Rubéola

Atención presencial cuando la necesites
Videoconsulta para resolver tus dudas
Un médico te llama en menos de una hora
Chat médico 24 horas los 365 días del año
Regístrate

¿Qué es la rubéola?

Conocida también como tercera enfermedad, sarampión alemán o sarampión de los tres días. La rubéola es una enfermedad infecciosa exantemática producida por un virus del género Rubivirus.

La rubéola es una enfermedad infecciosa exantemática producida por un virus del género Rubivirus.

Antes de la introducción de la vacunación infantil, la rubéola afectaba más a los niños entre 5 y 9 años. Desde el desarrollo de la vacuna la prevalencia de la enfermedad, en niño, ha disminuido drásticamente y pueden verse más episodios en adulto. Es una enfermedad endémica, con presentación de casos anuales aislados y ciclos epidémicos sobre todo en primavera, existiendo mayor riesgo en aquellas regiones donde hay una baja vacunación contra la rubéola (en estos casos con afectación infantil mayoritariamente).

Suele ser un proceso benigno autolimitado, aunque siempre hay riesgo de que surja una complicación.

Tipos de rubéola

  • Rubéola en la infancia y adultos (postnatal): Padecimiento de las manifestaciones clásicas de la enfermedad con lesiones dérmicas en la piel (exantema).
  • Rubéola prenatal o síndrome de rubéola fetal: A través de la transmisión de la mujer embarazada se producen malformaciones congénitas en el feto o embrión.

Causas de la rubéola

La causa de la rubéola es la infección por el virus de la rubéola (Rubivirus de la familia Togaviridae), transmitido por vía respiratoria (secreciones, saliva, etc), de persona a persona por contacto prolongado con un paciente que padece la enfermedad. El virus se reproduce en la mucosa del sistema respiratorio y a través del sistema linfático llega a la sangre, desde donde se localiza posteriormente en la piel. En el caso de mujeres embarazadas, el virus llega a la placenta lo que puede dar lugar a una infección del feto.

Síntomas de la rubéola

  • Rubéola en la infancia y adultos: Tras un periodo de incubación de 14 - 21 días, aparece la fase prodrómica de 1 - 2 días de duración en la que se presentan síntomas catarrales, malestar general y aumento del tamaño de los ganglios linfáticos (adenopatías) cervicales y retroauriculares (detrás de las orejas). Después, aparece la fase exantemática con aparición de una erupción dérmica a modo de pequeñas manchas no confluentes (que no se unen) en la cara y después en el resto del torso, desapareciendo al tercer día con mínima descamación.
  • Rubéola prenatal: La rubéola durante el embarazo puede presentarse en el embrión o en el feto de múltiples maneras; desde la no afectación al aborto o muerte fetal. Las manifestaciones más frecuentes en el recién nacido son la sordera, retraso mental, afectaciones oculares, cardiopatías congénitas, lesiones hepáticas, microcefalia (desarrollo insuficiente del cráneo), fisura palatina (deformación del paladar y el labio), etc.

Tratamiento para la rubéola

El tratamiento es sintomático con administración de analgésicos como el paracetamol para el control de la fiebre y el malestar general. En el caso de complicaciones o afectación congénita en el recién nacido, dependerá del tipo de manifestación que presente el paciente se requerirá un tipo u otro de tratamiento (cirugía, rehabilitación, etc).

Pruebas complementarias del tratamiento de rubéola

El diagnóstico es fundamentalmente clínico. Puede realizarse una analítica de sangre para la determinación de serología, cultivo o detección de anticuerpos (detección del virus en sangre o de producción de sustancias de defensa específicas contra el virus).

Factores desencadenantes de la rubéola

El principal factor de riesgo que desencadena la rubéola es no estar vacunado.

Factores de riesgo de la rubéola

No haber recibido la vacuna contra la rubéola contenida en la vacuna triple vírica.

Complicaciones de la rubéola

  • Artralgias (dolores articulares).
  • Artritis (infección e inflamación de las articulaciones).
  • Encefalitis (infección e inflamación del cerebro).
  • Dolor testicular.
  • Hepatitis (inflamación e infección del hígado).
  • Púrpura trombocitopénica (enfermedad hemorrágica con destrucción de las plaquetas).
  • En la rubéola prenatal pueden desarrollarse sordera, cataratas, afectación cardíaca y otras malformaciones.

Prevención de la rubéola

  • Vacunación (con virus atenuado dentro de la vacuna llamada triple vírica).
  • Adecuada higiene de manos y medidas de prevención en aquellos pacientes que presenten la enfermedad para evitar su transmisión (uso de pañuelos de papel, reposo domiciliario, etc).

Especialidades a las que pertenece la rubéola

En casos de rubéola no complicada, el diagnóstico y tratamiento puede llevarse a cabo por el médico de familia o pediatra.

Si existen complicaciones dependerá del tipo de manifestación clínica. Debe realizarse una evaluación hospitalaria por el servicio médico específico que trate cada complicación (neurología, hematología, etc.)

En el caso de infecciones producidas en una mujer embarazada, el ginecólogo será el encargado de hacer el seguimiento de la paciente junto con el apoyo de otros especialistas como médico internista, etc.

Los niños con rubéola congénita serán evaluados y tratados en el servicio de pediatría hospitalaria.

Preguntas frecuentes

¿Cuál es la vacuna de la rubéola?

La vacuna de la rubéola se incluye en la vacuna triple vírica junto con la vacuna del sarampión y la de la parotiditis (paperas).

¿Cuánto tiempo dura la rubéola?

Desde los primeros síntomas hasta la desaparición de las lesiones dérmicas pueden pasar en torno a 8 días (la fase prodrómica catarral de 1-5 días y las lesiones dérmicas 2-3 días).

¿Qué efectos produce la rubéola?

La forma más frecuente de presentación es un proceso catarral de vías respiratorias altas, aumento del tamaño de los ganglios linfáticos (estaciones del sistema de defensa) detrás de las orejas y en la nuca, con aparición de un “sarpullido” rosado en la cara que se extiende por todo el tronco y desaparece en 3 días.

¿Cómo se transmite la rubéola?

La rubéola se transmite por vía respiratoria a través de las pequeñas gotas que se expulsan con los estornudos, la tos, la saliva, secreciones, etc. Y por el contacto de persona a persona (sólo se transmite entre humanos). La rubéola congénita se transmite de la madre al feto a través de la placenta.

¿Qué pasa si una mujer embarazada tiene la rubéola?

Dependiendo del momento del embarazo en el que la madre adquiera la infección, el feto puede adquirir unas malformaciones u otras, sufriendo el llamado síndrome de rubéola fetal.
Artículos relacionados Ver todos
Varicela
Enfermedad

