Atención médica sin papeleos ni letra pequeña

Entorsis

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

¿Qué es la entorsis?

La entorsis, también conocida como esguince grado I, consiste en la distensión parcial del ligamento.

No existe laxitud en la articulación por lo que, se pueden realizar movimientos completos, asociados a un dolor leve y variable, y a un ligero proceso inflamatorio. Suele presentar hinchazón y dolor de intensidad variable. Son más frecuentes en personas mayores y en deportistas, aunque puede ocurrir a cualquier persona de cualquier edad y en ambos sexos.

Es una afección muy común y es leve, ya que si se trata adecuadamente puede sanar sin problemas.
Las causas de la entorsis se producen como resultado de un movimiento brusco que excede la capacidad de movimiento de la articulación.

Tipos de entorsis

No existen tipos de entorsis.

Causas de la entorsis

Las causas de la entorsis se producen como resultado de un movimiento brusco que excede la capacidad de movimiento de la articulación, por caídas, torceduras o golpes que desplazan la articulación de su posición normal.

Síntomas de la entorsis

Los síntomas de la artrosis son:

  • Dolor en la zona afectada de intensidad variable.
  • Inflamación o hinchazón leve y local.
  • Ligero derrame articular o hematoma.

Tratamiento de la entorsis

Los objetivos del tratamiento de la entorsis son: disminuir el dolor, la inflamación y evitar la inestabilidad crónica de la articulación afectada. La entorsis en la mayoría de las ocasiones se resuelve con medidas conservadoras como son:

  • Protección, reposo, hielo, compresión y elevación.
  • La crioterapia, que es la aplicación de frío durante unos 10 minutos cada dos horas durante las primeras 48 horas.
  • En estos 2-3 primeros días debe evitarse el apoyo de la extremidad y mantener reposo con la extremidad elevada.
  • La protección y compresión de la articulación se realiza mediante vendajes elásticos o tape, vendaje compresivo, tobillera con cordones u ortesis semirrígida.
  • Se recomienda realizar ejercicios de rehabilitación para mejorar el movimiento y la fuerza de la articulación.
  • Los AINEs (analgésicos y antiinflamatorios no esteroideos) han demostrado mejorar el dolor y acelerar la recuperación.

Pruebas complementarias de la entorsis

Las pruebas complementarias de la entorsis son:

  • La radiografía simple (RX) debe ser siempre la primera imagen a solicitar, pues resolverá la gran mayoría de dudas del examen físico. Es la mejor herramienta para el diagnóstico.
  • En caso de dudas diagnósticas o del patrón de fractura, se pueden solicitar imágenes complementarias como el TAC, la resonancia magnética o la ecografía.

Factores desencadenantes de la entorsis

No existe factor desencadenante de la entorsis.

Factores de riesgo de la entorsis

Los factores de riesgo de la entorsis son:

  • La edad: las personas mayores tienen mayor rigidez de la articulación, por lo que cualquier movimiento brusco puede provocar la lesión.
  • Los deportes intensos: algunas actividades deportivas generan más predisposición a la afectación de las articulaciones, en especial aquellos deportes que requieren saltar, cambiar de dirección rápidamente o estirar o torcer los pies como el baloncesto, tenis, fútbol americano, fútbol, esquí, etc.
  • Superficies irregulares: caminar o correr en superficies irregulares o en un campo en malas condiciones puede aumentar el riesgo de sufrir un esguince de tobillo.
  • Lesiones anteriores en la articulación.
  • Sobrepeso.
  • Calzados inadecuados.
  • Traumatismos.

Complicaciones de la entorsis

Las complicaciones de la artrosis son:

  • Dolor crónico en la articulación afectada.
  • Inestabilidad crónica.
  • Artritis articular.

Prevención de la entorsis

Se pueden adoptar algunas precauciones para evitar que ocurra como son:

  • Realizar un precalentamiento antes de hacer ejercicio o practicar deporte.
  • Tener cuidado al caminar, correr o trabajar en superficies irregulares o con hoyos.
  • Mantener una buena fuerza y flexibilidad muscular.
  • Evitar el sobrepeso.
  • Utilizar un calzado adecuado para cada actividad que realice.
  • Evitar los zapatos de tacón.
  • Asegurarse de que las lesiones anteriores de algún ligamento estén curadas.

Especialidades a las que pertenece

La especialidad médica a la que pertenece la entorsis es la traumatología, que es la que se encarga del estudio, tratamiento y prevención de las lesiones del aparato músculo esquelético.

Preguntas frecuentes

¿Qué es un esguince?

Un esguince es una lesión por rotura o estiramiento que afecta a las estructuras ligamentosas que rodean una articulación.

¿Cuál es la causa de un esguince?

Los esguinces son causados por traumatismo directos, golpes, caídas o por la transmisión de una fuerza que sobrepasa el límite funcional de la articulación. Surgen de movimientos de inversión o eversión y también de rotación excesiva.

¿Qué tipos de esguinces hay?

Hay tres tipos de esguince que son:

  • Esguince grado I: distensión parcial del ligamento.
  • Esguince grado II: rotura parcial o total del ligamento.
  • Esguince grado III: rotura total del ligamento con arrancamiento óseo. La rotura de varios ligamentos puede causar una luxación si se pierde completamente la congruencia articular.

¿Qué es un esguince de primer grado?

Un esguince de primer grado es también llamado entorsis y consiste en distensión parcial del ligamento. Se corresponde con lesiones que no incluyen rotura ni arrancamiento de los ligamentos respecto al hueso. No existe laxitud en la articulación por lo que se pueden realizar movimientos completos. Se asocia un dolor leve, variable y un ligero proceso inflamatorio.

¿Cómo se quita un esguince?

La mayoría de los esguinces se curan en un plazo de 6 a 8 semanas. Las recomendaciones generales para el tratamiento de un esguince leve son: protección, reposo, hielo, compresión y elevación.

En ocasiones es conveniente realizar inmovilización llevando un vendaje o férula. También administrar analgésicos y antiinflamatorios para el dolor y la hinchazón así como hacer ejercicios de rehabilitación para mejorar el movimiento y la fuerza de la articulación.