1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Insuficiencia Hepática

Insuficiencia Hepática

Atención presencial cuando la necesites
Videoconsulta para resolver tus dudas
Un médico te llama en menos de una hora
Chat médico 24 horas los 365 días del año
Regístrate

¿Qué es la insuficiencia hepática?

La insuficiencia hepática aguda o crónica, es una alteración en la que el hígado deja de poder realizar sus funciones fisiológicas de manera normal, como síntesis y destrucción de hidratos de carbono, lípidos y proteínas, excreción de productos de desecho a través de la bilis, modulación de la respuesta inmunitaria, etc. Aparece de forma más frecuente en personas en edades medias de la vida (de 30-60 años), dándose más en varones. Es una afectación grave que puede determinar la muerte del paciente, ya que las funciones del hígado son fundamentales para la vida.
La insuficiencia hepática aguda se presenta con sensación de malestar general, náuseas, vómitos y fatiga.

Tipos de insuficiencias hepáticas

  • Insuficiencia hepática aguda: fallo fulminante y repentino del hígado.
  • Insuficiencia hepática crónica: fallo progresivo y persistente de la función hepática.

Causas de una insuficiencia hepática

Las causas más frecuentes son la afectación hepática por tóxicos, fármacos como el Paracetamol, intoxicaciones por setas,  infecciones víricas como el virus de la hepatitis A, B o C, Citomegalovirus, virus de Epstein-Barr, virus herpes simple, herpes virus humano 6, parvovirus B19, virus de la varicela-zóster enfermedad autoinmune, enfermedad tumoral (tanto tumores que primariamente afectan al hígado, como hepatocarcinomas o metástasis de otros tumores), cirrosis hepática, enfermedad de Wilson, el síndrome de Budd-Chiari, enfermedades metabólicas genéticas, y obstrucción biliar.

Síntomas de una insuficiencia hepática

La insuficiencia hepática aguda se presenta con sensación de malestar general, náuseas, vómitos y fatiga, luego aparece ictericia (coloración amarillenta de la piel), después aparecen alteraciones producidas por la disfunción del hígado como encefalopatía, diátesis hemorrágica (alteración de la coagulación de la sangre que predispone a la presentación de hemorragias), ascitis (aumento de líquido abdominal con aumento de su perímetro). También pueden aparecer alteraciones en la concentración de glucosa en sangre (hipoglucemia).

La insuficiencia hepática crónica se manifiesta inicialmente con signos inespecíficos como cansancio, debilidad muscular, pérdida de apetito y peso, deterioro del estado general, pérdida de la menstruación, ausencia de líbido, aumento del tamaño del hígado. A veces se asocian síntomas extrahepáticos como dolores articulares, inflamación articular (artritis), aparición de color amarillenta de la piel (ictericia), y otras alteraciones dermatológicas. A largo plazo puede aparecer ginecomastia (aumento de las mamas), atrofia testicular, aparición de arañas vasculares y eritema (enrojecimiento) palmar.

Tratamiento para la insuficiencia hepática

En la insuficiencia hepática aguda grave el paciente debe ser tratado en la unidad de cuidados intensivos donde se administran líquidos intravenosos según los balances de reposición de líquidos precioso, así como la administración de nutrición por vía parenteral.

Se suele administrar una antibioterapia empírica si se sospecha de infección con antibióticos de amplio espectro. Según la causa de la insuficiencia hepática se realizan tratamientos específicos como la administración de N-acetilcisteína en caso de intoxicación por paracetamol; tratamiento con penicilina y sibilina en caso de intoxicación por la seta Amanita-phalloides: corticoides y fármacos inmunosupresores en la hepatitis autoinmune; fármacos antivirales como aciclovir y ganciclovir en infecciones por virus del herpes o citomegalovirus; tratamiento quimioterápico en caso de afectación tumoral hepática...etc.

En la insuficiencia hepática crónica se establece una dieta equilibrada con aporte calórico y proteico controlado y suficiente, con disminución del aporte de hidratos de carbono para el control del control de las alteraciones de la glucemia. Se debe evitar el alcohol, los fármacos hepatotóxicos, administración de vacunas contra la hepatitis A y B, evitar fármacos depresores del sistema nervioso como sedantes y tranquilizantes. De forma específica, se realizará un tratamiento de la causa de la insuficiencia hepática como, por ejemplo, administración de ácido ursodeoxicólico en cirrosis biliar primaria, fármacos antiinflamatorios e inmunosupresores en hepatitis autoinmune, flebotomías en la hemocromatosis, etc.