Varicela

¿Qué es la varicela? La varicela es una enfermedad infecciosa vírica contagiosa causada por el virus varicela zoster , que produce la aparición de lesiones en la piel . Afecta sobre todo a niños de 1-9 años . Su frecuencia ha disminuido desde la implantación de la vacuna en el calendario infantil aunque todavía presenta una alta incidencia. Cuando se presenta en niños, habitualmente no es una enfermedad grave. Es más peligroso si se contagia a un adulto porque en esos casos sí pueden existir complicaciones de forma más frecuente. Tipos de varicela No hay diferentes tipos de varicela. Causas de la varicela La causa de la infección es el contagio por el virus de la varicela zoster , el cual penetra por vía respiratoria y se multiplica, inicialmente en el aparato respiratorio, boca y faringe, después viaja por la sangre o el sistema linfático llegando al hígado, bazo y ganglios sensitivos, para llegar a la sangre y de ésta hasta la piel, produciendo las lesiones cutáneas. Síntomas de la varicela La varicela tiene un periodo de incubación de 10-24 días , tras lo cual se inicia un cuadro de fiebre y malestar general seguido de una erupción dérmica en distintas fases evolutivas: pápulas (lesiones rojizas algo elevadas), vesículas (ampollas pequeñas) y costras que aparecen en brotes durante 2-4 días. Las lesiones se presentan inicialmente en el tronco y la cara, extendiéndose progresivamente por el resto del cuerpo. Son poco dolorosas pero pican mucho , pudiéndose sobreinfectar por bacterias,  frecuentemente, por el rascado. Las costras desaparecen en 1 - 2 semanas y aunque de manera general no suelen dejar cicatrices, en ocasiones aparecen en la zona donde ha estado la lesión algo deprimida en la piel y a veces pigmentada (coloreada). En adultos el cuadro clínico suele manifestarse de forma más grave y se complica con mayor frecuencia. También se presenta con mayor afectación en niños inmunodeprimidos (con las defensas bajas) y en hijos de madres que hayan pasado la enfermedad durante la gestación (aunque esto suele ser más raro) pudiendo nacer bebés con mal desarrollo de las extremidades, cicatrices cutáneas, anomalías oculares o alteraciones del sistema nervioso central. Tratamiento para la varicela En pacientes sanos con adecuado sistema de defensas se indica tratamiento sintomático , aconsejando baños con jabón de avena, desinfección de vesículas rotas con antisépticos (betadine, etc.) y, si existe sobreinfección de las lesiones, se dará tratamiento antibiótico tópico. Si hay un picor intenso se pueden tomar antihistamínicos orales. Está contraindicado la toma de salicilatos como la Aspirina por riesgo de desarrollo del Síndrome de Reye (daño cerebral súbito y alteración hepática). En pacientes con las defensas bajas, o que presenten varicela neonatal (al nacer) o dentro del periodo de los dos primeros años de vida, cuando hay complicaciones, enfermedades crónicas de la piel, o se presenta la infección en niños mayores de 12 años, está indicado el tratamiento con un fármaco antivírico llamado Aciclovir. Pruebas complementarias del tratamiento de varicela El diagnóstico de la varicela es fundamentalmente clínico . Se puede realizar un estudio en el laboratorio de microbiología de las muestras obtenidas de los tejidos afectados por la infección (raspado cutáneo, líquido de las vesículas, secreciones respiratorias, etc) para la detección de la presencia del virus. Así mismo, puede detectarse por medio de un análisis de sangre. La presencia de anticuerpos específicos (proteínas del sistema de defensa) contra el virus producidos por el organismo durante la infección. Factores desencadenantes de la varicela El factor que desencadena la infección es el contacto con secreciones respiratorias de un paciente con la enfermedad o con el líquido que contienen las vesículas que aparecen en la piel. Factores de riesgo de la varicela El factor de riesgo fundamental es el contacto con un paciente enfermo de varicela, sobre todo, en los siguientes casos: Las personas de cualquier edad que nunca hayan tenido varicela anteriormente ni hayan sido vacunadas contra varicela. Mujeres embarazadas susceptibles (no vacunadas ni que hayan pasado la enfermedad). Los niños recién nacidos, especialmente aquellos que nacieron de forma prematura o cuyas madres nunca habían contraído varicela antes del embarazo Las pacientes con alteraciones del sistema inmune, o que estén tomando medicamentos que lo alteren. Pacientes con enfermedades de la sangre, médula ósea o que afecten al sistema linfático (de defensa). Complicaciones de la varicela Complicaciones relacionadas con la propia enfermedad: Estomatitis (afectación por las lesiones de la mucosa, revestimiento oral), dificultad para alimentarse, diarrea y deshidratación. Complicaciones infecciosas : Sobreinfección de las lesiones cutáneas por una bacteria (habitualmente por streptococcus pyogenes o staphylococcus aureus ), infecciones de los tejidos blandos profundos, conjuntivitis (afectación ocular), otitis media o externa (afectación del oído), sepsis (reacción orgánica inflamatoria exagerada), etc. Complicaciones neurológicas : Meningitis (afectación de las membranas que recubren el cerebro y la médula), encefalitis (afectación del encéfalo), parálisis facial, etc. Complicaciones hematológicas (de la sangre): Coagulación intravascular diseminada, púrpura trombocitopénica, etc. Afectación de otros órganos : Pulmón (neumonía vírica), corazón (miocarditis, pericarditis), Hígado (hepatitis), riñón (glomerulonefritis), etc. Prevención de la varicela Actualmente existe una vacuna del virus de la varicela que es eficaz en la prevención de la enfermedad particularmente en niños sanos. La eficacia de esta vacuna en adultos y en niños inmunodeprimidos (con defensas bajas) es algo inferior. Cuando se presenta la enfermedad en un paciente debe evitarse el contacto con él para prevenir el contagio de la infección, sobre todo en niños inmunodeprimidos y mujeres embarazadas, personas no vacunadas o que no hayan pasado la enfermedad. Se puede administrar la inmunoglobulina hiperinmune (anticuerpos, es decir, proteínas externas específicas contra el virus) en gestantes no inmunizadas previamente que hayan estado en contacto con el virus unos 5 días antes del parto. También se puede utilizar en el recién nacidos de madres que hayan tenido la enfermedad antes del parto para reducir la posibilidad de aparición de la enfermedad. También está indicado en paciente inmunodeprimidos y en todos aquellos con riesgo de padecer complicaciones de la enfermedad tras contacto con un paciente con varicela. Especialidades a las que pertenece la varicela La varicela puede ser diagnosticada y tratada por el pediatra de atención primaria o el médico de familia . Si existen complicaciones, o factores de riesgo de mala evolución de la enfermedad, los pacientes serán derivados para ingreso hospitalario y tratamiento por el servicio de enfermedades infecciosas y aquellos especialistas de los que se necesite su intervención en el tratamiento según el órgano afectado, edad del paciente, etc. (pediatría, neurología, cuidados intensivos, etc.) Preguntas frecuentes: ¿Cómo se contagia la varicela? La transmisión la varicela se produce de persona a persona a través del contacto directo con las vesículas cutáneas que contienen el virus y a través de secreciones respiratorias por contacto con pacientes que padecen varicela. ¿Cuánto tiempo dura la varicela? Desde la aparición de los primeros síntomas de malestar general y fiebre hasta la desaparición de las lesiones dérmicas, pueden pasar en trono a 10 - 15 días. ¿Qué es el sarampión? El sarampión es una enfermedad vírica altamente contagiosa , clasificada como una de las llamadas enfermedades exantemáticas, que se caracterizan por aparición de síntomas generales y que afectan a la piel con la presencia de “granitos” o “manchitas” ¿Cuántas veces en la vida se puede tener varicela? Una vez contraída y pasada la enfermedad, el organismo presenta inmunidad para esa manifestación inicial de la varicela y no vuelve a desarrollarse. Lo que sí puede pasar es que el virus permanezca en el organismo acantonado y dé lugar con los años, a una reactivación de su actividad, en cuyo caso el virus produce una infección localizada en la piel llamada herpes zoster .
Exantema Infantil: Cómo Tratarlo y Evitarlo
Artículo especializado

Exantema Infantil: Cómo Tratarlo y Evitarlo

En la mayoría de los casos los exantemas traducen una infección que el niño superará de forma normal sin tratamiento y sin complicaciones, pero hay que estar atentos a ciertos signos y síntomas de alarma que pueden traducir una situación grave. ¿Qué es? Un exantema es una e rupción en la piel que acompaña a una enfermedad general, normalmente de causa vírica . La infancia es una época de la vida en que aparecen muchos exantemas, ya que el niño debe estar en contacto con muchos microorganismos nuevos para él, y pasar muchas infecciones. Algunas de ellas, como el sarampión o la rubeola, son controladas mediante vacunas desde hace décadas. ¿Qué tipos hay? Existen exantemas que producen máculas y pápulas (manchas rojas o granitos), pústulas (granitos con pus), petequias y púrpura (manchas más oscuras, que parecen hematomas), enrojecimiento de todo el cuerpo (eritrodermia), despegamiento de la piel, o afectación sólo de algunas zonas como el síndrome mano-boca-pie. ¿Pueden diferenciarse las causas de todos los exantemas? No siempre puede saberse la causa de cada exantema sin realizar un análisis de sangre y determinar si el organismo ha producido anticuerpos contra la infección. Esto no suele hacerse para no someter al niño a pruebas innecesarias. Sin embargo, existen algunos muy característicos, como: Exantema súbito, sexta enfermedad o roséola infantum : primero el niño tiene fiebre, generalmente alta y durante tres días, la fiebre baja y entonces (cuando el niño está contento y sano) aparece el exantema, en forma de manchitas de color rojo o rosado, pequeñas, en el tronco, el cuello y la espalda. Al estirar o apretar la piel, las manchitas desaparecen. Es una virasis por herpes virus 6 que cura sin necesitar ningún tratamiento. Eritema infeccioso, síndrome de la cara abofeteada o quinta enfermedad : fiebre, aparición de enrojecimiento en ambas mejillas con aspecto de “cara abofeteada” y posteriormente aparición de una erupción reticulada en los miembros, que reaparece cuando se baña al niño o con los cambios de temperatura, y dura semanas. Está producido por el parvovirus B19. Enfermedad mano-boca-pie: es frecuente en niños pequeños. Causa aftas o heridas en la boca, y granitos en las manos, los pies y el área del pañal. Se contagia a través de las manos contaminadas con heces, ya que el virus que la provoca es un enterovirus, que viene del intestino. No tiene tratamiento específico, sólo antitérmicos. Escarlatina : dolor de garganta y faringitis, fiebre y aparición de una erupción de puntitos rojos que confluyen en las flexuras de los codos o el cuello, formando rayas llamadas “líneas de pastia”. Cuando cura, la piel se “pela” o descama. Es una infección por una bacteria, el estreptococo. Tiene tratamiento específico, con antibióticos. ¿Cuáles deben despertar alarma? Como la mayoría de los casos, se trata de un niño con fiebre y una erupción, y no es fácil diferenciar aquellas situaciones que pueden acarrear un pronóstico grave, sobre todo el primer y el segundo día de la enfermedad, cuando no hay ningún signo de sospecha. En general, hay que pensar en algo más que una viriasis leve cuando la fiebre es elevada y dura más de tres días, y cuando el niño está muy postrado. O cuando aparecen los siguientes signos: Petequias y púrpura : pueden anunciar una meningitis potencialmente grave. Lengua enrojecida y ganglios hinchados junto con fiebre muy alta que no cede a los tres días: puede ser el inicio de una enfermedad de Kawasaki Despegamiento de la piel : puede indicar un síndrome de Stevens Johnson o un síndrome del shock tóxico por estafilicocos o estreptococos. Normas sobre el bebé con fiebre y exantema Como norma general, si un niño de menos de seis meses tiene fiebre, hay que acudir al pediatra o a urgencias, porque en estos meses hay más posibilidades de que sea una infección por bacterias (las infecciones víricas son más raras porque el niño tiene anticuerpos que le ha pasado su madre por la placenta y por la leche materna). Si el niño tiene entre seis meses y dos años , la fiebre es el resultado de las virasis habituales a esta edad. Se puede tratar la fiebre durante dos o tres días y acudir al pediatra si continúa, o si el niño tiene mal estado general, o signos de alarma como petequias. Ante un exantema, estirar o apretar la piel. Si las manchitas desaparecen y no son fijas, suele ser una infección banal. De todas maneras, siempre hay que acudir al pediatra en casos de duda.
Rubéola
Enfermedad

