Lumbociatalgia

¿Qué es la lumbociatalgia?

El término lumbociática hace referencia a la presencia de un dolor irradiado desde la región lumbar de la columna vertebral hacia la cadera, los glúteos y las piernas, a lo largo del trayecto del nervio ciático, que se origina el la parte baja de la médula espinal. Está provocado por la compresión de las raíces nerviosas del nervio ciático.
La lumbociatalgia puede ser diagnosticada y tratada según el origen y la evolución por el médico de atención primaria, el traumatólogo, o el reumatólogo.

Tipos de lumbociatalgias

Según la duración:

  • Lumbociatalgia aguda: de corta duración, desaparece en días o pocas semanas.
  • Lumbociatalgia crónica: persiste en el tiempo más de 3 meses.

Según las características del dolor:

  • Lumbalgia mecánica: el dolor empeora con el movimiento y mejora con el reposo.
  • Lumbalgia inflamatoria: el dolor empeora con el reposo y mejora con el movimiento

Causas de la lumbociatalgia

  • La aparición de la lumbociatalgia tiene como causa más frecuente la hernia de disco intervertebral entre las vértebras L4-L5 y L5-S1, con compresión de la raíz nerviosa.
  • Los problemas posturales constituyen una de las causas mecánicas más habituales en la lumbociatalgia aguda.
  • Existen, no obstante, otras, muchas causas de lumbalgia que pueden afectar al nervio ciático como pueden ser: sobrepeso, condiciones ergonómicas inadecuadas, ejercicio físico sin entrenamiento previo, alteraciones en las curvaturas fisiológicas de la columna (como una hiperlordosis lumbar o escoliosis), patologías ligamentosas y contracturas musculares sostenidas.

Síntomas de la lumbociatalgia

Aparece dolor de inicio en la región lumbar que se irradia hacia el glúteo y muslo por la zona posterior de la pierna pudiendo llegar hasta el pie, que puede tener características punzantes. La irradiación depende de la raíz nerviosa comprimida, y usualmente el dolor es continuo y se exacerba con el movimiento, por lo cual es común encontrar pacientes que cojean o que caminan con la columna flexionada lateralmente hacia el lado contrario de la lesión. Se asocia a alteraciones sensitivas como sensación de quemazón, pinchazos, adormecimiento, hormigueo, calambres, etc. Puede haber pérdida de fuerza, dificultad e inestabilidad en la deambulación y caídas, o incontinencia fecal o urinaria. Entre los signos o señales de alarma que sugieren enfermedad sistémica subyacente, se incluyen antecedentes de cáncer, edad mayor de 50 años, pérdida de peso, duración del dolor mayor a 1 mes, dolor nocturno, fiebre y falta de respuesta al tratamiento.

Tratamiento para la lumbociatalgia

El tratamiento de la lumbociatalgia está enfocado a reducir la sintomatología, incluyendo dentro del protocolo de tratamiento una corrección postural, así como otro tipo de medidas generales que ayuden a evitar que el dolor perdure en el tiempo y evolucione a una lumbociatalgia crónica. Las medidas incluyen: reposo (solo si hay dolor intenso e incapacitante), realización de técnicas de relajación, tratamiento de fisioterapia y aplicación de calor seco en la región lumbosacra de forma intermitente.

En cuanto al tratamiento farmacológico, la utilización de analgésicos y antiinflamatorios puede ser adecuada para el alivio del dolor; sin embargo, si existe dolor intenso quizá pueda ser necesaria la utilización de opiáceos. También está indicado el uso de relajantes musculares. Para el control de los síntomas sensitivos (neuropáticos), se utilizan fármacos antidepresivos o antiepilépticos (Gabapentina, Pregabalina, Amitriptilina...etc).

Si existe resistencia al tratamiento, el paciente puede ser tratado en las unidades del dolor, donde se pueden aplicar inyecciones epidurales de anestésico local y esteroides, u otros tratamientos, como denervación por radiofrecuencia o rizolisis (actuando sobre las raíces nerviosas).

El tratamiento quirúrgico puede ser otra alternativa terapéutica según las causas de la hernia discal, como por ejemplo la estenosis del canal medular.

