vacuna contra la fiebre amarilla? El precio de la vacuna contra la fiebre amarilla varía entre los 20 € y lo 40 €, en función de la clínica si cobran solo la vacuna o también la consulta.   Muchos seguros médicos cubren las vacunas internacionales.  
Endocarditis
Enfermedad

Endocarditis

¿Qué es la endocarditis? La endocarditis es una infección cardiaca , en concreto del endocardio, que es la parte que recubre el interior de las válvulas y de las cavidades del corazón . Es también conocida como infección de las válvulas del corazón o endocardio. Se produce por bacterias, gérmenes u hongos. Se trata de una patología perteneciente a la especialidad de cardiología y es de tipo grave. Tipos de endocarditis La endocarditis se clasifica según la velocidad a la que se desarrolle la enfermedad: Aguda : cuando los patógenos tienen una actividad virulenta muy rápida y son muy agresivos. La enfermedad se desarrolla en cuestión de días. Subaguda : en este caso los patógenos son menos agresivos y la enfermedad se desarrolla más pausadamente, en semanas o meses. Causas de la endocarditis La endocarditis es causada por la entrada en el cuerpo de gérmenes, bacterias u hongos que a través del torrente sanguíneo llegan a la cavidad del corazón y se adhieren a aquellas zonas del endocardio (revestimiento interno de las válvulas y cavidades del corazón),  que están dañadas. Suele producirse por la presencia de dichos organismos en el intestino, la piel, la boca o la garganta, debido a agentes externos como agujas mal esterilizadas o catéteres , entre otros. Síntomas de endocarditis La endocarditis es una enfermedad que puede aparecer bien de manera brusca, bien poco a poco. En función de cada paciente y del modo de aparición de la enfermedad los síntomas son diferentes: Fatiga constante. Dolores musculares. Fiebre y escalofríos. Dolor en el pecho. Pérdida de peso. Manchas rojas en los dedos de manos y pies. Tratamiento para la endocarditis La endocarditis al ser una infección se trata primariamente con antibióticos , de forma que disminuyan los síntomas y se elimine el virus o bacteria que haya provocado la infección. En caso de que la infección haya dañado en gravedad las válvulas se requerirá de cirugía bien para tratar directamente la infección o para sustituir la válvula dañada. Pruebas complementarias del tratamiento de endocarditis Para poder determinar concretamente la endocarditis, deben realizarse diferentes pruebas médicas: Reconocimiento médico : en un primer momento el médico preguntará al paciente por los síntomas y le hará una primera exploración física. Analítica : con el fin de ver si los niveles están bien o no, para ver si existe infección en el organismo. Diagnóstico por imagen : se pueden realizar diferentes pruebas para obtener una imagen del corazón y ver si existe endocarditis. Entre ellas destaca el ecocardiograma (se observa el corazón mediante ondas sonoras), la radiografía de tórax o la resonancia magnética. Electrocardiograma : medición de la actividad cardíaca mediante electrodos. Factores desencadenantes de la endocarditis La endocarditis se desarrolla por la llegada de un patógeno a la zona del corazón a través del torrente sanguíneo. Dicho patógeno puede provenir de diferentes sitios del organismo, pero solo afecta al corazón, como bacterias alojadas en el intestino o la boca que penetran ante un alimento o una herida, respectivamente. Factores de riesgo de la endocarditis Las personas que padecen los siguientes aspectos tienen mayor riesgo de contraerla: Prótesis cardíacas : las válvulas artificiales tienen mayor tendencia a acumular bacterias. Antecedentes cardíacos : si el paciente ha padecido endocarditis con anterioridad. Problemas cardíacos crónicos : si el paciente tiene alguna anomalía o alteración cardíaca, o si padece enfermedades que hayan dañado las válvulas del corazón. Complicaciones de la endocarditis  Bloqueo de la arteria pulmonar (embolia pulmonar). Daño cerebrovascular. Agravamiento de problemas cardíacos. Parálisis y/o convulsiones. Abscesos en diferentes órganos (formación de bolas de pus). Prevención de la endocarditis Mantener una correcta higiene , sobre todo de la zona bucal, para evitar el acceso a organismos patógenos. No realizar perforaciones en la piel, evitar hacerse piercings o tatuajes ; y en caso de que se los haga acuda a sitios especializados con material esterilizado. Acudir a revisiones médicas. Informarse de los antecedentes familiares por si existe riesgo de padecerla. Ante cualquier síntoma acudir a un médico, cuanto antes se detecte e inicie el tratamiento menores serán los riesgos. Especialidades a las que pertenece la endocarditis La endocarditis debe ser tratada por especialistas de cardiología. Preguntas frecuentes: ¿Qué es la endocarditis bacteriana en Odontología? Es la endocarditis que se produce por la infección de un tipo de bacteria tras un procedimiento quirúrgico odontológico. Por ello, las personas que padecen enfermedades cardíacas no tienen recomendado someterse a este tipo de intervenciones. ¿Qué son los nódulos de Osler? Son lesiones de la piel que tienen un color púrpura y abultado que se localizan debajo de los dedos de pies y manos, siendo uno de los indicadores de endocarditis. ¿Qué es la endocarditis reumática? Es un tipo de endocarditis que se forma tras padecer fiebre reumática (fiebre producida por la infección de bacterias estreptococos del grupo A). ¿Qué es la fiebre recurrente? Es una infección que provoca fiebres elevadas y se transmite al cuerpo humano por garrapatas o piojos. ¿Qué es endocarditis subaguda? La endocarditis que se desarrolla por patógenos poco agresivos y avanza despacio en cuestión de semanas o meses.