Rubéola

¿Qué es la rubéola? Conocida también como tercera enfermedad , sarampión alemán o sarampión de los tres días . La rubéola es una enfermedad infecciosa exantemática producida por un virus del género Rubivirus . Antes de la introducción de la vacunación infantil, la rubéola afectaba más a los niños entre 5 y 9 años . Desde el desarrollo de la vacuna la prevalencia de la enfermedad, en niño, ha disminuido drásticamente y pueden verse más episodios en adulto. Es una enfermedad endémica , con presentación de casos anuales aislados y ciclos epidémicos sobre todo en primavera , existiendo mayor riesgo en aquellas regiones donde hay una baja vacunación contra la rubéola (en estos casos con afectación infantil mayoritariamente). Suele ser un proceso benigno autolimitado , aunque siempre hay riesgo de que surja una complicación. Tipos de rubéola Rubéola en la infancia y adultos (postnatal): Padecimiento de las manifestaciones clásicas de la enfermedad con lesiones dérmicas en la piel (exantema). Rubéola prenatal o síndrome de rubéola fetal: A través de la transmisión de la mujer embarazada se producen malformaciones congénitas en el feto o embrión. Causas de la rubéola La causa de la rubéola es la infección por el virus de la rubéola ( Rubivirus de la familia Togaviridae ), transmitido por vía respiratoria (secreciones, saliva, etc), de persona a persona por contacto prolongado con un paciente que padece la enfermedad. El virus se reproduce en la mucosa del sistema respiratorio y a través del sistema linfático llega a la sangre, desde donde se localiza posteriormente en la piel. En el caso de mujeres embarazadas, el virus llega a la placenta lo que puede dar lugar a una infección del feto. Síntomas de la rubéola Rubéola en la infancia y adultos: Tras un periodo de incubación de 14 - 21 días, aparece la fase prodrómica de 1 - 2 días de duración en la que se presentan síntomas catarrales , malestar general y aumento del tamaño de los ganglios linfáticos (adenopatías) cervicales y retroauriculares (detrás de las orejas). Después, aparece la fase exantemática con aparición de una erupción dérmica a modo de pequeñas manchas no confluentes (que no se unen) en la cara y después en el resto del torso, desapareciendo al tercer día con mínima descamación. Rubéola prenatal: La rubéola durante el embarazo puede presentarse en el embrión o en el feto de múltiples maneras; desde la no afectación al aborto o muerte fetal. Las manifestaciones más frecuentes en el recién nacido son la sordera, retraso mental, afectaciones oculares, cardiopatías congénitas, lesiones hepáticas, microcefalia (desarrollo insuficiente del cráneo), fisura palatina (deformación del paladar y el labio), etc. Tratamiento para la rubéola El tratamiento es sintomático con administración de analgésicos como el paracetamol para el control de la fiebre y el malestar general. En el caso de complicaciones o afectación congénita en el recién nacido, dependerá del tipo de manifestación que presente el paciente se requerirá un tipo u otro de tratamiento (cirugía, rehabilitación, etc). Pruebas complementarias del tratamiento de rubéola El diagnóstico es fundamentalmente clínico . Puede realizarse una analítica de sangre para la determinación de serología, cultivo o detección de anticuerpos (detección del virus en sangre o de producción de sustancias de defensa específicas contra el virus). Factores desencadenantes de la rubéola El principal factor de riesgo que desencadena la rubéola es no estar vacunado . Factores de riesgo de la rubéola No haber recibido la vacuna contra la rubéola contenida en la vacuna triple vírica. Complicaciones de la rubéola Artralgias (dolores articulares). Artritis (infección e inflamación de las articulaciones). Encefalitis (infección e inflamación del cerebro). Dolor testicular. Hepatitis (inflamación e infección del hígado). Púrpura trombocitopénica (enfermedad hemorrágica con destrucción de las plaquetas). En la rubéola prenatal pueden desarrollarse sordera, cataratas, afectación cardíaca y otras malformaciones. Prevención de la rubéola Vacunación (con virus atenuado dentro de la vacuna llamada triple vírica). Adecuada higiene de manos y medidas de prevención en aquellos pacientes que presenten la enfermedad para evitar su transmisión (uso de pañuelos de papel, reposo domiciliario, etc). Especialidades a las que pertenece la rubéola En casos de rubéola no complicada, el diagnóstico y tratamiento puede llevarse a cabo por el médico de familia o pediatra . Si existen complicaciones dependerá del tipo de manifestación clínica . Debe realizarse una evaluación hospitalaria por el servicio médico específico que trate cada complicación (neurología, hematología, etc.) En el caso de infecciones producidas en una mujer embarazada , el ginecólogo será el encargado de hacer el seguimiento de la paciente junto con el apoyo de otros especialistas como médico internista, etc. Los niños con rubéola congénita serán evaluados y tratados en el servicio de pediatría hospitalaria. Preguntas frecuentes ¿Cuál es la vacuna de la rubéola? La vacuna de la rubéola se incluye en la vacuna triple vírica junto con la vacuna del sarampión y la de la parotiditis (paperas). ¿Cuánto tiempo dura la rubéola? Desde los primeros síntomas hasta la desaparición de las lesiones dérmicas pueden pasar en torno a 8 días (la fase prodrómica catarral de 1-5 días y las lesiones dérmicas 2-3 días). ¿Qué efectos produce la rubéola? La forma más frecuente de presentación es un proceso catarral de vías respiratorias altas, aumento del tamaño de los ganglios linfáticos (estaciones del sistema de defensa) detrás de las orejas y en la nuca, con aparición de un “sarpullido” rosado en la cara que se extiende por todo el tronco y desaparece en 3 días. ¿Cómo se transmite la rubéola? La rubéola se transmite por vía respiratoria a través de las pequeñas gotas que se expulsan con los estornudos, la tos, la saliva, secreciones, etc. Y por el contacto de persona a persona (sólo se transmite entre humanos). La rubéola congénita se transmite de la madre al feto a través de la placenta . ¿Qué pasa si una mujer embarazada tiene la rubéola? Dependiendo del momento del embarazo en el que la madre adquiera la infección, el feto puede adquirir unas malformaciones u otras, sufriendo el llamado síndrome de rubéola fetal.
Escarlatina en la Infancia
Artículo especializado

