Atención médica sin papeleos ni letra pequeña

Apoplejia

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

¿Qué es una apoplejía?

La apoplejía, también conocida como accidente cerebrovascular, es la lesión o daño que se produce en un área del cerebro cuando se detiene el riego sanguíneo y el aporte de oxígeno, lo que provoca la muerte de las neuronas y la pérdida de la función en la parte del cuerpo que es controlada por esa porción dañada del cerebro. Mientras más tiempo permanece el cerebro sin oxígeno, mayor es el daño. Es una enfermedad común que puede ocurrir a cualquier edad, pero es más frecuente en personas mayores de 50 años. Es grave, y si no se trata a tiempo puede causar daños neurológicos importantes como problemas en la memoria, el habla y el movimiento e incluso la muerte.

La apoplejía pertenece a las especialidades de neurología y medicina vascular. La neurología es la especialidad médica que se ocupa de la anatomía, la fisiología y las enfermedades del sistema nervioso.  La medicina vascular es la especialidad médica que se ocupa de la prevención, el diagnóstico, tratamiento y el seguimiento de los pacientes que sufren patologías vasculares, arteriales, venosas, linfáticas o de la microcirculación.

Tipos de apoplejía

Entre los tipos de apoplejía se pueden diferenciar:

  • Ataque isquémico: es producido por la obstrucción total de una arteria por coágulos o placas, disminuyendo o deteniendo el flujo de sangre al cerebro, es decir, provocando una apoplejía.
  • Ataque isquémico transitorio: se presenta cuando una arteria dirigida al cerebro se bloquea parcialmente en lugar de forma completa. Lo que puede causar síntomas de apoplejía que duren unos segundos o hasta pocas horas.
  • Ataque hemorrágico: este tipo de apoplejía es causada por la ruptura de un vaso sanguíneo del cerebro, liberando sangre descontroladamente en éste y produciendo la muerte celular, provocando una apoplejía.

Causas de una apoplejía

Las razones porque la que se interrumpe el flujo sanguíneo en el cerebro provocando la apoplejía pueden ser diversas:

  • Porque una arteria se haya obstruido parcial o completamente. Dicho taponamiento puede producirse por una trombosis, es decir, cuando se forma un coágulo sanguíneo (trombo) en una de las arterias que suministran sangre al cerebro.
  • Por depósitos grasos acumulados en las arterias que causan una reducción del flujo sanguíneo.
  • Por la ruptura de un vaso sanguíneo dentro del cerebro, causando una hemorragia que daña las neuronas.

Síntomas de una apoplejía

Se pueden presentar los siguientes síntomas, que en ocasiones dependen de la zona afectada del cerebro:

  • Adormecimiento o debilidad repentino del rostro, los brazos o las piernas.
  • Problemas para hablar y comprender.
  • Dificultad repentina para ver con uno o ambos ojos.
  • Dolor intenso de cabeza, de aparición súbita.
  • Pérdida o dificultad para mantener el equilibrio y coordinación.
  • Mareos.
  • Dificultad para leer y escribir.
  • Parálisis en algunas partes del cuerpo.
  • Confusión o pérdida de memoria.

Tratamiento de una apoplejía

El tratamiento depende del tipo de apoplejía que se presente. En el caso de un ataque isquémico, el tratamiento consiste en restaurar rápidamente el flujo sanguíneo al cerebro. Esto se puede realizar mediante medicamentos trombolíticos (para disolver coágulos en 4 o 5 horas si se administra en la vena) o a través de un procedimiento endovascular de emergencia. Es un tratamiento rápido que no solo mejora las probabilidades de supervivencia, sino que también reduce las complicaciones.

En el caso de una apoplejía hemorrágica, el tratamiento consiste en controlar el sangrado y reducir la presión en el cerebro. Una vez que se detiene el sangrado en el cerebro, el tratamiento suele implicar atención médica de apoyo mientras el cuerpo absorbe la sangre. Si la zona del sangrado es demasiado grande, se puede realizar una intervención  quirúrgica para extraer la sangre y liberar la presión del cerebro. La cirugía también se puede utilizar para reparar anomalías en los vasos sanguíneos asociadas a los accidentes cerebrovasculares hemorrágicos.

