Apoplejia

Atención presencial cuando la necesites
Videoconsulta para resolver tus dudas
Un médico te llama en menos de una hora
Chat médico 24 horas los 365 días del año
Regístrate

¿Qué es una apoplejía?

La apoplejía, también conocida como accidente cerebrovascular, es la lesión o daño que se produce en un área del cerebro cuando se detiene el riego sanguíneo y el aporte de oxígeno, lo que provoca la muerte de las neuronas y la pérdida de la función en la parte del cuerpo que es controlada por esa porción dañada del cerebro. Mientras más tiempo permanece el cerebro sin oxígeno, mayor es el daño. Es una enfermedad común que puede ocurrir a cualquier edad, pero es más frecuente en personas mayores de 50 años. Es grave, y si no se trata a tiempo puede causar daños neurológicos importantes como problemas en la memoria, el habla y el movimiento e incluso la muerte.

La apoplejía pertenece a las especialidades de neurología y medicina vascular. La neurología es la especialidad médica que se ocupa de la anatomía, la fisiología y las enfermedades del sistema nervioso.  La medicina vascular es la especialidad médica que se ocupa de la prevención, el diagnóstico, tratamiento y el seguimiento de los pacientes que sufren patologías vasculares, arteriales, venosas, linfáticas o de la microcirculación.

Tipos de apoplejía

Entre los tipos de apoplejía se pueden diferenciar:

  • Ataque isquémico: es producido por la obstrucción total de una arteria por coágulos o placas, disminuyendo o deteniendo el flujo de sangre al cerebro, es decir, provocando una apoplejía.
  • Ataque isquémico transitorio: se presenta cuando una arteria dirigida al cerebro se bloquea parcialmente en lugar de forma completa. Lo que puede causar síntomas de apoplejía que duren unos segundos o hasta pocas horas.
  • Ataque hemorrágico: este tipo de apoplejía es causada por la ruptura de un vaso sanguíneo del cerebro, liberando sangre descontroladamente en éste y produciendo la muerte celular, provocando una apoplejía.

Causas de una apoplejía

Las razones porque la que se interrumpe el flujo sanguíneo en el cerebro provocando la apoplejía pueden ser diversas:

  • Porque una arteria se haya obstruido parcial o completamente. Dicho taponamiento puede producirse por una trombosis, es decir, cuando se forma un coágulo sanguíneo (trombo) en una de las arterias que suministran sangre al cerebro.
  • Por depósitos grasos acumulados en las arterias que causan una reducción del flujo sanguíneo.
  • Por la ruptura de un vaso sanguíneo dentro del cerebro, causando una hemorragia que daña las neuronas.

Síntomas de una apoplejía

Se pueden presentar los siguientes síntomas, que en ocasiones dependen de la zona afectada del cerebro:

  • Adormecimiento o debilidad repentino del rostro, los brazos o las piernas.
  • Problemas para hablar y comprender.
  • Dificultad repentina para ver con uno o ambos ojos.
  • Dolor intenso de cabeza, de aparición súbita.
  • Pérdida o dificultad para mantener el equilibrio y coordinación.
  • Mareos.
  • Dificultad para leer y escribir.
  • Parálisis en algunas partes del cuerpo.
  • Confusión o pérdida de memoria.

Tratamiento de una apoplejía

El tratamiento depende del tipo de apoplejía que se presente. En el caso de un ataque isquémico, el tratamiento consiste en restaurar rápidamente el flujo sanguíneo al cerebro. Esto se puede realizar mediante medicamentos trombolíticos (para disolver coágulos en 4 o 5 horas si se administra en la vena) o a través de un procedimiento endovascular de emergencia. Es un tratamiento rápido que no solo mejora las probabilidades de supervivencia, sino que también reduce las complicaciones.

En el caso de una apoplejía hemorrágica, el tratamiento consiste en controlar el sangrado y reducir la presión en el cerebro. Una vez que se detiene el sangrado en el cerebro, el tratamiento suele implicar atención médica de apoyo mientras el cuerpo absorbe la sangre. Si la zona del sangrado es demasiado grande, se puede realizar una intervención  quirúrgica para extraer la sangre y liberar la presión del cerebro. La cirugía también se puede utilizar para reparar anomalías en los vasos sanguíneos asociadas a los accidentes cerebrovasculares hemorrágicos.

Pruebas complementarias de una apoplejía

Para el diagnóstico y tratamiento de una apoplejía, además de una exploración física para ver las señales neurológicas del habla y la coordinación se realizan pruebas como:

  • Exploración por tomografía computarizada (TC), que puede mostrar una hemorragia, un tumor, un accidente cerebrovascular y otras enfermedades.
  • Imágenes por resonancia magnética (RM), puede detectar el tejido cerebral dañado por un accidente cerebrovascular isquémico y hemorragias cerebrales.
  • Ecografía carotídea, esta prueba muestra la acumulación de depósitos de grasa (placas) y el flujo sanguíneo en las arterias carótidas, entre otras pruebas.

Factores desencadenantes de la apoplejía

Una apoplejía puede desencadenarse por la ruptura de un vaso sanguíneo dentro del cerebro o por un taponamiento parcial o completo de las arterias cercanas o en el interior del cerebro.

Factores de riesgo de la apoplejía

Entre los factores que aumentan el riesgo de desarrollar una apoplejía se pueden incluir:

  • Edad
  • Sexo
  • Presión arterial alta
  • Tabaquismo
  • Nivel de colesterol alto
  • Inactividad física
  • Sobrepeso u obesidad
  • Diabetes
  • Enfermedades cardiovasculares, como insuficiencia cardíaca, defectos cardíacos, infección cardíaca o ritmo cardíaco anormal
  • Alcoholismo
  • Consumo de drogas ilícitas (cocaína, heroína, etc.)
  • Antecedentes familiares de apoplejías

Complicaciones de una apoplejía

Las complicaciones pueden ser temporales o permanentes, dependiendo del tiempo que pasa el paciente sin oxígeno en el cerebro. Entre las complicaciones se pueden encontrar:

  • Parálisis o pérdida del movimiento muscular
  • Pérdida de memoria
  • Dificultades de razonamiento
  • Dificultad para hablar o tragar
  • Depresión
  • Declinación cognitiva
  • Dolor
  • Hemorragia
  • Muerte

Prevención de una apoplejía

Existen actividades y cuidados que se pueden implementar en la rutina diaria que pueden ayudar a prevenir una apoplejía, entre las que podemos encontrar:

  • Controlar la presión arterial alta
  • Reducir la cantidad de colesterol y las grasas saturadas de las dietas
  • No fumar
  • No beber alcohol
  • No consumir drogas
  • Controlar la diabetes
  • Mantener un peso saludable
  • Hacer ejercicio de forma regular

Especialidades a las que pertenece

La apoplejía pertenece a las especialidades de neurología y medicina vascular. La neurología es la especialidad médica que se ocupa de la anatomía, la fisiología y las enfermedades del sistema nervioso.  La medicina vascular es la especialidad médica que se ocupa de la prevención, el diagnóstico, tratamiento y el seguimiento de los pacientes que sufren patologías vasculares, arteriales, venosas, linfáticas o de la microcirculación.

Preguntas frecuentes

¿Qué es la apoplejía hipofisaria?

La apoplejía hipofisaria es un fenómeno isquémico o hemorrágico que aparece generalmente en un adenoma hipofisario (un adenoma es un tumor benigno de lento crecimiento que se origina en las células que forman la glándula hipófisis). La apoplejía hipofisaria se produce como consecuencia de un infarto, con aparición posterior de hemorragia y edema del tumor.

¿Cuándo ocurre un ACV?

Un accidente cerebrovascular sucede cuando el flujo de sangre a una parte del cerebro se detiene. Algunas veces, se denomina "ataque cerebral". Si el flujo sanguíneo se detiene por más de pocos segundos, el cerebro no puede recibir nutrientes y oxígeno y, las células cerebrales pueden morir, causando un daño permanente.

¿Qué es déficit neurológico focal?

Una deficiencia neurológica focal es un problema en el funcionamiento del cerebro, la médula espinal y los nervios que afectan a un lugar específico, como el lado izquierdo de la cara, el brazo derecho o incluso a un área pequeña como la lengua.

¿Cuáles son los signos de Focalización?

Los signos de la focalización pueden incluir: cambios en el movimiento, que incluyen parálisis, debilidad, pérdida de control muscular, aumento y pérdida del tono muscular o movimientos que una persona no puede controlar (movimientos involuntarios, como un temblor).

¿Qué es el síndrome de Sheehan?

El síndrome de Sheehan es un trastorno que afecta a mujeres que pierden una cantidad de sangre que pone en riesgo su vida durante el parto, o que tienen la presión arterial demasiado baja durante el parto o después, lo que puede privar al cuerpo de oxígeno. En el síndrome de Sheehan, la falta de oxígeno puede dañar la hipófisis haciendo que no produzca suficientes hormonas hipofisarias.

