Atención médica sin papeleos ni letra pequeña
  1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Hemorragia Nasal

Hemorragia Nasal

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

¿Qué es la hemorragia nasal?

La hemorragia nasal o epistaxis, es el derrame de sangre proveniente de los vasos sanguíneos que hay en la parte anterior del tabique nasal o parte posterior de la fosa nasal.

El tabique nasal es un cartílago que separa las dos fosas nasales y posee muchos vasos sanguíneos.

La hemorragia nasal es bastante común y de carácter leve. Generalmente ocurre en una fosa nasal y localizado en la parte anterior. No suele requerir urgencia médica salvo que sean difíciles de controlar o si proviene de la parte posterior de la fosa nasal.
La especialidad médica encargada del tratamiento de la hemorragia es el otorrinolaringólogo.

Tipos de hemorragias

  • Epistaxis anterior: cuando la sangre proviene de la mucosa de la parte anterior del tabique nasal.
  • Epistaxis posterior: el derrame de sangre se da a través de la faringe y por tanto la sangre se traga. Las causas son poco comunes y es necesario una exploración a través de la boca para determinar su existencia. Es más difícil de detener y en casos graves puede ser mortal.

Causas de una hemorragia nasal

Las causas más comunes son:

  • Traumatismo con o sin fractura de tabique nasal.
  • Sonarse la nariz.
  • Hurgarse en la nariz.
  • Sequedad de nariz.
  • Tratamientos con anticoagulantes.

Otras causas menos frecuentes son:

  • Objetos o cuerpos extraños dentro de la nariz.
  • Irritantes químicos como aerosoles, inhaladores u otros medicamentos.
  • Cirugía de los senos paranasales o de la hipófisis.
  • Abuso de descongestionantes.
  • Tratamiento con oxígeno a través de cánulas nasales.
  • Tumor en la nariz o en los senos paranasales.
  • Hipertensión severa.
  • Rinitis severa por infecciones virulentas o por alergias.
  • Cambios bruscos de altura, como puede ocurrir al personal de vuelo o los buzos.
  • Problemas hormonales.
  • Enfermedades como hemofilia, leucemia, hepatitis o enfermedad de Rendu-Osler.

Síntomas de una hemorragia nasal

Los síntomas son:

  • Derrame de sangre por la nariz. En algunos casos la sangre pasa a la garganta y se traga.
  • Con menor frecuencia y en casos de mucha pérdida de sangre puede haber palidez de piel, sudoración y palpitaciones. En este caso será necesario acudir a urgencias inmediatamente.

Tratamiento de una hemorragia nasal

El tratamiento de la hemorragia nasal depende de la zona de sangrado y de la cantidad de sangre que salga.

Hemorragia nasal anterior: Tratamiento en el domicilio presionando ambos lados de la nariz durante 10 minutos seguidos sin soltar. La persona debe permanecer sentada. Si no cesa, se repetirá la técnica otros 10 minutos hasta tres veces más. Si aun así no se detiene, es preciso acudir al médico.

  • Tratamiento en un centro médico:
    • Introducir un algodón empapado en anestésico (lidocaína) y un anticoagulante (fenilefrina) para cerrar los vasos sanguíneos. Se presiona durante 10 minutos, lo que debería ser suficiente para parar la hemorragia.
    • Otras veces se puede aplicar una esponja de espuma especial para taponamientos que se hincha al humedecerse son la propia sangre y hace que se detenga el sangrado. Se retira pasados 2-4 días.
    • Cuando la hemorragia es más grave o de repetición, se cauteriza o sella la zona de sangrado con nitrato de plata o con un bisturí eléctrico.
    • Si a pesar de todo no cede el sangrado, se introduce una sonda nasal con un globo que al hincharse presiona la zona impidiendo que sangre.

Hemorragia nasal posterior:

Este tipo de sangrado es más difícil de detener y puede llegar a ser mortal. La compresión nasal hace que la sangre pase a la garganta en lugar de a la nariz.

