Atención médica sin papeleos ni letra pequeña

Hemoptisis

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

¿Qué es la hemoptisis ?

La hemoptisis es la expulsión de sangre por la boca procedente de los pulmones o de los bronquios, que habitualmente se acompaña de tos. Puede ser la primera manifestación de un gran número de enfermedades con afectación pulmonar, con una frecuencia de afectación diferente. La cantidad de sangre expulsada puede ser variable y con ello la gravedad del cuadro que, en el caso más importante, puede comprometer la vida del paciente.
Es fundamental para el diagnóstico de la hemoptisis y la determinación de su posible causa, el interrogatorio clínico al paciente.

Tipos de hemoptisis

Según la cantidad de sangre que se expulsa en la hemoptisis, esta se clasifica en:

  • Esputos hemoptoicos o hemoptisis leve: escasa cantidad de sangre mezclada con la expectoración, como hilos de sangre  (máximo 15-30 ml/día).
  • Hemoptisis moderada o franca: emisión de sangre pura (menos de 200 ml/día).
  • Hemoptisis grave o masiva: expulsión de sangre de forma abundante (de 200-600 ml/día o mayor de 150 ml/hora) que amenaza la vida del paciente.

Causas de la hemoptisis

La hemoptisis es un signo inespecífico asociado a muchas patologías producidas en el pulmón:

  • Tumores: carcinoma broncogénico (25-30% de los casos), adenomas y tumores metastásicos endobronquiales.
  • Bronquitis crónica: de origen tabáquico (20-30% de los casos).
  • Enfermedades infecciosas (10%): neumonías, absceso pulmonar o micosis (infecciones por hongos), infecciones por parásitos, producidas así mismo por bacterias como el Staphylococcus aureus, Mycobacterium tuberculosis, hongos como el Aspergillus, o parásitos como el responsable de la hidatidosis, el Echinococcus granulosus.
  • Trastornos vasculares: infarto pulmonar, estenosis mitral, ruptura de aneurisma aórtico, insuficiencia cardíaca...etc.
  • Vasculitis: lupus eritematoso sistémico, granulomatosis de Wegener, enfermedad de BehÇet...etc.
  • Coagulopatías: alteraciones de la coagulación de la sangre congénitas o adquiridas.
  • Alteraciones producidas por acciones médicas: tratamientos farmacológicos anticoagulantes o antiagregantes (alteran la coagulación de la sangre), biopsia bronquial (toma de muestras de tejidos)...etc.
  • Otras causas raras: hemoptisis catamenial (endometriosis en la mucosa (revestimiento) respiratoria) y hemoptisis coital (en enfermos con patología cardíaca por el esfuerzo realizado que aumenta el edema de la mucosa).
  • Hemoptisis por la aspiración de cuerpos extraños.
  • Hemoptisis de origen desconocido o idiopática: 5 - 30% de los casos.

Síntomas de la hemoptisis

La hemoptisis se caracteriza por la expectoración de sangre en mayor o menor cantidad, de color rojo brillante, aspecto espumoso y consistencia líquida, acompañada de saliva. En ocasiones pueden expulsarse coágulos.

Según la causa de la hemoptisis, se podrá acompañar de otro tipo de síntomas muy variables como sensación de falta de aire (disnea), dolor torácico, fiebre, malestar general, pérdida de peso, etc.

Tratamiento para la hemoptisis

El tratamiento de la hemoptisis leve es aquel específicamente dirigido a la causa que la produce. Se mantiene al paciente en observación durante 12 horas hasta confirmar la desaparición del sangrado. Frecuentemente se indica tratamiento con fármacos antitusivos como Codeína.

Cuando hay un sangrado masivo, el tratamiento va dirigido además de a la causa, de forma urgente e inicial, a mantener la supervivencia del paciente:

  • Medidas de soporte: ingreso del paciente con vigilancia intensiva. Aporte de oxigenoterapia y control de la saturación de oxígeno e intubación si es preciso. Control de la tensión arterial y realización de un electrocardiograma. Se mantiene al paciente en reposo absoluto en la cama y, si se sospecha el lado del origen del sangrado, se coloca al paciente de dicho lado. Se mantiene al paciente en dieta absoluta y se le administran fármacos antitusivos.
  • Realización de broncoscopia: además de ser útil para el diagnóstico, puede ser la vía de realización de un tratamiento tópico con fármacos para favorecer la coagulación, tratamientos antibióticos o antifúngicos, instilación de suero frío que favorece la vasoconstricción, y reducción del sangrado o aplicación de láser para cauterizar el punto del mismo. Además, con este procedimiento se puede llevar a cabo la intubación de pulmón no sangrante que permita ventilar y preservar la oxigenación de la sangre.
  • Embolización de las arterias bronquiales: ocluir o cerrar los vasos sanguíneos para evitar el flujo se sangre y la continuación del sangrado.
  • Cirugía: cuando el resto de medidas fallan en pacientes con hemorragia unilateral o con compromiso respiratorio, o la cantidad de flujo sanguíneo en el cuerpo esté comprometido, siempre y cuando no haya contraindicaciones en el paciente.

Pruebas complementarias del tratamiento de hemoptisis

Es fundamental para el diagnóstico de la hemoptisis y la determinación de su posible causa, el interrogatorio clínico al paciente para saber sus antecedentes en cuanto a patologías que pueden afectar al pulmón, presencia de síntomas acompañantes, etc, así como una minuciosa exploración física para diferenciar si el sangrado proviene de la vía digestiva o confirmar que es de la vía respiratoria inferior.