Artículos relacionados Ver todos
Nefrectomía
Contenido de salud

Nefrectomía

Definición La nefrectomía es la cirugía mayor por la que se realiza la extracción o exéresis de un riñón de manera parcial o total. Se puede hacer mediante cirugía abierta o mediante cirugía endoscópica . ¿Cómo es una nefrectomía? La nefrectomía abierta se realiza sometiendo al paciente a una anestesia general para realizar una incisión en el abdomen o en el costado. A través de ella se extrae el riñón y sus estructuras adyacentes como la glándula suprarrenal y el uréter o solo una parte dañada del mismo para preservar su función. En la nefrectomía endoscópica , el cirujano hace pequeñas incisiones por la cuales introduce el endoscopio, para permitir una visualización de la zona, y por otras el instrumental necesario para realizar la extracción de todo el riñón o de una parte del mismo. ¿Para quién está indicada? La nefrectomía está indicada en personas con tumores de riñón, ya sean malignos o benignos . Se puede realizar esta cirugía cuando se producen traumatismos que lesionan el riñón y no se pueden reparar  o cuando hay procesos infecciosos graves o cálculos renales de gran tamaño. También se realiza nefrectomía en donantes vivos en los cuales se extrae un riñón que donan a otra persona. Para realizar este tipo de intervención es necesario comprobar el correcto funcionamiento de los riñones previamente. ¿Por qué se realiza? En casos de tumores malignos la nefrectomía se realiza para la extirpación del tumor, que en la mayoría de los casos suele ser suficiente para la curación del proceso. En casos de infecciones que no se pueden tratar con antibióticos o no responden a los mismos, la nefrectomía es la única opción curativa. Lo mismo ocurre en casos de obstrucciones severas por un cálculo o bien en procesos traumáticos con sangrado importante que no se pueden controlar mediante otras técnicas .  Riesgos de una nefrectomía Los riesgos de una nefrectomía son: Hemorragia.  Infecciones. Reacción alérgica a la anestesia. Insuficiencia renal (se produce cuando el riñón que queda no es capaz de compensar el función de filtrado que realizaba el otro riñón). Lesiones en órganos cercanos. Preparación La preparación de una nefrectomía conlleva una analítica de sangre y orina con coagulación y un estudio de filtrado glomerular, electrocardiograma, radiología de tórax y consulta con el anestesista. Además: El paciente deberá permanecer en ayunas al menos 8 horas previas a  la cirugía. No se deben consumir fármacos antiinflamatorios como el ibuprofeno, al menos la semana previa a la cirugía. Si el paciente toma anticoagulantes deberá poner esta información en conocimiento del médico, que será quien le dará las indicaciones oportunas. La abstinencia del tabaco en la semana previa a la cirugía ayudará a mejorar la cicatrización y a mejorar la recuperación. Cómo es la recuperación de una nefrectomía La recuperación de una nefrectomía es un proceso que puede ser doloroso a pesar de que se pauten fármacos analgésicos para controlar el dolor. La permanencia en el hospital suele ser de unos cinco días. Durante este tiempo se  permite al paciente caminar desde las primeras 24 horas e incluso se le anima a hacerlo. Tras 24 horas de ayuno se le comenzarán a dar líquidos al paciente y si este los tolera de forma correcta se pasa a alimentación normal pasadas 48 horas . Es posible que el paciente tenga que llevar durante los primeros días una sonda vesical y un drenaje implantados tras la cirugía, los cuales serán retirados antes del alta al domicilio. Entre uno y dos meses después de la cirugía, dependiendo de la actividad laboral del paciente, este se podrá incorporar a la misma. Resultados Los resultados de una nefrectomía suelen ser satisfactorios ya que se trata de una cirugía curativa. No obstante, siempre se tendrá que someter al paciente a vigilancia al ser necesario comprobar que el riñón mantiene su función correctamente y que no se presenta una insuficiencia renal (falta de función del riñón) a lo largo del tiempo. Preguntas frecuentes ¿Qué es una nefrectomía radical? La nefrectomía radical es la cirugía mayor en la cual, ya sea por método laparoscópico o por cirugía abierta, se procede a la extirpación de la totalidad del riñón, junto con el uréter y la glándula suprarrenal. Suele ser la cirugía que se usa en casos de tumores malignos de riñón. ¿Qué es una nefrectomía laparoscópica? La nefrectomía laparoscópica es la cirugía mayor, que se usa para extirpar un riñón, y se hace mediante mínimas incisiones realizadas en el abdomen. Estas incisiones suelen tener de entre dos y cuatro centímetros de longitud y a través de ellas se introduce el laparoscopio , instrumento que permite visualizar la zona a operar e introducir el instrumental quirúrgico (pinzas, bisturí, aspirador... etc.) Al ser una cirugía menos invasiva produce una recuperación más rápida y con menos dolor postoperatorio. ¿Qué es una nefrectomía parcial? La nefrectomía parcial es la cirugía mayor, ya sea abierta o por laparoscopia, en la que se procede a extirpar una parte de un riñón, conservando en su lugar la parte sana del mismo, y que permite mantener intactos el uréter y la glándula suprarrenal. ¿Cuánto tarda en hacerse una nefrectomía? La nefrectomía es una cirugía que puede durar entre 3 y 5 horas, dependiendo de las complicaciones que se puedan presentar durante la misma y de si es una nefrectomía parcial o radical, ya que la segunda es más compleja en su realización. ¿Es dolorosa una nefrectomía? La nefrectomía es una cirugía que puede ser dolorosa, sobre todo si es mediante cirugía abierta, debido a que la zona de la incisión es una zona de gran movilidad. La nefrectomía endoscópica es menos dolorosa y de una recuperación más rápida, ya que las incisiones son más pequeñas.
Orquidopexia
Contenido de salud

Orquidopexia

Definición  La orquidopexia es una intervención quirúrgica para hacer descender los testículos dentro del escroto. Un testículo descendido se produce antes de que nazca un bebé varón, uno o ambos testículos permanecen en la cavidad abdominal en lugar de desplazarse dentro del escroto. Esto se conoce como "testículos no descendidos" o criptorquidia, que significa testículo oculto. ¿Cómo es la orquidopexia? La orquidopexia generalmente se realiza de forma ambulatoria , por lo que el paciente puede regresar a casa el mismo dia de realizarse el procedimiento. Se aplicará anestesia general, o sea, que el paciente estará totalmente dormido.  El cirujano hará una pequeña incisión o corte en el área superior de la pierna del paciente, llamada ingle. Si es necesario hacer descender ambos testículos, habrá dos incisiones, una a cada lado de la ingle. Después de encontrar el cordón espermático que sostiene los testículos dentro del escroto, el cirujano lo desata del tejido circundante, de tal manera que se utilice el cordón en toda su longitud.  En algunos casos, el testículo no puede caer como resultado de una arteria espermática corta. Liberar la arteria de los tejidos circundantes asegura que se pueda estirar a su longitud completa. Se hace una pequeña incisión en el escroto y se crea una bolsa. Luego se estira cuidadosamente el testículo hacia el escroto y se fija en su lugar. Finalmente, las incisiones se cierran con puntos de sutura. En algunas ocasiones, el procedimiento se puede hacer de manera laparoscópica, lo cual implica hacer incisiones quirúrgicas más pequeñas. ¿Para quién está indicada?  La orquidopexia está indicada para: Niños mayores de 1 año de edad cuyos testículos no hayan descendido al escroto o criptorquidia.   También para hombre de 32 años o menos. que tengan la misma condición (testículos no descendidos). Por lo general no se realiza para hombres mayores de esa edad por el riesgo que pueden producir principalmente con la anestesia. Para pacientes con torsión testicular y si es posible fijar el testículo en su lugar. ¿Por qué se realiza?  La orquidopexia se realiza para corregir la criptorquidia, una afección en la que el testículo no desciende hacia el escroto. Si no se hace, puede provocar infertilidad, aumentar el riesgo de cáncer testicular y causar hernias en la ingle.  Riesgos de la orquidopexia  Entre los riesgos de este procedimiento están: No conseguir el descenso testicular, por lo que podrá ser necesaria una nueva intervención. Lesión de los vasos espermáticos. Atrofia testicular. Necesidad de realizar orquiectomía. Hemorragia incoercible, tanto durante el acto quirúrgico como en el postoperatorio. Aparición de hernia inguinal. Infección en sus diferentes grados de gravedad. Apertura de la herida que puede necesitar una intervención secundaria. Hiperestesias (aumento de la sensibilidad) o Hipoestesias (disminución de la sensibilidad). Preparación  La preparación de una orquidopexia, antes del procedimiento es necesario que: Si el procedimiento es realizado en un niño, que es lo más común. Los padres deberán firmar la autorización para la cirugía y estar conscientes de los riesgos. El paciente no debe comer ni beber nada entre las 6 y las 8 horas antes de realizarse el procedimiento. El paciente debe evitar tomar medicamentos anticoagulantes o antiinflamatorios, para evitar el riesgo de sangrado excesivo. El médico le indicará al paciente si necesita tomar algún tipo de medicamento antes de la cirugía, de lo contrario, el paciente no debe hacerlo.  Cómo es la recuperación de una orquidopexia  En la recuperación de una orquidopexia es necesario que los pacientes permanezcan en reposo de 2 a 3 días.  El paciente deberá abstenerse durante un mes de realizar actividades físicas que requieran de mucho esfuerzo.  Una vez retirado el vendaje, el paciente deberá limpiar el sitio de la incisión dos veces por día.  Los puntos se caerán solos, por lo que no hay necesidad de quitarlos.  Si el paciente todavía usa pañales, deben cambiarse cuando estén mojados. Dejarlo sin pañal durante aproximadamente media hora todos los días. Resultados  Los resultados de una orquidopexia tiene beneficios como:  Mejoría de la fertilidad del paciente. Descenso del testículo a la bolsa escrotal. Evitar la posible malignización del testículo intraabdominal. Preguntas frecuentes ¿Qué es una orquidopexia bilateral? Una orquidopexia bilateral es un procedimiento quirúrgico destinado a hacer descender los dos testículos en cada lado dentro del bolso escrotal. ¿Qué es una orquiectomía bilateral?   La orquiectomía bilateral es un procedimiento quirúrgico que  consiste en la extirpación total o parcial de ambos testículos. ¿Qué diferencia hay entre orquidopexia y orquiectomía? La diferencia que hay entre la orquidopexia y la orquiectomía es que, la orquidopexia consiste en hacer descender los testículos dentro del escroto. Mientras que la orquiectomía consiste en la extirpación total o parcial del testículo.  ¿Cuánto se tarda en realizar una orquidopexia? La orquidopexia puede tardar alrededor de una hora por testiculo. ¿Es dolorosa? La orquidopexia no es dolorosa, es un procedimiento que se realiza bajo anestesia general, por lo que el paciente estará dormido y no sentirá absolutamente nada.
Orquiectomía
Contenido de salud

