Atención médica sin papeleos ni letra pequeña

Neuropatía

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

¿Qué es una neuropatía?

La neuropatía o neuropatía periférica es una enfermedad marcada por una función alterada de los nervios periféricos y que es el resultado de una lesión de los los mismos. A menudo provoca debilidad, entumecimiento o insensibilidad y dolor, por lo general en las manos y en los pies. También puede afectar otras partes del cuerpo.

Los nervios periféricos son una serie de cables que conectan al sistema nervioso central, médula espinal y encéfalo con el resto de las partes del cuerpo y por ellos circula el impulso nervioso. Esto ocurre cuando las células nerviosas, o neuronas, se dañan o se destruyen, lo cual distorsiona la manera en que las neuronas se comunican las unas con las otras así como con el cerebro. La neuropatía puede afectar a un nervio o tipo de nervio, o una combinación de los mismos. Es más frecuente en un 60-80% en personas que sufre de Diabetes mellitus. Puede afectar a todas las edades, aunque las personas mayores tienen mayor riesgo de padecerla y es más común en hombres que en mujeres.

Es una enfermedad muy común, la gravedad va a depender del tipo de lesión nerviosa, y es importante tratarla y controlarla, ya que afecta mucho la calidad de vida de las personas que la padecen.
Los objetivos del tratamiento son controlar la afección que causa la neuropatía y aliviar los síntomas. Los medicamentos son una opción de tratamiento si solo se padecen síntomas ligeros.

Tipos de neuropatías

Las neuropatías pueden incluir más de 100 tipos y se pueden clasificar según su forma de comienzo y evolución y según el tipo de lesión nerviosa, entre otros.

  • Según su comienzo y evolución se clasifican en:
    • Neuropatía aguda: progresan en 3 semanas como el Síndrome de Guillain- Barré, la polineuropatía diftérica, la polineuropatía porfírica, la amiotrofia neurálgica, y la polineuropatías de las colagenosis. Los síntomas aparecen de repente, progresan rápidamente y mejoran lentamente a medida que los nervios sanan.
    • Neuropatías crónicas: progresan en más de un mes en forma recurrente o crónicamente progresiva, como la neuropatía diabética, la neuropatía amiloidótica, la neuropatía tóxico nutricional, las neuropatías hereditarias, y la mononeuropatía diabética. Los síntomas comienzan suavemente y progresan lentamente. Algunas personas pueden tener períodos de alivio seguidos de periodos de recaída. Muchas empeoran con el tiempo, pueden ser dolorosas y potencialmente debilitantes.
  • Según el tipo de lesión nerviosa:
    • Mononeuropatías simples: compromiso unilateral de troncos nerviosos individuales.   
    • Mononeuropatías múltiples: compromiso de un nervio de una extremidad de un lado  y otro de la otra para, de forma indistinta en el tiempo, irse sumando nervios al proceso.
    • Polineuropatías (PNP): compromiso bilateral, simétrico, de un nervio de ambas extremidades, es decir, que se ven afectados varios nervios. La neuropatía puede afectar los nervios que suministran la sensibilidad o causan el movimiento. Más frecuente en síndrome de Guillain-Barre, infecciones y toxinas o procesos metabólicos. Es de evolución lenta y supone afección motora y sensitiva. Predominante en casos de enfermedades sensitivas, diabéticas, personas alcohólicas, por cáncer, o por motivos nutricionales.
    • Mononeuropatías: son algunas formas de neuropatías que involucran daño en un solo nervio situado fuera del cerebro y la médula espinal (neuropatía periférica). Suelen ser de adaptación aguda y tienen causas evidentes, como traumatismo o afección motora y sensitiva en la distribución de una raíz o un nervio periférico aislado, estas pueden ser simples y múltiples.
  • También algunas neuropatías se deben a daños periféricos se deben:
    • Degeneración de los axones: los axones son la porción larga y filamentosa de la célula nerviosa. Se suele dar en casos de déficit de vitaminas B12 y E, neuropatías inducidas por drogas, metales pesados y toxinas, neuropatía alcohólica, neuropatía por infección de VIH y neuropatía sensitivomotora hereditaria.
    • Degeneración de la mielina: la mielina es la proteína grasa que recubre y aísla el axón. Se suele dar en casos de síndrome de Guillain- Barré y de lepra, entre otros.
    • Degeneración axonal mielínica: es una combinación de lesión axonal y desmielinización. Se suele dar en casos de neuropatía diabética, neuropatía urémica y neuropatías hipotiroidea e hipotiroidea.

Causas de una neuropatía

La causa más común de la neuropatía es la Diabetes mellitus. Los niveles altos de azúcar en la sangre durante un período largo de tiempo pueden causar daño a los nervios.  También se pueden ver asociadas a otros trastornos del metabolismo secundario o mal funcionamiento del hígado, riñón o las glándulas tiroideas. Otras causas pueden incluir: traumas o presión en el nervio, consumo excesivo y prolongado de alcohol, trastornos autoinmunitarios como artritis reumatoidea o lupus, enfermedad renal crónica, infecciones como VIH/SIDA, herpes, hepatitis C, niveles bajos de vitamina B1, B6, B12 o de otras vitaminas, intoxicación debido a metales pesados como el plomo, ciertos trastornos hereditarios y el síndrome del túnel carpiano.