Escarlatina en la Infancia

La escarlatina en una enfermedad causada por toxinas (cepas del estreptococo beta hemolítico del grupo A (EBHGA), productoras de toxina eritrogénica) que causan la colonización transitoria y asintomática del tracto respiratorio superior y de la piel . La escarlatina es frecuente en niños de tres a seis años, hasta los 14. Es excepcional en menores de tres años, y se da con mayor frecuencia en los meses más fríos. Se localiza a nivel faringoamigdalar, y con menos frecuencia a nivel cutáneo afectando a heridas, quemaduras, impétigo (infección cutánea). Desde donde se encuentre el germen libera la toxina eritrogénica que actúa a nivel cutáneo, originando la erupción. El periodo de incubación es de uno a siete días. ¿Qué síntomas produce? Fase inicial (12-48 horas), antes de la fase de la erupción o exantemática: Fiebre alta. Vómitos. Cefalea. Faringoamigdalitis a veces con pus (que no se produce cuando la infección es en la piel). Enantema puntiforme en el velo del paladar (puntos rojos) y en los pilares faríngeos. Lengua muy saburral y pueden apreciarse adenopatías (ganglios) debajo de la mandíbula. Escalofríos. Dolor abdominal. A las 12-24 horas: Exantema maculopapuloso , rojo, punteado (en piel de gallina) que palidece al presionar con los dedos. Se inicia en el cuello y parte proximal de las extremidades y después va al tronco y parte distal de las extremidades. Suele ser más marcado a nivel de los pliegues (codos, ingles…) donde pueden aparecer pequeños puntitos rojos como manchitas. Palidez peribucal: se forma una mancha en forma de triángulo alrededor de la boca en el surco nasogeniano signo de Filatov, en contraste con el enrojecimiento de las dos mejillas. A las 48 horas: Exantema generalizado confluente, que se extiende del cuello hasta las piernas. Pliegues profundos de la piel en su interior hay hiperpigmentación que no blanquea, y se llama signo de Pastia. Lengua aframbuesada con las papilas gustativas muy marcadas blancas o rojas. Al final de la primera semana: El exantema suele durar de tres a siete días y va seguido de una descamación fina más o menos intensa que suele iniciar en la cara y va hacia abajo. Otra presentación característica del exantema escarlatiforme es “en esclavina” (en cuello, hombros y parte superior del tórax y axilas, casi siempre sin descamación). ¿Cómo se diagnostica Clínico. Frotis faríngeo: detección rápida del antígeno estreptococo pyogenes . Si es positiva se aconseja tratamiento antibiótico. Se utiliza cuando el diagnóstico clínico no es suficiente. Cultivo: el más fiable, pero no se suele usar. ¿Cómo se trata? Hidratación de la piel. Penicilina oral: 25-50 mg/kg/día cada 8 horas, durante 10 días. Amoxicilina: 40 mg/kg día en tres dosis. En alérgicos a penicilina: macrólidos o clindamicina. ¿Puede complicarse? Sin tratamiento pueden darse las siguientes patologías: Glomerulonefritis primaria : es una inflamación del riñón. Fiebre reumática , con tratamiento es muy poco frecuente. Neumonía o infección del parénquima pulmonar. Otitis. Forúnculos de baja gravedad o alguna infestación de la piel. CONSEJOS PARA LOS PADRES En general esta enfermedad es frecuente en la edad infantil de tres a seis años, y se contagia en la escuela entre los niños, y en casa si hay niños en edad infantil. No es grave, sino que es un proceso amigdalar unido a una afectación de la piel. Por ello, como cualquier otro tipo de infección en la edad pediátrica es mejor que el niño se quede en casa haciendo reposo de actividad física y siguiendo el tratamiento indicado por su médico. No deben ir a la escuela al menos hasta un día después de iniciado el tratamiento antibiótico. No olvidar el lavado de manos , y no compartir vasos ni botellas. Siempre hidrataremos a nuestros niños y fraccionaremos más las comidas, ya que tendrán menos apetito. Como puede cursar con fiebre, no olvidarse de dar los antitémicos de manera adecuada. Como recomendación general, no olvidéis visitar a vuestro pediatra para el control de los síntomas, pues siempre el estado general de nuestros pacientes será el indicador de cómo están.
Escarlatina
Enfermedad

Escarlatina

¿Qué es la escarlatina? La escarlatina es una enfermedad producida por una bacteria cuando un paciente sufre amigdalitis estreptocócica , lo que provoca en el paciente una erupción en la piel de color rojo brillante, la cual se presenta en todo el cuerpo. Es también conocida por el nombre de fiebre escarlata , y es más frecuente en niños que en adultos. Se da en pacientes con amigdalitis estreptocócica. Se trata de una enfermedad de tipo leve que pertenece a la especialidad de enfermedades infecciosas. Tipos de escarlatina La escarlatina no se divide en diferentes tipos, ya que siempre es provocada por la bacteria Streptococcus del grupo A, conocida comúnmente como bacteria estreptococo. Causas de la escarlatina La causa principal por la cual se produce la escarlatina es debido a una infección bacteriana que expulsa una toxina, que a su vez provoca una erupción cutánea de tono rojizo generalizada por todo el cuerpo, así como otros síntomas. Esta bacteria es la misma que provoca la amigdalitis estreptocócica. Síntomas de la escarlatina El principal síntoma de la escarlatina es la erupción de color rojo que se manifiesta por todo el cuerpo del paciente, teniendo un aspecto similar a una quemadura por el sol. Otros síntomas son la llamada lengua de fresa , que provoca que se vea de color rojo e hinchada, con partes blancas. También se producen manchas en la cara marcando la zona de los labios con un anillo blanco. El resto de síntomas destacados son fiebre, dolor de garganta, ganglios inflamados o dolores de cabeza, entre otros. Tratamiento para la escarlatina Al tratarse de una enfermedad bacteriana, el paciente será tratado con antibióticos para eliminar la infección, siendo muy importante completar el periodo indicado de toma del antibiótico para evitar que haya complicaciones por no eliminarse correctamente la bacteria. También pueden recetarse al paciente cremas o medicamentos concretos para aplicar sobre las erupciones cutáneas y aliviar los síntomas, así como analgésicos para la fiebre y los dolores. Pruebas complementarias del tratamiento de escarlatina Para determinar si el paciente sufre escarlatina lo primero es realizar un examen físico , donde se le visualiza la garganta y las amígdalas. Después, se evalúa si existe inflamación en los ganglios de la zona de la garganta, y por último se analizan las manchas rojizas de la piel por la erupción cutánea. En algunos casos, el médico puede extraer una muestra de la parte de la faringe para realizar una analítica y ver si existe la presencia de las bacterias estreptocócicas. Factores desencadenantes de la escarlatina El principal factor desencadenante de la escarlatina o fiebre escarlata es la amigdalitis estreptocócica. Factores de riesgo de la escarlatina Esta enfermedad es más frecuente en niños que en adultos, sobre todo en edades comprendidas entre los 5 y los 15 años. Al transmitirse por fluidos como la saliva, hay más riesgo de contagio entre familiares y amigos. Complicaciones de la escarlatina Fiebre reumática. Infección de la bacteria en la piel, sangre, riñones… etc. Anomalías en el sistema nervioso y articulaciones. Prevención de la escarlatina Mantener una correcta higiene, sobre todo lavando las manos antes de ingerir alimentos. Evitar el uso compartido de cubiertos y/o alimentos. Al toser o estornudar taparse la nariz y la boca. Esterilizar los juguetes infantiles. Especialidades a las que pertenece la escarlatina La escarlatina es tratada por médicos de medicina general y los especialistas en enfermedades infecciosas. Preguntas frecuentes ¿Es contagiosa la escarlatina? Sí, se contagia a través de la saliva . Cuando entra en contacto la saliva de un paciente infectado con otra persona. Desde los primeros síntomas ya se puede contagiar, y no es hasta las 48 horas siguientes de iniciar el tratamiento antibiótico cuando deja de ser una enfermedad infecciosa. ¿Qué personas tienen más riesgo de sufrir escarlatina? La escarlatina se produce a raíz de una amigdalitis bacteriana que suele ser más frecuente en niños , y en personas que padecen amigdalitis frecuentes. ¿Cuánto tiempo dura la escarlatina? Desde el contagio hasta que se supera la enfermedad, la escarlatina tiene una duración de entre 15 y 20 días. ¿Cuál es el periodo de incubación de la escarlatina? El periodo de incubación se da entre los 2 y los 5 días previos a que aparezcan los primeros síntomas. ¿Puede haber escarlatina sin fiebre? Sí. Aunque la fiebre es un síntoma característico del estreptococo que produce la escarlatina, en algunos casos puede no manifestarse.  
Pediculosis
Enfermedad