Orquiectomía

Definición  La orquiectomía consiste en la extirpación total o parcial del testículo , que es la glándula responsable de producir la hormona de testosterona en los hombre.   Si la orquiectomía es total, también se extirpará el epidídimo (tubo estrecho situado en la parte posterior del testículo donde maduran y se almacenan los espermatozoides) y parte del cordón testicular (cordón espermático). Si la orquiectomía es sólo parcial,  se extirpa únicamente la parte funcional del testículo dejando el resto de las estructuras . ¿Cómo es una orquiectomía?  Una orquiectomía es un procedimiento que se realiza bajo anestesia general o local, según la condición del paciente. Se realiza mediante una incisión pequeña en el escroto (saco que contiene los testículos).  El cirujano libera los testículos cortando los vasos sanguíneos y los conductos deferentes a los que están unidos para extraer los testículos . Se hace una incisión en el cordón espermático que une el testículo al abdomen. El cirujano conecta los vasos sanguíneos y linfáticos en el cordón espermático. El médico tomará otras precauciones especiales para evitar la propagación de las células cancerosas dentro de la herida o la transferencia de estas células del tumor al torrente sanguíneo. ¿Para quién está indicada?   La orquiectomía total está indicada para:  Procesos tumorales. Cáncer de testículo. Infecciones que destruyeron el testículo. Atrofia testicular, donde se puede colocar posteriormente una prótesis. Lesión traumática. Terapia de reasignación de género.  La orquiectomía parcial está indicada para: Aquellos procesos en los cuales interesa provocar una disminución en los niveles de la testosterona (hormona masculina) en la  sangre.  Cáncer de próstata. ¿Por qué se realiza?   La orquiectomía se realiza para:  Ayudar a aliviar los síntomas, prevenir las complicaciones y prolongar la supervivencia para el cáncer de próstata avanzado. Cuando el paciente tiene cáncer de próstata, la testosterona alimenta el cáncer y le ayuda a crecer.  La orquiectomía reduce la cantidad de testosterona en su cuerpo.  Al reducir la cantidad de testosterona que se encuentra en el cuerpo puede hacer que su cáncer se encoja o crezca más despacio. Riesgos de una orquiectomía   Entre los riesgos de una orquiectomía están:  No conseguir la extirpación del testículo. Esterilidad. Pérdida de interés en el sexo. Persistencia de la síntomas previos, total o parcialmente Hemorragia, tanto durante el acto quirúrgico como en el postoperatorio. Inflamación o infección de los elementos no extirpados. Infección en sus diferentes grados de gravedad. Apertura de la herida que puede necesitar una intervención secundaria.  Daño en los nervios, vasos sanguíneos, tejidos blandos y órganos de la zona. Cambios en los niveles de hormonas. Reacción con la anestesia o medicamentos Preparación  La preparación de una orquiectomía, antes del procedimiento es necesario: El médico hará un examen médico completo para valorar el estado de salud del paciente, acompañado de análisis de sangre, electrocardiograma y los estudios que este considere necesario. El paciente le tiene que informar a su médico qué tipo de medicamentos toma o si es alérgico. No debe tomar medicamentos anticoagulantes o antiinflamatorios como las aspirina, para evitar sangrado excesivo. El paciente debe estar en ayunas ocho horas antes de realizarse el procedimiento.  Cómo es la recuperación de una orquiectomía  La recuperación de una orquiectomía suele durar entre 1 a 3 días, dependiendo de la condición del paciente. Para obtener una mejor recuperación debe: Para ayudar a reducir la hinchazón, el paciente debe aplicar hielo o una compresa fría sobre el escroto, tal como se lo hayan indicado. No debe  hacerlo más de 15 minutos cada vez. El paciente debe mantener la herida de la operación limpia y seca. Puede que sienta dolor después de la cirugía, deberá tomar los analgésicos recetados por el médico. El paciente debe evitar levantar objetos pesados y realizar actividad física fuerte como  correr, nadar o montar en bicicleta las primeras dos semanas posteriores a la cirugía. Se recomienda al paciente no tener relaciones sexuales durante cuatro semanas. El paciente puede volver a sus actividades cotidianas y al trabajo en las 2-3 semana después de la intervención. Resultados  El resultado de una orquiectomía es muy efectivo para ayudar a reducir considerablemente la testosterona en la sangre y consigo también las células cancerosas. Con el propósito de eliminar todo el tejido canceroso determinado según sea necesario . Preguntas frecuentes ¿Cuánto se tarda en hacer una orquiectomía?  Es un procedimiento que tarda una hora normalmente, dependiendo la condición del paciente . ¿Es dolorosa una orquiectomía?   No es un procedimiento doloroso, se realiza bajo anestesia local o general por lo que el paciente no siente absolutamente nada .  ¿Qué es una orquiectomía inguinal?  Una orquiectomía inguinal es el procedimiento que se realiza a través de una pequeña incisión en la ingle, en el que se extirpa el testículo y todo el cordón espermático .  ¿Qué es una orquiectomía unilateral? Una orquiectomía unilateral es una cirugía en el cual se extirpan los dos testículos.
Neuritis Óptica
Enfermedad