Pruebas complementarias del tratamiento de la lumbociatalgia

  • Radiografía lumbosacra: para valorar la estructura ósea.
  • Resonancia magnética nuclear: para estudiar las posibles alteraciones de las partes blandas de la espalda, sobre todo de los discos intervertebrales.
  • TAC: útil para estudiar la estructura ósea de forma más completa si se sospecha de estenosis de canal lumbar, fractura vertebral...etc.
  • Analítica de sangre: con determinación de hemograma, velocidad de sedimentación glomerular (VSG), proteína C reactiva (PCR), si se sospecha que la causa puede ser un cáncer, una infección o una lumbociática inflamatoria reumatológica.
  • Estudios electromiográficos: están indicados cuando existe déficit neurológico severo y/o progresivo para valorar la función de los nervios.
  • Gammagrafía ósea: puede estar indicada si se sospecha la existencia de un tumor o una fractura no apreciable en una radiografía simple.

Factores desencadenantes de la lumbociatalgia

  • Degeneración de la columna vertebral asociada a la edad con aparición de artrosis u otras enfermedades.
  • Movimientos repetitivos que fuercen la postura de la columna lumbosacra.
  • Esfuerzo de carga de pesos por trabajo, realización de deportes...etc, o el padecimiento de obesidad. El embarazo también supone un estado de sobrecarga de peso para la columna y la modificación de la posición de esta, que puede desencadenar en episodios de ciática.

Factores de riesgo de la lumbociatalgia

  • Edad: a partir de los 50 existe mayor propensión.
  • Peso y altura: tanto la obesidad como el sobrepeso y la altura, son factores de riesgo.
  • Padecer problemas estructurales de la columna vertebral.
  • Trabajar levantando cargas pesadas o realizando movimientos muy repetitivos o con posturas estáticas.

Complicaciones de la lumbociatalgia

  • Cronificación del dolor.
  • Pérdida de sensibilidad en la pierna afectada con síntomas sensitivos como calambres, hormigueo...etc.
  • Pérdida de fuerza en la pierna afectada.
  • En los casos de afectación medular puede aparecer una alteración de la función intestinal o de la vejiga.

Prevención de la lumbociatalgia

  • Realizar ejercicio físico de forma habitual, ejercitando la cintura abdominal y la musculatura lumbosacra.
  • Realiza dieta variada rica en verduras y frutas, baja en grasa y azucares para prevenir los problemas de obesidad.
  • Mantener una higiene postural adecuada.
  • Tener precaución a la hora de realizar cargas y hacer esfuerzos.
  • Dormir en un colchón firme.

Especialidades a las que pertenece la lumbociatalgia

La lumbociatalgia puede ser diagnosticada y tratada según el origen y la evolución por el médico de atención primaria, el traumatólogo, o el reumatólogo. Si se precisan tratamientos específicos para el dolor puede intervenir un anestesista en la unidad del dolor o, en caso de algunas cirugías, también neurocirujanos.

Preguntas frecuentes:

¿Cuánto suele durar una lumbociatalgia?

Lo habitual es que sean episodios de corta duración de unos días, de 2-3 semanas.

¿Qué es la lumbociatalgia l5 s1?

Hace referencia a un orígen de dolor en la región lumbar irradiado hacia una pierna o las dos cuyo orígen es una lesión o alteración en la médula o la salida de las raíces nerviosas entre la quinta vértebra lumbar y la primera vértebra sacra.

¿Qué es la lumbalgia?

La lumbalgia es la aparición de dolor en la parte baja de la espalda, que comprende desde las últimas costillas a la región sacra.

¿Qué es la ciática?

Dolor irradiado desde la región lumbar hacia la cadera, los glúteos y las piernas, a lo largo del trayecto del nervio ciático, que se origina el la parte baja de la médula espinal.

¿Qué es una luxación cervical?

Es una falta de congruencia o “encaje” entre las partes de las articulaciones entre dos vértebras producida habitualmente por un traumatismo severo.

 

¿Tienes dudas sobre el tratamiento que necesitas?

Cuéntanos lo que necesitas e intentaremos ayudarte lo más rápido posible

¿Tienes dudas?