Pediculosis

¿Qué es la pediculosis? La pediculosis, también conocidos como piojos, es un tipo de ectoparásito (parásitos externos), muy contagioso, producida por una infestación del piojo. Afecta las partes del cuerpo con vello o pelo del cuerpo o de la ropa, infectados con huevos o larvas de piojos (liendres) o piojos adultos. Las etapas larvarias de este insecto se alimentan con sangre humana, provocando gran picazón. La pediculosis se contagia fácilmente de persona a persona durante el contacto directo. Tiene distribución mundial y puede afectar a todos los niveles sociales y razas. Es más frecuente en niños de 5-15 años en edad escolar y suele ser más común en el sexo femenino. Es una enfermedad común y es leve, ya que responde muy bien al tratamiento y sobre todo no pone en riesgo la vida de la persona que la padece. Tipos de pediculosis La pediculosis se clasifica según el lugar donde se manifieste, esta puede ser: Pediculus humanus capitis : son los piojos de la cabeza, están normalmente localizados sobre el cuero cabelludo. Producen picazón intensa sobre todo parte posterior de la cabeza y detrás de las orejas y afectan mayormente a niños de edad escolar. Está infestacion no tiene que ver con la falta de higiene, aunque en lugares de hacinamiento y escasas condiciones higiénicas son más frecuentes. Pediculus humanus pubis : el piojo del pubis se conoce con el nombre científico Phthirus pubis , y se conoce comúnmente como ladilla. Son criaturas pequeñas de seis extremidades que invaden el vello de la región púbica y la infestan con sus huevos. Estos piojos también pueden infestar el vello axilar y las cejas, pero son arrastrados a la región púbica. Son frecuentes entre personas sexualmente activas. Pediculosis del cuerpo : los piojos se encuentran o viven en las prendas de ropa y depositan sus huevos. Solo salen  del cuerpo y se dirigen a la piel para alimentarse con la sangre del huésped y luego regresan a la ropa. Se pueden ver en personas que rara vez se quitan la ropa y viven en situaciones de hacinamiento donde las personas viven muy juntas y sin higiene. Se transmiten por el contacto corporal o por compartir vestimenta. Presentan pápulas pruriginosas, excoriaciones y áreas de pigmentación. Causas de la pediculosis La causas de la pediculosis, es principalmente la deposición de los huevos pequeños sobre el cuero cabelludo que lucen como escamas, pero en lugar de desprenderse del cuero cabelludo, permanecen firmemente adheridos. Estos pueden sobrevivir en la ropa, tapetes y en la cama hasta 10 días y sus huevos pueden vivir por más de dos semanas. También se diseminan fácilmente y se pueden pegar cuando se entra en contacto cercano con una persona infestada o toca sus ropas. Tanto los piojos de cabeza como los corporales, pueden transmitirse mediante el contacto directo con una persona infestada. El compartir ropa, peines o cepillos también puede facilitar la transmisión de estos insectos. Mientras que otros medios son posibles, los piojos púbicos son transmitidos con mayor frecuencia a través del contacto sexual. Síntomas de la pediculosis Los síntomas de la pediculosis incluyen: sentir prurito intenso en el cuero cabelludo, picazón o rascarse en el área del cuerpo de la que los piojos se alimentan. Huevos de piojo o liendres en el pelo y pequeños bultitos rojos o llagas provocadas por el rascado, entre otros síntomas. Tratamiento para la pediculosis El tratamiento para la pediculosis consiste en matar las liendres, ninfas y piojos. Existen tratamientos con pediculicidas tópicos que suelen ser muy eficaces, como son Permetrina, Lindano, Malation, Benzoato de bencilo y medicamentos orales utilizados en caso de resistencia como son la Ivermectina , suprimen la conducción de los impulsos nerviosos de los insectos y Trimetropim sulfa . Para el prurito o picazón también se pueden administrar antihistamínicos orales o de personas con piojos en la cabeza. El uso de Lindano no se recomienda en bebés, niños pequeños y mujeres embarazadas o que estén lactando. Se recomienda repetir el tratamiento entre 7-10 días después para asegurar que no hayan sobrevivido liendres. Hay peines especiales llamados liendreras, disponibles para retirar las liendres del cabello. Se deben seguir al pie de la letra las instrucciones del medicamento utilizado  con relación a la dosis y duración del tratamiento. Pruebas complementarias del tratamiento de la pediculosis Las pruebas diagnósticas para el tratamiento de la pediculosis, es principalmente la exploración y observación directa del piojo y las liendres en el cuero cabelludo. Frecuentemente se detecta la infestación por la visualización de liendres. También existen otras formas como son: el peine de dientes finos llamado liendrera, más más rápido y útil para encontrar los piojos y liendres principalmente en región occipital y retroauricular. Lupa con luz o lámpara de cuello de ganso, o lámpara de luz ultravioleta o de wood . Factores desencadenantes de la pediculosis El factor desencadenante principal de la pediculosis es tener contacto con una persona infestada de piojos . Factores de riesgo de la pediculosis Los factores que aumentan el riesgo de tener pediculosis incluyen: Los niños de edad escolar primaria tienen mayor riesgo de tener pediculosis. Los piojos de la cabeza suelen migrar de un cabello a otro, independientemente de la higiene de la persona. Las personas que tienen relaciones sexuales sin protección y sin conocer a su pareja sexual tienen más riesgo de tener pediculosis púbica. La personas que viven muy juntas o hacinamientos, como albergues, campos de refugiados o que vivan en la calle, que no se cambien la ropa y con poca higiene para el aseo son propensos a la pediculosis corporal. Complicaciones de la pediculosis La pediculosis es un tipo de enfermedad que no presenta riesgos para la vida de las personas . Se puede producir una dermatitis por el rascado continuo sobre la piel donde pica el piojo. Prevención de la pediculosis Para prevenir la pediculosis se debe : Evitar el contacto físico con personas infestadas y sus pertenencias, especialmente ropa, accesorios para la cabeza y ropa de cama. Es muy valiosa la educación de la salud con relación al ciclo vital de los piojos, el tratamiento apropiado y la importancia de lavar la ropa y la ropa de cama con agua caliente o lavarla en seco, para destruir los piojos y liendres. Hacer una inspección directa periódica de la cabeza de los niños y, cuando sea indicado, del cuerpo y de la ropa, especialmente en colegios, instituciones, asilos y campamentos de verano. Revisar frecuentemente la cabeza de los niños usando el peine. Especialidades a las que pertenece la pediculosis Las especialidades a las que pertenece la pediculosis son dermatología, medicina de familia o general y en casos de niños, pediatría. Preguntas frecuentes ¿Qué es una liendre? Las liendres son los huevos depositados por los piojos hembras en el pelo de las personas, donde permanecen hasta que se abren de 8-10 días aproximadamente. Tienen una forma de cápsula ovalada, de color blanco cuando son visibles y amarillentas cuando están vacías o muertas (secas), se pueden confundir muy fácilmente con la caspa. Poseen una membrana que las rodea y hace que se fijen al pelo por medio de una sustancia gomosa similar a la de un pegamento. ¿Qué es un piojo? Los piojos, también llamados Pediculus humanos capitis , son insectos parasitarios que se encuentran en el pelo de las personas. El piojo adulto tiene un tamaño de 2 a 4 mm. de largo, tiene 6 patas y su color es de marrón a grisáceo. Las hembras son las que depositan las liendres y por lo general son más grandes que los machos, y pueden vivir hasta 30 días en la cabeza de la persona. Para sobrevivir, el piojo adulto necesita alimentarse de sangre. ¿Por qué se usa vinagre con los piojos? El vinagre se usa para los piojos porque contiene ácido acético, que permite disolver el cemento que mantiene a las liendres pegadas al cabello. También es un antiséptico y el olor fuerte que tiene no le gusta a los piojos. El uso del vinagre puede facilitar su extracción pasando un peine fino de la raíz a la punta. Es uno de los remedios caseros más antiguos que se utiliza para tratar los piojos. Aunque en ocasiones  no suele ser efectivo en todos lo casos y se debe acudir a otros tratamientos. ¿Qué son las ladillas? La ladillas son llamadas pthirus pubis, y son piojos púbicos, los cuales son pequeños insectos parasitarios que se adhieren a la piel y el vello del área genital. Se transmiten durante el contacto sexual y sobreviven alimentándose de la sangre de la persona que lo tiene. ¿Es verdad que los piojos se hacen resistentes a los productos de erradicación? Los piojos pueden hacerse resistentes a los productos de erradicación, sólo cuando se usan en las personas que no tienen piojos, es decir, si lo utilizan de manera preventiva, puede que algunos tratamientos ya no sean efectivos para erradicarlos porque le crean resistencia.
Vacuna Meningococo
Contenido de salud