Neuritis Óptica

¿Qué es la neuritis óptica? La neuritis óptica es una patología inflamatoria del nervio óptico (este se encarga de llevar toda la información desde el globo ocular hasta el cerebro). Este proceso inflamatorio produce desmielinización (pérdida de mielina que funciona como material aislante) del nervio, que queda desprotegido alterando la conducción de los estímulos visuales y ocasionando pérdida de la visión. Es más frecuente en el sexo femenino y en edades entre 20 y 40 años. Es una enfermedad común que no es grave, pero, si no se trata a tiempo y adecuadamente, puede afectar la vida de la persona que lo padece. Tipos de neuritis óptica Existen diferentes tipos de neuritis según la localización de la inflamación: Neuritis óptica retrobulbar: es la inflamación del nervio óptico por detrás del globo ocular. Inicialmente, y a través del análisis del fondo de ojo, no se aprecia ningún tipo de lesión en el disco óptico (lugar en la retina por donde penetra el disco óptico), solo en etapas tardías puede presentarse un punto pálido en el centro del disco. Neuritis óptica anterior: también llamada papilitis con disco óptico inflamado y edema. Perineuritis: existe daño en la capa que rodea al nervio óptico pero el nervio óptico permanece indemne, por lo que no suelen existir cambios al momento de realizar fondo de ojo. Neurorretinitis: existe edema del disco óptico por inflamación, además de lesiones en la mácula. Causas de la neuritis óptica Las causas específicas de la neuritis óptica idiopática no se conocen. Un gran porcentaje de los casos diagnosticados de esta patología no tienen un diagnóstico de causa conocido. Sin embargo, existen diferentes causas que se pueden relacionar como: Causas infecciosas: por infección directa al nervio óptico como en el caso del VIH, sífilis o citomegalovirus, o de forma indirecta por reacción inmunológica en los casos de varicela, sarampión, rubéola, enfermedad Lyme, parotiditis o herpes. Esclerosis múltiple: enfermedad desmielinizante que afecta al nervio óptico, entre otros. Aquellas personas que han presentado algún episodio de neuritis óptica durante su vida, tienen una probabilidad del 50% de desarrollar esclerosis múltiple. Medicamentos: algunos fármacos como la quinina, cloranfenicol, disulfiram, etambutol y amiodarona, pueden ocasionar neuritis óptica, pero puede ser reversible si se suspende la medicación. Enfermedades inmunológicas: como sarcoidosis, lupus eritematoso sistémico y enfermedad mixta del tejido conectivo, pueden presentar episodios recurrentes de neuritis óptica. Síntomas de la neuritis óptica Los síntomas de la neuritis óptica son de afectación aguda de un solo ojo, aunque cuando la causa es por enfermedad viral se pueden ver afectados ambos ojos. Se destacan los siguientes síntomas: Dolor ocular que empeora con los movimientos del ojo. Pérdida de campo visual periférico. Afectación de la percepción de los colores con disminución de su intensidad. Disminución temporal de la visión que puede ir acompañada de ver luces al mover el globo ocular. En algunos casos, la pérdida de visión es permanente. Tratamiento de la neuritis óptica No se dispone de tratamiento específico para esta enfermedad. El uso de corticoides por vía oral o intravenosa, disminuye el componente inflamatorio y puede ayudar en la recuperación de la agudeza visual, aunque no tiene efecto de recuperación del nervio óptico . En algunos casos, se ha utilizado un procedimiento de recambio plasmático denominado plasmaféresis cuando el tratamiento con corticoides no es exitoso, pero hasta ahora no existen estudios concluyentes sobre su uso. Pruebas complementarias de la neuritis óptica Se pueden incluir dentro del estudio de la neuritis óptica, además del fondo de ojo, los siguientes exámenes complementarios: Resonancia Magnética con contraste para visualizar de forma óptima el nervio óptico, además de una evaluación del cerebro para detectar alteraciones. Analítica de sangre para verificar la existencia de enfermedades inmunológicas. Tomografía de coherencia óptica para medir el espesor de fibras nerviosas de la retina. Potenciales evocados visuales para estudiar la conducción del estímulo visual a través del nervio óptico. Campimetría visual para examinar el campo visual y detectar manchas ciegas. Factores desencadenantes de la neuritis óptica Los factores desencadenantes de la neuritis óptica son la presencia de una enfermedad desmielinizante como la esclerosis de infecciones virales como citomegalovirus, herpes, sífilis o VIH, alguna enfermedad inmunológica como lupus eritematoso sistémico, o el consumo de fármacos como quinina, cloranfenicol o amiodarona. Factores de riesgo de la neuritis óptica Son factores de riesgo de una neuritis óptica los siguientes: Edades entre 20 y 40 años. Aunque en niños se aprecia también con la presencia de enfermedades exantemáticas. Sexo femenino. Personas blancas. Pacientes con deleciones genéticas con mayor riesgo de padecer esta enfermedad. Complicaciones de la neuritis óptica Una neuritis óptica puede presentar las siguientes complicaciones: Daño del nervio óptico permanente, de carácter aditivo con las siguientes neuritis ópticas que puedan aparecer. Alteraciones en la agudeza visual con recuperación lenta de la misma. Aunque también puede haber una pérdida permanente de la capacidad de distinguir colores, contrastes y brillos. Inicio de esclerosis múltiple con el paso del tiempo. Recurrencia de neuritis óptica hasta en un 20% de los casos en el mismo ojo. Efectos secundarios en el sistema inmunológico por el uso de altas dosis de corticoides. Prevención de la neuritis óptica No existe un método de prevención para el primer episodio de neuritis óptica , ya que es impredecible si un paciente va a presentarla como consecuencia de alguna infección, medicación o enfermedad inmunológica. Aquellas personas con uno o más episodios de neuritis óptica y lesiones cerebrales apreciadas por resonancia, pueden beneficiarse del tratamiento con interferón por el riesgo de contraer esclerosis múltiple, pero este tipo de medicación tiene efectos adversos importantes y no exime por completo la aparición de esta enfermedad. Especialidades a las que pertenece Pertenece a las especialidades médicas de oftalmología, neurología y medicina interna . Preguntas frecuentes ¿Qué causa la inflamación del nervio óptico? La inflamación del nervio óptico puede ser causada por medicamentos, enfermedades desmielinizantes e infecciones .   ¿Cuáles son los síntomas de la neuritis? Los principales síntomas son dolor ocular, pérdida de la visión de manera progresiva , alteraciones de la percepción de colores, brillo y contrastes y pérdida de visión periférica.   ¿Qué es la esclerosis en los ojos? Son los síntomas oculares que pueden presentarse en pacientes con esclerosis múltiple , comprenden desde la pérdida de agudeza visual, hasta la incoordinación de los movimientos oculares. ¿Cuál es la causa más frecuente de la neuritis óptica retrobulbar? La causa principal y, frecuentemente, la primera manifestación, mucho antes de la aparición de otros síntomas, es la esclerosis múltiple .   ¿Qué es la neuromielitis óptica? Es un síndrome poco frecuente desmielinizante del nervio óptico y la médula espinal, expresado como neuritis óptica y mielitis transversal , que ocasiona debilidad y parálisis en las extremidades, acompañadas de alteraciones en la sensibilidad.
Parálisis Facial
Enfermedad

Parálisis Facial

¿Qué es la parálisis facial? La parálisis facial es una afección que ocurre debido a un trastorno del nervio facial, consistente en la pérdida total o parcial de movimiento voluntario en un lado de la cara. Se produce por un fallo en el mismo nervio, que no lleva las órdenes nerviosas a los principales músculos encargados de la movilidad y expresión de la cara y estos se paralizan. La parálisis facial causa debilidad repentina y temporal en los músculos faciales. Esto hace que la mitad de la cara se vea caída . Puede suceder a cualquier edad, pero es más frecuente en adultos. En la mayoría de los casos, la parálisis es temporal. Es una enfermedad común y no es grave, aunque si no se trata adecuadamente puede ocasionar complicaciones importantes que afectan a la calidad de vida de las personas que la padecen. Tipos de parálisis facial Existen dos tipos de parálisis facial, estas son: Parálisis facial central (parálisis supranuclear) : es la que afecta a las fibras que unen la corteza cerebral con el nervio facial. Se suele manifestar en síntomas que afectan a los músculos de la parte inferior de la cara (boca y mejilla), en el lado contrario a donde está la lesión, y no suele tener consecuencias sobre la visión. Parálisis facial periférica:  se produce cuando la lesión afecta directamente al nervio facial y se manifiesta en todos los músculos de la cara en el mismo lado donde se encuentra la lesión (músculos de la boca y mejilla), es decir, que va acompañada de alteraciones de la secreción lagrimal y salival y de la sensibilidad gustativa, dependiendo del trayecto lesionado del nervio. La más habitual es la parálisis facial idiopática o parálisis de Bell. Causas de la parálisis facial Existen múltiples causas que pueden provocar una alteración en el nervio facial y su mal funcionamiento. El nervio facial está unido directamente con el cerebro y su función es controlar la musculatura de la cara , la producción de lágrimas y saliva, la percepción auditiva, el cierre y apertura de los ojos y el sentido del gusto en la lengua. Pueden existir causas de origen interno y algunas de origen externo, entre las causas de parálisis facial podemos encontrar: Parálisis de Bell : es de origen desconocido, es la más frecuente de las parálisis faciales y  suele presentarse de forma aguda y brusca. Entre las causas internas están: tumores, aneurismas,  infartos o las malformaciones vasculares cerebrales, y tumores del oído medio, en la base del cráneo y la parótida. Pueden provocar una parálisis facial ciertas causas externas como son los traumatismos craneales, las infecciones virales (Epstein Barr, sarampión, rubéola, rabia, parotiditis, virus de inmunodeficiencia humana, citomegalovirus y herpes zoster),  y bacterianas, (sífilis, lepra y enfermedad de Lyme en un 10%, siendo en un 25% bilateral), agentes tóxicos, otitis, el frío y la yatrogenia (accidente quirúrgico). También se puede producir una parálisis facial de forma congénita (síndrome de Moebius), una enfermedad neurológica congénita caracterizada por una parálisis facial de por vida. Síntomas de la parálisis facial Los síntomas de la parálisis facial pueden variar de acuerdo a las características de la persona y el alcance de la lesión, los cuales pueden incluir: asimetría por falta de movilidad en un lado de la cara, dificultad en las expresiones faciales como cerrar un ojo o sonreír, babeo, alteraciones en la lagrimación y en el habla, dolor alrededor de la mandíbula, dentro o detrás de la oreja del lado afectado, dolor facial y de cabeza, disminución en la capacidad de saborear, dolor en el oído y presencia de sonidos que parecen más fuertes de lo normal , ausencia de saliva, dificultades para subir las cejas, frente lisa y alteraciones en la respiración nasal. Tratamiento para la parálisis facial El tratamiento para la parálisis facial es fundamentalmente médico, aunque no existe un tratamiento propio al no existir una etiopatogenia suficientemente probada. Para conseguir la recuperación de la movilidad facial, primero se deben tratar las causas. Si es por traumatismos se tratará con corticoides, muy eficaces en caso de dolor y en pacientes con parálisis completa. Si el origen es una infección por virus se trata con antivirales, como es el caso de herpes zoster, que se trata con Aciclovir, y si es bacteriana que se trata con antibióticos. Por otro lado, como el párpado no cierra, es necesaria la protección ocular, por lo que se pueden utilizar gafas de sol, lágrimas artificiales, pomadas epitelizantes y se cierra con un parche durante el sueño. Cuando el tratamiento conservador no ha tenido éxito y el nervio no se ha recuperado, se pueden realizar técnicas de reconstrucción para mejorar las secuelas por medio de cirugías. Hay dos tipos de tecnicas de reconstruccion : Estáticas : persiguen la suspensión más natural de la cara, cierre del párpado por elevación de las ceja y mejora la apariencia física. Se implanta una pesa de oro en el párpado para que cierre por gravedad. Con la suspensión de tejidos, se hace con los tendones del paciente, elevándose las partes que cuelgan para que se parezcan lo más posible al lado sano. Dinámicas : tienen el objetivo de que el paciente consiga mover la cara y sonreír. Según las circunstancias del paciente (edad, causa del nervio y enfermedades asociadas), se determina la técnica quirúrgica más conveniente. Pruebas complementarias del tratamiento de la parálisis facial Para el diagnóstico y tratamiento es necesario realizar un examen físico completo acompañado de un exploración neurológica básica clínico. Las pruebas complementarias servirán para saber la gravedad de la lesión o de otra causa distinta a la idiopática. Entre las pruebas complementarias están: análisis de sangre, entre ellos glucemia, conteo sanguíneo completo (CSC), tasa de sedimentación eritrocítica (ESR) o examen de Lyme. Tomografía computarizada de la cabeza, electromiografía y resonancia magnética de la cabeza. Factores desencadenantes de la parálisis facial Aún no se conoce un factor específico que pueda desencadenar la parálisis facial . Factores de riesgo de la parálisis facial Los factores que aumentan el riesgo de padecer esta enfermedad son: la edad, ya que tiene peor pronóstico en gente mayor de 55 años, la hipertensión arterial, los traumatismos craneales, las infecciones de oído, el estar embarazada (especialmente durante el tercer trimestre o en la primera semana después del parto), tener una infección de las vías respiratorias superiores como gripe o resfriado o algún otro  virus o bacteria. También afecta la diabetes mellitus. Complicaciones de la parálisis facial Las complicaciones de la parálisis facial pueden incluir: Daño irreversible en el nervio facial. Nuevo crecimiento anormal de las fibras nerviosas que ocasiona la contracción involuntaria de ciertos músculos cuando se intenta mover otros. Ceguera parcial o total del ojo que no se cierra a causa de la sequedad excesiva . Prevención de la parálisis facial No hay forma de prevenir la parálisis facial. Especialidades a las que pertenece la parálisis facial La parálisis facial pertenece a la especialidad de neurología, que es la parte de la medicina que se ocupa de la anatomía, la fisiología y las enfermedades del sistema nervioso. Preguntas frecuentes ¿Es reversible la parálisis facial? En la mayoría de los casos la parálisis facial es reversible. En más de un 85% de los casos se consigue la recuperación total de la función del nervio. El tiempo medio de recuperación es de aproximadamente 4-6 semanas, llegando hasta los 6 meses para una recuperación completa. ¿Qué es la parestesia? La parestesia es un fenómeno que consiste en la aparición de sensaciones punzantes, de hormigueo, de picor, de entumecimiento o de quemazón en distintas partes del cuerpo. Es más habitual que se produzca en los brazos, en las manos, en las piernas y en los pies. ¿Qué nervios se afectan en la parálisis faciales?   La parálisis facial afecta al nervio facial o VII par craneal. Pero también se pueden  ver afectados otros músculos que están inervados por el nervio facial como son: cutáneo del cuello, estilohioideo, vientre posterior del digástrico, músculo del estribo, estilogloso, glosoestafilino, palatoestafilino, periestafilino interno, músculos cutáneos del cráneo, músculos de los párpados, músculos de la nariz, músculos auriculares y músculos de la boca y de los labios. ¿Cuál es la función del nervio facial? Cada nervio facial dirige los músculos de un lado de la cara, incluso aquellos que controlan parpadear y cerrar el ojo y las expresiones faciales como sonreír y fruncir el ceño. Además, el nervio facial transporta impulsos nerviosos a las glándulas lacrimales, las glándulas salivares, y los músculos de un pequeño hueso en el medio del oído llamado estribo. El nervio facial también transmite sensaciones del gusto provenientes de la lengua. ¿Cuál es el nervio glosofaríngeo? El el nervio glosofaríngeo es el noveno nervio craneal. Está compuesto por fibras sensitivas y motoras; las fibras sensitivas inervan el seno carotídeo, lengua, garganta, faringe, velo del paladar y las papilas gustativas del tercio posterior de la lengua, mientras que las fibras motoras se extienden por la lengua y la faringe. Realiza funciones de deglución y secreción de saliva, controla las sensaciones de la lengua y participa en el control reflejo de la respiración y la presión arterial.
Hiperplasia Benigna: Diagnóstico
Artículo especializado

