Atención médica sin papeleos ni letra pequeña

Artrosis

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

¿Qué es la artrosis?

La artrosis o osteoartritis es una enfermedad crónica degenerativa que afecta a las articulaciones. Normalmente, está localizada en las manos, las rodillas, la cadera o la columna vertebral. La artrosis provoca dolor e inflamación, e impide que se puedan realizar con normalidad algunos movimientos tan cotidianos como cerrar la mano, subir escaleras o caminar. Las mujeres tienen más probabilidades de desarrollar artrosis, aunque no se sabe con certeza por qué, y aumenta de forma exponencial a partir de los 50 años. Es una enfermedad común.
La artrosis se manifiesta cuando el cartílago que amortigua los extremos de los huesos de las articulaciones se deteriora gradualmente.

Tipos de artrosis

Los tipos de artrosis pueden clasificarse según la zona afectada:

  • Artrosis de rodilla: es el tipo más frecuente de artrosis. Puede estar relacionada con el envejecimiento y con la genética, y va ligada al desgaste de las diferentes partes que forman la rodilla, o se puede producir por una lesión previa, como puede ser una fractura o una lesión de ligamentos. Suele afectar a deportistas y a personas obesas, ya que el sobreesfuerzo que exigen a sus rodillas es elevado.
  • Artrosis de manos: se origina en una articulación y posteriormente puede extenderse al resto de la mano. Es muy visible ya que suele deformar los dedos.
  • Artrosis de cadera: aquella que afecta a la parte superior de la pierna. Este tipo de artrosis es bastante frecuente, aunque no tanto como la artrosis de rodilla o de mano. El síntoma fundamental es el dolor que se localiza en la zona de la ingle y en la zona interna del muslo. Sin embargo, en ocasiones, el dolor se puede reflejar en la rodilla.
  • Artrosis de columna: este tipo de artrosis puede ser asintomática, por lo que en muchas ocasiones no está diagnosticada y se localiza de forma fortuita al realizar una radiografía por otro motivo. El dolor puede aparecer al realizar actividades mecánicas, como movimientos y sobrecargas en la zona afectada. Además, los cambios de tiempo y de presión suelen agravar el dolor.

Causas de la artrosis

La artrosis se manifiesta cuando el cartílago que amortigua los extremos de los huesos de las articulaciones se deteriora gradualmente. El cartílago es un tejido firme y deslizante que permite un movimiento articular casi sin fricción. En la artrosis, la superficie resbaladiza del cartílago se torna áspera. Con el tiempo, si el cartílago se desgasta completamente, puedes tener una fricción ósea. Las causas de la enfermedad son múltiples y a menudo aparecen juntas en la misma persona. Las cuales son por herencia, envejecimiento, obesidad, lesiones locales, edad, lesiones en las articulaciones y traumatismos.

Síntomas de la artrosis

Los síntomas de la artrosis incluyen: dolor, rigidez, deformidad, pérdida de funcionalidad, dolor con palpitación, pérdida de flexibilidad, inestabilidad... etc.

Tratamiento de la artrosis

El proceso degenerativo de la artrosis no se puede revertir, es decir, que no existe ningún tratamiento para curar la artrosis. Los síntomas se pueden tratar de forma eficaz mediante cambios en el estilo de vida, fisioterapia y otros tipos de terapia, así como con medicamentos y cirugía. En general, hacer ejercicio y tener un peso saludable son las formas más importantes de tratar la artrosis.

Un fisioterapeuta puede trabajar para crear un programa de ejercicios individualizado que le fortalecerán al paciente los músculos que rodean las articulaciones, aumentando así la amplitud de movimiento y reduciendo el dolor.

En cuanto al tratamiento farmacológico, este ayuda a disminuir los síntomas, se usan los antiinflamatorios no esteroideos ( AINES).

Si los tratamientos conservadores no ayudan, se pueden tener en cuenta procedimientos como los siguientes: inyecciones de cortisona, inyecciones para lubricación, realineación de huesos, reemplazo articular... etc.

Pruebas complementarias del tratamiento para la artrosis

Para el diagnóstico y tratamiento de la artrosis es necesario realizar una exploración física. Durante la misma, el médico examinará detenidamente la articulación afectada, comprobará si hay dolor con la palpación, hinchazón o enrojecimiento, y probará la amplitud de movimiento de la articulación. Se pueden indicar también pruebas como: radiografías, resonancia magnética, análisis del líquido articular, análisis de sangre... etc.

Factores desencadenantes de la artrosis

No se han registrado factores desencadenantes para la artrosis.

Factores de riesgo de la artrosis

Los factores de riesgo de la artrosis incluyen: edad adulta avanzada, el sexo (las mujeres tienen más probabilidades de desarrollar artrosis), lesiones en las articulaciones, genética, ya que algunas personas heredan una tendencia a desarrollar artrosis, deformidades en los huesos, obesidad... etc.

Complicaciones de la artrosis

Las complicaciones de la artrosis incluyen:

  • Dolor intenso.
  • Rigidez de las articulaciones.
  • Incapacidad de trabajar.

Prevención de la artrosis

Para prevenir la artrosis es necesario:

  • No sobrecargar una articulación.
  • Mantener un peso corporal normal.
  • Fortalecer los músculos alrededor de las articulaciones.
  • Realizar actividades físicas.

Especialidades a las que pertenece la artrosis

El médico que se especializa en el diagnóstico y el tratamiento de la artrosis es el reumatólogo, que se encarga de estudiar las enfermedades del aparato locomotor: huesos, articulaciones, músculos, ligamentos y tendones.

Preguntas frecuentes

¿En qué se diferencian artritis y artrosis?

La mayor diferencia entre artritis y artrosis es que la primera puede surgir a partir de otras causas no degenerativas como una infección, un traumatismo o una enfermedad autoinmune. La artrosis u osteoartritis está relacionada con el desgaste y envejecimiento de las articulaciones.

¿Es hereditaria la artrosis?

Se sospecha que puede tener una predisposición genética. Sin embargo, por el momento, solo se ha demostrado científicamente que se puede heredar la artrosis de los dedos de las manos, y en las rodillas.

¿Cuáles son las zonas del cuerpo más propensas a la artrosis?

Las rodillas, las manos y las caderas son las zonas del cuerpo más propensas a la artrosis.

¿Los cambios del clima afectan a la gente con artrosis?

Los cambios climáticos repentinos pueden hacer que aumente el dolor de las articulaciones.

¿Los pacientes con artrosis acaban paralíticos?

No, los pacientes con artrosis no acaban paralíticos, sino que tienen pérdida de funcionalidad y/o flexibilidad.