Pruebas complementarias del tratamiento de una insuficiencia hepática

  • Analítica de sangre con determinación del hemograma, coagulación, factores de la coagulación, bioquímica con perfil hepático completo, marcadores virales, autoanticuerpos. Se pueden solicitar análisis más específicos como determinaciones del metabolismo del cobre o niveles en sangre de concentración de fármacos.
  • Cultivos de sangre y orina.
  • Gasometría arterial.
  • Pruebas de imagen como radiografía de abdomen y tórax, ecografía abdominal, TAC abdominal.
  • Pruebas invasivas como biopsia hepática (toma de una pequeña muestra de su tejido para su análisis anatomopatológico).

Factores desencadenantes de una insuficiencia hepática

  • Daño celular hepático directo.
  • Necrosis o muerte celular hepático.
  • Inducción a la disfunción celular (daño en su organelas como las mitocondrias, etc.)

Factores de riesgo de una insuficiencia hepática

  • Prácticas sexuales de riesgo: múltiples parejas, no uso de medidas de protección como preservativo, etc.
  • Administración de drogas por vía parenteral compartiendo jeringas...etc.
  • Beber agua y comer alimentos con escaso control higiénico-sanitario.
  • Antecedentes familiares de enfermedades hepáticas hereditarias.
  • Consumo crónico y abundante de alcohol.
  • Consumo de setas de origen desconocido.
  • Consumo de sobredosis de fármacos.
  • Padecer enfermedad hepática por grasa no alcohólica.
  • Sexo varón.

Complicaciones de una insuficiencia hepática

  • Hipertensión portal.
  • Varices esofágicas.
  • Esplenomegalia (aumento del tamaño del bazo).
  • Encefalopatía.
  • Síndrome de distress respiratorio.
  • Trastornos electrolíticos y del equilibrio ácido-base.
  • Fallo multiorgánico.
  • Alteraciones de la coagulación.
  • Alteración de la activación de la vitamina D, hipocalcemia, osteoporosis.
  • Coma.
  • Muerte.

Prevención de la insuficiencia hepática

  • Vacunación (virus hepatitis B y hepatitis C).
  • Evitar el consumo de alcohol.
  • Consumir la dosis mínima eficaz de los fármacos que se metabolizan por el hígado.
  • No consumir drogas por vía parenteral.
  • Detección precoz de afectación por enfermedades hepáticas hereditarias.
  • Medidas de protección en las relaciones sexuales de riesgos (preservativo).
  • Realizar una dieta sana y ejercicio físico de forma regular.

Especialidades a las que pertenece una insuficiencia hepática

La insuficiencia hepática se valora y trata por los médicos gastroenterólogos especialistas en el aparato digestivo.

Preguntas frecuentes:

¿Cuáles son los síntomas de un hígado enfermo?

La aparición de ictericia, malestar general, debilidad, fatiga, náuseas y vómitos, dolor abdominal, alteraciones de la coagulación de la sangre, aumento del tamaño del hígado, presencia de líquido abdominal (ascitis) y afectación neurológica con encefalopatía.

¿Cuándo una insuficiencia hepática es grave?

Una insuficiencia hepática aguda es grave cuando existe un deterioro de la función celular hepática, rápidamente progresiva con aparición de encefalopatía en un paciente sin historia previa de enfermedad hepática. Una insuficiencia hepática crónica es grave cuando está muy evolucionada y la función hepática muy reducida, lo que lleva a aparición de complicaciones que ponen en serio riesgo la vida del paciente.

¿Qué hacen las enzimas del hígado

Las enzimas fosfatasa alcalina (FA), alanina aminotransferasa (ALT), y aspartato aminotransferasa (AST), ayudan al hígado a transformar el alimento en energía. La  gamma glutamil transpeptidasa (GGT) interviene en la síntesis y degradación de glutatión y de desintoxicación de drogas y xenobióticos.

¿Cuáles son las enzimas de la sangre?

Las enzimas son proteínas que intervienen y facilitan reacciones moleculares que contribuyen al funcionamiento del organismo.

¿Qué son el GOT, GPT y GGT?

Son las denominadas enzimas hepáticas, nombradas por sus acrónimos  GOT (glutamato-piruvato transaminasa), GPT (glutamato-piruvato transaminasa) y GGT (gama glutamil transpeptidasa).