Vacuna Meningococo

Definición Se entiende por vacuna, cualquier preparación destinada a generar inmunidad (defensas de recuerdo) contra una enfermedad estimulando la producción de anticuerpos (que son proteínas del sistema inmune que reconocen el microorganismo que produce la enfermedad, activando al sistema inmune para que lo destruya). Dentro de las vacunas contra el Meningococo, hay que distinguir la existencia de dos tipos de vacunas para dos tipos de Meningococo: La vacuna del Meningococo C y la vacuna del Meningococo B. Ambas vacunas van destinadas a provocar una reacción inmunológica controlada contra una bacteria, el Meningococo ( Neisseria meningitidis ), de las que existen en la naturaleza 13 tipos o serogrupos. Los que más frecuentemente producen enfermedad meningocócica son los serogrupos A, C, B, W e Y, en nuestro medio sobre todo el C y el B. Estas bacterias pueden producir la Meningitis meningocócica que es una enfermedad grave que afecta a las membranas que cubren el cerebro y la médula espinal, que puede producir importantes daños cerebrales e incluso la muerte. Existen 2 tipos de vacunas del meningococo C : La vacuna de polisacáridos MENCEVAX® ACYW (laboratorio Glaxo Smith Kline) para los serogrupos A, C, Y, W 135, cuyo uso en España es muy limitado al ser superada por otras vacunas. Las vacunas conjugadas, éstas últimas más eficaces y pueden ser frente al serogrupo C , (MENJUGATE KIT® (laboratorio GSK), NEISVAC-C® (Pfizer) y MENINGITEC® (Nurón Biotech)); o frente a los serogrupos A, C, Y y W135, ( MENVEO® (laboratorio GSK) y NIMENRIX® (Pfizer)), que sólo se utilizan en circunstancias especiales como viajes a zonas en las que predominan otros serogrupos diferentes al C, (por ejemplo, meningococo del serogrupo A en África). También existen dos vacunas del meningococo B : La vacuna TRUMENBA® (laboratorio Pfizer), con respuesta inmune demostrada contra 4 cepas del serogrupo B usada en EE.UU. Y por otro lado, la vacuna BEXSERO® que protege frente a la enfermedad meningocócica invasiva producida por el subgrupo B. ¿Cómo es la vacuna contra el Meningococo? Cada dosis de vacuna se administra por medio de una inyección intramuscular , en bebés en región superior del muslo y en niños mayores y adultos en región superior del brazo. En personas con problemas de la coagulación de la sangre se pueden administrar de forma subcutánea profunda. ¿Para quién está indicada? Vacunas contra Meningococo C: En España las tres tipos de vacunas conjugadas monovalentes (es decir, las que actúan contra el subgrupo C : MENJUGATE KIT®, NEISVAC-C®, MENINGITEC® ), se pueden utilizar para administrar dentro de la pauta de vacunación del calendario sistemático infantil. Se recomiendan las pautas de administración siguiente: 1 o 2 dosis en el primer año de vida (a los 4 meses solamente o a los 2 y 4 meses, según la vacuna utilizada), 1 dosis de refuerzo a los 12 meses y 1 dosis a los 12 años. Además se recomienda la vacunación de todos los adultos que deberían estar vacunados ya y no lo están, según las recomendaciones oficiales de cada comunidad autónoma, con esta vacuna conjugada monovalente en una única dosis. Respecto a la vacuna conjugada frente a los serogrupos A, C Y y W135 ( MENVEO® , NIMENRIX® ), se recomienda la vacunación de los adolescentes y adultos que vayan a viajar o residir en países en los que haya alta incidencia de la enfermedad meningocócica producida por estos serogrupos (África, Sudamérica y Asia). Dentro de las recomendaciones de la Asociación Española de Pediatría, está el que a los niños de 12 años se les vacune con la vacuna conjugada de sólo un serogrupo de meningococo C o si no, se pueda administrar la vacuna conjugada frente a los tres serogrupos (A, C, Y y W135), como ya hacen en otros países (Austria, Grecia, Reino Unido, provincias de Canadá). Esta posibilidad de la vacuna frente a los tres serogrupos no está incluida de momento en el calendario oficial de vacunación, es decir, no está financiada por la Seguridad Social de forma generalizada, pero se puede informar a los padres de los pacientes que deseen ampliar de forma individual el espectro de vacunación. La Seguridad Social sí cubre la vacunación con la vacuna conjugada frente a los serogrupos A, C, Y y W135 en situaciones de riesgo. En estos casos se puede vacunar con la conjugada monovalente (serogrupo C) o con la tetravalente (serogrupo A, C, Y, W135). Estos grupos de riesgo comprenden: personas sin bazo, personas con alteraciones de la sangre (déficit de factores del complemento), episodio previo de padecimiento de enfermedad meningocócica por cualquier serogrupo del meningococo y las personas que han tenido contacto directo y continuado con enfermos de meningitis C serogrupo A, Q o Y. Los pacientes con infección del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) se vacunarán con dos dosis separadas como mínimo de 8 semanas entre sí, sólo si en un momento dado precisan vacunarse con otra vacuna por otros motivos. No está indicada de rutina en ellos. Vacunas contra Meningococo B: La vacuna conjugada antimeningocócica B que está autorizada en España es la Bexero ®. N o está incluida en calendario vacunal en nuestro país. Se recomienda la vacunación en personas con riesgo de padecer la enfermedad, como personas con alteraciones del sistema inmune, pesonas que no tienen bazo, pacientes que han pasado una enfermedad por meningococo y en los casos de personas que han mantenido contacto con personas enfermas por meningococo. La Asociación Española de Pediatría, recomienda a través de su comité asesor de vacunas, la incorporación de la vacuna en el calendario vacunal infantil, siguiendo esta pauta: en la primovacunación en lactantes administrar una dosis a los 2, 4, y 6 meses de edad, guardando un intervalo de dos semanas respecto al resto vacunas del calendario vacunal financiado. La dosis de refuerzo, en el caso de los primovacunados en el primer año de vida, se administrará entre los 13 y los 15 meses, para evitar su coincidencia con la vacuna antimeningocócica C conjugada. ¿Por qué se realiza? Con la vacunación se previenen complicaciones infecciosas graves de una enfermedad importante que puede tener repercusiones neurológicas de por vida o incluso, desencadenar en la muerte del paciente . Riesgos de la vacuna contra el Meningococo Las vacunas contra el meningococo C y B normalmente desencadenan reacciones locales leves y fiebre autolimitada. En raras ocasiones producen reacciones alérgicas graves. Preparación No requiere una preparación especial, como todas las recomendaciones en las vacunas no se debe administrar cuando aparece fiebre alta o patologías infecciosas agudas . Se debe informar siempre de cualquier medicación o enfermedad que tenga el paciente al médico antes de su vacunación. En el caso de adquisición en la farmacia de alguna de las vacunas hay que tener en cuenta que no se debe perder la cadena de frío en su conservación, debiendo de mantener la vacuna en una temperatura entre 2○ C y 8○ C Cómo es la recuperación de la vacuna de meningococo Habitualmente tras la administración de las vacunas pueden aparecer una serie de síntomas: Con las vacunas contra el meningococo C de polisacárido s aparece frecuentemente enrojecimiento de la zona de inyección, también puede aparecer fiebre y en casos muy raros reacciones alérgicas que pueden ser graves. Con las vacuna contra el meningococo C conjugada puede aparecer enrojecimiento, dolor e induración (leve “endurecimiento” local de la piel) en los siguientes dos días a la administración. Además puede aparecer fiebre y sensación distérmica, es decir escalofríos, tiritona. Con la vacuna contra el meningococo B puede aparecer enrojecimiento, dolor, hinchazón e induración en el lugar de su administración. En los bebés y niños pequeños puede aparecer irritabilidad, falta de apetito, fiebre, somnolencia, diarrea o vómitos y erupción en la piel. Se les puede administrar Paracetamol para disminuir la fiebre y el malestar. En niños mayores, adolescentes y adultos se puede asociar la aparición de dolores musculares y de las articulaciones, dolor de cabeza y malestar general. Resultados Desde la introducción de la vacunación del meningococo del subgrupo C , han descendido en un 87% los casos de meningitis producidos por este subgrupo de bacteria. En el caso de la vacuna contra el meningococo B protege de la afectación que esta bacteria puede causar (meningitis o sepsis (infección generalizada en sangre)) cuya aparición es poco frecuente pero muy grave si se presenta (uno de cada 10 personas afectadas mueren). Preguntas frecuentes ¿Cuántas son las dosis de Bexsero? Bexsero es una de las vacunas contra el meningococo B. Se recomienda administrar esta vacuna separada del resto de vacunas inyectables del calendario vacunal infantil, dejando pasar entre cualquier otra vacuna del calendario y Bexsero como mínimo 15 días. Una pauta recomendada puede ser: una dosis a los 2 meses, a los 4 y a los 6 meses, la dosis de refuerzo en lo vacunados durante el primer años de vida, se administra entre los 13 y los 15 meses. ¿Cuánto cuesta la vacuna del meningococo? La vacuna del meningococo C está financiada por la Seguridad Social dentro del calendario sistemático infantil. La vacuna del meningococo B (Bexsero) tiene un precio aproximado en actualidad de 106 euros cada dosis recomendada. ¿Cuál es la vacuna de la meningitis C? Existen 2 tipos de vacunas del meningococo C: la vacuna de polisacáridos y las vacunas conjugadas, éstas últimas más eficaces y pueden ser frente al serogrupo C o frente a los serogrupos A, C, Y y W135. ¿Qué es la vacuna triple viral? La vacuna llamada Triple Vírica va destinada a provocar una reacción inmunológica controlada contra tres tipos de virus: el del Sarampión, el de la Rubéola y el de la Parotiditis. ¿Cómo se transmite el virus del neumococo? La transmisión se produce de una persona a otra por contacto cercano a través de las secreciones respiratorias cuando se tose o estornuda.
Leche Materna frente a la Leche de Fórmula
Artículo especializado