Vida Sana Contra la Angina de Pecho: Antes y Después
Artículo especializado

Vida Sana Contra la Angina de Pecho: Antes y Después

Cuando hablamos de patologías isquémicas nos referimos a la falta de oxígeno, y si lo asociamos a enfermedades cardíacas nos referimos a una falta de oxígeno en el tejido muscular del corazón (miocardio). Esta hipoxia o falta de oxígeno puede ser transitoria (angina de pecho) sin dejar daño permanente o puede producir la muerte o necrosis de las células del miocardio (infarto agudo de miocardio), que precisa de atención médica inmediata. En ambos casos existe una obstrucción en las arterias coronarias con una reducción del flujo sanguíneo, siendo una oclusión parcial en el caso de la angina y total en el infarto. LA IMPORTANCIA DEL ESTILO DE VIDA La cardiopatía isquémica es la principal causa de muerte en hombres y mujeres, y constituye s una urgencia médica de extrema gravedad. Contribuir a reducir el riesgo cardiovascular a través de hábitos saludables como la disminución del peso, control de la tensión arterial y mejora del perfil lipídico es de vital importancia. ¿Qué causa la angina de pecho? La causa más común que produce esta obstrucción suele ser la aterosclerosis . Esta afectación ocurre cuando se acumulan depósitos de grasa (colesterol) formando placas de ateroma que se depositan en las paredes de las arterias y estrechan y obstruyen las arterias coronarias. ¿Qué factores de riesgo pueden influir su aparición? Entre los factores de riesgo que predisponen a la angina de pecho destaca tener algún antecedente familiar de cardiopatía isquémica, así como fumar , tener hipertensión, hipercolesterolemia o colesterol alto , sufrir obesidad, presentar diabetes, el sedentarismo y tener una edad avanzada. Por todo ello es importante actuar sobre los factores de riesgo que podemos modificar y llevar unos hábitos saludables que puedan influir en la prevención. Entre las medidas preventivas podemos destacar: Dejar de fumar. Llevar una alimentación equilibrada y saludable. Realizar ejercicio. Las personas que hacen ejercicio aeróbico de forma regular tienen un menor riesgo de isquemia miocárdica. Además, también ayuda a controlar el peso y reduce la hipertensión arterial. Evitar la obesidad y mantenerse en un peso saludable. Realizar revisiones de la tensión arterial. Vigilar que los índices de colesterol y glucosa sean los correctos. Disminuir el estrés. ¿Qué síntomas suelen aparecer? La angina de pecho suele aparece después de realizar un esfuerzo físico por aumentar la demanda de flujo sanguíneo (deporte, levantar pesos…) o sufrir estrés emocional . Se caracteriza por una sensación de opresión o dolor en el tórax debido a la isquemia o falta de oxígeno y puede extenderse al cuello, mandíbula, espalda y brazos. El dolor suele ser de intensidad moderada y duración limitada, mejorando con el reposo, y cede con la toma de fármacos vasodilatadores. Si aparece alguno de estos síntomas debes acudir al hospital para que te realicen una exploración, diagnostiquen el tipo de angina de pecho e inicies a tiempo el tratamiento más adecuado. Tal y como recoge la Sociedad Española de Cardiología pueden ser de tres tipos: Angina estable o angina de esfuerzo: es la más común y la que tiene mejor pronóstico. Ocurre cuando se realiza un esfuerzo que exige más demanda de oxígeno por parte de las fibras musculares cardíacas o miocardio.  Se trata con reposo o vasodilatadores. Angina inestable o angina en reposo: es la más peligrosa. Se produce de forma espontánea y puede ocurrir sin realizar ningún esfuerzo físico. Se debe a una obstrucción no total en una arteria coronaria, pero es de peor evolución que la anterior. No desaparece espontáneamente con el reposo y se debe tratar como una emergencia ya que se considera una señal de que existe un riesgo elevado de producirse un infarto, una arritmia grave o muerte súbita. Angina variante, vasoespástica o de Prinzmetal: es una variedad de la angina inestable y ocurre frecuentemente durante el reposo nocturno. El mecanismo causante se debe a un espasmo o cierre espontáneo de un vaso coronario a diferencia de la oclusión de un vaso, como sucede en la inestable. El pronóstico de estos pacientes depende fundamentalmente del estado de sus vasos coronarios. ¿Qué dieta se debe seguir una vez se ha sufrido una angina