Atención médica sin papeleos ni letra pequeña

Hipertensión

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

¿Qué es la hipertensión ?

También conocida como HTA, presión arterial alta, la hipertensión es una afección que se produce por un aumento del bombeo de la sangre del corazón, así como un estrechamiento de las arterias provocado por diferentes causas. Suele aparecer a partir de lo 45 años y pertenece a la especialidad de medicina familiar, siendo considerada una enfermedad de tipo leve.
Para tratar la hipertensión el paciente deberá mejorar su estilo de vida, cuidar su alimentación, dejar los malos hábitos y practicar deporte.

Tipos de hipertensión

La hipertensión se divide en dos tipos según el origen que la cause:

  • Hipertensión primaria o esencial: en este caso la presión arterial elevada se va desarrollando con el paso de los años sin observarse una causa o razón que justifique su aparición.
  • Hipertensión secundaria: este tipo se produce como un síntoma desarrollado por otra enfermedad que no ha sido diagnosticada o por la toma de algunas sustancias o medicamentos que la manifiesten. Entre sus causas están el consumo de drogas y/o alcohol, enfermedades renales, tiroides, alteraciones del sueño, toma de algunos medicamentos sin control médico...etc.

Causas de la hipertensión

La hipertensión se produce porque la sangre hace demasiada presión sobre las paredes de las arterias, lo que ocasiona que el corazón tenga que bombear más sangre y las arterias se vuelvan más estrechas. Así se genera la hipertensión.

La causa de la hipertensión puede ser fruto de una enfermedad no diagnosticada, del consumo de drogas, alcohol o medicamentos sin estar recetados, o incluso puede desarrollarse durante años sin existir causa aparente.

Síntomas de hipertensión

En la mayoría de los casos la hipertensión el paciente no presenta síntomas hasta que la presión arterial está elevada a niveles graves. Sin embargo, en algunos casos sí que hay síntomas, cuando aparecen los principales son:

  • Dolor de cabeza.
  • Mareos.
  • Visión borrosa.
  • Sangrado por la nariz.
  • Dolor en la nuca.
  • Fatiga.

Tratamiento para la hipertensión

Para tratar la hipertensión el paciente deberá mejorar su estilo de vida, cuidar su alimentación, dejar los malos hábitos y practicar deporte.

Además, para reducir la presión arterial deberá tomar medicamentos, los cuales son diferentes para cada persona según su historial clínico, por lo que deben ser recetados por el médico.

Pruebas complementarias del tratamiento de hipertensión

Para diagnosticar si el paciente sufre hipertensión se realizará una entrevista a la vez que se revisa el historial médico del paciente de manera que se busca si existen causas de enfermedad, toma de medicamentos, estilo de vida, etc, que puedan ocasionar esta enfermedad.

Después se mide la presión arterial del paciente mediante el tensiómetro colocando un manguito en el brazo, el cual debe estar a la altura del corazón, las piernas han de estar descruzadas. A continuación, se insufla aire para obtener dos valores: la presión sistólica y diastólica, sabiendo así la presión arterial del paciente.

Factores desencadenantes de hipertensión

La hipertensión puede aparecer de golpe como síntoma de otra enfermedad o después de haberse desarrollado poco a poco con el paso de los años.

Por tanto, los factores desencadenantes de una hipertensión pueden ser tanto una enfermedad, como la afectación del tiroides, el consumo de drogas o el paso de los años, sin una causa justificada.

Factores de riesgo de hipertensión

El desarrollo de la hipertensión está relacionado con una serie de factores de riesgo que influyen a la hora de que un paciente tenga más tendencia a sufrirla. Estos factores de riesgo son:

  • Edad y sexo: es más frecuente en hombres desde los 45 años y en mujeres a partir de los 60 años.
  • Hábitos de vida diaria: las personas que no practican deporte, consumen alcohol y tabaco, así como las que están expuestas a un gran estrés tienen mayor riesgo de padecer hipertensión. Los pacientes con sobrepeso tienen un alto riesgo de desarrollar esta enfermedad.
  • Dieta: una dieta inadecuada puede provocar que tu cuerpo se dañe, sobre todo si tu dieta es pobre en vitamina D y potasio y contiene mucha sal.
  • Antecedentes clínicos y familiares: si el paciente tiene familiares que han padecido hipertensión o si él tiene otras enfermedades crónicas como diabetes o alteraciones del sueño, tiene más riesgo de sufrir hipertensión.

Complicaciones de la hipertensión

  • Ataque al corazón.
  • Alteraciones en la memoria.
  • Daño en los vasos sanguíneos de los ojos y riñones.
  • Aneurisma.
  • Lesiones cerebrovasculares.
  • Insuficiencia cardíaca.
  • Síndrome del metabolismo, que puede provocar diabetes, enfermedades cardíacas y cerebrovasculares.

Prevención de la hipertensión

  • Tener una dieta equilibrada.
  • Reducir el consumo de sal y grasas saturadas..
  • No beber alcohol.
  • Realizar deporte.
  • Evitar tener sobrepeso.
  • Realizar chequeos médicos.

Especialidades a las que pertenece la hipertensión

La hipertensión debe ser tratada y puesta en diagnóstico por el médico de cabecera del paciente, perteneciendo así a la rama médica de medicina familiar.

Preguntas frecuentes:

¿Qué alimentos debo tomar para la hipertensión?

Algunos de los alimentos recomendados para la hipertensión son: los lácteos, pescados, huevos, cereales, carnes con poca grasa, frutas, legumbres, patatas, aceite de oliva y muchos líquidos.

¿Cuál es el nivel normal de tensión?

120/80 mm Hg, en la medida de milímetros de mercurio o más comúnmente se dice 12/8.

¿Qué pulsaciones son normales?

Entre 60 y 100 pulsaciones por minuto.

¿Cuál es la presión diastólica?

La presión que realiza la sangre contra la pared del vaso sanguíneo cuando el corazón está en diástole (en reposo entre un latido y otro sin bombear sangre). Mide la tensión mínima.

¿Qué alimentos comer para la tensión baja?

Para la tensión baja algunos alimentos recomendados son: chocolate negro, cafeína, teína, embutidos, lácteos, frutos secos, huevos, pescados y regaliz.