Atención médica sin papeleos ni letra pequeña

Alergia

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

¿Qué es la alergia?

También conocida como hipersensibilidad, la alergia es una reacción anormal del organismo debido a que responde de manera exagerada cuando entra en contacto con una sustancia procedente del exterior, a la cual, normalmente, los demás individuos no reaccionan. Estas sustancias se llaman alérgenos y los síntomas provocados por estos es lo que se llama reacción alérgica. Cuando un alérgeno penetra en el organismo de una persona alérgica, su sistema inmunitario responde produciendo una gran cantidad de anticuerpos (inmunoglobulina E). Es la enfermedad crónica más frecuente de la infancia y de adultos jóvenes. La prevalencia de la alergia en la población adulta española es de 21.6% aproximadamente, y es más frecuente en mujeres que en los hombres. Actualmente se estima que hasta un 30% de las personas padecen de rinitis y conjuntivitis alérgica, mientras que el 20% padece de asma y un 15% de afecciones cutáneas. Es decir, que la rinoconjuntivitis es la manifestación alérgica más frecuente. Es una patología muy común y dependiendo del tipo de alergia que se presente esta puede ser leve o grave, hasta provocar la muerte.

Los síntomas de la alergia, que dependen de la sustancia involucrada, pueden afectar a las vías respiratorias, a las fosas nasales, a la piel y al aparato digestivo.

Tipos de alergias

Existen varios tipos de alergia y se pueden clasificar en función de diferentes variables, como la época del año en que se producen y los síntomas que generan. Entre los tipos de alergias más comunes tenemos:

  • Alergias respiratorias: estas son la rinitis alérgica y el asma. La primera es una inflamación de la mucosa nasal, que ocurre cuando hay una exposición a los alérgenos, como ácaros del polvo, polen, caspa de los animales, humo del tabaco o frío. El asma ocurre cuando los mismos alérgenos que causan rinitis inflaman los bronquios, aumentando la producción de moco y haciendo más estrecho el paso del aire.  Este problema dificulta la respiración y puede desencadenar una crisis grave.
  • Alergias dérmicas: aquí se encuentran englobadas las de la piel, como la urticaria, en la que la alergia aparece por un agente que entra en contacto directo con la piel o que es ingerida en medicamento o comida. Se caracteriza por causar manchas rojas en la piel, inflamación y mucha comezón.
  • Dermatitis atópica: es causada por factores ambientales, provocando engrosamiento, enrojecimiento, excesiva resequedad y descamación de la piel.
  • Dermatitis por contacto: que solo presenta molestias en la zona del cuerpo que entra en contacto con el alérgeno.
  • Alergias alimentarias: afectan principalmente al aparato digestivo. Los alimentos más relacionados con la reacción alérgica son el huevo, la leche y el marisco.
  • Alergias a medicamentos: pueden causar reacciones en la piel, somnolencia, náuseas y otros síntomas más graves como dificultad respiratoria, por lo que cualquier alergia a ellos debe ser tratada urgentemente, ya que puede ser mortal.
  • Alergias a insectos y plantas: producen síntomas importantes tanto a la picadura como el contacto con las plantas, y si no se medica a tiempo puede llegar a tener una anafilaxia, que es una condición que empeora en segundos y que produce una respuesta en todo el organismo que puede llegar a un paro cardiorespiratorio en el paciente que la padece.

Causas de la alergia

Cuando los alérgenos ingresan por primera vez en el cuerpo de una persona predispuesta a la alergia, se produce una serie de reacciones y se generan anticuerpos específicos contra esa sustancia. Después, estos anticuerpos viajan a unas células llamadas mastocitos, que son particularmente abundantes en nariz, ojos y pulmones. Los anticuerpos se adhieren a la superficie de estas células y la próxima vez que una persona alérgica tome contacto con los alérgenos a los cuales reacciona, se inicia la liberación de sustancias conocidas como mediadores de la inflamación, entre los que se encuentra la histamina, que produce los síntomas propios de la alergia.