Síntomas de una neuropatía

Los síntomas de una neuropatía incluyen: aparición gradual de entumecimiento, cosquilleo u hormigueo en los pies o las manos que pueden extenderse hacia arriba y afectar las piernas y los brazos, dolor intenso, punzante y pulsátil, sensación de congelación o de quemazón, calambres, sensibilidad extrema al tacto, debilidad o parálisis muscular si se ven afectados los nervios motores, pérdida de la coordinación y caídas, cambios de color de la piel, sudoración, contracciones musculares, reflejos nerviosos alterados y dolor a la compresión del tronco nervioso.

Tratamiento para la neuropatía

Los objetivos del tratamiento son controlar la afección que causa la neuropatía y aliviar los síntomas. Los medicamentos son una opción de tratamiento si solo se padecen síntomas ligeros, los analgésicos como los antiinflamatorios no esteroideos (Ibuprofeno, Naproxeno...etc), pueden ser útiles.

Si las molestias son mayores, hay que acudir a otros medicamentos más potentes. La fisioterapia siempre es un arma útil en el proceso de rehabilitación, pero esta debe ser personalizada. Incluye la estimulación eléctrica de los nervios a través de pequeñas dosis de corriente en la piel a diferentes frecuencias, la realización de ejercicios diseñados para fortalecer los músculos debilitados y técnicas de masajes, entre otras.

Hay pacientes que requerirán el uso de dispositivos de ayuda como aparatos ortopédicos, bastones o férulas, ya que es muy recomendable que las personas con neuropatías protejan las áreas de su cuerpo en las que han perdido sensibilidad, para evitar cualquier complicación como cortaduras y quemaduras.

Se recomienda una mejor nutrición, comer una dieta rica en nutrientes específicos para ayudar a mejorar la neuropatía, como, vitamina B, B1, B12, ácido fólico y antioxidantes.

Para el diagnóstico y tratamiento de la neuropatía es necesario realizar las siguientes pruebas:

  • Análisis de sangre: estos pueden detectar deficiencias vitamínicas, diabetes, función inmunitaria anormal y otras indicaciones de afecciones que pueden provocar neuropatía periférica.
  • Pruebas complementarias como tomografía computarizada o resonancia magnética, las cuales permiten detectar hernias de disco, tumores u otras anomalías.
  • Electromiografía: registra la actividad eléctrica de los músculos para detectar lesiones de los nervios.

Factores desencadenantes de una neuropatía

No se conoce un factor específico que puede desencadenar la neuropatía.

Factores de riesgo de una neuropatía

Los factores que aumentan el riesgo de una neuropatía incluyen: Diabetes mellitus, consumo excesivo de alcohol, deficiencias vitamínicas (particularmente de las vitaminas del grupo B), trastornos renales, hepáticos o tiroideos, enfermedades autoinmunitarias como la artritis reumatoide y el lupus, exposición a toxinas y antecedentes familiares de neuropatía, entre otros factores.

Complicaciones de una neuropatía

Las complicaciones incluyen:

  • Infección.
  • Quemaduras, traumatismos y lesiones de la piel.
  • Caídas, la debilidad y la pérdida de sensibilidad pueden estar  asociadas a esta complicación.

Prevención de la neuropatía

La mejor manera de prevenir la neuropatía es:

  • Controlar las afecciones médicas que ponen en riesgo al paciente como la Diabetes, el alcoholismo o la artritis reumatoide.
  • Llevar una dieta saludable con adecuado aporte de vitaminas y minerales.
  • Llevar un estilo de vida más sano y saludable.
  • Evitar el consumo excesivo de alcohol.
  • Realizar actividad física de manera regular.
  • Evitar movimientos repetitivos y posiciones que comprimen los nervios periféricos.
  • Protegerse y alejarse de las sustancias tóxicas y manipularlas con cuidado y medios de protección.

Especialidades a las que pertenece la neuropatía

La neuropatía pertenece a la especialidad de neurología, que es la parte de la medicina que se ocupa de la anatomía, la fisiología y las enfermedades del sistema nervioso.

Preguntas frecuentes:

¿Qué es la mononeuropatía?

Una mononeuropatía es la que ocurre cuando es un solo nervio el que está dañado, situado fuera del cerebro y la médula espinal (neuropatía periférica). Suelen ser de adaptacion aguda, tienen causas evidentes como traumatismo y afección motora y sensitiva en la distribución de una raíz o un nervio periférico aislado. Estas pueden ser simples y múltiples.

¿Cuál es la neuropatía más frecuente?

La neuropatía periférica, asociada a la Diabetes mellitus es la forma más frecuente de neuropatía.

¿Qué es la polineuropatía?

Una polineuropatía se refiere a que muchos nervios en diferentes partes del cuerpo están comprometidos. La neuropatía puede afectar los nervios que suministran la sensibilidad o causan el movimiento.

¿Qué es la neuropatía desmielinizante?

La neuropatía desmielinizante es un trastorno neurológico caracterizado por debilidad progresiva y función sensorial alterada en las piernas y los brazos. El trastorno, que en ocasiones se denomina polineuropatía crónica recurrente, es causado por daño en la vaina de la mielina (la cubierta grasa que cubre y protege las fibras nerviosas) de los nervios periféricos.

¿Qué es la neuropatía idiopática?

Una neuropatía idiopática es un trastorno neurológico en el sistema nervioso periférico de causa desconocida.