Leche Materna frente a la Leche de Fórmula

La leche materna es el Gold standard en alimentación infantil en exclusiva durante los seis primeros meses de vida y acompañada con el resto de alimentos, hasta los dos años o más. A pesar de los intentos de la industria de hacer una fórmula similar, es imposible clonarla, sobre todo porque su formulación cambia con la hora del día y la edad del niño. Pero, a pesar de que sea lo ideal, las mamás que no pueden amamantar de disponen opciones de calidad en el mercado para alimentar a sus bebés. Diferencias entre la lactancia materna y la artificial Composición: es un fluido vivo que se adapta a los requerimientos nutricionales e inmunológicos del niño a medida que éste crece y se desarrolla. Se distinguen tres tipos de leche materna, con diferente composición: la leche de pretérmino, el calostro, la leche de transición y la leche madura. La presencia de inmunoglobulinas, hormonas y enzimas hace de esta leche, una de las características inimitables por la leche artificial. Además, otra ventaja de la leche materna es que modifica su composición en función de la hora del día , incluso durante una misma toma. Un ejemplo es la concentración de triptófano y melatonina que regulan el sueño del bebé y están en mayor concentración por la noche. La leche materna tiene un sabor cambiante en función de la dieta materna, por lo que es una manera fantástica de exponer al bebé a diferentes sabores y puede ser una ventaja para aceptar los alimentos que se introducirán a partir de los seis meses. Disponibilidad: la leche materna está siempre disponible, donde quieras y cuando quieras, ya sea en el avión, un hotel o en casa de los amigos. La leche materna no se tiene que preparar, ni te quedas sin reservas, lo que te puede ahorrar más de una carrera al supermercado o a la farmacia. Siempre está a la temperatura adecuada y nunca te puedes equivocar en su preparación. Lo importante es que la mamá se cuide, coma y beba líquidos adecuadamente para que se sienta bien y pueda amamantar a su bebé. Considerados como grupo, los bebés amamantados tienen menos dificultades para digerir la leche que los alimentados con leche artificial. La leche materna se tiende a digerir con más facilidad; por eso, los bebés amamantados tienen menos episodios de diarrea o estreñimiento. La lactancia artificial necesita más utensilios, disponer de reservas y hacer una buena previsión si salimos fuera de casa. Suplementación de vitaminas : la leche materna contiene, por naturaleza, muchas de las vitaminas y minerales que necesita un recién nacido. La única excepción es la vitamina D. Se recomienda administrar suplementos de vitamina D a todos los bebés amamantados hasta que ingieran suficiente cantidad de leche enriquecida con vitamina D. La suplementación no es necesaria en los bebés que toman leche artificial. Vínculo: el contacto "piel a piel” es uno de los beneficios más importantes en el recién nacido y en el bebé. La lactancia materna lo favorece. Esto no quiere que los niños alimentados con fórmula no tengan vínculo con sus madres, solo hay que dejar claro que la lactancia materna lo facilita por esa intensidad de contacto vinculado a la alimentación . La capacidad de una madre de alimentar completamente al bebé solo con leche materna puede ayudar a ganar seguridad en sí misma sobre su capacidad para cuidar de su pequeño. Dificultad: muchos inicios de lactancia materna no son fáciles, incluso algunas mujeres, pueden no se sentirse cómodas cuando dan el pecho a sus bebés. Con información, el apoyo y la práctica, la mayoría de las madres supera esta etapa. Es aquí donde los profesionales sanitarios y los grupos de lactancia juegan un papel fundamental. En la lactancia artificial todo, aparentemente todo es más sencillo, pero no deja de ser un reto o tener sus propias dificultades como mantener todos los utensilios limpios , levantarse en la noche para preparar los biberones o seguir siempre las recomendaciones del fabricante para prepararlos correctamente. Libertad materna : la madre que amamanta, sobre todo, las primeras semanas de vida del bebé, ha de estar al 100% por esta labor. Además, durante toda la lactancia exclusiva (seis meses) ella es la fuente de alimento por lo que, si prevé ausentarse durante un tiempo en que el bebé pueda demandar alimento, debe sacarse leche y dejarla preparada para que otra persona se la ofrezca. La lactancia materna exige una considerable cantidad de tiempo y dedicación por parte de la madre, sobre todo al principio, cuando los bebés se alimentan muy a menudo. El horario de las tomas o la necesidad de extraerse leche utilizando una bomba durante el día puede crear dificultades a las madres que tienen que trabajar, hacer recados o viajar. Además, en un acto de responsabilidad, la mamá que amamanta debe evitar, totalmente, la toma de alcohol, así como evitar el consumo de pescado rico en mercurio y limitar el consumo de pescado que contenga concentraciones menores de mercurio. Tiempo invertido : los bebés amamantados necesitan alimentarse más a menudo, hacen más tomas, que los alimentados con leche de fórmula porque la leche materna se digiere más deprisa. El tiempo de alimentación es mayor y a demanda, ya que la lactancia materna es nutrición física y emocional. Precio: la leche de fórmula es cara, es un gasto más a contemplar en la economía familiar. La leche materna es gratis y no es necesario comprar biberones ni tetinas (excepto que la mamá se extraiga la leche para dársela cuando ella se ausente). Impacto en la salud materna : la lactancia materna también quema calorías y ayuda a que el útero se encoja y vuelva antes a su posición normal, de modo que las madres que dan el pecho a sus hijos pueden recupera la figura que tenían antes del embarazo. La lactancia materna ayuda a reducir el riesgo de cáncer de mama, hipertensión arterial, diabetes y enfermedades cardiovasculares, y es posible que también ayude a reducir el riesgo de cáncer de útero y de ovario . Impacto en la salud infantil : los bebés alimentados con leche de fórmula son más proclives a tener gases y a hacer deposiciones más duras que los bebés alimentados con leche materna; también parece que tienen más tendencia al sobrepeso. El impacto en la salud del niño de la lactancia materna es indiscutible: como contiene anticuerpos (defensas) le protegen frente a enfermedades infecciosas (catarros, otitis, neumonías, diarreas, ...), e incluso frente a posibles enfermedades futuras como pueden ser obesidad, asma o alergia. Algunos estudios han concluido que tienen menor riesgo de padecer el síndrome de muerte súbita del lactante e incluso favorece el desarrollo intelectual. Lactancia artificial ¿nos ofrece alguna ventaja? La decisión de amamantar o de dar biberón a su bebé es algo muy personal . Tener en claro las ventajas y los inconvenientes de cada método puede ayudar a decidir qué es mejor para ti y para tu bebé. En algunos momentos, aunque la mamá dé el pecho, puede ser necesaria la suplementación, aconsejada por el pediatra. Si la suplementación no puede ser llevada a cabo la misma leche de la madre, la leche de fórmula nos permite realizarla con todas las garantías. En los casos donde la lactancia sea imposible, contraindicada o bien si la mamá decide no dar el pecho, tenemos leches de fórmula de calidad que permiten que el bebé crezca y se desarrolle adecuadamente. Contraindicaciones de la lactancia materna Son muy pocas las situaciones que contraindican la lactancia, entre ellas se incluye: La infección materna por el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH). La infección por el Virus de la Leucemia Humana de Células T Galactosemia en el bebé. Deficiencia primaria congénita de lactasa en el bebé. El consumo de drogas: heroína, cocaína, anfetamina y marihuana. El tratamiento con antineoplásicos. Algunos casos de prolactinoma (adenoma hipofisario secretor de prolactina), que requieren tratamiento con bromocriptina o cabergolina. La lactancia materna se debe suspender temporalmente cuando haya que administrar a la madre isótopos radioactivos, por ejemplo, en tratamientos de la tiroides.
Métodos para Aliviar el Cólico del Lactante
Artículo especializado

