1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Síndrome del intestino irritable

Síndrome del intestino irritable

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

¿Qué es el síndrome del intestino irritable?

El síndrome del intestino irritable es un trastorno intestinal frecuente que puede cursar con dolor, gases, distensión abdominal y cambios en el ritmo intestinal como diarrea y estreñimiento. Solamente una pequeña cantidad de personas con síndrome del intestino irritable tienen signos y síntomas graves. Algunas personas pueden controlar los síntomas con cambios en la dieta, el estilo de vida y con tratamiento del estrés. El síndrome del intestino irritable no produce modificaciones en el tejido intestinal ni aumenta el riesgo de cáncer colorrectal. Este síndrome se puede presentar a cualquier edad, pero suele aparecer antes de los 35 años, en la adolescencia o a principios de la vida adulta, disminuyendo su incidencia después de los 60 años. Es más frecuente en mujeres que en hombres y en personas con otras patologías digestivas. Es una enfermedad común y leve, pero si no se trata puede afectar a la calidad de vida de las personas que la padecen.

Se desconoce la causa específica del síndrome del intestino irritable, aunque esta afección se suele dar por familias, es decir, factores genéticos.

Causas del síndrome del intestino irritable

Se desconoce la causa específica del síndrome del intestino irritable, aunque esta afección se suele dar por familias, es decir, factores genéticos. Las paredes del intestino están revestidas por capas de músculo que se contraen a medida que trasladan los alimentos a lo largo del tubo digestivo. Las contracciones más fuertes y que duran más tiempo de lo normal pueden causar gases, hinchazón y diarrea.

Las contracciones intestinales débiles pueden enlentecer el paso de los alimentos, lo que provoca que las heces sean duras y secas. Las anomalías en los nervios del aparato digestivo pueden causar una molestia mayor que la normal cuando el abdomen se estira debido a los gases o las heces.

Algunas personas con síndrome del intestino irritable tienen una cantidad mayor de células del sistema inmunitario en el intestino. Esta respuesta del sistema inmunitario se asocia con dolor y diarrea. También podrían influir algunas enfermedades como gastroenteritis, intolerancias alimentarias y alteraciones hormonales.

Síntomas del síndrome del intestino irritable

Los síntomas pueden incluir:

  • Dolor abdominal, cólicos o hinchazón que suelen aliviarse de forma total o parcial al evacuar los intestinos.
  • Exceso de gases, diarrea o estreñimiento.
  • Mucosidad en las heces.
  • Cambios en los hábitos intestinales.
  • Adelgazamiento.
  • Anemia por deficiencia de hierro, entre otros síntomas.

Tratamiento para el síndrome del intestino irritable

El tratamiento del síndrome del intestino irritable se centra en aliviar los síntomas para poder llevar una vida lo más normal posible. Por lo general, los signos y síntomas leves pueden controlarse manejando el estrés, así como realizando cambios en la dieta y el estilo de vida, como, por ejemplo:

  • Evitar alimentos que desencadenan los síntomas.
  • Comer alimentos con alto contenido de fibra.
  • Beber mucho líquido.
  • Hacer ejercicio.

Aunque el síndrome del intestino irritable no sea de riesgo vital, puede afectar a la calidad de vida de quienes lo padecen.

El tratamiento farmacológico va dirigido a controlar los síntomas predominantes y durante un tiempo limitado. Pueden ser inhibidores de los espasmos (espasmolíticos), estimulantes de la motilidad (procinéticos), antidiarreicos, laxantes, antidepresivos y/o ansiolíticos.

Pruebas complementarias del tratamiento del síndrome del intestino irritable

El diagnóstico del colon irritable se basa en una buena historia clínica junto con una exploración física completa. La mayoría de las veces, se puede diagnosticar la enfermedad en base a los síntomas.