Pruebas complementarias de una apoplejía

Para el diagnóstico y tratamiento de una apoplejía, además de una exploración física para ver las señales neurológicas del habla y la coordinación se realizan pruebas como:

  • Exploración por tomografía computarizada (TC), que puede mostrar una hemorragia, un tumor, un accidente cerebrovascular y otras enfermedades.
  • Imágenes por resonancia magnética (RM), puede detectar el tejido cerebral dañado por un accidente cerebrovascular isquémico y hemorragias cerebrales.
  • Ecografía carotídea, esta prueba muestra la acumulación de depósitos de grasa (placas) y el flujo sanguíneo en las arterias carótidas, entre otras pruebas.

Factores desencadenantes de la apoplejía

Una apoplejía puede desencadenarse por la ruptura de un vaso sanguíneo dentro del cerebro o por un taponamiento parcial o completo de las arterias cercanas o en el interior del cerebro.

Factores de riesgo de la apoplejía

Entre los factores que aumentan el riesgo de desarrollar una apoplejía se pueden incluir:

  • Edad
  • Sexo
  • Presión arterial alta
  • Tabaquismo
  • Nivel de colesterol alto
  • Inactividad física
  • Sobrepeso u obesidad
  • Diabetes
  • Enfermedades cardiovasculares, como insuficiencia cardíaca, defectos cardíacos, infección cardíaca o ritmo cardíaco anormal
  • Alcoholismo
  • Consumo de drogas ilícitas (cocaína, heroína, etc.)
  • Antecedentes familiares de apoplejías

Complicaciones de una apoplejía

Las complicaciones pueden ser temporales o permanentes, dependiendo del tiempo que pasa el paciente sin oxígeno en el cerebro. Entre las complicaciones se pueden encontrar:

  • Parálisis o pérdida del movimiento muscular
  • Pérdida de memoria
  • Dificultades de razonamiento
  • Dificultad para hablar o tragar
  • Depresión
  • Declinación cognitiva
  • Dolor
  • Hemorragia
  • Muerte

Prevención de una apoplejía

Existen actividades y cuidados que se pueden implementar en la rutina diaria que pueden ayudar a prevenir una apoplejía, entre las que podemos encontrar:

  • Controlar la presión arterial alta
  • Reducir la cantidad de colesterol y las grasas saturadas de las dietas
  • No fumar
  • No beber alcohol
  • No consumir drogas
  • Controlar la diabetes
  • Mantener un peso saludable
  • Hacer ejercicio de forma regular

Especialidades a las que pertenece

La apoplejía pertenece a las especialidades de neurología y medicina vascular. La neurología es la especialidad médica que se ocupa de la anatomía, la fisiología y las enfermedades del sistema nervioso.  La medicina vascular es la especialidad médica que se ocupa de la prevención, el diagnóstico, tratamiento y el seguimiento de los pacientes que sufren patologías vasculares, arteriales, venosas, linfáticas o de la microcirculación.

Preguntas frecuentes

¿Qué es la apoplejía hipofisaria?

La apoplejía hipofisaria es un fenómeno isquémico o hemorrágico que aparece generalmente en un adenoma hipofisario (un adenoma es un tumor benigno de lento crecimiento que se origina en las células que forman la glándula hipófisis). La apoplejía hipofisaria se produce como consecuencia de un infarto, con aparición posterior de hemorragia y edema del tumor.

¿Cuándo ocurre un ACV?

Un accidente cerebrovascular sucede cuando el flujo de sangre a una parte del cerebro se detiene. Algunas veces, se denomina "ataque cerebral". Si el flujo sanguíneo se detiene por más de pocos segundos, el cerebro no puede recibir nutrientes y oxígeno y, las células cerebrales pueden morir, causando un daño permanente.

¿Qué es déficit neurológico focal?

Una deficiencia neurológica focal es un problema en el funcionamiento del cerebro, la médula espinal y los nervios que afectan a un lugar específico, como el lado izquierdo de la cara, el brazo derecho o incluso a un área pequeña como la lengua.

¿Cuáles son los signos de Focalización?

Los signos de la focalización pueden incluir: cambios en el movimiento, que incluyen parálisis, debilidad, pérdida de control muscular, aumento y pérdida del tono muscular o movimientos que una persona no puede controlar (movimientos involuntarios, como un temblor).

¿Qué es el síndrome de Sheehan?

El síndrome de Sheehan es un trastorno que afecta a mujeres que pierden una cantidad de sangre que pone en riesgo su vida durante el parto, o que tienen la presión arterial demasiado baja durante el parto o después, lo que puede privar al cuerpo de oxígeno. En el síndrome de Sheehan, la falta de oxígeno puede dañar la hipófisis haciendo que no produzca suficientes hormonas hipofisarias.