Hiperplasia Benigna: Diagnóstico

Ningún hombre escaparemos a medida que envejecemos del crecimiento de la glándula prostática, pero no todos estos aumentos conllevarán síntomas que requieran tratamiento. La hiperplasia benigna de próstata (HBP) afecta en mayor o menor grado al 80-90% de los hombres de más de 80 años. ¿En qué consiste? La hiperplasia benigna de próstata (HBP), también llamada adenoma prostático , consiste en el crecimiento benigno (a diferencia de una neoplasia o cáncer) del tejido prostático. La próstata va aumentando de tamaño a medida que nos hacemos mayores. Cuando crece lo hace a expensas de su parte central, que es donde se ubican las glándulas prostáticas, que son las encargadas de producir la secreción prostática. Esta secreción forma parte del líquido seminal y aporta nutrientes a los espermatozoides. Síntomas Inicialmente el crecimiento de la próstata no conlleva ningún tipo de síntomas, Sin embargo, a medida que el tejido va creciendo la próstata comprime la uretra, que pasa a través de la parte central de la próstata. Esta compresión de la uretra puede dificultar la expulsión de la orina , lo cual es el principal problema de la HBP y lo que condiciona la aparición de los síntomas. Como la salida de la orina está dificultada, el músculo detrusor, que es el que se encarga de presionar la vejiga para que la orina salga, tiene que hacer más fuerza para vencer la presión a la que se ve sometida la uretra a su paso por una próstata aumentada de tamaño. Al fin y al cabo, todo es una cuestión de física: si se tiene que hacer más presión para que la orina salga, a la larga las fibras del músculo pierden su capacidad de contracción por exceso de uso y la salida de la orina se ve dificultada. Los pacientes que acuden a la consulta por problemas relacionados con la HBP explican una serie de síntomas muy característicos: Dificultad para orinar (disuria) Urgencia para orinar Aumento de la frecuencia al orinar Poca cantidad de orina en cada micción (polaquiuria) Disminución de la potencia del chorro de la orina Goteo tras acabar la micción Sensación de no haber vaciado del todo Predominio de ganas de orinar por la noche (nicturia) Todos estos síntomas se van agravando a medida que va aumentando el tamaño prostático. Si no se hace nada para evitarlo, la próstata seguirá creciendo y cada vez costará más que se vacíe la orina. Si llega un momento en que la fuerza para vaciar la vejiga es menor que la presión que tiene que vencer la orina no saldrá, con lo cual se producirá lo que se llama una retención aguda de orina (RAO) . Si la RAO no se resuelve, la orina comenzar a fluir en sentido contrario, hacia los riñones, lo cual puede afectar a su funcionamiento y llegar a causar una infección renal de origen obstructivo. Diagnóstico Primero, síntomas: el diagnóstico de la de la HBP se basará inicialmente en los síntomas por los que acuda el paciente a la consulta, que serán los anteriormente descritos: retraso en el inicio de la micción, disminución del calibre y la fuerza del chorro de la orina, sensación de vaciado incompleto, goteo tras la micción, polaquiuria (aumento del número de micciones) y nicturia (expulsión involuntaria de orina durante la noche). El siguiente paso para el diagnóstico será la exploración. Mediante el tacto rectal, introduciendo el dedo por el ano, se puede palpar la próstata. En los pacientes con HBP vemos que esta se palpa aumentada de tamaño de manera homogénea, no es dolorosa, la consistencia es gomosa y no se parecían zonas induradas. Es esencial no el tacto rectal para poder descartar con esta sencilla maniobra la posible presencia de una prostatitis o de un cáncer de próstata, dado que ambas entidades pueden dar síntomas similares a los causados por la HBP. Analítica de sangre: ante la sospecha de una HBP es importante realizar una analítica de sangre para valorar los niveles del antígeno prostático específico o PSA. En condiciones normales los niveles de PSA en sangre no suelen estar por encimas de los 4 ng/litro. Si se detectan valores superiores pero estos no alcanzan los 10 ng/litro se pueden realizar pruebas complementarias para asegurar el diagnóstico de la HBP y, sobre todo, para descartar el cáncer de próstata. Ecografía prostática: es la principal prueba complementaria, que nos permite visualizar la estructura de la próstata, medir su tamaño y asegurarnos que no haya zonas sospechosas de un cáncer de próstata. En caso de dudas y en pacientes con valores por encima de 10 ng/litro se puede realizar una biopsia prostática, que permitirá tomar muestras del tejido y asegurar el diagnóstico. Urodinamia: es otra prueba complementaria esencial y permite hacer un estudio de la micción. Dicha prueba consiste en valorar, mediante unos sensores especiales, la capacidad de vaciado de la vejiga y las presiones que se producen en la misma y las que tiene que vencer a su paso por la próstata. Esto permite valorar objetivamente el grado de obstrucción y tomar la mejor opción terapéutica. ¿Cómo se trata? El tratamiento de la HBP dependerá de la gravedad de los síntomas. Las diferentes opciones terapéuticas son: Fitoterapia , fármacos con extractos de plantas Alfabloqueantes , que disminuyen las resistencia a la salida de la orina. Hormonoterapia, reduciendo la producción de testosterona, que es la hormona que permite el crecimiento del tejido prostático. Cirugía , con diversas aproximaciones, bien a través de la uretra o mediante cirugía abierta. Resección mediante láser KTP o láser verde , o bien radiofrecuencia, con una mejor recuperación tras la intervención. A pesar de que la próstata va a crecer de todos modos, existen algunas medidas que pueden retrasar la aparición de estos síntomas, como son mantener buenos hábitos de micción , es decir, tener una ingesta adecuada de agua, orinar con frecuencia y no retener la orina durante mucho tiempo. En caso de presentar síntomas que puedan sugerir una HBP es necesario que ponerse en contacto cuanto antes con un urólogo para que lo valore y lo trate.
Tratamiento para el Cáncer de Próstata
Artículo especializado

