Onicomicosis

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

¿Qué es la onicomicosis?

La onicomicosis es una infección de la uña producida por hongos que generalmente no suele causar molestias, pero que se puede cronificar y extenderse de forma progresiva. La micosis (hongos) de las uñas es causada por tres tipos de hongos que son dermatofitos, no dermatofitos y levaduras. Estas infecciones se producen en ambientes húmedos y calurosos. Los dermatofitos son los más frecuentes y afectan en su mayoría a las uñas de los pies (90% de los casos), mientras que la onicomicosis por levadura (candidiasis) afecta sobre todo las uñas de las manos. Suele presentarse con mayor incidencia en personas de edad avanzada, pero puede aparecer a cualquier edad, en personas que padecen inmunodeficiencias (VIH) o diabetes, entre otros. Es la enfermedad más común de las uñas de las manos y de los pies, que se manifiesta con alteraciones en su color y en su forma. No es grave, pero puede causar molestias, destrucción en las uñas y puede afectar de forma negativa el estado emocional y social de la persona y sobre todo a su calidad de vida.
La onicomicosis suele ser un proceso que no produce ningún síntoma, en algunas ocasiones o en casos más graves pueden aparecer molestias o dolor.

Tipos de onicomicosis

Existen varios tipos de onicomicosis estos son:

  • Onicomicosis distal o lateral: es la forma más común y está casi siempre causada por dermatofitos. Afecta los bordes laterales y cuando llega a la matriz ungueal, la uña comienza con una coloración blanquecina, amarillenta o parduzca, pudiendo partirse o engrosarse. Finalmente la uña puede verse afectada profundamente y en su totalidad y desprenderse.
  • Onicomicosis superficial blanca: es una forma común en los niños, en adultos representa solo un 10% de los casos de hongos en la uña. Se caracteriza por la aparición de manchas blancas sobre la superficie de la uña, más cerca de la cutícula que de la punta. Cuando estas manchas no se tratan suelen extenderse de forma centrífuga a toda la uña, dejándola blanca, áspera y quebradiza.
  • Onicomicosis subungueal proximal: es la forma menos común de la onicomicosis. Su presentación es muy parecida a la forma subungueal distal, solo que la progresión ocurre de manera opuesta, comenzando cerca de la cutícula (proximal) y luego extendiéndose hacia la punta de la uña. Este tipo de micosis de uña ocurre habitualmente en pacientes inmunodeprimidos, siendo común en los pacientes con VIH.
  • Onicomicosis causada por cándida: por lo general aparecen en enfermos con candidiasis mucocutánea. Lo más frecuente son infecciones que se inician en la paroniquia, de tal forma que la levadura solo penetra la lámina ungueal después de afectar a todo el tejido circundante alcanzando también la matriz. Afecta las uñas de la mano produciendo molestias, enrojecimiento, tumefacción y a veces supuración. El hongo que está en la piel o en las mucosas penetra a través de pequeñas heridas, y hemos de tener en cuenta que el contacto prolongado con el agua favorece su existencia.

Causas de la onicomicosis

Las causas de la onicomicosis suelen ser producidas por hongos dermatofíticos (en un 90% de los casos) siendo el Trichophyton Rubrum el más frecuente. El 10% restante de las onicomicosis son producidas por hongos no dermatofíticos y por levaduras,y, la última es producida por el género de la cándida, afectando principalmente las uñas de las manos por candidiasis, más frecuentemente en personas inmunocompetentes. La infección de uñas por hongos se desarrolla sobre todo en un ambiente húmedo y cálido, como el uso de piscinas, vestuarios a duchas colectivas. Existe también una predisposición genética a padecer onicomicosis. Se trata de sujetos que tienen variedades genéticas de queratina más sensibles a la acción del hongo.

Síntomas de la onicomicosis

La onicomicosis suele ser un proceso que no produce ningún síntoma, en algunas ocasiones o en casos más graves pueden aparecer molestias o dolor, especialmente en momentos como el de cortarse las uñas o realizar ejercicios físicos. Las lesiones de la uña causadas por la onicomicosis presentan algunas variaciones en su presentación, dependiendo del tipo de hongo y de la gravedad de la infección. Generalmente suelen presentar los siguientes signos: engrosamiento de la uña, fragilidad de la misma dejándola quebradiza, distorsiones en su forma, pérdida del brillo dejándola opaca, oscurecimiento, y/o desprendimiento de esta con relación a su lecho en la piel.

Tratamiento para la onicomicosis

Los objetivos del tratamiento de la onicomicosis son la curación o erradicación del hongo y la recuperación de la uña. La micosis de uña es una infección difícil de tratar porque las uñas crecen lentamente y reciben poco suministro de sangre.

