1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Artritis Séptica

Artritis Séptica

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

¿Qué es la artritis séptica?

La artritis séptica también conocida como artritis bacteriana, es la inflamación de una articulación debido a una infección bacteriana o por hongos.

La infección puede provenir de los gérmenes que se propagan a través del torrente sanguíneo desde otra parte del cuerpo.
Si el tratamiento se demora, la artritis séptica puede provocar la degeneración de la articulación y un daño permanente.

La artritis séptica también puede ocurrir cuando, debido a una lesión penetrante, los gérmenes ingresan directamente a la articulación.

Los lactantes tienen más probabilidades de padecer artritis séptica. Las rodillas son las que más frecuentemente se ven afectadas, pero la artritis séptica también puede afectar las caderas, los hombros y otras articulaciones.

La infección puede dañar rápida y gravemente el cartílago y el hueso dentro de la articulación, por lo que es crucial el tratamiento rápido.  Puede ocurrir a cualquier edad desde la infancia, pero alrededor de la mitad de los casos ocurre en personas mayores de 60 años. Es una afección común, si no se trata a tiempo y de forma rápida, puede ser grave llegando a producir daños permanentes en las articulaciones.

Tipos de artritis

Entre los tipos de artritis se encuentran:

  • Osteoartritis: es el tipo más común de artritis. Afecta sobretodo al cartílago común, que es el tejido que amortigua los extremos de huesos dentro de la junta. Una vez que este proceso comienza, el cartílago comienza a erosionar. Esto lleva al dolor común y a la rigidez.
  • Artritis reumatoide: es una enfermedad inflamatoria autoinmune de la guarnición de la junta, que afecta generalmente a varias juntas al mismo tiempo. Puede afectar a ambas manos y a ambos pies.
  • Fibromialgia: es un síndrome del dolor que tiene influencias sistémicas. Además, los pacientes experimentan cansancio y adormecimiento de las extremidades.
  • Artropatía psoriásica: es un fenómeno autoinmune que produce inflamación y dolor de las juntas, los ligamentos, los tendones y la piel. Genera artritis, inflamación del tejido o enthesitis suave y psoriasis.
  • Gota: es una forma de la artritis causada por el depósito de cristales del urato en la cavidad común de una articulación y alrededor de ella, en los tejidos suaves que producen inflamación y dolor severo. El dedo gordo del pie es el más afectado, pero otras juntas pueden también padecer gota.

Causas de la artritis séptica

La artritis séptica puede deberse a infecciones bacterianas, virales o micóticas. La infección bacteriana por staphylococcus aureus (estafilococo) es la causa más frecuente. El estafilococo vive generalmente en la piel saludable. La artritis séptica puede manifestarse cuando una infección en la piel o en las vías urinarias, se propaga a través del torrente sanguíneo a una articulación.

Con menor frecuencia, una herida punzante, una inyección de medicamento o una cirugía en una articulación o cerca de ésta pueden dejar pasar gérmenes en el espacio de la articulación.

En otros casos, la infección puede entrar directamente en la articulación a través de una lesión en la misma o, en raras ocasiones, durante una cirugía o inyecciones articulares. Una vez que la infección ingresa en la articulación, los leucocitos (células del sistema inmunológico encargadas de eliminar la infección), se agrupan y provocan la inflamación articular.

Síntomas de la artritis séptica

Los síntomas de la artritis séptica difieren dependiendo de la gravedad y el tipo de infección que se trate. Los síntomas pueden incluir: dolor articular (moderado o severo), calor (aumento de la temperatura local), eritema (enrojecimiento) y edema (hinchazón).

Cualquier movimiento de la articulación es extremadamente doloroso. La artritis séptica generalmente provoca malestar extremo y dificultad para utilizar la articulación afectada.