Entre las causas más comunes de la alergia tenemos, la tendencia hereditaria, la contaminación ambiental, la humedad y los cambios bruscos de temperatura.

Síntomas de la alergia

Los síntomas de la alergia, que dependen de la sustancia involucrada, pueden afectar a las vías respiratorias, a las fosas nasales, a la piel y al aparato digestivo, de tal modo que varían dependiendo del tipo de alergia y del paciente en sí. Los síntomas por tanto son muy variados en cuanto a su localización, intensidad y gravedad. Puede haber reacciones alérgicas graves que pueden incluso llegar a causar la muerte del que las sufre.

Los síntomas más comunes asociados a las afecciones alérgicas son: estornudos, lagrimeo, sibilancias en el pecho, nariz que moquea, tos, erupción, hinchazón, picazón en los ojos, oídos, labios garganta y boca, falta de aliento, vómitos y diarrea, y aumento de las secreciones nasales y las vías respiratorias.

Pruebas complementarias del tratamiento de la alergia

La pruebas diagnósticas de la alergia son:

  • Pruebas cutáneas: consisten en aplicar una gota de un alérgeno sospechoso sobre la piel y ver su reacción.
  • Análisis de sangre: un análisis de sangre para una alergia comprueba su sangre para anticuerpos contra un posible alérgeno.

Factores desencadenantes de la alergia

Cualquier exposición al alérgeno desencadenante  de la alergia.

Factores de riesgo de la alergia

Los principales factores de riesgo son: tener antecedentes familiares de asma o alergias, como rinitis, urticaria o eczema, así como la niñez, predisposición genética, el tabaquismo, exposición ambiental, los fármacos, los alimentos, y los hongos. Otro factor de riesgo es padecer otras enfermedades como el asma u otra afección alérgica

Complicaciones del tratamiento de la alergia

  • Edema de glotis, angioedema o edema angioneurótico.
  • Shock anafiláctico.
  • Crisis de asma bronquial.

Prevención de la alergia

  • Evitar los detonantes conocidos.
  • Utilizar un brazalete de alerta médica.
  • Escribir un diario para identificar las causas y qué empeora la alergia.

Especialidades a las que pertenece la alergia

Las enfermedades alérgicas se estudian y se hacen seguimiento en la especialidad de alergología.

Preguntas frecuentes

¿Cuáles son los tipos más comunes de alergia?

Los tipos más comunes de alergia son las alergias a medicamentos, animales y alimentos, así como a picaduras de insecto, al polen y a los ácaros del polvo.

¿Cómo son las ronchas de una alergia?

Las ronchas de la alergias son rojizas, elevadas, con comezón y erupción cutánea.

¿Es verdad que cada vez hay más alergias?

La incidencia de patología alérgica se está incrementando en los países desarrollados a causa de varios factores ambientales relacionados con el estilo de vida de la población, como la contaminación atmosférica, ya que los altos niveles de contaminación interaccionan con sustancias como el polen, una de las más alergénicas, facilitando la llegada de los granos de polen a las vías respiratorias y favoreciendo el desarrollo de alergia, incluso en las personas no predispuestas.

¿Puedo desarrollar una alergia en cualquier etapa de mi vida?

, aunque lo más común es que aparezca en niños pequeños, puede ser posible desarrollar alergia en cualquier etapa de la vida y a cualquier elemento, inclusive a aquellos a los que no se haya sido alérgico en el pasado.

¿Cómo puedo diferenciar la alergia de un resfriado?

Los síntomas de la alergia son similares a los del resfriado común, por lo que no es fácil distinguir de cuál de las dos afecciones se trata. Sin embargo, la alergia es un trastorno que suele acompañarse de picor nasal, estornudos abundantes y continuados, mucosidad acuosa (en el resfriado los mocos son más espesos), y afectación ocular. El resfriado, además, desaparece al cabo de una semana o diez días, mientras que la rinitis alérgica es recurrente.