de pecho? Las recomendaciones dietéticas a seguir deben ir dirigidas a reducir el riesgo cardiovascular a través de diferentes mecanismos como la disminución del peso, control de la tensión arterial y mejora del perfil lipídico . La dieta debe ser: Pobre en alimentos ricos en colesterol, grasas saturadas, grasas trans y grasas hidrogenadas tales como: Quesos curados, postres lácteos (helado, natillas, flan, etc), margarina, mantequilla. Carnes grasas: cordero, cerdo (excepto el lomo) cabrito, ternera, buey, pato, embutidos grasos (chorizo,  salchichón, mortadela, sobrasada, etc.) y patés. Otros productos de pastelería o repostería o ciertos alimentos ultraprocesados contienen grasas trans. Se pueden identificar en el etiquetado bajo el nombre de grasas hidrogenadas o parcialmente hidrogenadas. Son: margarinas, galletas, productos de bollería, palomitas de microondas, pastelería industrial, caramelos, snacks salados (patatas fritas, cortezas, etc.) y dulces, helados, salsas, empanadillas, pizzas, lasañas, pescado frito, etc… Rica en ácidos grasos insaturados (mono y poliinsaturados): aceite de oliva, pescado azul y frutos secos. Añade aguacate a las ensaladas (rico en grasas monoinsaturada). Añade semillas de lino en purés, ensaladas o yogur (ricas en grasas poliinsaturadas tipo omega-3. Utiliza tres o cuatro cucharadas diarias de aceite de oliva (preferiblemente virgen extra) entre las cocciones y su uso en crudo. Consume de dos a cuatro raciones de frutos secos a la semana (no salados ni fritos): un puñado de nueces, avellanas o almendras. Consume de dos a cuatro raciones de pescado azul a la semana ya que es un alimento rico en grasas   poliinsaturadas tipo omega-3. Rica en fibra y antioxidantes: frutas, verduras, cereales integrales y legumbres Tomar tres raciones de fruta diarias y al menos una ración diaria de ensalada o verdura cruda (no cocida). Consumir el pan y los cereales en sus variedades integrales. Recomendaciones Mantener unos buenos hábitos alimentarios para que en un futuro tu alimentación sea más correcta y equilibrada. Tomar cinco raciones de fruta y verdura diarias : Tres piezas de fruta fresca al día (una de ellas cítricas: kiwi, naranja, mandarina, pomelo). Dos raciones de verdura al día (una de ellas en forma de ensalada) Consumir tres raciones diarias de farináceos , preferiblemente integrales (pan, pasta, arroz, otros cereales), deben constituir la base de nuestra alimentación. Consumir de dos a cuatro raciones semanales de legumbres (60-80 g/ración en crudo, 150-200 g cocidas). Recuerda cocinarlas con poca grasa (con verduras y carnes magras, y evitando chorizo, morcilla, etc.) Tomar a diario de dos a cuatro raciones de lácteos (leche, yogur natural y quesos) en sus variedades desnatadas Consumir tres o cuatro raciones (100-125 g/ración) a la semana de carnes magras (pollo y pavo sin piel, conejo, ternera magra, solomillo de buey, lomo de cerdo...) Consumir un mínimo de cuatro raciones a la semana de pescado (dos de ellas de pescado azul). Ejemplos de pescado blanco: lenguado, merluza, rodaballo, bacalao, congrio, dorada, gallo, lubina, pescadilla, mero, rape... Ejemplos de pescado azul: aguja, angula, aún, bonito del norte, boquerón o anchoa, caballa o verdel, chicharro o jurel, melva, salmón, salmón ahumado y sardina... Evitar los patés y embutidos grasos (chorizo, salchichón, mortadela, sobrasada, etc.). En contraposición, consumir con moderación los embutidos de menor contenido en grasa (jamón cocido o serrano sin la grasa visible, fiambre de pavo…). El consumo de tres o cuatro huevos por semana es una buena alternativa a la carne y el pescado. No abusar del azúcar. Es muy conveniente beber abundante agua a lo largo del día. Evitar las bebidas alcohólicas , aportan gran cantidad de calorías “vacías” (no aportan nutrientes) Controlar la cantidad de aceite diaria (tres o cuatro cucharadas soperas). Para ello, preparar los platos de manera sencilla: asados, en su jugo, en microondas, en papillote, al vapor, hervidos o a la plancha. Evitar las frituras, rebozados, empanados y los guisos con salsas grasa. Y, sumado a todo ello, se recomienda realizar actividad física diaria. El ejercicio físico practicado de forma regular y con intensidad moderada es cardiosaludable. Siga las indicaciones de su médico para no someterse a un sobreesfuerzo.
