Atención médica sin papeleos ni letra pequeña

Alzheimer

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

¿Qué es el Alzheimer?

El Alzheimer es una enfermedad progresiva, degenerativa e irreversible, que afecta a las células del cerebro y produce la pérdida de memoria. Es un tipo de demencia que causa problemas con la memoria, el pensamiento y el comportamiento, para la cual no existe tratamiento curativo. Las células del cerebro se deterioran y mueren, lo que provoca una disminución de la capacidad de los procesos mentales. Inicialmente, una persona con la enfermedad de Alzheimer puede experimentar una confusión leve y problemas para recordar cosas. Con el tiempo, pueden llegar a olvidarse de todo  y sufrir cambios drásticos en su personalidad. Es más frecuente que se presente el después de los 65 años. Las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de padecerla, esto se debe, en parte, a que viven más. Es una enfermedad degenerativa grave.

Tipos de Alzheimer

Los tipos de Alzheimer que existen son:

  • Alzheimer de aparición tardía: esta es la forma más común de la enfermedad. Se presenta en personas de 60 años en adelante.
  • Alzheimer de aparición temprana: los síntomas aparecen primero antes de los 60 años. Este tipo es mucho menos común que el de aparición tardía, y tiende a empeorar rápidamente.  

Causas del Alzheimer

Se desconoce la causa exacta del  Alzheimer. Se cree que, en la mayoría de los casos, es consecuencia de una combinación de factores genéticos, del estilo de vida y los factores ambientales que afectan el cerebro a lo largo del tiempo.  

La enfermedad de Alzheimer es causada por cambios genéticos específicos que prácticamente garantizan que una persona desarrollará la enfermedad. Se produce porque se deposita en el cerebro una proteína (amiloide) que mata a las neuronas.

Síntomas del Alzheimer

El síntoma temprano más común del Alzheimer es la dificultad para recordar información recién aprendida, porque los cambios ocasionados por la enfermedad generalmente comienzan en la parte del cerebro que afecta al aprendizaje. Los síntomas  incluyen: repetir afirmaciones y preguntas y no darse cuenta de que ya se hicieron antes, perderse en lugares que ya conocen, olvidarse de conversaciones, consultas o acontecimientos, y no recordarlos después, tener problemas para identificar objetos con las palabras correctas, expresar pensamientos o participar en conversaciones, olvidarse los nombres de familiares y objetos de uso cotidiano, y otros síntomas, que incluyen cambios en la conducta como desconfianza de otras personas, irritabilidad y agresividad así como retraimiento social, cambios en los hábitos de sueño, aumento de la ansiedad...etc.

Tratamiento del Alzheimer

No existe cura para el  Alzheimer. Los objetivos del tratamiento son disminuir el progreso de la enfermedad, manejar y controlar los síntomas, y modificar el ambiente del hogar para que sea más fácil desempeñar las actividades diarias para el paciente.

Los medicamentos que se utilizan  para tratar la enfermedad de Alzheimer pueden ser de ayuda durante un tiempo para los síntomas que afectan la memoria y para otros cambios cognitivos. A veces se usan otros medicamentos, como los antidepresivos, para ayudar a controlar los síntomas conductuales asociados con la enfermedad de Alzheimer. Los medicamentos contra la ansiedad, aumentan el riesgo de tener caídas, confusión y mareos, por lo que no se suelen utilizar.

El tratamiento de los síntomas de la enfermedad puede brindar a los pacientes bienestar, sin embargo es importante entender que ninguno de estos medicamentos detiene la enfermedad.

Los medicamentos se llaman inhibidores de la colinesterasa o anticolinesterásicos, son para tratar el grado leve o moderado de la misma. Estos medicamentos pueden ayudar a retrasar los síntomas o impedir que empeoren por un tiempo limitado, y pueden ayudar a controlar algunos síntomas de comportamiento y ansiedad. Los medicamentos son Reminyl (galantamina), Exelon o Prometax (rivastigmina) y Aricept (donepezilo).

Las personas que presentan Alzheimer requerirán apoyo en casa conforme la enfermedad vaya empeorando. Los familiares u otros cuidadores pueden son importantes para ayudar a la persona a lidiar con la pérdida de memoria y los problemas del comportamiento y el sueño. Es importante asegurarse de que la casa de una persona que tiene Alzheimer sea segura para ella.

Pruebas complementarias del tratamiento contra el Alzheimer

No hay una prueba específica disponible en este momento para el diagnóstico y el tratamiento del Alzheimer. Esta se diagnostica según los síntomas que se presentan. Una descripción clínica que incluya antecedentes familiares y personales, exploración física y neurológica y neuropsicológica será necesaria. Habrá que descartar causas orgánicas como, infecciones, problemas tiroideos y tumores cerebrales mediante una resonancia magnética para ver las estructura cerebral (cambios metabólicos cerebrales).