Se pueden hacer los siguientes exámenes y pruebas para descartar otros problemas o patologías:

  • Exámenes de sangre para ver si se tiene celiaquía.
  • Examen de orina y coprocultivos para ver si hay una infección.
  • Estudio radiológico de abdomen, ecografía abdominal y colonoscopia o sigmoidoscopia.

Factores desencadenantes del síndrome del intestino irritable

Los factores desencadenantes del síndrome del intestino irritable pueden ser:

  • Ciertos alimentos: provocan en algunas personas síntomas del síndrome del intestino irritable que empeoran cuando consumen ciertos alimentos y bebidas, como trigo, productos lácteos, frutas cítricas, frijoles, repollo, leche y gaseosas.
  • El estrés es considerado como unos de los factores desencadenantes principales, si bien el estrés puede agravar los síntomas, no es la causa. Entre otros factores.

Factores de riesgo del síndrome del intestino irritable

Los factores que aumentan el riesgo de tener el síndrome del intestino irritable incluyen:

  • La edad: el síndrome suele manifestarse con mayor frecuencia en personas menores de 50 años.
  • El sexo: el síndrome del intestino irritable es más frecuente en las mujeres.
  • Tener antecedentes familiares de síndrome del intestino irritable.

Complicaciones del síndrome del intestino irritable

Las complicaciones pueden incluir:

  • La diarrea o el estreñimiento crónicos pueden causar hemorroides.
  • Mala calidad de vida.
  • Trastornos del estado de ánimo, padecer los signos y síntomas del síndrome del intestino irritable puede ocasionar depresión o ansiedad.

Prevención del síndrome del intestino irritable

Para prevenir los signos y síntomas del síndrome es necesario:

  • Evitar temporalmente aquellos alimentos y bebidas que desencadenan o empeoran los síntomas como tabaco, café, especias, alcohol, tónica, sopas de sobres, cacao, derivados lácteos, quesos, yogurt, bollería, pasteles, helados y mantequilla.
  • Evitar comidas copiosas, son preferibles las comidas más frecuentes y menos abundantes.
  • Evitar, en lo posible, las situaciones que causan nerviosismo o estrés.
  • Realizar ejercicio físico adecuado a la edad y evitar el sedentarismo.

Especialidades a las que pertenece el síndrome del intestino irritable

El síndrome del intestino irritable pertenece a la especialidad de gastroenterología y/o digestivo, que es la parte de la medicina que se encarga del aparato digestivo (estómago e intestinos) y sus enfermedades, así como del resto de los órganos del aparato digestivo.

Preguntas frecuentes

¿Qué puedo comer si tengo síndrome de intestino irritable?

Es aconsejable no comer nada que empeore los síntomas. Se recomienda comer frutas como manzana y pera, cebolla, espárrago, ajo, guisante, soja, lentejas, trigo y derivados, centeno y cebada y frutos secos, entre otros alimentos.

¿Qué es la enfermedad de Crohn?

La enfermedad de Crohn es una enfermedad intestinal inflamatoria. Provoca inflamación del tubo digestivo que puede producir dolor abdominal, diarrea intensa, fatiga, adelgazamiento y desnutrición. La inflamación que provoca la enfermedad de Crohn puede afectar distintas regiones del tubo digestivo en diferentes personas.

¿Qué alimentos hacen que se inflame el colon?

Consumir alimentos ricos en grasas o alimentos refinados inflama el colon. Los platos con pimienta, chile, mostaza o vinagre, los alimentos fritos, las harinas y algunas legumbres, entre otros alimentos

¿Qué es la distensión abdominal?

La distensión abdominal es una afección en la que el abdomen (vientre) se siente lleno y apretado. Se aprecia visiblemente que el abdomen está hinchado.

¿Qué es la ascitis?

La ascitis es la acumulación de líquido en el espacio que existe entre el revestimiento del abdomen y los órganos abdominales. Las enfermedades que pueden causar daño hepático grave pueden llevar a esta situación. Esto incluye infección prolongada con hepatitis C o B y el consumo excesivo de alcohol durante muchos años que ha provocado una cirrosis hepática.