  • Balón nasal: se coloca en la nariz y al hincharse presiona el punto de sangrado. Esta técnica es muy incómoda para el paciente que no puede respirar bien. Además, requiere ingreso hospitalario y administración de sedantes intravenosos antes de colocarlo. Debe permanecer puesto 4-5 días. También se administra oxígeno y antibióticos para evitar infecciones de los senos paranasales y oído medio.
  • Cirugía en caso de no respuesta al globo: se introduce un fibroscopio de fibra óptica (endoscopio nasal) por la nariz y una vez localizado el punto sangrante se cierra, con un clip, la arteria principal que alimenta el vaso que sangra.
  • Otras veces se introduce un catéter, bajo control de rayos X, por los vasos sanguíneos hasta la zona de sangrado donde se inyecta una sustancia que bloquea el vaso que sangra. Esta técnica se conoce como embolización.

Pruebas complementarias de una hemorragia nasal

Generalmente no es preciso realizar ninguna prueba diagnóstica. En caso de padecer alguna enfermedad o se esté en seguimiento con medicación que pueda alterar la coagulación o hay sangrados de repetición, se hará un análisis de sangre.

Cuando se sospecha de un tumor, sinusitis o un cuerpo extraño, se realizará un TAC.

Factores desencadenantes de una hemorragia nasal

El principal factor desencadenante puede ser la rotura de los pequeños vasos sanguíneos de la mucosa por el aire que entra en la nariz seca e irrita las membranas que recubren su interior.

Factores de riesgo de una hemorragia nasal

Los factores de riesgo pueden ser:

  • Malformaciones en la nariz.
  • Malformaciones en los vasos sanguíneos de la nariz.
  • Aire seco.
  • Alergias.
  • Resfriados.
  • Sinusitis.
  • Consumo de cocaína.
  • Enfermedades que afecten a la coagulación de la sangre.
  • Trastornos en la coagulación.
  • Tratamientos con anticoagulantes como aspirina o sintrom.
  • Presión arterial muy elevada.

Complicaciones de una hemorragia nasal

  • Anemia en caso de hemorragias de repetición.
  • Shock hipovolémico: pérdida de volumen de sangre en las venas.
  • Síncope: mareo, sudoración, debilidad, náuseas, respiración rápida (taquipnea) e hipotensión.

Prevención de una hemorragia nasal

  • Mantener el espacio húmedo con vaporizadores o humidificadores.
  • Lavados de suero salino por la nariz para mantener la humedad de las mucosas y evitar que se seque en invierno.
  • No sonarse la nariz con fuerza.
  • No hurgarse en la nariz.
  • Buen control de la medicación para la coagulación.
  • No abusar de los medicamentos para la alergia por sus efectos secundarios de hemorragia nasal.

Especialidades a las que pertenece

La especialidad médica encargada del tratamiento de la hemorragia es el otorrinolaringólogo.

Preguntas frecuentes

¿Por qué sale sangre de la nariz de repente?

La nariz sangra de repente por la rotura de algún vaso sanguíneo que hay en la parte anterior del tabique nasal.

¿Cómo hacer que deje de sangrarme la nariz?

En la hemorragia nasal anterior, que es la más común, simplemente con apretar para taponar la nariz durante 10 minutos seguidos puedes hacer que deje de sangrar. Si no cede, se puede repetir la maniobra hasta tres veces más y con eso sería suficiente. De no ser así hay que acudir a un centro médico.

En el caso de las hemorragias posteriores, se debe acudir a un centro para recibir tratamiento médico tal y como se ha explicado anteriormente.

¿Qué es la epistaxis nasal?

La epistaxis nasal es otra manera de llamar a la hemorragia nasal.

¿Se detiene la hemorragia nasal con agua oxigenada?

Antiguamente se usaba un algodón empapado en agua oxigenada, junto con el taponamiento apretando con los dedos. Esto ayuda a cortar la hemorragia debido a su efecto hemostático.

¿Afectan los cambios de estación a las hemorragias nasales?

Si. En los meses de invierno cuando el aire es más seco, es frecuente el sangrado por la nariz.