Factores desencadenantes del Alzheimer

El factor desencadenante principal del Alzheimer son los factores hereditarios. Si un familiar de primer grado del paciente, sea padre, hermano, madre, o hijo, tiene Alzheimer, es muy probable que el paciente también lo tenga. Pero este hecho aún está en proceso de investigación.

Factores de riesgo del Alzheimer

La edad avanzada es el mayor factor de riesgo para desarrollar la enfermedad de Alzheimer. Si bien esta no forma parte del envejecimiento normal, el riesgo de tenerla aumenta considerablemente después de los 65 años. El riesgo de padecer Alzheimer es, al parecer, un poco más alto si un familiar de primer grado (padre, madre, hermano o hijo) tiene la enfermedad. Las personas que han sufrido un traumatismo craneal grave corren, al parecer, más riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer.

Complicaciones del tratamiento del Alzheimer

Las complicaciones del Alzheimer incluyen:

  • No poder expresar que se siente dolor.
  • No poder informar sobre síntomas de otra enfermedad.
  • No poder seguir un plan de tratamiento indicado.
  • A medida que la enfermedad avanza hacia las últimas etapas, los cambios en el cerebro comienzan a afectar las funciones físicas, como tragar, mantener el equilibrio y el control del intestino y la vejiga.

Prevención del Alzheimer

Actualmente no existe un método de eficacia comprobada para prevenir el Alzheimer. Existen algunas formas de prevención para intentar evitar la enfermedad pero en ningún momento son seguros, encontramos:

  • Cuidar y evitar las enfermedades cardíacas.
  • Realizar ejercicios.
  • Llevar una alimentación equilibrada y de forma sana.
  • Eliminar el tabaco.
  • Realizar actividades cognitivas y potenciar las relaciones sociales.
  • Evitar golpes en la cabeza y caídas.

Especialidades a las que pertenece el Alzheimer

El Alzheimer pertenece a la especialidad de neurología. La neurología es la rama de la medicina encargada del estudio del sistema nervioso.

Preguntas frecuentes

¿A qué edad empieza el Alzheimer?

El Alzheimer suele aparecer entre 60 y los 65 años, aunque puede darse en cualquier edad de la vejez.

¿El Alzheimer es hereditario?

Todavía se desconoce la mayoría de los mecanismos genéticos de esta enfermedad entre el grupo familiar. Los científicos han identificado cambios raros en tres genes que prácticamente garantizan que una persona que los hereda la padecerá, sin embargo, estas mutaciones representan menos del 5% de los casos de Alzheimer.

¿Qué diferencia hay entre demencia y Alzheimer?

La diferencia que hay entre demencia y Alzheimer  es que la demencia es un síndrome que implica el deterioro de la memoria, el intelecto, el comportamiento y la capacidad para realizar las actividades de la vida diaria, y el Alzheimer es un tipo de demencia, es decir, una enfermedad neurodegenerativa, que afecta las células del cerebro y causa la pérdida de memoria, que corresponde a la forma más común de la demencia.

¿Cuáles son los tipos de demencia?

Los tipos de demencia son:

  • Demencia tipo Alzheimer: se caracteriza por empezar un deterioro de la memoria, disminuyendo la capacidad de aprendizaje frecuente y problemas de orientación, su evolución es lenta y progresiva (DSTA).  
  • Demencia por cuerpos de Lewy: se diferencia de DSTA por padecer síntomas parkinsonianos de temblor y lentitud de movimientos, y sufrir alucinaciones frecuentes (DCL). Los síntomas son degeneración frontotemporal, cambios de conducta extravagantes, amnesia y apraxia precoz, y grave alteración en el habla y el movimiento (DFT).  Incluye síntomas de la enfermedad de Parkinson, como temblores, bradicinesia y rigidez, así como déficits cognitivos como lentificación del pensamiento y memoria (EP).
  • Demencia vascular: se produce por problemas vasculares que afectan la irrigación sanguínea del cerebro.  Sus síntomas pueden ser de cualquier tipo, dependiendo la zona del cerebro que hayan dañado las enfermedades vasculares (DV).

¿Qué es la demencia con cuerpos de Lewy?

Es una enfermedad o síndrome neurodegenerativo y progresivo del cerebro. Es una de las causas más comunes de demencia en los ancianos. Ocurre cuando se acumulan unas estructuras anormales, llamadas cuerpos de Lewy, en ciertas áreas del cerebro. Esta enfermedad puede causar síntomas como alucinaciones, rigidez muscular, cambios en el estado de alerta y de atención, problemas con el movimiento y las posturas, confusión y pérdida de la memoria. También causa síntomas muy similares a los del Alzheimer y la enfermedad de Parkinson.