Además, se solicitan pruebas complementarias como:

  • Analítica de sangre: con determinación de hemograma sabiendo con ello si existe anemia, algo que solo ocurre si existe una hemorragia grave, función hepática, renal, bioquímica, determinaciones específicas si se sospecha de enfermedades específicas (ANCA, ANA, anti DNA, Ac. antimembrana basal...etc.), y también se puede solicitar una gasometría arterial.
  • Radiografía de tórax: en un porcentaje elevado de casos orienta a la posible causa del sangrado con las alteraciones que se observan en los pulmones, aunque, en algunas ocasiones, no se ven claras alteraciones, lo que no excluye la presencia de una entidad potencialmente grave causante de la hemoptisis.
  • TAC torácico: detecta lesiones no visibles en la radiografía de tórax.
  • Broncoscopia: ayuda a la identificación de la posible causa, sobre todo en aquellos casos de sospecha tumoral. También se utiliza en el tratamiento de hemoptisis con abundante hemorragia para localizar y poder tratar el punto de sangrado.
  • Otras pruebas: citología de esputo (examinar el esputo para determinar la presencia de células anómalas), cultivo o tinciones de esputo para la determinación de la presencia de microorganismos causantes de las infecciones, gammagrafía de ventilación perfusión (si se sospecha de un tromboembolismo pulmonar), y angiografía (permite realizar una embolización o taponamiento del vaso que sangra).

Factores desencadenantes de la hemoptisis

Según la causa que puede producir la hemoptisis, esta se puede desencadenar por la presencia de inflamación y necrosis, (muerte) de los vasos sanguíneos presentes en un tumor pulmonar, un aumento de la vascularización de la mucosa, (revestimiento) de los bronquios en procesos inflamatorios crónicos como bronquitis, la aparición de trombos (coágulos) en vasos sanguíneos, y la muerte de los tejidos en procesos infecciosos, entre otros.

Factores de riesgo de la hemoptisis

  • Someterse a pruebas médicas invasivas: complicaciones de la broncoscopia, implante de prótesis endobronquiales, intubación traqueal...etc.
  • Tomar fármacos como anticoagulantes, Amiodarona, Vinblastina...etc.
  • Consumo de tabaco y/o de cocaína.
  • Padecer tumores con tendencia a metastatizar al pulmón.
  • Exposición a elementos como el níquel, el cromo, o el asbesto.
  • Antecedente de enfermedad pulmonar obstructiva crónica, infecciones a repetición de vía aérea inferior y tos con esputo purulento recurrente.
  • Contacto continuado con pacientes que presentan infecciones respiratorias.

Complicaciones de la hemoptisis

  • Anemia.
  • Colapso pulmonar por hemorragia masiva.
  • Insuficiencia respiratoria y asfixia.
  • Shock hipovolémico: fallo multiorgánico por falta de riego sanguíneo suficiente en los órganos y tejidos.
  • Muerte.

Prevención de la hemoptisis

  • Promover en la población con campañas de información y la consulta inmediata una vez se presente el síntoma, para el estudio e identificación
  • Estudio de contactos y aislamiento respiratorio del paciente con TBC para prevenir la infección. Tratamiento del paciente con afectación tuberculosa.
  • No fumar. Con ello se previene la aparición del cáncer de pulmón y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).
  • Vacunación antigripal y antineumocócica.
  • Medidas de prevención específica para cada patología que sea posible productora de hemoptisis.

Especialidades a las que pertenece la hemoptisis

La hemoptisis es una alteración que puede ser estudiada y tratada por el neumólogo o el cirujano torácico. Según la causa que la produce, pueden intervenir en su manejo otros especialistas como médicos internistas, cardiólogos...etc.

Preguntas frecuentes:

¿Qué es hemoptoico?

El término hemoptóico o hemoptísico es un adjetivo que se utiliza para referirse a las características del esputo de un paciente cuando presenta sangre o también para hacer referencia al enfermo aquejado de hemoptisis.

¿Qué pasa cuando toses sangre?

El toser sangre puede ser sinónimo de tener una hemoptisis. La persona que tiene ese síntoma debe consultar siempre con su médico, inicialmente al médico de atención primaria, para que se pueda iniciar la exploración física y las pruebas complementarias necesarias para encontrar la causa de la hemoptisis y realizar, así mismo, un diagnóstico diferencial para descartar que la sangre no tiene un origen digestivo u orofaríngeo. Si hay un sangrado abundante, el paciente debe acudir a un servicio de urgencias hospitalarias para su estudio y tratamiento, ya que presenta un riesgo vital importante.

¿Qué significa el color de la flema?

El color de la flema puede orientar hacia la presencia de determinadas enfermedades, por ejemplo, una flema líquida transparente puede estar presente en procesos alérgicos con rinitis, una flema blanquecina, puede presentarse al inicio de una infección respiratoria y una flema espesa amarillo-verdosa sugiere la presencia de una infección respiratoria evolucionada, una coloración rosada o roja informa de la presencia de sangre, la flema marronácea puede presentarse por inhalación de humos

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de pulmón?

La forma de presentación de los tumores en el pulmón puede ser variada. Son frecuentes síntomas como dolor torácico, tos, sensación de falta de aire (disnea), hemoptisis, infecciones respiratorias, cansancio, pérdida de peso, dificultad para deglutir por compresión del esófago por el tumor, parálisis de las cuerdas vocales o el diafragma por afectación de los distintos nervios que llevan la información a estas estructuras...etc.

¿Qué significa tener sabor a sangre en la boca?

El sabor a sangre en la boca puede indicar que el paciente presenta un sangrado real en la misma boca o faringe, en la nariz, procedente del aparato digestivo o los pulmones. Además, algunos tratamientos pueden producir esta sensación gustativa sin que realmente exista sangrando.