Atención médica sin papeleos ni letra pequeña

Apendicitis

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

¿Qué es la apendicitis?

La apendicitis es la inflamación aguda del apéndice, que afecta a la mucosa, al tejido linfoide y a su capa muscular. El apéndice es un órgano del tamaño de un dedo que está adosado al intestino grueso en la parte inferior derecha del abdomen, y que no parece tener un propósito específico. La apendicitis es común en personas entre los 10 y los 30 años, aunque cualquier persona puede sufrir de apendicitis. El problema de la apendicitis no es la inflamación del apéndice en sí, sino que si dejamos evolucionar el cuadro, el apéndice puede llegar a necrosarse en el interior del abdomen. Esto provocaría una situación de urgencia. Es una enfermedad muy común en niños, puede aparecer en edad adulta, aunque es poco frecuente y en ambos sexos. Si no se trata a tiempo puede ser grave.

La apendicitis provoca dolor en el abdomen bajo derecho, a nivel del cuadrante inferior del mismo. Sin embargo, en la mayoría de las personas, el dolor comienza alrededor del ombligo y luego se desplaza.

Tipos de apendicitis

Existen dos tipos específicos de apendicitis, en función de su gravedad, duración y cómo se manifieste, las cuales son apendicitis aguda y apendicitis crónica.

  • Apendicitis aguda: es el tipo más común, es producida cuando el apéndice vermiforme está completamente obstruido, ya sea por una infección bacteriana, heces, u otro tipo de bloqueo. Ocurre muy rápido, es muy fácil de detectar y requiere un tratamiento médico inmediato, que por lo general es una cirugía para extraer el apéndice. En las apendicitis agudas existen tipos según la evolución y estadios apendiculares como son:
    • Apendicitis aguda  edematosa o catarral: obstrucción de la luz apendicular acumulándose la secreción mucosa y la distensión aguda del apéndice. El aumento de la presión intraluminal produce una obstrucción venosa, el acúmulo de bacterias y la reacción del tejido linfoide, que es el tejido asociado a las mucosas (edema / hinchazón de la mucosa).
    • Apendicitis aguda flegmonosa (supurativa): en este tipo de apendicitis la mucosa comienza a presentar pequeñas ulceraciones o es completamente destruida, siendo invadida por enterobacterias (bacterias Gram negativas).
    • Apendicitis aguda necrótica: ocurre cuando el proceso  flemonoso se vuelve intenso y se produce una distensión del tejido. Hemorragia y presencia de ulceración y necrosis de la mucosa.
  • Apendicitis crónica: esta enfermedad podría ser crónica, aunque es un padecimiento muy inusual. Se trata de una inflamación que podría durar mucho tiempo, pero es poco probable. Esto significa que el lumen apendicular (el interior de una vena o arteria) solo está parcialmente obstruido, lo que ocasiona la inflamación. Esta empeora con el tiempo y puede causar desde una presión interna hasta una acumulacion. Puede durar semanas, meses y a veces, hasta años. Es más difícil de diagnosticar, pero a diferencia de la apendicitis aguda, puede que la crónica no necesite intervención quirúrgica.

Causas de la apendicitis

La causa probable de la apendicitis es una obstrucción de la luz en el recubrimiento del apéndice, que da como resultado una infección. Las bacterias se multiplican rápidamente, hacen que el apéndice se inflame y se llene de pus. Si no se trata inmediatamente, el apéndice puede romperse.

El apendicolito o fecalito, es la segunda causa más frecuente. A través del intestino grueso pasa toda la masa fecal hacia el ano. En ocasiones un pequeño excremento puede ocluir la luz apendicular.

Otras causas son: hiperplasia linfoide (aumento exagerado de linfocitos), parásitos, cuerpos extraños tales como balas, o tumores.

Síntomas de la apendicitis

Los síntomas de la apendicitis incluyen: dolor repentino que comienza en el lado derecho de la parte inferior del abdomen. Es un dolor que empeora  al toser, caminar o realizar otros movimientos bruscos. Pérdida del apetito, náuseas y vómitos, dolor que comienza alrededor del ombligo y, a menudo, se desplaza hacia la parte inferior derecha del abdomen. Hinchazón abdominal, estreñimiento o diarrea así como fiebre ligera que puede empeorar a medida que la enfermedad avanza.

