Atención médica sin papeleos ni letra pequeña

Deshidratación

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

¿Qué es la deshidratación?

La deshidratación es la pérdida excesiva de agua o líquidos del organismo. Cuando se pierde más agua que la que se ingiere, el cuerpo no puede funcionar en condiciones normales. Es un cuadro clínico más frecuente en niños y ancianos, y también se suele originar cuando se padece alguna enfermedad que provoca vómitos constantes o diarreas. La deshidratación leve es bastante común y suele ser provocada por la ingesta insuficiente de líquidos, no obstante, pueden darse casos graves de deshidratación en los que la pérdida equivalga a más del 10% del peso corporal y se produzcan complicaciones mayores.
Cuando se padece una deshidratación se debe beber agua a sorbos o chupar cubitos de hielo.

Tipos de deshidratación

Existen diferentes tipos de deshidratación:

  • Deshidratación isotónica: la pérdida de agua equivale a la de solutos (sales, iones y resto de componentes que circulan con el agua). Suele ser la más frecuente y ocurre, a menudo, cuando se sufre gastroenteritis.
  • Deshidratación hipertónica: se pierde más agua que sales o electrolitos, provocando la elevación de los niveles de sodio en sangre.
  • Deshidratación hipotónica: se pierden proporcionalmente más solutos que agua y deriva en una mínima concentración de sodio en sangre. Es la menos común.

Causas de la deshidratación

Las causas más comunes de la deshidratación son: no beber suficiente agua o líquidos al día, padecer diarrea o vómitos agudos, fiebre, sudoración excesiva, exceso de orina, quemaduras solares, algunos medicamentos como los diuréticos, enfermedades como la diabetes insípida, o ciertas enfermedades renales.

Síntomas de la deshidratación

Cuando la deshidratación es leve, sus síntomas más habituales son: sed, boca seca, orina oscura, piel seca, pérdida de apetito, dolor de cabeza, malestar y calambres musculares. Si la deshidratación es más grave se considera una emergencia médica, ya que puede dejarse de orinar, originarse confusión, sentir mareos, falta de coordinación, fatiga, taquicardia, enturbiamiento de la visión, apatía, incluso sufrir delirio e inconsciencia y, en los casos más extremos y sin tratamiento, la muerte.

Tratamiento de la deshidratación

El tratamiento de la deshidratación consiste en beber agua a pequeños sorbitos o chupar un hielo e ingerir bebidas que contengan electrolitos, para así recuperar los líquidos y sales perdidas. En niños pequeños o lactantes se ofrece una solución oral que contiene agua y electrolitos que puede administrarse con una jeringuilla, pero también se puede enmascarar el agua mezclándola con zumos para darle sabor.

En los casos más graves, se requiere la hospitalización para suministrar líquidos por vía intravenosa y controlar la evolución del paciente.

Pruebas complementarias de la deshidratación

Normalmente, el médico diagnostica la deshidratación al observar los síntomas, pero puede ayudarse de algunas pruebas complementarias como son medir la presión sanguínea y la frecuencia cardíaca y realizar pruebas de laboratorio para confirmar el diagnóstico. Estas otras pruebas pueden consistir en realizar un análisis de sangre para verificar los niveles de electrolitos (como el sodio y el potasio) y comprobar el funcionamiento renal, o un análisis de orina para detectar cistitis (infección urinaria) y comprobar el grado de deshidratación presentado.

Factores desencadenantes de la deshidratación

Los factores desencadenantes de la deshidratación son: las temperaturas altas, la realización de deporte intenso, no beber la cantidad suficiente de agua, el consumo de algunos medicamentos y sufrir alguna enfermedad como puede ser una gastroenteritis.

Factores de riesgo de la deshidratación

Los lactantes y niños, ancianos, embarazadas y deportistas, son grupos de riesgo que necesitan un cuidado especial del suministro regular de agua. Personas que padecen diabetes, alcoholismo, u otras enfermedades crónicas del riñón, también presentan mayor propensión. Trabajar en ambientes húmedos y muy calurosos, de igual forma, contribuye a padecer deshidratación.

Complicaciones de la deshidratación

Según la gravedad de la deshidratación, se pueden presentar diferentes complicaciones:

  • Golpe de calor.
  • Calambres musculares.
  • Agotamiento.
  • Infección en el tracto urinario y fallo renal.
  • Afectación de las funciones cognitivas como la coordinación.
  • Convulsiones.
  • Pérdida de conciencia.
  • Daño cerebral.
  • Choque hipovolémico (disminución de la presión arterial y de la cantidad de oxígeno).
  • Fallecimiento.

Prevención de la deshidratación

Para prevenir la deshidratación resulta imprescindible:

  • Beber suficiente agua y líquidos a diario (al menos 8 vasos de agua al día).
  • Beber a menudo, aunque no se tenga sed.
  • Consumir alimentos ricos en agua, como las frutas y verduras.
  • Aumentar la ingesta de agua y líquidos con electrolitos si se está enfermo, se padecen vómitos y/o diarrea, o si se realiza ejercicio intenso o hace mucho calor.
  • Evitar consumir bebidas con cafeína, teína o alcohol en climas muy calurosos, ya que son diuréticos y contribuyen a la pérdida de agua y electrolitos.

Especialidades a las que pertenece

El problema de deshidratación lo trata inicialmente la especialidad de medicina interna y la de medicina de familia. En caso de complicaciones pueden intervenir especialistas en medicina intensiva, endocrinología y digestivo.

Preguntas frecuentes:

¿Qué tomar para la deshidratación?

Cuando se padece una deshidratación se debe beber agua a sorbos o chupar cubitos de hielo. También conviene ingerir líquidos con electrolitos y tomar alimentos ricos en agua como la lechuga, la coliflor, el tomate, la sandía, el melón...etc.

¿Qué es la deshidratación hipertónica?

La deshidratación hipertónica se da cuando la pérdida de agua es superior a la de sales minerales.

¿Cuáles son las consecuencias de la deshidratación?

La consecuencia principal de la deshidratación es el cambio de color mostrado en la orina, (esta se hace más oscura). También disminuye la producción de saliva, favoreciendo infecciones bucales. La mala hidratación puede tener consecuencias perjudiciales para la salud y provocar, además; sed, mareos, cansancio, dolor de cabeza, infecciones urinarias, calambres musculares y afectar al rendimiento físico y mental, entre otros.

¿Qué es la deshidratación hipotónica?

La deshidratación hipotónica se da cuando la pérdida de sales minerales o electrolitos es superior a la de agua.

¿Cómo es el dolor de cabeza por deshidratación?

La deshidratación provoca una disminución del volumen de sangre, afectando a la cantidad de sangre rica en oxígeno que llega al cerebro y provocando contracciones de los vasos sanguíneos del cerebro, lo que puede originar dolores de cabeza tensionales intensos, migrañas y dificultad de concentración.