Tratamiento de la artritis séptica

El tratamiento, como la sintomatología, depende del agente infeccioso y otros factores. Si la infección es causada por una bacteria, el tratamiento consiste en dos a cuatro semanas de antibióticos intravenosos, a veces seguidos de una dosis alta de antibióticos orales dependiendo de la respuesta al primer tratamiento.

En aquellos casos más difíciles, el tratamiento pasa por el drenaje frecuente del líquido sinovial o cirugía para retirar el fluido o los tejidos infectados. También se pueden utilizar antiinflamatorios no esteroideos y otros analgésicos para mitigar los síntomas.

El tratamiento también consiste en descansar y proteger la articulación durante la fase aguda. Entablillar la articulación permite limitar el movimiento y ayuda a reducir el dolor y el daño tisular.

Una vez controlada la infección, los doctores a menudo recomiendan terapia física para generar fortaleza muscular y aumentar la amplitud de movimiento en las articulaciones afectadas.

Pruebas complementarias de la artritis séptica

Para el diagnóstico y tratamiento de la artritis séptica es necesario realizar pruebas como: análisis del líquido sinovial ya que las infecciones pueden alterar el color, la consistencia, el volumen y la composición del líquido dentro de las articulaciones, los análisis de laboratorio pueden determinar qué organismo está provocando la infección, el análisis de sangre que determina si hay signos de infección en la sangre, las radiografías y otras pruebas de diagnóstico por imágenes de la articulación afectada pueden ayudar a evaluar el daño.

Factores desencadenantes de la artritis séptica

El factor principal desencadenante de la artritis séptica es un contacto directo o indirecto con una bacteria o un hongo.

Factores de riesgo de la artritis séptica

Los factores de riesgo son: edad avanzada y tener una enfermedad coexistente como diabetes mellitus, enfermedad hepática crónica o cualquier condición en la cual el sistema inmunológico está comprometido.

Las enfermedades y trastornos crónicos que afectan las articulaciones, tales como artrosis, gota, artritis reumatoide o lupus, pueden aumentar el riesgo de artritis séptica.

Las personas con artritis reumatoide tienen un mayor riesgo, ya que los medicamentos que toman pueden suprimir el sistema inmunitario y así aumentar la probabilidad de infecciones.

Las mordeduras de animales, las heridas de punción o cortes en las articulaciones pueden generar riesgo de artritis séptica.

Complicaciones de la artritis séptica

Si el tratamiento se demora, la artritis séptica puede provocar la degeneración de la articulación y un daño permanente.

Prevención de la artritis séptica

Los antibióticos preventivos (profilácticos) pueden ser de gran ayuda para las personas que tienen alto riesgo.

Especialidades a las que pertenece

La artritis séptica pertenece a la especialidad de reumatología, que es la especialidad médica que se encarga de prevenir, diagnosticar y tratar las enfermedades musculoesqueléticas y autoinmunes sistémicas.

Preguntas frecuentes

¿Qué bacteria produce la artritis séptica?

La infección bacteriana por staphylococcus aureus (estafilococo) es una de las bacterias que con mayor frecuencia produce la artritis.

¿Qué es la artritis inflamatoria?

La artritis inflamatoria es un grupo de enfermedades, entre las que se incluyen: la artritis reumatoide, la espondilitis anquilosante, la artritis psoriásica y otras espondiloartritis.

Cuando se presenta artritis inflamatoria el sistema inmunitario, que es el que normalmente combate la infección, ataca las articulaciones.

¿Qué diferencia hay entre artritis y artrosis?

La mayor diferencia entre artritis y artrosis es que la primera puede surgir a partir de otras causas no degenerativas como una infección, un traumatismo o una enfermedad autoinmune. La artrosis u osteoartritis está relacionada con el desgaste y envejecimiento de las articulaciones.

¿Qué es la artritis Piógena?

La artritis piógena o séptica es la inflamación de una articulación debido a una infección bacteriana o micótica. La infección puede provenir de los gérmenes que se propagan en el torrente sanguíneo desde otra parte del cuerpo.