Tratamiento para el Cáncer de Próstata

Empezar con un dato positivo en un artículo sobre cáncer no es fácil, pero como en este caso lo tenemos, aquí va: en el 70% de los casos el cáncer de próstata se diagnostica cuando todavía está solamente en la próstata y no se ha extendido a otras estructuras, adyacentes o en la distancia. Una buena noticia si tenemos en cuenta que se trata del tumor más frecuente en hombres y supone la tercera causa de muerte por cáncer (después del de pulmón y colorrectal). El tratamiento se establecerá en función del grado de extensión y agresividad del cáncer de próstata. Qué es la próstata La próstata es una glándula que forma parte del aparato reproductor masculino. Se encuentra bajo la vejiga, por detrás del pubis y por delante del recto, y pesa unos 20 gramos aproximadamente, más o menos como una castaña. Está formada por dos zonas : Parte externa: se denomina cápsula y se localiza en la periferia. En ella se hallan las glándulas que producen la secreción prostática , uno de los principales componentes del esperma. Es precisamente en esta zona donde se pueden ubicar los cánceres de próstata. Parte central: a través de ella pasa la uretra . El cáncer de próstata es lo que se llama un adenocarcinoma , un tumor que se forma a partir de las glándulas de la próstata. El 99% de los cánceres de próstata son de este tipo y solamente un 1% son de otros tipos, como sarcomas , carcinomas o bien metástasis de otros tumores primarios, como de vejiga, colon, pulmón, melanoma o linfoma. El adenocarcinoma de próstata es un tumor multifocal, es decir, que puede aparecer simultáneamente en diferentes puntos de la próstata. Cómo se origina el cáncer Cada año se diagnostican 30 nuevos casos de cáncer de próstata por cada 100.000 habitantes. Este cáncer, como la mayoría, es multifactorial , es decir, son varios los factores que pueden influir en su aparición, siendo los principales: Edad avanzada Alteraciones genéticas diversas Tabaquismo Obesidad Dieta rica en grasa animales Niveles elevados de testosterona Hoy en día se detectan un mayor número de cánceres de próstata en parte porque la esperanza de vida es mayor, han descendido otras causas de muerte, han mejorado los protocolos de detección precoz y se realizan más intervenciones quirúrgicas para solventar la hiperplasia benigna de próstata y, en algunos casos, se halla en dichas próstatas focos de cáncer que no habían sido detectados previamente. ¿Da síntomas? El cáncer de próstata es un tipo de tumor cuyo crecimiento es muy insidioso , muy lento , por lo que puede que no de síntomas hasta un estado más avanzado. Por esto mismo es esencial la detección precoz de estos tumores. En caso de dar síntomas el cáncer de próstata se puede manifestar como : Molestias al orinar Urgencia para orinar Orinar con frecuencia y pequeñas cantidades Necesidad de levantarse varias veces por la noche a orinar Goteo tras la micción Disminución de la fuerza y el calibre del chorro de la orina Sangre en la orina o en el esperma El cáncer de próstata crece lentamente y se extiende hacia las vesículas seminales y la vejiga urinaria. Si no se trata se puede diseminar por la sangre y originar metástasis , principalmente a nivel óseo y, con menor frecuencia, en los pulmones, el hígado, las glándulas suprarrenales o el cerebro. Diagnóstico El diagnóstico del cáncer de próstata se fundamenta inicialmente en la exploración física mediante el tacto rectal . Al tacto se puede palpar una zona indurada y no dolorosa a nivel de la próstata. Es fundamental valorar los niveles en sangre del antígeno prostático específico o PSA. El PSA es una sustancia que se produce exclusivamente en la próstata y que permite que el semen sea más fluido. Sus valores normales son inferiores a 4 ng/ml. Esta sustancia puede elevarse en casos de prostatitis , hiperplasia benigna de próstata , tras una biopsia o si ha habido una eyaculación reciente. Con valores superiores a 10 ng/ml las posibilidades de padecer un cáncer de próstata son de un 67%, por lo que se debe llevar a cabo una biopsia prostática para confirmarlos. En caso de que los valores estén entre 4 y 10 ng/ml, el riesgo disminuye a un 25%, por lo que antes de someterse exploración agresiva como es la biopsia se realizarán una ecografía prostática. La biopsia de la próstata será la prueba que permitirá tener un diagnóstico de certeza. La biopsia se lleva a cabo bajo anestesia local y se obtienen diferentes muestras de tejidos de los dos lóbulos prostáticos. Al valorar las células al microscopio se puede valorar el grado agresividad el tumor. Una vez establecido el diagnóstico se tiene que llevar a cabo un estudio de extensión mediante una tomografía axial computadorizada (TAC) y una gammagrafía ósea . Tratamiento El tratamiento, como en todos los tumores, será multidisciplinar y se deben valorar varias aproximaciones en cada caso. Algunas de las opciones terapéuticas son: Cirugía, bien abierta, laparoscópica o robótica Ultrasonidos focalizados de alta intensidad (HIFU) Radioterapia, bien externa o localizada (braquiterapia) Hormonoterapia Inmunoterapia Quimioterapia El tratamiento se establecerá en función del grado de extensión y agresividad del cáncer de próstata. Ante cualquier síntoma urológico , es de vital importancia ponerse en contacto con un urólogo que pueda asesorarnos en el diagnóstico y el tratamiento.
Efectos de la Serotonina en la Salud
Artículo especializado

Efectos de la Serotonina en la Salud

La serotonina es un neurotransmisor que se produce por la transformación del triptófano (un aminoácido esencial proveniente exclusivamente de la dieta). Los alimentos que contienen triptófano serían, pues, precursores de la serotonina , por ejemplo: avena, trigo, almendras, huevos y pescado azul. Qué pasa si sus niveles fluctúan Las fluctuaciones en los niveles de serotonina se asocian a muchos trastornos psiquiátricos . Así, niveles bajos están relacionados con ansiedad, estrés, depresión, fobia y trastorno obsesivo compulsivo. Sin embargo, como veremos más adelante, una concentración excesivamente elevada de serotonina también puede provocar efectos indeseables. ¿Sabías que, fisiológicamente, los niveles de serotonina son fluctuantes a lo largo de día? Su nivel más elevado coincide con los momentos más soleados del día, mientras que durante el sueño profundo baja al mínimo.  ¿Se pueden medir sus niveles? La serotonina se produce en el cerebro , en el árbol bronquial respiratorio y en los intestinos, fundamentalmente. Se metaboliza en el hígado y se excreta por los riñones en forma de metabolitos. Por tanto, puede encontrarse en diferentes órganos como cerebro, intestino y sangre (concretamente en las plaquetas). La concentración de serotonina cerebral no puede estimarse, pero podemos medir los niveles del ácido 5-hidroxiindolacético (principal metabolito de la serotonina) que se excreta en pequeñas cantidades a través de la orina. Como curiosidad te diré que algunos tumores carcinoides pueden sintetizar serotonina. Así, en caso de concentraciones muy elevadas de ácido 5-hidroxiindolacético en orina debemos descartar la presencia de un tumor carcinoide (normalmente localizados a nivel del tracto gastrointestinal y en los pulmones, aunque se pueden afectar otros órganos). Para medir los niveles de ácido 5-hidroxiindolacético en orina debe recogerse la muestra durante un período completo de 24 horas. Asimismo, existen ciertos alimentos que pueden modificar los niveles de este metabolito por lo que debemos tener la precaución de no tomarlos durante los tres días previos a la recogida de orina y durante las 24 horas de la recogida. ¿Cuáles son estos alimentos? Aguacate, plátano, piña, ciruelas, nueces, tomate, kiwi y berenjena, fundamentalmente. Algunos fármacos también pueden modificar los niveles, pero no deben ser suspendidos sin supervisión médica. ¿Por qué crees que la orina debe recogerse durante 24 horas para medir el metabolito de la serotonina? Tiene su lógica: dado que los niveles de serotonina cambian durante todo el día, también varían los niveles de su metabolito, por ello se recoge una muestra de todo el día y se calcula su promedio. ¿Qué es un neurotransmisor? En una molécula encargada de transmitir información desde una neurona hacia otra neurona mediante la sinapsis o zona de transmisión entre neuronas. Aunque la serotonina está catalogada como un neurotransmisor del sistema nervioso central , a nivel orgánico se comporta como una hormona. La mayor concentración de serotonina se encuentra en el tracto gastrointestinal (no en el cerebro), donde regula el movimiento del intestino, así como el apetito. Altas concentraciones de serotonina se asocian a deposiciones líquidas y a reducción del apetito. ¿A qué otras funciones se asocia? Se relaciona con el metabolismo del hueso, la producción de leche materna, la regulación térmica, la modificación del estado de ánimo y las emociones (bienestar, optimismo, buen humor y sociabilidad), la estimulación del centro de vómito, la coagulación (la serotonina es liberada por las plaquetas y participa en el proceso de formación de un coágulo ante un sangrado activo), la regulación del dolor, la excitación sexual... ¿Por qué se asocia la serotonina con la sexualidad? En este caso muy altos niveles de serotonina se relacionan con una reducción del deseo sexual y tiene una explicación…. La sensación de placer sexual y relajación obtenida tras el orgasmo se asocia a una liberación de serotonina a nivel cerebral que coincide con el periodo refractario posterior al orgasmo en la que el deseo sexual baja en picado.  Por tanto, con el orgasmo sube el nivel de serotonina y disminuye el deseo sexual. De hecho, se aboga por la asociación entre la intensidad del orgasmo y la liberación de serotonina, siendo directamente proporcionales. Por otro lado, la serotonina se asocia a la química del amor y el enamoramiento (por ello también es llamada el neurotransmisor de la felicidad). Sintetizando, diríamos que altos niveles de serotonina se asocian a deposiciones líquidas, reducción del apetito, euforia, náuseas, osteoporosis, disminución de la líbido, etc.  Sin embargo, unos niveles bajos de serotonina en el cuerpo, se asocian a depresión, fatiga, actitud negativa, irritabilidad, cambios de humor, difícil control de la ira , insomnio, dificultad en la concentración, ansiedad , labilidad emocional, distimia , necesidad de sentir satisfacción (es decir, deseo sexual) etc. Ello explica el efecto de un tipo de antidepresivos llamado “inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina”,  cuyo mecanismo de acción es, precisamente, elevar los niveles de serotonina en caso de depresión (asociada a bajos niveles de serotonina). El síndrome serotoninérgico No quería finalizar este contenido sin mencionarte el llamado síndrome serotoninérgico. Se trata de un cortejo de síntomas provocado por un exceso de serotonina, ya sea por sobredosis o por interacción medicamentosa . En este punto debo decirte que también puede aparecer en personas que toman un aporte externo de triptófano dado que es el precursor de la serotonina. Este cuadro suele manifestarse de forma aguda y puede cursar con síntomas muy diversos como pueden ser: nerviosismo, alucinaciones, agitación, confusión, desorientación, ansiedad, fiebre, taquicardia, diarrea, vómitos, sudoración, temblores, movimientos involuntarios o descargas musculares, etc. Como habrás supuesto, el tratamiento en todos los casos es la suspensión inmediata del aporte externo y el tratamiento sintomático del cuadro (normalmente se emplean relajantes musculares). Se confirma, pues, la frase que se repite con asiduidad y que tanto sentido común tiene: “todos los extremos son malos”. Si lo extrapolamos a nuestro tema p odríamos concluir que no necesitamos un aporte externo si los niveles están dentro del rango de normalidad.
Tratamiento del Cáncer de Colon
Contenido de salud

