Sepsis

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

¿Qué es la sepsis?

Se define sepsis como el síndrome de respuesta inflamatoria sistémica (SRIS), es decir una respuesta de todo el organismo, anómala y exagerada, causada por una infección. Se trata de un síndrome frecuente con una incidencia estimada de 300 casos por cada 100.000 habitantes por año, con mayor afectación de los varones en torno a los 70 años. Es una patología grave que puede desencadenar la muerte del paciente, de hecho, es la primera causa de muerte en las unidades de cuidados intensivos.

La sepsis es una patología grave que puede desencadenar la muerte del paciente, de hecho, es la primera causa de muerte en las unidades de cuidados intensivos.

Tipos de sepsis

Según el estado de gravedad del cuadro clínico se clasifica en:

  • Sepsis no complicada.
  • Sepsis grave: cuando hay una disfunción de algún órgano e hipotensión.
  • Shock séptico: evolución muy grave en la que, a pesar del tratamiento, no hay recuperación de una adecuada tensión arterial.

Según la forma de transmisión se puede clasificar en:

  • Sepsis comunitaria: infección adquirida en la comunidad.
  • Sepsis nosocomial: infección adquirida en el ámbito hospitalario.
  • Sepsis de transmisión vertical: adquirida a través de la madre embarazada que se lo transmite al bebé).

Causas de la sepsis

En función de cuál es la puerta de entrada de la infección, predominará una bacteria u otra, siendo éstas las más frecuentes como microorganismos productores de la infección (E.coli, S.aureus, S.Pneumoniae y S. Epidermidis), seguido de hongos, virus y protozoos. Las vías de acceso más habituales son el tracto urinario, las vías respiratorias, el abdomen, las heridas quirúrgicas y los catéteres intravasculares.

Síntomas de la sepsis

Los síntomas pueden ser inespecíficos. Los pacientes pueden presentar fiebre con escalofríos, palpitaciones (taquicardia), respiración acelerada (taquipnea) con fallo pulmonar progresivo y falta de aire, alteración del nivel de conciencia, e hipotensión con palidez cutánea. Además, el riñón progresivamente falla y deja de filtrar la orina.  En algunos pacientes aparecen lesiones en la piel producidas por las bacterias que hacen sospechar la posible causa: ampollas, lesiones hemorrágicas o lesiones de necrosis (muerte del tejido), entre otras. 

Tratamiento para la sepsis

El tratamiento de la sepsis se basa fundamentalmente en la utilización de antibióticos de amplio espectro y medidas de soporte para mantener la perfusión de sangre adecuada hacia todo el organismo, manteniendo una tensión arterial normal. Se administran líquidos, sueros y fármacos vasoactivos que intentan mantener la tensión arterial y frecuencia cardíaca normal. Además, se instaura un soporte respiratorio, según precise el paciente, con oxigenoterapia. La tercera vía de tratamiento es el bloqueo de los agentes mediadores de la respuesta inflamatoria exagerada que tiene el organismo y las toxinas de los microbios, con la administración de fármacos corticoides y otros antiinflamatorios.

Pruebas complementarias del tratamiento de sepsis

El diagnóstico de la sepsis se realiza fundamentalmente mediante el interrogatorio clínico y la exploración física, apoyándose en pruebas de laboratorio e imagen como:

  • Hemocultivos: cultivos de la sangre para identificar la presencia de la bacteria que está produciendo la infección.
  • Analítica de sangre: con hemograma, bioquímica, coagulación, factores de la inflamación e infección como procalcitonina, ácido láctico, PCR y VSG.
  • Analítica de orina y urocultivo.
  • Muestras de secreciones o tejidos: para identificación por laboratorio de microbiología en cultivos de aquellos microorganismos que puedan estar provocando la infección.
  • Gasometría arterial.
  • Radiografía de tórax y abdomen.
  • Ecografía o TAC: de las áreas anatómicas implicadas en el desarrollo de la infección según las sospechas clínicas.

Factores desencadenantes de la sepsis

El factor desencadenante es una respuesta del organismo ante la liberación de ciertos productos de los microorganismos invasivos. Estas sustancias activan a células de sistema de defensa que producen otras sustancias (citoquinas proinflamatorias), como una respuesta exagerada que finalmente producen daños orgánicos a nivel de los vasos sanguíneos y con ello un fallo de todos los órganos.

Factores de riesgo de la sepsis

  • Personas en los extremos de edad de la vida: recién nacidos, prematuros, personas de edad avanzada.
  • Embarazo.
  • Padecer enfermedades crónicas: diabetes, insuficiencia renal, enfermedades del hígado, etc.
  • Padecer enfermedades de pronóstico grave: como tumores.
  • Inmunodeficiencia: pacientes con VIH, tratamientos que afectan a las defensas, tumores...etc.
  • Ser portador de algún elemento externo al organismo: como prótesis, catéteres, implantes...etc.
  • Padecer una infección con bacterias resistentes a los antibióticos.

Complicaciones de la sepsis

  • Las complicaciones vienen derivadas de la disminución del aporte de sangre que se produce en los tejidos y de la propia infección, lo que deriva en una alteración progresiva de la función de los órganos: riñón, pulmones, hígado...etc.
  • Alteración del sistema de coagulación de la sangre.
  • Muerte.

Prevención de la sepsis

  • Prevención general del contagio de infecciones con una adecuada higiene, sobre todo de las manos, minimizando el tiempo de contacto con una persona que padezca una enfermedad infecciosa grave, uso de mascarillas o guantes si fuera preciso.
  • Vacunación completa de los niños dentro del calendario infantil establecido por las autoridades sanitarias. Vacunación específica según las recomendaciones del Centro de vacunación internacional si se va a viajar al extranjero.
  • Consultar con su médico ante cualquier proceso donde aparezca fiebre elevada y mal estado general.

Especialidades a las que pertenece la sepsis

Habitualmente la sepsis es tratada en las unidades de cuidados intensivos por especialistas en medicina intensiva. Pueden participar en la atención médicos del servicio de enfermedades infecciosas y especialistas en medicina interna.

Preguntas frecuentes

¿Qué es un shock séptico?

El shock séptico se define como el cuadro más crítico de la sepsis en el que a pesar de administrar un correcto aporte de fluidos, el paciente mantiene una tensión arterial muy baja, lo que hace que no llegue suficiente sangre a los tejidos y consecuentemente aparece un fallo multiorgánico, requiriendo de la administración de fármacos vasoactivos para intentar aumentar la presión arterial.

¿Qué es la sepsis severa?

La sepsis severa o grave es aquella asociada a la disfunción de algún órgano más hipotensión arterial.

¿Qué es la septicemia?

Septicemia es un sinónimo de sepsis, una respuesta exagerada inflamatoria del organismo a una infección bacteriana generalizada.

¿Cuál es la calidad de vida después de una sepsis?

Gran parte de los pacientes que superan un cuadro séptico presentan a largo plazo un empeoramiento general de su salud con presencia de secuelas como deterioro cognitivo y síntomas de incapacidad, requiriendo una alta demanda de atención sanitaria.