1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Conmoción Cerebral

Conmoción Cerebral

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

¿Qué es una conmoción cerebral?

Una conmoción cerebral es una alteración del funcionamiento del cerebro, como consecuencia de una lesión traumática en la cabeza o cuando ésta se agita violentamente. Por lo general, los efectos son temporales y consisten en dolores de cabeza y problemas de concentración, memoria, equilibrio y coordinación. El hecho de que sea uno de los accidentes cerebrales más comunes, es por la facilidad con la que puede ocurrir, puesto que cualquier caída, accidente de coche, o cualquier deporte o actividad diaria que impliquen mucho movimiento, convierte a la persona en susceptible de sufrirlo. Es más frecuente en hombres que en mujeres, en adultos jóvenes, niños de menos de 5 años y en personas mayores. Aunque es la forma más leve de los traumatismos craneoencefálicos, si no se trata a tiempo, puede ser grave.
Una conmoción cerebral puede desencadenarse de un traumatismo, una caída, actividades deportivas o accidentes automovilísticos.

Tipos de conmociones cerebrales

Las conmociones cerebrales se clasifican como leve (grado 1), moderada (grado 2) o grave (grado 3).

  • Grado 1: los síntomas duran menos de 15 minutos. No hay pérdida de la conciencia.
  • Grado 2: no existe pérdida de conciencia, pero los síntomas duran más de 15 minutos.
  • Grado 3: hay pérdida de conciencia, aunque solo sea por unos pocos segundos.

Causas de una conmoción cerebral

El cerebro está compuesto de tejido blando rodeado de líquido cefalorraquídeo, que actúa a modo de amortiguación, y está localizado dentro del cráneo que es duro y lo protege, pero cuando se sufre un traumatismo craneoencefálico, el cerebro puede moverse dentro del cráneo, lo que puede provocar hematomas, rotura de vasos sanguíneos y lesiones neuronales, produciendo una conmoción cerebral.

Un golpe violento en la cabeza, el cuello o la parte superior del cuerpo puede hacer que el cerebro se mueva abruptamente hacia adelante o hacia atrás contra las paredes internas del cráneo. La aceleración o desaceleración repentina de la cabeza, ocasionada por sucesos como traumatismos, un accidente automovilístico o sacudidas violentas, también puede causar lesiones cerebrales.

Estas lesiones afectan la función cerebral, normalmente por un período breve, y ocasionan signos y síntomas de conmoción cerebral. Este tipo de lesión cerebral puede causar sangrado dentro o alrededor del cerebro, lo que provoca síntomas como somnolencia prolongada y confusión.

Síntomas de una conmoción cerebral

Los síntomas de la conmoción cerebral pueden incluir:

  • Actuar de manera algo confusa, sentirse incapaz de concentrarse o no pensar con claridad.
  • Estar somnoliento, difícil de despertar o cambios similares.
  • Dolor de cabeza.
  • Pérdida del conocimiento durante un lapso bastante corto.
  • Pérdida de la memoria (amnesia) de hechos ocurridos antes de la lesión o inmediatamente después.
  • Náuseas y vómitos.
  • Ver luces centelleantes.
  • Anormalidades en el sueño.
  • Cambios en la lucidez mental y la conciencia.
  • Confusión que no desaparece.
  • Crisis epiléptica.
  • Pupilas de los ojos de tamaño diferente.
  • Movimientos oculares inusuales.
  • Problemas para caminar o mantener el equilibrio.  

Tratamiento de una conmoción cerebral

El descanso es el tratamiento más adecuado para que el cerebro se recupere de una conmoción. El médico recomendará descanso físico y mental para una correcta recuperación de la misma. Esto significa evitar actividades que incrementen cualquiera de los síntomas, como esfuerzos físicos en general, deportes o movimientos vigorosos, hasta que estas actividades ya no provoquen síntomas. También implica limitar actividades que requieran pensar y concentrarse, como jugar a los videojuegos, mirar televisión, hacer tareas escolares, leer o usar el ordenador. El médico puede recomendar acortar la jornada escolar o laboral, que se tomen descansos durante el día o que se reduzcan la carga de tareas escolares o laborales mientras se recupera de la conmoción. A medida que los síntomas mejoran, se pueden ir incorporando gradualmente las actividades. El especialista dirá cuándo es seguro retomar el nivel de vida normal.