Causas y efectos de la hipertensión arterial
Artículo especializado

Causas y efectos de la hipertensión arterial

Síntomas de hipertensión arterial La hipertensión o presión arterial alta es una enfermedad muy común que está producida por la presión o fuerza que la sangre ejerce sobre las paredes de las arterias y la cantidad de sangre que bombea el corazón, sin embargo, los síntomas pueden aparecer mucho tiempo después, incluso años, y pueden ser: Dolor de cabeza Sangrado nasal Dificultad para respirar Causas de hipertensión arterial Las principales causas que provocan una hipertensión arterial son: Arteriosclerosis: acúmulo de grasa en las paredes de las arterias Apnea del sueño Enfermedades de la glándula suprarrenal Enfermedad del tiroides Medicación como los descongestivos nasales, anticonceptivos orales, antigripales o analgésicos, entre otros Anfetaminas, cocaína u otras drogas no legales Factores de riesgo  Hay que distinguir dos tipos de hipertensión arterial para diferenciar los diferentes factores de riesgos de ambas: HTA primaria o esencial: el 95% de los diagnosticados sufren una y se desconocen las causas. Existe un mayor factor de riesgo a padecerla en función de factores como pueden ser: Antecedentes familiares Raza: las personas negras tienen mayor incidencia de ser hipertensas y, además, es más grave y con un comienzo en edades más tempranas frente a la raza blanca Sexo: en los hombres hay mayor incidencia  Edad: hay mayor incidencia a partir de los 60 años, por la pérdida de elasticidad de las paredes de las arterias y, en las mujeres, a partir de los 55 años Predisposición de algunas personas ante el estrés y situaciones hostiles Obesidad o sobrepeso Tabaco y alcohol Malos hábitos alimenticios con exceso de sal y grasa Sedentarismo Enfermedades como diabetes Anticonceptivos orales unidos al hábito del tabaco HTA secundaria, que sufren el 5% de las personas con tensión alta, cuyo factor de riesgo puede ser: Enfermedades como las que afectan al riñón Alteración de las glándulas paratiroides Exceso de producción de hormona de crecimiento (acromegalia) Tumores en las glándulas suprarrenales o glándula pituitaria Embarazo Efecto secundario a medicamentos Peligro de la presión arterial La presión alta afecta a las paredes de los vasos sanguíneos provocando una presión constante sobre ellas. La hipertensión arterial elevada es una enfermedad silenciosa y puede estar sin diagnosticar muchos años antes de aparecer los primeros síntomas pero, sin embargo, el daño ha podido ser grave y de consecuencias fatales. Es importante un diagnóstico temprano para poner un tratamiento rápido. Los principales peligros son: Daño arterial: Aneurisma: la presión de la sangre sobre las paredes de los vasos sanguíneos termina por debilitarlas y termina por romperse provocando una hemorragia. Estenosis de las arterias: debido al estrechamiento del revestimiento interno de sus paredes, lo que implica que el flujo sanguíneo disminuye y, por lo tanto, llega menos sangre a algunas zonas del organismo ocasionando daños irreversibles. Daño al corazón: Enfermedad coronaria: que causa arritmia o ataque cardiaco debido a la falta de riego sanguíneo por el estrechamiento de las paredes de las arterias coronarias. Insuficiencia cardiaca: disminuye la función cardiaca por el engrosamiento de las paredes del corazón, debido al sobreesfuerzo que tiene que hacer, para bombear la sangre, al tener mayor resistencia las paredes de los vasos sanguíneos. Dilatación ventricular: una dilatación del ventrículo derecho debido al sobreesfuerzo para bombear la sangre puede causar fallo y deja de bombear sangre, causando un ataque cardiaco o muerte cardiaca súbita. Daño cerebral: Problemas de memoria, de entendimiento o deterioro cognitivo leve: causado por la disminución o falta de riego cerebral. Demencia: causado por una interrupción del flujo sanguíneo o bloqueo del riego arterial. Accidente isquémico transitorio: causado por una interrupción breve y temporal de un vaso sanguíneo cerebral por ausencia de flujo o por un coágulo. Accidente cerebrovascular: debido a una interrupción, en una zona del cerebro, del flujo sanguíneo o por la rotura de vasos sanguíneos provocando hemorragias.  Otros daños: Renal: provoca insuficiencia renal por la arterioesclerosis que causa aumento peligroso en los niveles de líquido de desecho. También puede haber hemorragias por rotura de vasos sanguíneos. Ocular: con hemorragias, retención de líquido bajo la retina o también daños al nervio óptico. Disfunción sexual Disminución de masa ósea Insomnio Complicaciones en el embarazo causando preeclampsia o eclampsia Diagnóstico de la hipertensión arterial  El diagnóstico de la HTA se realiza con la medición de la presión arterial.  Para medir la TA se coloca un brazalete, llamado esfigmomanómetro, en la parte superior del brazo, sobre la flexura del codo, se insufla aire y, cuando se va deshinchando, un medidor de presión registra las cifras en mm de Hg (milímetros de mercurio). La presión arterial sistólica o “la alta”, se registra al escuchar el primer latido. La presión arterial diastólica o “la baja”, se registra al escuchar el último latido. Un registro de TA normal es de 120/80 mm de Hg. Se realizan varios registros (normalmente 3 registros, “triple toma”), separados en tiempo, en condiciones basales especiales y hora del día. Si las cifras registradas son mayores de 140/90 mm/Hg se puede diagnosticar una hipertensión arterial.
