Atención médica sin papeleos ni letra pequeña

Adenitis

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

¿Qué es la adenitis?

La adenitis, también conocida como linfadenitis, es un término general usado para la inflamación de una glándula o ganglio linfático. La inflamación puede durar mucho tiempo. Los nódulos linfáticos son parte del sistema inmune del organismo, el cual combate y previene las infecciones. La función del nódulo linfático es filtrar las sustancias no deseadas, como las bacterias y los virus, y ayudar a eliminarlos del cuerpo. Suele ser más frecuente en niños menores de 12 años, pero puede ocurrir a cualquier edad y sexo. Es una enfermedad común, la gravedad depende de las causas que la produzca. Si se realiza el tratamiento oportuno, suele derivar en una recuperación completa.

La adenitis es un término general usado para la inflamación de una glándula o ganglio linfático.

Tipos de adenitis

Los tipos de adenitis pueden ser:

  • Adenitis cervical: es una inflamación de un ganglio linfático en el cuello, se caracteriza por ganglios aumentados de tamaños, inflamados y con dolor. Se relaciona con infecciones de vías respiratorias altas de origen viral y la faringitis o amigdalitis por Estreptococo pyogenes (estreptococo grupo A), son las causas más frecuentes de adenitis cervical aguda bilateral. S. pyogenes y Staphylococcus aureus son los agentes etiológicos más frecuentes de adenitis cervical aguda unilateral. Estas suelen desaparecer en unas semanas.
  • Adenitis tuberculosa: es una infección tuberculosa de la piel del cuello causada por la tuberculosis de Mycobacterium. Suele afectar a niños mayores y, a menudo, se acompaña de fiebre y otros síntomas constitucionales. La adenitis es, a veces, bilateral y puede afectar a cadenas cervicales posteriores, axilares y supraclaviculares.
  • Adenitis mesentérica: es una inflamación de los ganglios linfáticos del intestino, se inflaman y producen dolor abdominal, fiebre y, en ocasiones, diarrea y vómitos. La causa más frecuente de esta inflamación son infecciones víricas, sobre todo en las vías respiratorias (catarros, faringitis) y gastrointestinales (gastroenteritis aguda).
  • Adenitis sebáceas: es una inflamación de las glándulas sebáceas de la piel. Estas glándulas producen normalmente sebo que impide que se seque la piel.
  • Adenitis de bartolino: es la inflamación de la glándula vestibular mayor resultante de la infección aguda de la glándula de bartolino (glándula situada a ambos lados de la vagina).

Causas de la adenitis

La adenitis surge cuando los ganglios resultan agrandados por la hinchazón (inflamación) al combatir una infección, generalmente en respuesta a bacterias, virus u hongos. Los ganglios inflamados se suelen encontrar cerca del sitio de la infección, tumor o inflamación. Por lo general, la linfadenitis es causada por una infección que se ha extendido a los nódulos linfáticos.

Otras causas de adenitis incluyen: infección por bacterias estreptocócicas o estafilocócicas, amigdalitis, infección dental, infección por VIH, tuberculosis, plagas, tularemia (fiebre de los conejos), enfermedad por arañazo de gato, sífilis, chancroide, herpes genital, mononucleosis, infección por citomegalovirus, toxoplasmosis, brucelosis, histoplasmosis diseminada y células cancerosas circundantes.

Síntomas de la adenitis

Los síntomas de la adenitis incluyen:

  • Ganglios linfáticos inflamados, dolorosos, sensibles o duros.
  • Piel sobre el nódulo roja y caliente al tacto.
  • Fiebre.
  • Dificultad para tragar.

Dificultad para respirar.

  • Rigidez de cuello.

Tratamiento de la adenitis

El tratamiento de la adenitis va a depender de la causa que lo produzca. Debe empezar de inmediato, ya que la infección se puede diseminar rápidamente.

El tratamiento incluye:

  • Antibióticos para tratar y controlar cualquier infección.
  • Antimicóticos y antiparasitarios, según la etiología y la sospecha clínica.
  • Analgésicos para calmar el dolor y antiinflamatorios para disminuir la hinchazón (inflamación). Las compresas tibias pueden aliviar el dolor.
  • Es posible que se necesite cirugía para drenar los abscesos (acumulación de pus).

Pruebas complementarias de la adenitis

Las pruebas complementarias para el diagnóstico de la adenitis incluyen:

  • Análisis de sangre, con recuento de glóbulos blancos que son los que ayudan a combatir la infección. Estos niveles serán altos si hay infección.
  • Hemocultivo, analizar una muestra de sangre para detectar bacterias y hongos. Estos pueden revelar si la infección se ha diseminado al torrente sanguíneo.
  • Biopsia del ganglio linfático, se extrae una muestra de tejido linfático para analizarla.
  • Ecografía, una prueba que usa ondas sonoras para examinar los ganglios linfáticos.

Factores desencadenantes de la adenitis

El principal desencadenante es una infección.

Factores de riesgo de la adenitis

Los factores de riesgo de la adenitis pueden ser:

  • La edad: la adenitis ocurre más frecuentemente en niños menores de 12 años.  
  • Contacto con animales, en especial ratas, gatos o vacas.
  • Infecciones de transmisión sexual (sífilis, chancroide o herpes genital).
  • Infección por bacterias estreptocócicas o estafilocócicas.
  • Mononucleosis.
  • Infección por VIH.
  • Tuberculosis.
  • Estar en contacto cercano con personas enfermas.

Complicaciones de la adenitis

Las complicaciones de la adenitis pueden ser:

  • Formación de un absceso.
  • Fístulas (se observan en linfadenitis por tuberculosis).
  • Celulitis (infección en la piel).
  • Sepsis (infección del torrente sanguíneo).

Prevención de la adenitis

La adenitis se puede prevenir de la siguiente manera:

  • Realizar el tratamiento oportuno para frenar las infecciones bacterianas y virales.
  • Tener buena higiene, como lavarse las manos frecuentemente.
  • Acudir al médico en cuanto se presenten síntomas de infección (fiebre, escalofríos).
  • Evitar el contacto cercano con las personas que están enfermas.
  • Tener una dieta saludable.

Especialidades a las que pertenece

Las especialidades a las que pertenece la adenitis son la medicina general y de familia y la medicina interna. También cirugía general en casos de abscesos.

Preguntas frecuentes

¿Qué es la adenitis mesentérica?

La adenitis mesentérica es una inflamación de los ganglios linfáticos del intestino, se inflaman y producen dolor abdominal, fiebre y, en ocasiones, diarrea y vómitos. La causa más frecuente de esta inflamación son infecciones víricas, sobre todo en las vías respiratorios (catarros, faringitis) y gastrointestinales (gastroenteritis aguda).

¿Qué es la adenitis cervical?

La adenitis cervical es una inflamación de un ganglio linfático en el cuello.

Se caracterizan por ganglios aumentados de tamaños, inflamados y con dolor. Se relaciona con infecciones de vías respiratorias altas de origen viral y la faringitis o amigdalitis por Estreptococo pyogenes (estreptococo grupo A) son las causas más frecuentes de adenitis cervical aguda bilateral. S.genes y Staphylococcus aureus son los agentes etiológicos más frecuentes de adenitis cervical aguda unilateral. Estas suelen desaparecer en unas semanas.

¿Qué son las adenopatías?

Se define adenopatía como todo aumento de volumen ganglionar mayor de 1 cm de diámetro.

¿Qué es la linfadenitis?

La linfadenitis es la inflamación de los ganglios linfáticos, debida a infecciones de origen bacteriano, viral, fúngica o parasitarias.