Se pueden utilizar antifúngicos por vía oral o tópica, aunque la curación clínica es más probable combinado ambos tratamientos.

Cuando hay una afectación distal de una o pocas uñas, se puede optar por un tratamiento tópico a base de lacas que contienen fármacos antimicóticos, como la Amorolfina.

Cuando la afectación de la uña es lateral o proximal y tenemos más de una uña afectada, el tratamiento de elección son los antifúngicos orales, como son Terbinafina, Itraconazol o Fluconazol. Las pautas varían según el fármaco, pero en general tienen una duración desde 4 a 6 meses, hasta un año.

En casos que no puedan ser tratados sistémicamente, o en los que los hongos no respondan al tratamiento antifúngico, se puede realizar una avulsión mecánica, quirúrgica o química de la uña acompañada de terapia tópica.

Las recaídas tras el tratamiento son frecuentes y pueden ser debidas a una reinfección o una erradicación completa del hongo original, por lo tanto hay que tener cuidado con las uñas para evitar que vuelvan a ser colonizadas.

Pruebas complementarias del tratamiento de la onicomicosis

En el diagnóstico para el tratamiento de la onicomicosis es importante saber que no todas las enfermedades de las uñas son producidas por hongos, aunque esta es la causa más frecuente. Es por eso que en ocasiones el diagnóstico resulta difícil. El dermatólogo realizará una historia clínica para saber si existe alguna enfermedad que la cause, como la diabetes o los hábitos y formas de trabajo del paciente.

Para el diagnóstico de la onicomicosis y para poder demostrar la presencia de hongos se debe realizar un raspado de la una (razonado ungueal), a fin de recolectar una muestra para observar en el microscopio, realizar un cultivo y evaluar en el laboratorio la presencia de hongos.

Factores de riesgo de la onicomicosis

Los factores de riesgo de la onicomicosis son:  edad avanzada, diabetes mellitus, trauma ungueal repetido (uso de zapatos estrechos), inmunodeficiencia (VIH), uso de medicamentos inmunosupresores, dermatomicosis del pie (pie de atleta), psoriasis, antecedentes familiares con onicomicosis, problemas de circulación en la sangre de las extremidades inferiores y convivencia con personas con onicomicosis. Otros factores que pueden favorecer su aparición son la utilización de gimnasios, piscinas y saunas comunitarias o calzar diariamente calzado deportivo.

Complicaciones de la onicomicosis

La principal complicación por onicomicosis es la erisipela o celulitis (infecciones de la piel), sobre todo en pacientes diabéticos o inmunodeprimidos.

Prevención de la onicomicosis

La prevención de la onicomicosis consiste en:

  • Secar bien las uñas y piel de las manos después de su lavado, El agua deteriora la lámina ungueal y la cutícula favoreciendo la aparición de infecciones.
  • Evitar la humedad de los pies, utilizando calzado adecuado así como secando bien los pies y los espacios interdigitales después del baño.
  • Eliminar la suciedad que se acumula debajo del borde de la uña recortando al máximo pero sin lesionar la piel ni los bordes de la uña.
  • Limarse las uñas con una lima de cartón, realizando movimientos suaves y continuos.
  • No compartir toallas.
  • Siempre ir calzado en ambientes con mucha humedad, como piscinas.

Especialidades a las que pertenece la onicomicosis

La onicomicosis es tratada por lo general por el médico de familia o el dermatólogo.

Preguntas frecuentes:

¿Qué es la onicomadesis?

La onicomadesis o caída de las uñas es el desprendimiento completo y espontáneo de la uña desde su extremo proximal, que es producida por una inflamación de la uña y que es consecuencia de la detención de la función de la matriz ungular.

¿Qué es la encopresis?

La encopresis es la caída de la uña, que se desprende periódicamente.

¿Cómo se llama el hongo que provoca la onicomicosis?

Los hongos que provocan la onicomicosis son los hongos dermatofíticos en casi un 90% de los casos, siendo el más frecuente el Trichophyton Rubrum, aunque existen otros más que lo producen. El otro 10% restantes son producidos por hongos no dermatofíticos y levadura.

¿Qué es un macroconidias?

Las macroconidias son esporas multicelulares, las hay de diversas formas. Se pueden dividir en dos o más células por tabiques transversales y pueden adoptar forma de huso o de clava. Son una forma de Microsporum Hifas, son características específicas para identificar especies.

¿Qué es la artroconidias?

La artroconidia es una fase o estado en el proceso de esporación de los hongos y levaduras que se forman por fragmentación de hifas, generalmente son rectangulares con doble pared gruesa, anteriormente llamadas artrosporas. Intervienen en el proceso de infección de numerosas lesiones dérmicas superficiales.