Tratamiento del Cáncer de Colon

Definición El tratamiento del cáncer de colon consiste en la aplicación de todos aquellos procedimientos destinados a conseguir la curación, disminuir los síntomas producidos por el tumor, y aumentar la calidad y esperanza de vida del paciente que lo padece. Para ello, intervienen varios especialistas médicos que, en conjunto, organizan el tratamiento integral del paciente (oncólogo, cirujano,  especialista en medicina digestiva, médico de familia, etc.). ¿Cómo es el tratamiento para el cáncer de colon? El tratamiento del cáncer de colon comprende las siguientes medidas:   Cirugía : puede realizarse por vía laparoscópica (mediante pequeñas incisiones en el abdomen y la introducción de un instrumental con una cámara y el material necesario para realizar la operación), o mediante cirugía abierta (realizar una incisión mayor en la pared abdominal).  Con ella se aborda la extirpación del tumor o de parte del intestino grueso donde esté localizado el tumor (colectomía o hemicolectomía), la extirpación de metástasis (crecimiento de lesiones tumorales en sitios diferentes del cuerpo, por ejemplo, en el hígado), o para solventar complicaciones derivadas de la progresión del tumor (por ejemplo, una obstrucción intestinal). Quimioterapia : aplicada como tratamiento adyuvante, es decir, para ayudar a conseguir mejores resultados de curación tras la cirugía, o de forma paliativa (no curativa), en pacientes que se pueden beneficiar con  un aumento de su calidad y esperanza de vida. Radioterapia : se utiliza antes de la cirugía en lesiones rectales grandes para disminuir el tamaño del tumor, o después de la cirugía para reducir la posibilidad de reaparición del tumor. También, como tratamiento paliativo en pacientes con metástasis óseas que tengan mal control del dolor. Inmunoterapia mediante administración de anticuerpos monoclonales: sustancias químicas que se unen selectivamente sobre las células del tumor para su destrucción. ¿Para quién está indicado? Según la extensión y características del tumor se realiza la indicación de uno u otro tratamiento. En general, para tumores con extensión local, se utiliza siempre la cirugía y, dependiendo de  la localización y del estadío concreto del tumor (clasificación de su extensión), se aplica quimioterapia y/o radioterapia. En la enfermedad avanzada, se utilizan los tratamientos de forma siempre paliativa: cirugía para resección de metástasis o solución de complicaciones derivadas del tumor, y quimioterapia o radioterapia, para mejorar o aumentar la calidad de vida del paciente y reducir los síntomas. ¿Por qué se realiza? El tratamiento del cáncer de colon se realiza con fines curativos (conseguir erradicar el tumor) y/o paliativos (mejorar de los sÍntomas que produce el tumor). Riesgos del tratamiento para el cáncer de colon: Los riesgos  del tratamiento para el cáncer de colon son los específicos de cada técnica o fármaco aplicado:  cirugía (colectomía o hemicolectomía, resección de metástasis, etc.), riesgo de infecciones o hematomas. quimioterapia, tolerancia a los fármacos y a los efectos adversos de los mismos. Preparación Según el tipo de tratamiento a aplicar, el médico le especificará al paciente si debe realizar algún tipo de preparación concreta. El paciente deberá firmar un consentimiento informado en el que se le explique el tratamiento, sus riesgos y alternativas. Igualmente, el paciente deberá informar al médico de las posibles enfermedades que padezca, alergias a medicamentos o tratamientos crónicos que tome. También de si es portador de marcapasos o de alguna prótesis. Antes de la cirugía, se le realizará un estudio preanestésico con radiografía de tórax, analítica de sangre y electrocardiograma, que será evaluado por el médico anestesista. Deberá mantener un ayuno de 8 horas antes de la intervención. No deberá portar elementos metálicos para la realización de la cirugía o aplicación de radioterapia. Antes de la administración de cada ciclo de quimioterapia, el médico evaluará cómo están las defensas del paciente y si tiene anemia (falta de glóbulos rojos). Determinará así, si se le puede administrar la siguiente dosis. Cómo es la recuperación del tratamiento para el cáncer de colon Después de cada tratamiento el paciente necesitará “recuperar fuerzas”. Los tratamientos son agresivos y no están exentos de efectos secundarios. Estos pueden presentarse en cualquier etapa del tratamiento y persistir incluso cuando ya se haya finalizado. Todos los efectos secundarios son valorados y tratados de forma específica por el médico oncólogo y el médico de familia.  Habitualmente, los efectos secundarios y la recuperación tras la quimioterapia y la radioterapia suelen estar acotados en el tiempo y desaparecer. La repercusión más importante y definitiva que puede presentarse se dará tras la cirugía, ya que, después de extraer el tumor y parte del intestino grueso, el paciente deberá usar una colostomía para el desecho de las heces (bolsa externa que lleva en el abdomen pegada para recoger las heces, que salen por un orificio en su pared realizado artificialmente por cirugía). A veces, durante todo el proceso y la recuperación, el paciente precisará de apoyo psicológico que le ayudará a gestionar la enfermedad y la repercusión de esta en su vida. Resultados El éxito del tratamiento se evaluará según el estado del paciente y los fines con los que se ha aplicado.  El médico oncólogo realizará controles con repetición de pruebas de imagen (escáner o TAC, ecografía...etc.) o control de marcadores tumorales (sustancias que aumentan en la sangre de forma más o menos específica cuando existen tumores), para ver el cambio del estado del tumor o su desaparición tras la aplicación de los tratamientos. Después de la cirugía, se recomendará realizar una colonoscopia al año y, posteriormente, cada 2 - 3 años. Los resultados de estos controles le serán explicados al paciente en las sucesivas consultas de revisión con el oncólogo . Preguntas frecuentes ¿Cuáles son las causas del cáncer de colon?  La causa de todos los tumores del cuerpo es una mutación, o alteración del material genético de una célula, que hace que empiece a multiplicarse sin control. Sin embargo, hay factores que pueden ayudar a que se desencadene. Factores ambientales y clínicos que pueden influir en su desarrollo: La dieta rica en grasas saturadas, pobre en fibras (fruta y verduras), donde abundan las carnes rojas, junto con un estilo de vida sedentario y el consumo de tabaco y alcohol. Un 20% de los tumores de colon tienen una predisposición genética: el riesgo de padecer cáncer colorrectal se multiplica por 2 o 3 cuando existe un familiar de primer grado diagnosticado de cáncer de colon. El padecer alguna enfermedad inflamatoria intestinal como colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn, puede hacer que se desarrolle el tumor. En más del 90% de los cánceres de colon esporádicos existe una lesión precursora en el colon (un pólipo). ¿Cómo se detecta el cáncer de colon? La detección del cáncer de colon se realiza con el estudio de: Síntomas que el paciente puede presentar: sangrado con las heces, alteración del ritmo intestinal con diarrea y estreñimiento, dolor abdominal, pérdida de peso...etc. Exploración física: palpación de alguna masa en el abdomen o recto. Alteraciones en las pruebas diagnósticas: analítica de sangre (aparición de anemia, alteración de las enzimas hepáticas, elevación de marcadores tumorales...etc.), determinación de sangre oculta en heces (que obliga a hacer una prueba de imágen para concretar el diagnóstico), realización de una colonoscopia (permite localizar el tumor), realización de otras pruebas de imagen (TAC, resonancia... etc.) que sirven para ver la extensión del tumor. ¿Cómo es el marcador tumoral para el cáncer de colon? Los marcadores tumorales (sustancias que pueden ayudar al diagnóstico, seguimiento y control post-tratamiento del cáncer de colon), son el CEA y el CA 19.9 determinados en una analítica de sangre . ¿Cómo se puede prevenir el cáncer de colon? La prevención del cáncer de colon se puede realizar modificando los factores ambientales que pueden favorecer que se desencadene la enfermedad, por ejemplo con una adecuada alimentación.  En la población general se aconseja seguir una dieta normocalórica, baja en grasas saturadas, rica en fibras, frutas, verduras, legumbres y donde no abunde el consumo de carnes rojas. Evitar el consumo de tabaco y el alcohol. Puede ejercer un efecto protector la ingesta de vitaminas antioxidantes (vitamina A, C y E), betacarotenos, ácido fólico, calcio y selenio. Se debe hacer ejercicio físico evitando el sedentarismo. La influencia genética no se puede modificar. Las personas con antecedentes familiares de cáncer de colon, deben realizarse los controles preventivos de diagnóstico precoz establecidos (colonoscopias periódicas).  Los pacientes que padezcan enfermedades inflamatorias intestinales deben seguir, igualmente, un control médico y los tratamientos adecuados para prevenir la posible aparición de cáncer de colon.
Apoplejia
Enfermedad

