Atención médica sin papeleos ni letra pequeña

Hepatitis A

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

¿Qué es la hepatitis A?

También conocida como hepatitis viral o hepatitis infecciosa, la hepatitis A es una enfermedad que se desarrolla en zonas donde las condiciones higiénicas y alimentarias son escasas. Esta enfermedad la puede contraer cualquier persona que entre en contacto con el virus y que no esté inmunizada. Se trata de una enfermedad que es tratada por especialista en digestivo o en enfermedades infecciosas y es considerada de tipo leve salvo complicaciones.
La hepatitis A es el tipo de hepatitis más leve, la cual no suele ser mortal ni producir fallo hepático crónico.

Tipos de hepatitis

Todos los tipos de hepatitis afectan al hígado, sin embargo, la gravedad y la forma de contagio varían:

  • Hepatitis A: es la hepatitis más leve, afecta muy poco al hígado. Se transmite por vía-fecal oral.
  • Hepatitis B: este tipo es la de mayor contagio ya que se transmite por fluidos corporales, semen, fluidos vaginales, sangre, orina, lágrimas y saliva. Afecta bastante al hígado.
  • Hepatitis C: en este caso el contagio se produce en contacto con la sangre y suele ser una hepatitis crónica.
  • Hepatitis D: es la hepatitis más grave, sólo se desarrolla si el paciente padece hepatitis B y las formas de contagio son las mismas.

Causas de la hepatitis A

La hepatitis A es causada por el virus VHA, el cual entra en el organismo de la persona sana al consumir agua o alimentos que han sido infectados de este virus, por las heces de una persona o animal contagiada.

También se puede contraer por el contacto directo con las heces o la sangre de una persona que padezca la enfermedad, del mismo modo que si se practica sexo oral o anal con ellos.

Síntomas de la hepatitis A

La hepatitis A es el tipo de hepatitis más leve, la cual no suele ser mortal ni producir fallo hepático crónico.

Los principales síntomas que muestra la hepatitis A son:

  • Fiebre.
  • Dolor de tripa y/o estómago.
  • Vómitos y náuseas.
  • Diarrea.
  • Ausencia de hambre.
  • Ictericia (color amarillo de la piel).
  • Dolor muscular y articular.
  • Orina de color más intenso.

Tratamiento para la hepatitis A

El tratamiento para la hepatitis A aún no se ha desarrollado, ya que el cuerpo del paciente superará el virus en pocas semanas.

Pero es importante que para recuperarse el paciente siga las indicaciones del médico, que deberá aplicar a su rutina diaria para conseguir su recuperación. Algunas de estas indicaciones suelen ser:

  • Mantener reposo.
  • Beber muchos líquidos para mantenerse hidratado.
  • Mantener una dieta con aporte calórico pero en pequeñas cantidades.
  • No consumir alcohol.
  • Tomar los medicamentos indicados por su médico.

Pruebas complementarias del tratamiento de hepatitis A

La hepatitis A se diagnostica mediante un análisis de sangre en el cual se observa si existe la presencia del VHA o si el cuerpo ha iniciado la creación de anticuerpos para ese virus.

También en algunos casos para evaluar si se ha producido un daño hepático más grave se realizarán pruebas de diagnóstico por imagen como una ecografía o una radiografía abdominal.

Factores desencadenantes de la hepatitis A

La hepatitis A se contrae por vía fecal-oral, por tanto, el consumo de cualquier alimento o agua que haya estado en contacto con el virus VHA puede ser un factor desencadenante para padecerla, así como el contacto con una persona que lo padece, entre otros factores.

Factores de riesgo de hepatitis A

Debido a la forma de transmisión de la hepatitis A, por vía fecal-oral, los principales factores de riesgo que pueden aumentar la posibilidad de contraerla son:

  • Viajar a zonas endémicas sin protección.
  • Estar en zonas con un mal saneamiento y sin agua potable.
  • Comer alimentos de la zona sin estar cocidos o cocinados.
  • Mantener relaciones sexuales con una persona que tiene hepatitis A.
  • Consumir drogas inyectables.
  • Padecer VIH.
  • Trabajar en el sector de la salud y estar expuesto.

Complicaciones de la hepatitis A

  • Fallo brusco de la función hepática.
  • Contraer otros tipos de hepatitis.

Prevención de la hepatitis A

  • Mantener una buena higiene.
  • Lavarse las manos antes de cada comida.
  • Beber sólo agua embotellada.
  • No consumir alimentos naturales de la región que no se hayan cocido o cocinado previamente.
  • Evitar los productos lácteos, los pescados crudos y las carnes crudas.
  • Vacunarse adecuadamente.

Especialidades a las que pertenece la hepatitis A

La hepatitis A es una enfermedad vírica que debe ser tratada por la especialistas en digestivo o en enfermedades infecciosas.

Preguntas frecuentes:

¿Cómo se contagia la hepatitis A de persona a persona?

Todas las hepatitis se pueden contagiar de persona a persona, entrando en contacto con los heces de personas infectadas.

¿Qué hepatitis se contagia por saliva?

La hepatitis B.

¿Cuáles son las vacunas para la hepatitis?

Las vacunas para las hepatitis son vacunas inactivadas, es decir, que se inyecta el virus muerto dentro del organismo del paciente para que este desarrolle anticuerpos contra dicho virus y de esta forma queda inmunizado. Existe vacuna para las hepatitis A y B

¿Qué tipo de hepatitis es la más peligrosa?

La hepatitis D, puesto que sólo se desarrolla a la vez que la hepatitis B y ambas pueden dañar gravemente el hígado.

¿Cuántas dosis se aplican de la vacuna contra la hepatitis A?

Se aplican dos dosis, en bebés han de pasar 30 días entre las vacunas y en niños mayores y adultos 6 meses.