Tratamiento de la apendicitis

El tratamiento para la apendicitis, generalmente, implica una cirugía para extraer el apéndice inflamado, llamada apendicectomía, y que puede realizarse como una cirugía abierta, haciendo una incisión en el abdomen de 5 a 10 cm de largo aproximadamente, o bien, puede realizarse a través de unas incisiones pequeñas en el abdomen (cirugía laparoscópica).

Durante una apendicectomía laparoscópica, el cirujano inserta instrumentos quirúrgicos especiales y una videocámara en el abdomen para extraer el apéndice. Antes y después de la intervención quirúrgica, la administración de líquidos y de antibióticos por vía intravenosa (VI) ayudará a prevenir posibles complicaciones y a reducir el riesgo de que la herida se infecte tras la intervención.

Pruebas complementarias del tratamiento para la apendicitis

Para diagnóstico de la apendicitis se debe realizar un examen físico completo. El médico puede aplicar una presión suave sobre la zona dolorida. Cuando la presión se libera repentinamente, el dolor de la apendicitis a menudo empeora, lo que indica que el peritoneo adyacente está inflamado. También puede buscar rigidez abdominal y una tendencia a que el paciente contraiga los músculos abdominales en respuesta a la presión sobre el apéndice inflamado.

Otras pruebas pueden incluir: análisis de sangre donde se verifica si hay aumento de glóbulos blancos que indican infección en el cuerpo, análisis de orina, radiografía abdominal,  ecografía abdominal, tomografía computarizada y otras pruebas.

Factores de riesgo de la apendicitis

Entre los factores de riesgo de la apendicitis están: la edad, ya que las personas entre los 10 y 30 años tienen un riesgo mayor a tener apendicitis, y los  antecedentes de cáncer de colon o recto.

Complicaciones de la apendicitis

Las complicaciones posibles de la apendicitis son:

  • Perforación del apéndice.
  • Absceso intraabdominal (una acumulación de pus que se forma en el abdomen).
  • Obstrucción intestinal.
  • Peritonitis generalizadas.
  • Choque séptico (infección de todo el cuerpo que lleva a presión arterial baja).

Prevención de la apendicitis  

No existe una manera de evitar o prevenir la apendicitis. Sin embargo hacer algunos cambios en el estilo de vida, podría ayudar a reducir el riesgo, como son:

  • Llevar una dieta rica en fibra, que facilita un mayor movimiento en el proceso digestivo.
  • Evitar el estrés y llevar un descanso adecuado.
  • Realizar ejercicios.

Especialidades a las que pertenece la apendicitis

La apendicitis pertenece a la especialidades de gastroenterología o cirugía digestiva y cirugía general.

Preguntas frecuentes

¿Cómo es el dolor de una apendicitis?

La apendicitis provoca dolor en el abdomen bajo derecho, a nivel del cuadrante inferior del mismo. Sin embargo, en la mayoría de las personas, el dolor comienza alrededor del ombligo y luego se desplaza. A medida que la inflamación empeora, el dolor de apendicitis por lo general se incrementa y finalmente se hace intenso.

¿A qué lado del cuerpo está el apéndice?

El apéndice se encuentra en cuadrante inferior derecho del abdomen.

¿Qué es una apendicectomía laparoscópica?

Una apendicectomía laparoscópica, es una cirugía mínimamente invasiva que se realiza a través de unas incisiones pequeñas en el abdomen, donde el cirujano inserta instrumentos quirúrgicos especiales y una videocámara en el abdomen para extraer el apéndice.

¿Cuál es la función del apéndice?

La función del apéndice es inmunitaria, participa en la producción de inmunoglobulina A (IgA) y  también produce y protege las bacterias buenas en nuestro intestino. Aunque su función no es esencial, es decir, si un paciente no tiene apéndice no se produce ninguna alteración inmunitaria en el organismo.

¿Puedo llevar una vida normal sin apéndice?

Sí, se puede llevar una vida completamente normal sin el apéndice.