Pericarditis
Enfermedad

Pericarditis

¿Qué es la pericarditis? La pericarditis es una inflamación del pericardio , membrana a modo de bolsa con dos capas que rodea el corazón. La función del pericardio es la de disminuir la fricción y el desplazamiento del corazón, ejerciendo de barrera con estructuras adyacentes. La pericarditis es una enfermedad con una gravedad moderada ya que depende de su causa o forma de presentación, puede ser un cuadro autolimitado de 2 a 6 semanas de duración o una patología con afectación cardíaca más importante y complicaciones que pueden poner en riesgo la vida de la persona (taponamiento cardíaco, etc.). Tipos de pericarditis Pericarditis aguda: Síndrome clínico debido a la inflamación del pericardio, que puede tener distintos orígenes. Pericarditis recidivante: Reaparición de un nuevo cuadro de pericarditis que se da en un 25% de los casos, generalmente en las primeras semanas después del episodio inicial. Pericarditis constrictiva: Inflamación crónica del pericardio que lo transforma en una membrana engrosada y adherida, lo que restringe el llenado de sangre en el corazón. Causas de la pericarditis En el 80% de los casos de pericarditis no se conoce de forma exacta la causa, tras el diagnóstico inicial y se asume que su orígen es una infección vírica. Otras posibles causas son : infección por otro tipo de microorganismos (bacterias como neumococo , estreptococo o estafilococo, otros virus como coxsackie, influenza, VIH y por tuberculosis o infecciones por hongos). También puede ser debido a la extensión y afectación de tumores como sarcoma, cáncer de pulmón, de mama, etc. o secundario a enfermedades reumatológicas como artritis reumatoide, fiebre reumática, lupus, esclerodermia, etc. Otras causas más infrecuentes son por las alteraciones de estructuras próximas como puede ocurrir tras un infarto de miocardio, neumonía, insuficiencia cardíaca, etc. Síntomas de la pericarditis Los pacientes presentan dolor torácico a nivel retroesternal (detrás del esternón) y en la región izquierda pectoral (región precordial), que empeora con la tos, la inspiración o si el paciente se sitúa boca arriba. Puede irradiarse hacia la parte superior de la espalda y el cuello. Se puede acompañar con sensación de falta de aire y fiebre . Además, puede estar asociado a otros síntomas de la enfermedad de base que pueden ser el orígen de la pericarditis. Tratamiento para la pericarditis El tratamiento principal va dirigido a disminuir la inflamación, controlar los síntomas y paliar la causa que lo origina, que en nuestro medio es la infección viral o de causa desconocida. Se pauta la toma de antiinflamatorios no esteroideos (ibuprofeno, aspirina, etc) repartidos a intervalos de 6-8 horas durante 1 o 2 semanas, indicando al paciente un reposo relativo . Tras este primer período, se reduce paulatinamente la dosis durante otras 2 - 3 semanas si el paciente se encuentra sin síntomas. Se prescriben fármacos inhibidores de la bomba de protones (como omeprazol) para la protección gástrica. También se puede asociar a colchicina, un fármaco que ayuda a disminuir la inflamación y disminuye el riesgo de recidivas. Los corticoides sólo se usan en casos de no respuesta con los antiinflamatorios no esteroideos o si se tiene alergia a ellos. Si no hay mejoría de los síntomas tras la primera semana de tratamiento se debe reconsiderar la causa de la pericarditis. La hospitalización está indicada si el paciente presenta signos de mal pronóstico como fiebre alta, inmunodepresión (defensas bajas), tratamientos con anticoagulantes , derrame pericárdico (acúmulo de líquido entre las paredes del pericardio), etc. Pruebas complementarias del tratamiento de pericarditis El diagnóstico se realiza mediante una exploración física completa, donde de forma característica puede objetivarse en la mayoría de los casos el llamado “roce pericárdico” en la auscultación cardíaca  (escucha de un ruido de roce o frote anormal en los sonidos cardíacos). Asociado a la exploración , se realiza un electrocardiograma donde se ven alteraciones del trazado del electrocardiograma característicos de la pericarditis. Además, se puede hacer un ecocardiograma para valorar la presencia de derrame cardíaco (líquido dentro de las membranas pericárdicas) y objetivar el funcionamiento interno del corazón o si existe afectación del músculo cardíaco (miocarditis). Otra de las pruebas de imagen que se realizan es la radiografía simple de tórax, donde pueden observarse alteraciones pulmonares que puedan ser la causa de la pericarditis (tuberculosa o tumores) y se observa la silueta cardíaca que estará alterada si existe un derrame pericárdico. También se realiza una analítica de sangre básica donde se puede observar el aumento de los llamados reactantes de fase aguda (velocidad de sedimentación glomerular o VSG, aumento de los leucocitos o glóbulos blancos, proteína C reactiva o PCR), determinación de las hormonas tiroideas o de las enzimas hepáticas. Factores desencadenantes de la pericarditis Entre los factores desencadenantes más comunes están las infecciones respiratorias o gástricas producidas por virus. Factores de riesgo de la pericarditis Es