Atención médica sin papeleos ni letra pequeña
  1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Artrosis de Rodilla

Artrosis de Rodilla

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

¿Qué es la artrosis de rodilla?

La artrosis de rodilla es una enfermedad crónica que supone la degeneración o desgaste del cartílago de la articulación de la rodilla. También es conocida como gonartrosis u osteoartritis de rodilla. Es una enfermedad no muy grave y bastante común a partir de los 50 años, siendo más frecuente en mujeres y ancianos.
Para efectuar el diagnóstico de la artrosis de rodilla, el médico especialista puede requerir alguna prueba complementaria al examen físico.

Tipos de artrosis de rodilla

Los diferentes tipos de artrosis de rodilla se clasifican según el grado del desgaste de la articulación:

  • Artrosis de grado I: el cartílago está reblandecido y se produce un pinzamiento que ocasiona molestias.
  • Artrosis de grado II: el cartílago está lesionado y muestra dolor y pinchazos al realizar esfuerzos.
  • Artrosis de grado III: el cartílago presenta fisuras y produce un dolor crónico y dificultad para movilizar la rodilla.
  • Artrosis de grado IV: el cartílago está lesionado y afecta a la zona subcondral situada debajo, produciendo su inflamación y deformación y provocando rigidez.

También suele diferenciarse entre artrosis primaria, cuando es originada por un factor desconocido o por la edad y, secundaria, cuando es debida a una lesión previa, una patología conocida o una enfermedad congénita.

Causas de la artrosis de rodilla

Las causas de la artrosis de rodilla pueden ser:

  • Envejecimiento: a mayor edad, más probabilidad de padecer artrosis.
  • Predisposición genética o enfermedad hereditaria.
  • Sobrecarga o excesivo trabajo físico.
  • Trabajos continuos de fuerza o de movimientos muy repetitivos.
  • Fracturas, traumatismos o lesiones (de menisco, ligamento o articulación).
  • Menopausia.
  • Enfermedad congénita como displasia.
  • Enfermedad articular como artritis, gota, enfermedad de Paget, etc.
  • Enfermedad ósea como osteoartritis, osteonecrosis, etc.
  • Enfermedades neurológicas como la lepra o la enfermedad de Kashin-Beck.
  • Enfermedades endocrinas como diabetes o hipoparatiroidismo.
  • Enfermedades por depósito de sustancias en la rodilla como pirofosfato de calcio o apatita.

Síntomas de la artrosis de rodilla

Los síntomas más frecuentes de la artrosis de rodilla son el dolor mecánico (aumenta al moverse o caminar), rigidez, deformidad, pérdida de movilidad, inflamación y escuchar chasquidos en la articulación al realizar movimientos.

Tratamiento de la artrosis de rodilla

No hay un tratamiento que cure la artrosis de rodilla, pero una combinación de ellos se utiliza a menudo para mejorar calidad de vida del enfermo y aliviar los dolores que le estén ocasionando.

Para tratarla, lo primero que se suministra son analgésicos y antiinflamatorios de actuación rápida, pero también hoy en día se recomiendan los medicamentos llamados SYSADOA (Symptomatic Slow Action Drugs for Osteoarthritis), que son fármacos de acción lenta específicos para la artrosis, para ayudar a preservar el cartílago, mejorar la funcionalidad y aliviar las molestias. Entre ellos se encuentran el sulfato de condroitina, sulfato de glucosamina, diacereína y ácido hialurónico.

Además, es muy beneficiosa la termoterapia, la aplicación de frío o hielo no directo cuando hay inflamación y el uso de calor cuando el dolor es persistente y previo a realizar ejercicios de rehabilitación. Se puede complementar el tratamiento con masajes o fisioterapia manual, electroterapia o uso de estimulación eléctrica transcutánea (TENS), y es muy beneficioso el realizar ejercicios continuamente (ejercicios físico aeróbicos como bicicleta, natación o caminar y ejercicios para fortalecer y ganar flexibilidad).

Cuando se sufre artrosis es importante mantener un peso equilibrado para no debilitar las rodillas, y reducirlo mediante dietas y deporte en caso de padecer sobrepeso.

Pueden ser útiles algunos sistemas ortopédicos como zapatos con alzas si se tiene pierna más larga que la otra, plantillas específicas, el uso de un bastón o muleta para servir de apoyo y reducir la carga sobre la rodilla o la utilización de rodilleras si existe limitación del movimiento.

Según el grado de la sintomatología del paciente se pueden realizar infiltraciones o inyecciones de corticoides en la articulación, para tratar la inflamación de una forma más rápida.

La cirugía se utiliza como última instancia y cuando no han funcionado el resto de tratamientos. Estas técnicas pueden consistir en un lavado de la articulación para ejercer una distensión de la cápsula articular rompiendo las adherencias y arrastrando los elementos que están provocando la inflamación y la destrucción del cartílago, una osteotomía, para cortar o realinear el hueso y recolocar la articulación, o una artroplastia para sustituir parte o toda la articulación de la rodilla por una prótesis.