Métodos para Aliviar el Cólico del Lactante

El denominado cólico del lactante (CL) causa mucha angustia y desazón en los papás y es muy frecuente (entre el 10% y el 40% de los lactantes), pero afortunadamente no es grave. Se trata de un cuadro clínico caracterizado por un llanto excesivo y repentino , de predominio vespertino (por la tarde-noche, aunque este aspecto es variable), sin causa justificable y que sucede en bebés de entre dos semanas y cuatro meses de edad. Ocurre en lactantes que, por todo lo demás, son sanos y se da independientemente del tipo de lactancia que realiza el bebé, sea materna o artificial (fórmula). En la práctica, el criterio de definición más habitualmente utilizado es el de Wessel que describe el CL como “episodios de llanto intenso y vigoroso al menos tres horas al día, tres días a la semana y de duración de al menos tres semanas, en un bebé sano y bien alimentado”. ¿Qué causas tiene? Se desconocen los motivos exactos que provocan los signos y síntomas del cólico del lactante, habiéndose propuesto un número considerable de teorías o hipótesis, probablemente relacionadas todas ellas entre sí. Incluso se debe decir que no hay pruebas de que el origen del CL sea gastrointestinal, como parece aceptarse universalmente. Se desconoce la causa exacta y en la clasificación de trastornos funcionales gastrointestinales pediátricos ha sido excluido el cuadro clínico de CL, al no disponerse de pruebas irrefutables de que esté causado por dolor abdominal. Lo más efectivo: que los padres estén tranquilos Aún conociendo la evolución favorable del cólico del lactante, la mayoría de las veces será preciso establecer algún tipo de medida terapéutica . Se han postulado tantos tratamientos como hipótesis sobre las causas, y cualquiera de ellos puede tener una respuesta positiva, aunque sólo sea temporal.  No obstante, se debe destacar que no existe evidencia científica demostrada de que alguna intervención terapéutica concreta sea verdaderamente efectiva. Es obligado por parte del pediatra que atiende al bebé informar a los padres con seguridad, asertividad y tranquilidad sobre el problema, recalcando que el niño es sano y que el cuadro es transitorio, y que llega a mejorar hasta desaparecer de forma espontánea y completa. Debe dar pautas para que los padres consigan aceptar el llanto del bebé y acompañarle en el mismo. Pretender a toda costa que el niño simplemente calle como sea, sólo sirve para poner más nervioso a quien está sufriendo. Por el contrario, una actitud comprensiva y paciente por parte de los padres le puede ser de gran ayuda. Se debe trabajar y reforzar sobre todo el don de la paciencia en los padres, insistiendo en el concepto de darle “tiempo al tiempo”, ya que esta situación pasará.  Es, si cabe, la norma o consejo a dar más efectiva, incluso en los casos más severos. Pasear al bebé, colocarle chupetes de forma insistente, ponerle música, etc. no proporciona mejores resultados que la simple información a los padres y su tranquilidad. Pros y contras de algunos tratamientos propuestos Como tratamiento farmacológico (medicamentos), también se han propuesto numerosas alternativas: Agentes tensioactivos (Dimeticona o simeticona – Aerored ®): reduce la superficie de tensión de las burbujas de aire del tracto intestinal, ayudando a que el gas sea expulsado con más facilidad. Aunque se utiliza frecuentemente no hay evidencia científica de su efectividad. Administración de líquidos azucarados (glucosa o sacarosa): ayudan a aliviar el dolor mediante la liberación de endorfinas corporales, que provocan bienestar. Sin embargo, parece ser una medida efectiva sólo durante un corto periodo de tiempo. Agentes espasmolíticos (metilescopolamina): su uso en el tratamiento de los cólicos es inseguro. Agentes anticolinérgicos: actualmente desaconsejados como indicación de tratamiento del cólico infantil por la potencial presencia de importantes efectos secundarios derivados de los mismos. Otros remedios propuestos son los siguientes: Administración de preparados homeopáticos (Colimil ®; Colikin ®). Anisetes: se utilizan ampliamente en forma de infusiones, bien caseras o bien comercializadas, ya que su principio activo, el anetol , tiene propiedades carminativas. Aunque puede ser efectivo, es preciso tomar el consejo con precaución, ya que en su uso no está del todo bien especificada ni la dosis recomendada máxima ni la forma óptima de preparación, habiéndose reportado casos de afectación neurológica por culpa de la intoxicación por anetol. Otras infusiones: de manzanilla, melisa, hinojo o regaliz han demostrado que pueden proporcionar una leve mejoría, aunque no es una práctica recomendada ya que muchas infusiones comercializadas pueden tener un excesivo contenido de azúcar y/o la administración continuada de líquidos no nutritivos pueden reducir el hambre el bebé y la consecuente disminución de ingesta de leche, que sí nutre. Realización de fisioterapia/masajes: de uso muy extendido y aceptado. En realidad no es una forma de tratamiento, pero el hecho del contacto de la mano sobre el abdomen del niño puede ayudar a relajarle, a facilitarle la expulsión de pequeñas cantidades de gas intestinal, e incluso bienestar por la liberación de endorfinas. El momento de realizar estos masajes no es en los episodios de llanto, en los que el lactante está demasiado rígido, sino en otros momentos más tranquilos como tras el baño o tras los cambios de pañal. A pesar de todos los beneficios mencionados, se debe destacar que no hay evidencia científica de utilidad para este tipo de actuaciones. Acupuntura: este tipo de tratamiento es mucho más controvertido y con menos consenso que apoye su uso. Qué pronóstico tiene Es excelente. Se resuelve, con o sin tratamiento a los pocos meses de edad . Los niños que padecen cólico del lactante no presentan ninguna secuela derivada por ello a largo plazo. Si no existen otras causas patológicas que puedan influir, tienen todos ellos un crecimiento y desarrollo normal. TEN EN CUENTA QUE… El cólico del lactante es una afección benigna y autolimitada , que tiende a desaparecer espontáneamente alrededor de los cuatro o cinco meses de edad. Por ello hay que tener siempre presente la convicción del que el niño está sano y eso ayudará a los padres a pasar “el trance” de una forma más llevadera.
La Dentición de tu Bebé
Artículo especializado

La Dentición de tu Bebé

Llamamos dentición al proceso de salida de los dientes de leche en el bebé . Es un gran momento, tanto para los niños, ya que pueden empezar a masticar, como para los padres, que viven con ilusión otro hito en el crecimiento de su hijo. El proceso de dentición Su inicio en muy variable. La salida de los dientes puede empezar entre los tres y los 12 meses de vida, aunque lo más habitual es que se inicie alrededor de los seis meses . Los primeros dientes que aparecen son los incisivos inferiores (dientes localizados en la parte central e inferior de la encía). En uno o dos meses más, erupcionan los incisivos superiores y les siguen los cuatro incisivos laterales, dos superiores y dos inferiores. A partir del año salen los molares de leche, imprescindibles para triturar los alimentos. Los últimos dientes en salir son los colmillos o caninos y los segundos molares , a partir del año y medio y dos años. El total de dientes de leche que han de salir son 20 y la mayoría de los niños los tienen todos al cumplir los tres años . Son dientes que acabarán cayendo durante la infancia y serán reemplazados por los dientes definitivos. Tabla de dentición bebé: cuándo salen y cuándo se caen los dientes Estos datos son sólo una media de edad. Hay bebés que empiezan el proceso antes. Dientes superiores PIEZAS SALEN CAEN Incisivo central 8-12 meses 6-7 años Incisivo lateral 9-13 meses 7-8 años Canino o colmillo 16-22 meses 10-12 años Primer molar 13-19 meses 9-11 años Segundo molar 25-33 meses 10-12 años Dientes inferiores PIEZAS SALEN CAEN Incisivo central 6-10 meses 6-7años Incisivo lateral 10-16 meses 7-8 años Canino o colmillo 17-23 meses 9-12 años Primer molar 14-18 meses 9-11 años Segundo molar 23-31 meses 10-12 años ¿Un bebé puede nacer con dientes? Algunos bebés, en muy pocas ocasiones, pueden nacer con alguna pieza dental o les puede salir en las primeras semanas de vida. La mayoría de veces no se hace nada y sólo se extraen si interfieren con la alimentación o están muy sueltos y pueden suponer un riesgo de asfixia para el bebé. ¿Existen las molestias de dentición? Este tema preocupa mucho a los padres, ya que muchos observan que el bebé suele babear más o tiende a morder objetos. La máxima preocupación es si la salida de los dientes causa dolor. Pero, en general, la erupción dental no debe causar demasiadas molestias al bebé . Quizás, la sensación extraña que puede acompañar a dicho proceso puede ocasionar un ligero malestar o irritabilidad en los niños. Debido a esto, pueden verse afectados los patrones de sueño. Evidentemente, si el bebé muestra s ignos de dolor importantes, se debe acudir al pediatra para valorar qué es lo que está provocando este malestar tan intenso. Otro de los mitos es que la dentición ocasiona fiebre y diarrea. Esto no es del todo cierto. Las encías, durante la salida de los dientes, están más sensibles y ligeramente hinchadas y esto, por sí solo, no puede justificar la presencia de febrícula (temperatura menor de 37,9ºC). Si observas que, durante la erupción dental, el bebé presenta fiebre de más de 38ºC, conviene que acudas al pediatra porque se debe diagnosticar el foco infeccioso. Lo más lógico es que tengamos, al mismo tiempo, una infección y la erupción dental. ¿Qué podemos hacer durante la salida de los dientes? El tiempo lo cura todo y la salida de los dientes acabará en un momento u otro, pero podemos ayudar al bebé de las siguientes maneras: Si el bebé presenta mucho babeo : limpiar y mantener seca la cara y el cuello para evitar irritaciones. Si ya se han producido, aplicar una crema adecuada para tratarlas. Tu pediatra puede aconsejarle. Si las encías se ven muy enrojecidas e inflamadas : podemos frotarlas con el dedo limpio, aplicando un suave masaje u ofrecer un objeto para morder (mordedor de silicona). Lo podemos tener en la nevera, ya que el frío ayudará a calmar las molestias. Debe ser lo suficientemente grande para que el bebé no se lo pueda tragar ni asfixiarse. Hay que lavarlo con agua y jabón después de cada uso. Se pueden comprar aros de dentición específicamente diseñados para este fin, pero se desaconseja que estén rellenos de líquido. Este tipo de aros se enfrían siempre en la nevera, nunca en el congelador. Tampoco se deben hervir ni esterilizar, ya que los cambios extremos de temperatura podrían dañar el plástico y provocar pérdidas de sustancias químicas perjudiciales para el bebé. Lavarlos con agua y jabón es más que suficiente. Si el bebé está irritable : consulta con tu pediatra si puedes ofrecer algún analgésico para aliviar las molestias si éstas son excesivas y se ha descartado otra causa de las mismas. No se aconseja aplicar fármacos sobre las encías, ni cremas anestésicas, ni geles de dentición, así como tampoco frotarlas con alcohol.