frecuente que la pericarditis aparezca como complicación, tras el padecimiento de una infección respiratoria o una gastroenteritis producida por un virus. Padecer otras enfermedades como tumores, enfermedades autoinmunes , hipotiroidismo, infarto de miocardio, etc... También puede ser un factor de riesgo para desencadenar una pericarditis. Además, si el paciente toma determinados fármacos (procainamida, fenitoína, hidralazina) porque ha sufrido algún traumatismo torácico o ha sido sometido a radiación, también son factores de riesgo para poder sufrir pericarditis. Complicaciones de la pericarditis Mantenimiento de la afectación más de 3 meses convirtiéndose en una pericarditis crónica. Recurrencia de la pericarditis (pericarditis recurrente). Evolución a pericarditis constrictiva con lo que se disminuye la capacidad de llenado de sangre en el ventrículo y aparecen signos de congestión venosa en el organismo (edemas, aumento del tamaño del hígado, etc.). Derrame pericárdico . Es la presencia de líquido en la entre las dos paredes del pericardio en una cantidad mayor a la normal que provoca un aumento de la presión en el corazón. Taponamiento cardíaco que se debe a la producción de un derrame pericárdico producido por la pericarditis que se produce de forma muy rápida y compromete el llenado de sangre de los ventrículos del corazón, con lo que éste no puede enviar suficiente sangre al resto del organismo. Constituye una urgencia médica. Prevención de la pericarditis La pericarditis es una patología difícil de prevenir . En su gran mayoría se asume su origen infeccioso por un virus. Como con todas las infecciones, es básico establecer una serie de pautas de higiene que incluye el lavado de manos frecuente. Para prevenir la aparición de una pericarditis recurrente se establece el tratamiento con colchicina. Especialidades a las que pertenece la pericarditis La pericarditis es una patología que suele valorarse en el servicio médico de urgencias hospitalarias, con seguimiento posterior por el especialista en cardiología y el médico de familia para ver la evolución. Si hay complicaciones y signos de mal pronóstico se hospitaliza al paciente en el servicio de cardiología. Preguntas frecuentes ¿Qué es un derrame pericárdico? Es la acumulación de más de 50 ml de líquido en la cavidad pericárdica, espacio formado entre las paredes del pericardio, membrana que cubre al corazón. ¿Cómo afecta la pericarditis al corazón? La pericarditis es la inflamación de la membrana de doble capa que cubre y protege el corazón y que puede producir que éste no funcione adecuadamente aumentando la presión que tiene que soportar, sobre todo si el líquido que existe entre esa doble capa aumenta. Eso hace que el llenado del corazón se dificulte y que no pueda realizar su función de bomba de impulso de la sangre. ¿Cuánto tiempo de reposo requiere la pericarditis? Durante el brote inflamatorio (mientras el paciente tiene dolor, fiebre y marcadores de inflamación elevados...), debe permanecer en reposo relativo. Posteriormente, realizará una incorporación progresiva a su actividad habitual. Se recomienda no realizar ejercicio física hasta tres meses después de haber normalizado los síntomas y todas las exploraciones complementarias. ¿Puede el estrés ser causante de una pericarditis? No está descrito el estrés como causa del origen de la pericarditis, aunque en muchas ocasiones no se conoce específicamente por qué el pericardio se ha inflamado. Aún así, es conocido que el estrés influye de manera negativa en el organismo, alterando las cifras de tensión arterial y aumentando la frecuencia cardíaca de forma anormal, lo que a largo plazo puede afectar al corazón.
Taponamiento Cardíaco
Enfermedad

Taponamiento Cardíaco

¿Qué es un taponamiento cardíaco? Un taponamiento cardíaco es la compresión del corazón provocada por acumulo de sangre o líquido en el espacio entre el miocardio (músculo del corazón) y el pericardio (saco exterior que cubre el corazón) y que produce un severo trastorno hemodinámico , a consecuencia de un incremento en la presión intrapericárdica. Es una urgencia médica ya que impide que el corazón pueda ejercer su función normal de bombeo de la sangre evitando que se llene correctamente, lo que produce una disminución del gasto cardíaco y shock cardiogénico. Ocurre aproximadamente en 2 de cada 10.000 personas. Es una afección grave que debe tratarse de emergencia y de forma adecuada para evitar la muerte de la persona que lo padece. Tipos de taponamientos cardíacos No se conocen variantes de esta enfermedad. Causas de un taponamiento cardíaco En esta afección, se acumula sangre o líquido dentro del saco que rodea el corazón. Esto impide que los ventrículos se expandan completamente. El exceso de presión del líquido impide que el corazón trabaje normalmente. Como resultado de esto, el cuerpo no recibe suficiente sangre . El taponamiento cardíaco puede ocurrir debido a: Una aneurisma disecante de la arteria aorta torácica. Cáncer pulmonar avanzado. Tumores cardíacos. Infarto de miocardio agudo. Cirugía del corazón o procedimientos invasivos. Fallo cardíaco. Pericarditis causada por una infección viral o bacteriana. Traumatismo