Atención médica sin papeleos ni letra pequeña
  1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Fascitis Plantar

Fascitis Plantar

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

¿Qué es la fascitis plantar?

Es la inflamación de la fascia plantar, una banda de tejido elástico que se extiende desde el talón hasta los dedos.  Al caminar mantiene el arco plantar y absorbe y devuelve la energía que se produce durante el impacto del pie en el suelo. Es una enfermedad común que se da en personas no deportistas a partir de los 40 años y en deportistas desde muy jóvenes.

Es una enfermedad de tipo leve y es tratada por el traumatólogo y podólogo.
El diagnóstico de la fascitis plantar se determina mediante una exploración física del pie del paciente.

Tipos de fascitis

Existen varios tipos de fascitis donde destacan:

  • Fascitis Plantar: desgarro por un exceso de tensión en la zona de la fascia del pie, lo que provoca dolor e inflamación.  
  • Fascitis Necrotizante: es un tipo de fascitis se produce por una infección aguda en la fascia que se transmite a todo el tejido cutáneo provocando necrosis.
  • Fascitis Eosinofílica: infección de la fascia que provoca la inflamación del músculo.

Causas de la fascitis plantar

La fascia plantar, es un ligamento de la planta del pie que tiene una función de amortiguación a la hora de andar o hacer deporte, de manera que genera la parte tensora que permite que tengamos el arco en el pie.

Pero esa tensión y estrés en la zona de la fascia puede provocar desgarros, y el estiramiento y desgarro reiterado puede generar que la fascia sufra una inflamación e irritación dando lugar a la fascitis plantar.

No obstante, en muchas ocasiones la fascitis plantar no tiene una causa clara.

Síntomas de fascitis plantar

Al tratarse de una inflamación de la fascia del pie el principal síntoma que aparece es malestar en la pisada, generando un dolor fuerte y punzante en la parte inferior del pie, próxima al talón de aquiles.

El dolor es más intenso cuando se dan los primeros pasos, si el paciente se mantiene mucho tiempo de pie o si durante mucho tiempo ha estado sentado y después de pie.

La práctica de ejercicio agrava el dolor, pero tras su realización.

Tratamiento para la fascitis plantar

Los pacientes que sufren fascitis plantar suelen tener un tratamiento sencillo basado en reposo, hielo frío en la zona local y estiramientos, acompañado de la toma de analgésicos para el dolor y la inflamación.

También es conveniente que el paciente acuda a un fisioterapeuta para iniciar algún tipo de terapia o recomendar el uso de algún instrumento como una férula para por la noche de forma que se estire la pierna y el arco del pie mientras el paciente duerme.

Si durante muchos meses el dolor persiste y no mejora el médico puede indicar al paciente tratamiento más invasivos como: inyecciones de esteroides, ondas de choque o incluso la cirugía para poder separar del hueso del talón la fascia plantar.

Pruebas complementarias del tratamiento de fascitis plantar

El diagnóstico de la fascitis plantar se determina mediante una exploración física del pie del paciente. Durante dicha exploración el médico evaluará las diferentes zonas de sensibilidad de manera que si durante la exploración el paciente siente dolor será causa de padecer la fascitis plantar.

En muchas ocasiones para cerciorarse el médico solicitará una resonancia magnética o radiografía para ver el hueso del talón del paciente y la fascia plantar, asegurando que el dolor es producido por esta enfermedad.

Factores desencadenantes de la fascitis plantar

La fascitis plantar suele producirse sin una causa fija al 100%, ya que aparece cuando el talón de aquiles es sometido a un nivel elevado de estrés y tensión, por lo que cualquier actividad o rutina que genere dichos síntomas en el talón es un factor desencadenante de la fascitis plantar.

Factores de riesgo de la fascitis plantar

Los factores de riesgo que pueden contribuir al desarrollo de una fascitis plantar son la edad, siendo más frecuente padecerla a partir de los 40 años, los pacientes con obesidad, al generar un sobreesfuerzo en el talón de aquiles, personas que deben desempeñar su actividad laboral de pie y los pacientes con anomalías en la forma del pie, tanto un pie plano como un pie con arco elevado.

Complicaciones de la fascitis plantar

  • Dolor crónico en el talón.
  • Alteración en la forma de caminar.
  • Daños en rodillas, cadera, espalda, etc.

Prevención de la fascitis plantar

  • Adapta el calzado a la actividad a realizar.
  • Masajes fisioterapéuticos.
  • Evita posiciones de pie anómalas.
  • Evita el sobrepeso.

Especialidades a las que pertenece la fascitis plantar

Los médicos encargados de tratar la fascitis plantar son los especialistas en traumatología y podología.

Para ser traumatólogo es preciso cursar el grado en medicina, hacer el examen MIR y una formación como residente en hospital de 5 años.

Para ser podólogo es necesario cursar una carrera de grado en podología de 3 años.

Preguntas frecuentes

¿Cuánto tiempo tarda en curarse una fascitis plantar?

En función del tipo de tratamiento y de la gravedad de la fascitis plantar así será la recuperación. No obstante, suele ser en una media de entre dos y tres semanas.

¿Qué es un espolón calcáneo en el pie?

Es la prolongación del hueso del talón en la parte anterior del mismo, que se denomina calcáneo y se produce por un estiramiento excesivo de la fascia plantar.

¿Si tengo fascitis plantar a qué médico acudo?

El especialista de los pies es el podólogo, el encargado de hacer un estudio biomecánico de ellos, pero para la fascitis plantar también puedes acudir a un traumatólogo primordialmente.  

¿Qué ejercicios debo hacer para curarme una fascitis plantar?

Deberás acudir al especialista para que te realice una tabla con los ejercicios más adecuados para tu caso. Siendo los más frecuentes los estiramientos del pie y la pantorrilla para mejorar la fascia plantar.

¿Cómo es la recuperación de una fascitis plantar?

Según cada paciente y el tipo de tratamiento así será la recuperación. Generalmente en dos o tres semanas con reposo, hielo, estiramientos y analgésicos el paciente debe estar recuperado.