Pruebas complementarias de una conmoción cerebral

Para el diagnóstico y tratamiento se llevará a cabo un examen físico y neurológico del paciente. Otras pruebas complementarias que se pueden realizar son: Tomografía computarizada de la cabeza, Resonancia Magnética de la cabeza y Electroencefalograma (EEG, examen de las ondas cerebrales), que puede ser necesario si aparecen crisis epilépticas.

Factores desencadenantes de una conmoción cerebral

Una conmoción cerebral puede desencadenarse de un traumatismo, una caída, actividades deportivas o accidentes automovilísticos.

Factores de riesgo de una conmoción cerebral

Las actividades y los factores que pueden aumentar el riesgo de tener una conmoción cerebral comprenden:

  • Caídas, especialmente en niños pequeños y adultos mayores.
  • Participar en deportes de alto riesgo, como fútbol americano, hockey, fútbol, rugby, boxeo y otros deportes de contacto.
  • Participar en deportes de alto riesgo sin el equipo de seguridad o la supervisión adecuada.
  • Sufrir un accidente automovilístico.
  • Ser víctima de maltrato físico.
  • Haber tenido conmociones cerebrales previas.  

Complicaciones de una conmoción cerebral

Las complicaciones de una conmoción cerebral pueden ser:

  • Dolores de cabeza postraumáticos.
  • Vértigo postraumático.
  • Síndrome del segundo impacto.
  • Síndrome posconmocional.

Prevención de una conmoción cerebral 

Para prevenir este trastorno es necesario:

  • Usar equipos de protección al hacer deporte y otras actividades recreativas.
  • Usar cinturón de seguridad.
  • No beber alcohol antes de conducir.

Especialidades a las que pertenece

La conmoción cerebral pertenece a la especialidad de neurología, que es la especialidad médica que se encarga de la anatomía, la fisiología y las enfermedades del sistema nervioso.

Preguntas frecuentes

¿Es lo mismo conmoción que contusión?

Aunque la contusión y conmoción cerebral se producen por golpes en la cabeza y los síntomas son parecidos, hay un par de aspectos que diferencian una de la otra: las contusiones cerebrales son macroscópicas, mientras que las conmociones son microscópicas. Las contusiones cerebrales son más graves, porque tienen desgarros y lesión cerebral estructural.

¿Cuáles pueden ser las consecuencias de un golpe en la cabeza?

Un golpe en la cabeza podría generar una contusión o una conmoción cerebral, que podrían ser relativamente graves en función de la intensidad y de las lesiones que produzca tanto internas como externas.

¿Qué es un traumatismo de cráneo?

Un traumatismo de cráneo o traumatismo craneoencefálico es cualquier alteración física o funcional producida por una fuerza traumática externa que ocasione un daño físico sobre el cerebro o alguna de sus cubiertas.

¿Qué es un trauma de tórax?

El traumatismo torácico es todo aquel golpe fuerte que se produce sobre la caja torácica, pulmones, corazón, grandes vasos intratorácicos y resto de estructuras mediastínicas. Las causas más frecuentes son los accidentes de tráfico y en segundo lugar las caídas.

¿Cuáles son los traumatismos más comunes?

Existen muchos tipos de traumatismos siendo los más comunes:

  • Traumatismos dentales.
  • Traumatismos en las extremidades como esguince, luxaciones o fractura.
  • Traumatismo en el cráneo y la cara.
  • Traumatismo de los tejidos blandos.
  • Traumatismo de tórax.
  • Traumatismo en el abdomen.