torácico. Enfermedades endocrinas, como tiroides hipoactiva. Insuficiencia renal. Radioterapia del tórax. Síntomas de un taponamiento cardíaco Los síntomas de un taponamiento cardíaco pueden incluir: Ansiedad e inquietud. Dolor torácico agudo que se siente en el cuello, los hombros, la espalda o el abdomen. Tensión arterial baja (hipotensión). Dificultad para respirar. Desmayos y mareos. Piel pálida, fría, grisácea o azulada. Palpitaciones. Respiración acelerada (taquipnea). Hinchazón del abdomen u otras áreas. Pulso débil o ausente. Pérdida de conocimiento. Tratamiento de un taponamiento cardíaco Es importante detectar la causa que ha provocado el taponamiento cardíaco y tratarla. En cualquier caso, el taponamiento cardíaco es una situación de emergencia médica que requiere tratamiento hospitalario urgente para drenar lo antes posible el líquido (sangre o líquido inflamatorio) que se encuentra alrededor del corazón. Para este drenaje del pericardio se utiliza una aguja, mediante un procedimiento de punción y aspiración que logre extraer el líquido acumulado alrededor del corazón. Este procedimiento se llama pericardiocentesis. Otra opción de tratamiento que se puede plantear es una operación para extirpar parte de la membrana del pericardio que envuelve el corazón. Este procedimiento se llama pericardiectomía quirúrgica o ventana pericárdica. Además, se debe administrar tratamiento de soporte y mantenimiento de las funciones vitales. Por ejemplo: aportar oxígeno y líquidos intravenosos que logren mantener la presión arterial y llegada de sangre oxigenada a los tejidos, para mantener a la persona con vida hasta que se haya drenado y resuelto el taponamiento. Pruebas complementarias de un taponamiento cardíaco En el diagnóstico del taponamiento cardíaco, además de la historia clínica y exploración física, se realizan estudios con pruebas complementarias de forma urgente, como son: Análisis de sangre. Electrocardiograma. Radiografía de tórax. Ecografía cardiaca. Tomografía computarizada (TAC) o resonancia magnética del tórax. Angiografía coronaria o cateterismo cardíaco. Factores desencadenantes de un taponamiento cardíaco No se conoce un factor en específico que pueda desencadenar el taponamiento cardíaco. Factores de riesgo de un taponamiento cardíaco Estos factores aumentan la probabilidad de desarrollar esta afección: Cirugía cardiaca. Tumores cardíacos. Infarto del miocardio. Lesión en el corazón. Cáncer pulmonar en etapa terminal. Insuficiencia renal. Radioterapia en el tórax. Lupus eritematoso sistémico. Hipotiroidismo. Traumatismos torácicos (heridas de arma blanca o traumas cerrados como una contusión). Complicaciones de un taponamiento cardíaco Las complicaciones de un taponamiento cardíaco pueden incluir: Insuficiencia cardíaca. Edema pulmonar. Sangrado. Shock. Muerte. Prevención de un taponamiento cardíaco Muchos de los casos no se pueden prevenir. Especialidades a las que pertenece El taponamiento cardíaco pertenece a la especialidad de cardiología . La cardiología es la especialización de la medicina que trata las enfermedades del corazón. Preguntas frecuentes: ¿Qué es la tríada de Beck y para qué sirve? La triada de Beck identifica tres características clínicas típicas del taponamiento cardíaco. Estas tres señales clínicas son: Disminución o apagamiento de los ruidos cardiacos: la gran cantidad de sangre que rodea al corazón, funciona como un aislante por lo que al auscultar puede que se escuchen muy bajos o disminuidos los ruidos cardiacos. Ingurgitación yugular : al existir una disminución de la contracción del corazón, la sangre se empieza a acumular y se transporta retrógradamente hasta que alcanza las venas yugulares, que se tornan dilatadas por la gran cantidad de sangre que poseen. Hipotensión arterial: cuando el corazón bombea poca sangre en cada latido, sucede una disminución del gasto cardíaco, por lo que la presión arterial empieza a disminuir. Ocurre tardíamente; es indicativo de shock y mal pronóstico. ¿Qué significa tener líquido en el corazón? Tener líquido en el espacio del corazón podría ser indicio de pericarditis (inflamación del pericardio), derrame pericárdico o de un taponamiento cardíaco. ¿Qué es un hemopericardio? Un hemopericardio es la colección de sangre en la cavidad pericárdica. Casi siempre suele ser debida a una lesión cardíaca , con rotura de su pared, bien traumática o tras un infarto de miocardio. Si es de magnitud y rapidez suficiente puede dar lugar a un taponamiento cardíaco. ¿Qué es la pericarditis? La pericarditis es la inflamación y la irritación del pericardio, la membrana delgada con forma de saco que rodea el corazón. A menudo, la pericarditis causa dolor en el pecho y, a veces, otros síntomas. El dolor agudo en el pecho asociado a la pericarditis se produce cuando las capas irritadas del pericardio se frotan entre sí. ¿Qué es un derrame en el corazón? Es un derrame pericárdico que consiste en la acumulación de una cantidad excesiva de líquido en la estructura de dos capas, similar a una bolsa, que rodea al corazón (pericardio). Pero si el pericardio está enfermo o lesionado, la inflamación que se produce puede generar un exceso de líquido.  