Pruebas complementarias del diagnóstico de la artrosis de rodilla

Para efectuar el diagnóstico de la artrosis de rodilla, el médico especialista puede requerir alguna prueba complementaria al examen físico como pueden ser: una extracción del líquido articular para examinarlo en el laboratorio, una radiografía, o para descartar alguna complicación, también puede solicitar una tomografía axial computarizada (TAC) o una resonancia magnética.

Factores desencadenantes de la artrosis de rodilla

Son factores desencadenantes de la artrosis de rodilla, y que pueden evitarse, el sobrepeso, los deportes profesionales de impacto (como fútbol, baloncesto o tenis), los trabajos con cargas pesadas (como albañilería o construcción), y también se aumenta el riesgo o se puede desencadenar artrosis, tras someterse a una intervención quirúrgica de rodilla que origine secuelas.

Factores de riesgo de la artrosis de rodilla

Los factores de riesgo de la artrosis de rodilla son fundamentalmente la edad (los ancianos son quienes padecen artrosis con mayor frecuencia), el sexo femenino y contar con antecedentes de familiares que han padecido dicha enfermedad.

Complicaciones de la artrosis de rodilla

Las complicaciones en las que puede derivar una artrosis de rodilla pueden ser:

  • Limitación de la movilidad.
  • Incapacidad del paciente.
  • Deformidad en el valgo o varo (rodillas en X que chocan o rodillas arqueadas).
  • Rotura de menisco.
  • Compresión de nervios.

Tras recibir un tratamiento por osteotomía podría ocurrir alguna complicación grave como:

  • Lesión arterial.
  • Necrosis.
  • Infección.
  • Infarto de miocardio.

Prevención de la artrosis de rodilla

Hay algunas medidas que se pueden tomar para prevenir la artrosis de rodilla:

  • Realizar ejercicio físico aeróbico como nadar, caminar o bicicleta.
  • Evitar la obesidad.
  • No realizar deportes que impliquen correr o saltar.
  • Procurar no subir y bajar escaleras, caminar por terrenos irregulares, estar de pie mucho tiempo, arrodillarse, ni subir cuestas muy pronunciadas.
  • Usar calzado con suelas blandas y poco tacón y, preferiblemente, con amortiguadores al realizar deporte.
  • Realizar hidroterapia.
  • Tomar suplementos a base de ácido hialurónico, glucosamina, condroitina y colágeno.
  • No cargar excesivo peso.
  • Tomar medidas higiénico-sanitarias, como una buena postura y no usar sillas muy bajas.
  • Si se permanece mucho tiempo sentado, como en un viaje o en el trabajo de oficina, hay que levantarse transcurridas unas horas y dar paseos cortos.

Especialidades a las que pertenece

La especialidad a la que pertenece el diagnóstico y tratamiento de la artrosis de rodilla, así como de cualquier trastorno del aparato locomotor, es la reumatología y la traumatología.

Preguntas frecuentes:

¿Qué es la artrosis tricompartimental?

La artrosis tricompartimental es una enfermedad degenerativa y crónica que consiste en el desgaste del cartílago de los tres compartimentos de la articulación de la rodilla (anterior, medial y lateral).

¿Qué diferencia hay entre artritis y artrosis?

Existen diferencias entre artritis y artrosis. La artritis es una enfermedad aguda que afecta a la membrana sinovial, provoca que el hueso se desgaste poco a poco causando inflamación y dolor. La artrosis es una enfermedad degenerativa crónica que daña al cartílago, y causa dolor y rigidez, al quedar los huesos desprotegidos y chocar entre sí.

¿Cuál es el mejor medicamento para el dolor de rodillas?

El mejor medicamento para el dolor de rodillas son los analgésicos de venta libre como el Paracetamol, y antiinflamatorios como el ácido acetilsalicílico (Aspirina), Ibuprofeno o Naproxeno. También ayudan a aliviar el dolor el uso de cremas tópicas con capsaicina y suplementos que contengan sulfato de glucosamina, ácido hialurónico y condroitina.

¿Qué es el reúma?

El reúma es un concepto que no existe como tal en medicina, pero se utiliza para englobar a todo el conjunto de trastornos o dolencias relacionadas con el aparato locomotor. Es decir, es usado como sinónimo de reumatismo, una enfermedad caracterizada por la inflamación de las articulaciones.

¿Qué es el dolor en las articulaciones?

El dolor en las articulaciones es un dolor que generalmente empeora con climas húmedos y puede afectar a una o varias partes del cuerpo a la vez. También se le conoce como artralgia, y frecuentemente se acompaña de inflamación articular.