Apoplejia

¿Qué es una apoplejía ? La apoplejía, también conocida como accidente cerebrovascular , es la lesión o daño que se produce en un área del cerebro cuando se detiene el riego sanguíneo y el aporte de oxígeno, lo que provoca la muerte de las neuronas y la pérdida de la función en la parte del cuerpo que es controlada por esa porción dañada del cerebro. Mientras más tiempo permanece el cerebro sin oxígeno, mayor es el daño. Es una enfermedad común que puede ocurrir a cualquier edad, pero es más frecuente en personas mayores de 50 años. Es grave, y si no se trata a tiempo puede causar daños neurológicos importantes como problemas en la memoria, el habla y el movimiento e incluso la muerte. Tipos de apoplejía Entre los tipos de apoplejía se pueden diferenciar: Ataque isquémico: es producido por la obstrucción total de una arteria por coágulos o placas, disminuyendo o deteniendo el flujo de sangre al cerebro, es decir, provocando una apoplejía. Ataque isquémico transitorio: se presenta cuando una arteria dirigida al cerebro se bloquea parcialmente en lugar de forma completa. Lo que puede causar síntomas de apoplejía que duren unos segundos o hasta pocas horas. Ataque hemorrágico: este tipo de apoplejía es causada por la ruptura de un vaso sanguíneo del cerebro, liberando sangre descontroladamente en éste y produciendo la muerte celular, provocando una apoplejía. Causas de una apoplejía Las razones porque la que se interrumpe el flujo sanguíneo en el cerebro provocando la apoplejía pueden ser diversas: Porque una arteria se haya obstruido parcial o completamente. Dicho taponamiento puede producirse por una trombosis, es decir, cuando se forma un coágulo sanguíneo (trombo) en una de las arterias que suministran sangre al cerebro. Por depósitos grasos acumulados en las arterias que causan una reducción del flujo sanguíneo. Por la ruptura de un vaso sanguíneo dentro del cerebro, causando una hemorragia que daña las neuronas. Síntomas de una apoplejía Se pueden presentar los siguientes síntomas, que en ocasiones dependen de la zona afectada del cerebro: Adormecimiento o debilidad repentino del rostro, los brazos o las piernas. Problemas para hablar y comprender. Dificultad repentina para ver con uno o ambos ojos. Dolor intenso de cabeza, de aparición súbita. Pérdida o dificultad para mantener el equilibrio y coordinación. Mareos. Dificultad para leer y escribir. Parálisis en algunas partes del cuerpo. Confusión o pérdida de memoria. Tratamiento de una apoplejía El tratamiento depende del tipo de apoplejía que se presente. En el caso de un ataque isquémico, el tratamiento consiste en restaurar rápidamente el flujo sanguíneo al cerebro. Esto se puede realizar mediante medicamentos trombolíticos (para disolver coágulos en 4 o 5 horas si se administra en la vena) o a través de un procedimiento endovascular de emergencia. Es un tratamiento rápido que no solo mejora las probabilidades de supervivencia, sino que también reduce las complicaciones. En el caso de una apoplejía hemorrágica, el tratamiento consiste en controlar el sangrado y reducir la presión en el cerebro. Una vez que se detiene el sangrado en el cerebro, el tratamiento suele implicar atención médica de apoyo mientras el cuerpo absorbe la sangre. Si la zona del sangrado es demasiado grande, se puede realizar una intervención  quirúrgica para extraer la sangre y liberar la presión del cerebro. La cirugía también se puede utilizar para reparar anomalías en los vasos sanguíneos asociadas a los accidentes cerebrovasculares hemorrágicos. Pruebas complementarias de una apoplejía Para el diagnóstico y tratamiento de una apoplejía, además de una exploración física para ver las señales neurológicas del habla y la coordinación se realizan pruebas como: Exploración por tomografía computarizada (TC), que puede mostrar una hemorragia, un tumor, un accidente cerebrovascular y otras enfermedades. Imágenes por resonancia magnética (RM), puede detectar el tejido cerebral dañado por un accidente cerebrovascular isquémico y hemorragias cerebrales. Ecografía carotídea, esta prueba muestra la acumulación de depósitos de grasa (placas) y el flujo sanguíneo en las arterias carótidas, entre otras pruebas. Factores desencadenantes de la apoplejía Una apoplejía puede desencadenarse por la ruptura de un vaso sanguíneo dentro del cerebro o por un taponamiento parcial o completo de las arterias cercanas o en el interior del cerebro. Factores de riesgo de la apoplejía Entre los factores que aumentan el riesgo de desarrollar una apoplejía se pueden incluir: Edad Sexo Presión arterial alta Tabaquismo Nivel de colesterol alto Inactividad física Sobrepeso u obesidad Diabetes Enfermedades cardiovasculares, como insuficiencia cardíaca, defectos cardíacos, infección cardíaca o ritmo cardíaco anormal Alcoholismo Consumo de drogas ilícitas (cocaína, heroína, etc.) Antecedentes familiares de apoplejías Complicaciones de una apoplejía Las complicaciones pueden ser temporales o permanentes, dependiendo del tiempo que pasa el paciente sin oxígeno en el cerebro. Entre las complicaciones se pueden encontrar: Parálisis o pérdida del movimiento muscular Pérdida de memoria Dificultades de razonamiento Dificultad para hablar o tragar Depresión Declinación cognitiva Dolor Hemorragia Muerte Prevención de una apoplejía Existen actividades y cuidados que se pueden implementar en la rutina diaria que pueden ayudar a prevenir una apoplejía, entre las que podemos encontrar: Controlar la presión arterial alta Reducir la cantidad de colesterol y las grasas saturadas de las dietas No fumar No beber alcohol No consumir drogas Controlar la diabetes Mantener un peso saludable Hacer ejercicio de forma regular Especialidades a las que pertenece La apoplejía pertenece a las especialidades de neurología y medicina vascular. La neurología es la especialidad médica que se ocupa de la anatomía, la fisiología y las enfermedades del sistema nervioso.  La medicina vascular es la especialidad médica que se ocupa de la prevención, el diagnóstico, tratamiento y el seguimiento de los pacientes que sufren patologías vasculares, arteriales, venosas, linfáticas o de la microcirculación. Preguntas frecuentes ¿Qué es la apoplejía hipofisaria? La apoplejía hipofisaria es un fenómeno isquémico o hemorrágico que aparece generalmente en un adenoma hipofisario (un adenoma es un tumor benigno de lento crecimiento que se origina en las células que forman la glándula hipófisis). La apoplejía hipofisaria se produce como consecuencia de un infarto, con aparición posterior de hemorragia y edema del tumor . ¿Cuándo ocurre un ACV? Un accidente cerebrovascular sucede cuando el flujo de sangre a una parte del cerebro se detiene. Algunas veces, se denomina "ataque cerebral". Si el flujo sanguíneo se detiene por más de pocos segundos, el cerebro no puede recibir nutrientes y oxígeno y, las células cerebrales pueden morir, causando un daño permanente. ¿Qué es déficit neurológico focal? Una deficiencia neurológica focal es un problema en el funcionamiento del cerebro, la médula espinal y los nervios que afectan a un lugar específico , como el lado izquierdo de la cara, el brazo derecho o incluso a un área pequeña como la lengua. ¿Cuáles son los signos de Focalización? Los signos de la focalización pueden incluir: cambios en el movimiento, que incluyen parálisis , debilidad, pérdida de control muscular, aumento y pérdida del tono muscular o movimientos que una persona no puede controlar (movimientos involuntarios, como un temblor). ¿Qué es el síndrome de Sheehan? El síndrome de Sheehan es un trastorno que afecta a mujeres que pierden una cantidad de sangre que pone en riesgo su vida durante el parto, o que tienen la presión arterial demasiado baja durante el parto o después, lo que puede privar al cuerpo de oxígeno. En el síndrome de Sheehan, la falta de oxígeno puede dañar la hipófisis haciendo que no produzca suficientes hormonas hipofisarias .