Taquicardia Sinusal
Enfermedad

Taquicardia Sinusal

¿Qué es la taquicardia sinusal? La taquicardia sinusal es una dolencia en la que los latidos cardíacos van a más de 100 lat/min, pero se inician de forma normal en el nodo sinusal . Realmente no es una enfermedad salvo que sea inapropiada. Ciertas situaciones como el estrés, el ejercicio, el hipertiroidismo o anemias, dan lugar a una taquicardia sin que haya una alteración cardíaca. La taquicardia sinusal inapropiada se da con mayor frecuencia en mujeres, la prevalencia en la población general es muy baja, es una enfermedad leve. Tipos de taquicardia Taquicardia ventricular : es la que se produce en los ventrículos, que laten más rápido que las aurículas. Es una alteración de la vía eléctrica del corazón. Taquicardia supraventricular : es la taquicardia que se produce por una vía eléctrica accesoria que se encuentra por encima de los ventrículos, suelen ser ritmos rápidos y regulares y su tratamiento es la ablación de esta vía accesoria. Causas de la taquicardia sinusal La causa más frecuente de la taquicardia sinusal no son las alteraciones cardíacas, sino alteraciones como el ejercicio físico, la excitación, el estrés y el miedo. Puede ser secundaria a enfermedades com la anemia, el hipertiroidismo, o el consumo de sustancias excitantes como la cafeína o la cocaína, Síntomas de la taquicardia sinusal El síntoma más frecuente de la taquicardia sinusal serán las p alpitaciones (sensación subjetiva en la que se notan los latidos cardíacos), que pueden asociarse a mareos, cefaleas, fatiga extrema, presíncopes y síncopes. Tratamiento para la taquicardia sinusal La taquicardia sinusal en general no va a necesitar tratamiento , salvo que se deba a una enfermedad de base que se deberá diagnosticar y tratar de forma adecuada. Así, si el paciente presenta anemia, deberá procederse a corregir la misma, ya sea con transfusiones sanguíneas o, si estas no fueran necesarias, se hará con aporte de hierro u otras sustancias de las que haya carencia. En el hipertiroidismo se darán sustancias antitiroideas que frenen el tiroides, revirtiendo  la taquicardia. Las producidas por sustancias como la cocaína se pueden revertir con el uso de fármacos. Pruebas complementarias del tratamiento de taquicardia sinusal Las pruebas complementarias para el diagnóstico de la taquicardia sinusal serán una analítica de sangre con contaje celular, que permita descartar anemia, con bioquímica con hormonas tiroideas que permitan descartar hipertiroidismo, y será necesaria la tasación de catecolaminas y la excreción de sodio en orina de 24 horas. Electrocardiograma basal que suele ser normal, la morfología de la onda P, que es la onda auricular suele ser normal, cuando la frecuencia cardiaca es mayor de 140 lat/min puede ser difícil de identificar la onda auricular, en estos casos el masaje carotídeo, el uso de Verapamilo, enlentecen el ritmo y permitirán la identificación de la onda P. La estimulación eléctrica invasiva , que es una prueba de electrofisiología, no está indicada en todos los casos pero puede ayudar al diagnóstico en los casos dudosos. Es necesario descartar los estados de estrés que pueden ayudar a la presencia de estos procesos Factores desencadenantes de la taquicardia sinusal Los factores desencadenantes de la taquicardia sinusal serán el ejercicio, las situaciones de estrés, las alteraciones endocrinas del tiroides, las catecolaminas y la anemia. Factores de riesgo de la taquicardia sinusal Los factores de riesgo para la taquicardia sinusal serán el consumo de cafeína y de cocaína, así como la deshidratación. Complicaciones de la taquicardia sinusal La taquicardia sinusal es un trastorno benigno en el cual no se encuentran alteraciones cardíacas. Es una enfermedad con un pronóstico benigno. Prevención de la taquicardia sinusal Evitar el estrés. Mantener una hidratación adecuada. No consumir cocaína. No consumir cafeína. Mantener un reposo adecuado. Especialidades a las que pertenece la taquicardia sinusal El especialista en tratar la taquicardia sinusal es el médico de familia, que solo en casos en los que no se observe una reversión del proceso, tras tratar las enfermedades de base, se enviará al paciente al cardiólogo. Preguntas frecuentes: ¿Qué es el ritmo sinusal? El ritmo sinusal es el ritmo normal del corazón que se inicia a nivel del sinus auricular , y desde aquí parte al resto del corazón. El ritmo normal oscila entre 60 y 100 latidos por minuto. Por debajo de 60 latidos por minutos hablamos de bradicardia, y por encima de 100 latidos por minutos hablamos de taquicardia ¿Qué pasa si el pulso está muy alto? Cuando el pulso es muy alto, por encima de 140 lat/min y sobre todo si este ritmo tan alto llega a los ventrículos, el corazón no puede realizar bien su función de bomba, esto quiere decir que se pueden producir dificultades para que la sangre salga del corazón, dando lugar a una insuficiencia cardíaca. ¿Cuál es el ritmo cardíaco normal? El ritmo cardíaco normal oscila entre 60 y 100 lat/min pero esto será en reposo, en situaciones de estrés, de ejercicio o de miedo, los latidos cardíacos se incrementan hasta 120 o 140 lat/min . Sin que haya problemas, también ciertos deportistas pueden tener un ritmo cardíaco más lento de lo normal. Es típico esto por ejemplo en los ciclistas, ya que esto permite que con el esfuerzo su ritmo cardíaco se incrementa en menor cuantía dando mejores resultados deportivos. ¿Qué es el QRS estrecho? El QRS es el complejo que marca la conducción eléctrica de los ventrículos cardíacos , un QRS estrecho, en principio, marca una conducción normal de la electricidad del corazón. El QRS se ensancha cuando hay vías anómalas de conducción, cuando hay una miocardiopatía hipertrófica, o anomalías por un infarto previo, el QRS estrecho dura menos de 120 msg. ¿Qué es la taquicardia paroxística? La taquicardia paroxística es una forma de taquicardia que se inicia y termina de forma aguda, su origen es nervioso y puede estar agravada por desgaste cardíaco. Es una enfermedad benigna, es un ritmo por encima de 140 lat/min y suele ser un ritmo regular.